Sara de Marsella

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Sara la Negra»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Sara de Marsella
Master of the Legend of Mary Magdalene - Madonna and Child - Louvre.jpg
María Magdalena y Sara, según Rogier van der Weyden.
Princesa
Nacimiento Septiembre de 30
Bandera de Francia Marsella, Francia
Padres Jesús de Nazaret y María Magdalena
(No comprobado)
Hijos Desconocido
Fallecimiento Siglo II
Bandera de Francia Camarga, Provenza
Venerada en Catarismo
Pueblo gitano
Tolerado por el catolicismo
Movimiento de la Diosa
Principal santuario Saintes-Maries-de-la-Mer
Festividad 24 de mayo
Patronazgo Pueblo gitano
[editar datos en Wikidata]
Su santuario en Saintes-Maries-de-la-Mer.
Jesús y María Magdalena, según Arthur Hacker.
María Magdalena en la crucifixión de Jesús, nótese el grial.
Jesús se aparece a María Magdalena.
El Castillo de Montsegur fue la fortaleza de los Cátaros.

Sara de Marsella (Marsella, septiembre de 30Camarga, año desconocido) es uno de los nombres dados a la supuesta hija de Jesús de Nazaret y María Magdalena, otros nombres son Santa Sara del Mar y Sara la Negra. Es la Patrona del pueblo gitano.

Sara Kali no está canonizada oficialmente, pero su culto milenario es tolerado por la Iglesia católica. El mismo tiene sede en la ciudad de Saintes-Maries-de-la-Mer, Francia.

Historia[editar]

A lo largo de la Edad Media, se desarrolló, en el sur de Francia, una tradición en torno a un presunto viaje de María Magdalena, Marta y Lázaro de Betania a la región de Aix en Provence en la cual se establecerían.

Según esta tradición, Sara era la sirvienta egipcia, de raza negra, de María Salomé y María de Cleofás, que acompañaron a los hermanos de Betania. Tras la muerte de Cristo se vieron amenazados y huyeron de Palestina los tres hermanos, las dos Marías, Sara, el intendente Maximino, la sirvienta Marcela, Celidonia, José de Arimatea que llevaba el Santo Grial, Trófimo de Arlés y otros discípulos de Cristo. Embarcaron en un barco milagroso que, sin timón ni velas, atravesó el Mediterráneo hasta llegar al lugar llamado Oppidum-Ra, o Nuestra Señora de Ratios (Ratios significa barca), que se convirtió en Nuestra Señora de la Mar y, desde 1838, en Saintes-Maries-de-la-Mer, (Provenza), cerca de Arlés, donde se detuvo.

Era el año 48, mientras Lázaro fue a predicar a Marsella, Marta y Marcela fueron a Tarascón, Trófimo a Arles y María se hizo ermitaña, retirándose a una cueva de las montañas de Saint-Maximin-la-Sainte-Baume y Maximino se dirigió a Aix en Provence.

La figura de Sara se incorpora más tarde a la leyenda medieval, y comienza a encontrarse en los escritos a partir de 1521. Sara pedía limosna para sus señoras, por lo que se pensó que era gitana. El pueblo gitano, por tanto, la tomó como su santa patrona.

No hay mucha información sobre esta Santa. Es posible que su culto se originara en el de las diosas negras de la fertilidad, durante la era pagana. Su negritud puede ser también una referencia directa a la depuesta princesa davídica de Jerusalén: "Más brillante que la nieve su princesa, más blanca que la leche... Ahora su apariencia es más negra que el hollín, no son reconocidas en las calles" (Lam.4:7-8); ya que el nombre Sara significa princesa en idioma hebreo.

Leyenda[editar]

Una leyenda cuenta que llegó a la costa de Francia proveniente de Egipto, en una barca sin remos en la que se encontraba María Magdalena. Algunas versiones le atribuyen ser una esclava, otras ser la propia hija de María Magdalena y Jesús de Nazaret, basándose en la popular novela El Código Da Vinci de Dan Brown y en su nombre, Sara, princesa, posible hija del Rey de los judíos. Luego su descendencia se habría mezclado con la Dinastía Merovingia.

Leyenda alternativa[editar]

Una tradición diferente dice que Sara vivía en la Galia, en la ribera del Ródano. Era hija del jefe de una tribu de gitanos y conocía los secretos de la magia de su pueblo, por aquel entonces pagano. Una vez al año llevaba en procesión la figura de Astarté y entraba con ella en el mar para recibir la bendición divina. Un año tuvo visiones que le dijeron que estaba a punto de llegar un grupo de santos que habían presenciado la muerte del Salvador y que los tenía que ayudar.

Sara vio como llegaba la barca con María Magdalena y sus compañeros, Sara intentó ayudarles a llegar a la playa, como el mar era bravo y las olas no dejaban que se acercaran a la costa, María Salomé lanzó su capa al agua y Sara se subió, utilizándola como balsa y, llegando a la barca, les ayudó a desembarcar.

Esoterismo[editar]

Existen corrientes esotéricas, como la wicca trinitaria, que la consideran parte de la Triple Diosa junto a sus supuestas abuela la Virgen María y madre María Magdalena, las tres juntas conformarían en un todo a Sofía (sabiduría), considerada el Espiritu Santo y la Gloria de Dios en el cristianismo oriental. Todo esto se da en el marco de una corriente de pensamiento que busca restablecer el concepto de diosa en el mundo occidental.

Veneración[editar]

La tradición de las Marías en Francia es antigua, pero Sara sólo aparece en las leyendas a partir del siglo XV, poco antes de 1521, cuando es mencionada en La légende des Saintes-Maries' de Vincent Philippon.

Hacia 1447 Renato de Anjou pidió a Nicolás V bula para buscar los cuerpos santos que secularmente se veneraban en la región, y tras hallar los restos mortales de María Magdalena y sus compañeras se colocaron en ricos relicarios. Como Sara no tenía la misma categoría sus reliquias se pusieron en un relicario sencillo, en una capilla diferente, así lo registró Jean de Labrune.

Sin embargo no se conoce ningún culto a Sara antes de 1800. Fernand Benoit, historiador y folclorista, describe una procesión en el mar que hacen los gitanos (sólo desde el año 1936), un día antes de que la procesión de las Marías (María Salomé y María Cleofás), que se hacía desde mediados del siglo XV el 25 de mayo y que también era en el mar y en la que la estatua de Sara estaba inmersa en el agua hasta la mitad. La inmersión ritual recuerda la llegada de las santas a la playa, y los peregrinos de Camarga, después de ir a la iglesia de las Santas a venerar a las Marías acudían a la playa a arrodillarse dentro del mar.

Algunos antropólogos han visto similitudes entre el culto de Sara y Kali con algunas procesiones de la India (lugar de procedencia de los gitanos) dedicadas a la diosa Durga, también llamada Kali, donde sumergen en agua o en vino (dependiendo del día) la estatua de la diosa. Además, Kali es habitualmente representada como una mujer negra. Según esta teoría, Sara la Negra sería una cristianización de un culto secular de los gitanos traído desde la India.

Hija de Jesús y María Magdalena[editar]

Otra tradición dice que Sara era la hija de María Magdalena y de Jesucristo, y que hacía de sirvienta para proteger su identidad de quien la quisiera perseguir.

Biografía de Sara[editar]

Según expertos del tema, María Magdalena estaba en el tercer mes de embarazo de Sara al momento de la crucifixión de Jesús. La huida a Francia se debió para proteger a la descendiente del profeta ejecutado por sedición y por ese motivo nació en Marsella. Para evitar sospechas, Sara era vista en público como una sirvienta de la Señora Magdalena.

La princesa Sara entonces fue unida en matrimonio con el hombre de más puro corazón que se encontró, él mismo proveniente de una familia rica y sus descendientes serían la dinastía merovingia.

Culto y el Santo Grial[editar]

Los merovingios según esta teoría, habían profesado el credo en la Santa descendencia y en el Grial como el cuerpo de María Magdalena: el cáliz que albergó la sangre de Cristo. Pero fueron despojados del trono de Francia y sus últimos miembros resultaron asesinados por una conspiración en el siglo VIII.

Según El enigma sagrado, dicho secreto fue pasado por los sobrevivientes servidores de los Merovingios a los Caballeros templarios, quienes abrazaron la creencia y sirvieron en la Primera cruzada para recuperar el Grial: los restos de Santa María Magdalena. Dicho Grial fue entregado y el culto a Sara de Marsella continuado por el Catarismo, pero la Iglesia Católica los acusó de herejía y los exterminó en la cruzada albigense durante el siglo XIII. En el siguiente siglo los Templarios fueron asesinados por la Iglesia y el Trono de Francia.

Sería el Priorato de Sion, una sociedad secreta que se encargó de proteger la verdad sobre el mayor encubrimiento de la historia de la humanidad, con líderes como Nicolas Flamel, Sandro Botticelli, Leonardo da Vinci, Isaac Newton, Victor Hugo y Jean Cocteau quien continuaría con el credo. Dicho secreto fue revelado durante el Siglo XX y dado a conocer mundialmente en el Siglo XXI por la película El código Da Vinci de 2006.

Para otros, solo se trata de una pseudohistoria.

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]