Santa Faz de Alicante

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fachada del monasterio de la Santa Faz, donde se venera la reliquia de la Santa Faz.

La Santa Faz de Alicante es una reliquia católica de la Santa Faz que se venera en el monasterio de la Santa Faz de la ciudad de Alicante (España).

El lienzo original era un paño de lino con manchas de sangre representando una cara. Años más tarde, se remarcaron esas manchas con pintura roja. La tremenda devoción que despertó la Santa Faz provocó que, poco a poco, el lienzo se viera reducido en tamaño debido a los trozos que familias de gran poderío cortaban por lo que fue colocado un relicario con la imagen de una Santa Faz delante y una imagen de la Virgen María detrás. Es una de las tres faces reconocidas por el Vaticano.

La reliquia es objeto de la romería de Santa Faz, que congrega anualmente a más de 260.000 peregrinos.

Historia[editar]

Orígenes[editar]

El origen de la tradición se remonta al siglo XV cuando el cura de San Juan de Alicante Mosén Pedro Mena viaja a Roma y se le obsequia con un venerado lienzo de la faz de Cristo que había salvado a Venecia de la peste. El sacerdote traslada el lienzo a San Juan y lo deposita en el fondo de un arcón. Pese a colocarlo en el fondo, el lienzo siempre aparece en la parte superior y es por eso por lo que decide sacar el lienzo en rogativa un 17 de marzo de 1489 para pedir la lluvia. Al llegar al barranco de Lloixa, el padre Villafranca no puede sostener el lienzo y observa como brota una lágrima del mismo. Tras este vinieron más milagros como el de las tres faces. En el lugar del primer milagro se alza el monasterio de la Santa Faz. La Santa Faz pese a pertenecer moralmente a San Juan pasó a manos de Alicante al segregarse esta última villa en el siglo XVIII.

En 1889 coincidiendo con el IV centenario, se abrió el relicario comprobando el estado del lienzo que era aproximadamente de unos 70 cm2.

Guerra Civil[editar]

Al comenzar la Guerra Civil Española de 1936-39, se inician los ajustes de cuentas, venganzas y asesinatos en ambos bandos. Alicante, al quedar en zona republicana, cae en los primeros meses de la guerra bajo el poder de milicianos que asesinan por doquier a personas de derechas, sacerdotes y monjas, asaltando, quemando o destruyendo edificaciones e imágenes religiosas. El 26 de julio de 1936 los milicianos asaltan el Monasterio y la Iglesia de la Santa Faz. Arriesgando su vida, Vicente Rocamora Onteniente acompañado por el alcalde pedáneo Antonio Ramos Alberola (Tonico Santamaría) entran en el camarín y tras romper el cristal sacan la Santa Faz escondiéndola en un capazo de la compra, ya que en veían que en el saqueo y destrucción del Monasterio la reliquia corría serio peligro. Tras pasar la noche en la casa del alcalde pedáneo, la reliquia es trasladada en tranvía o en vehículo municipal (según las versiones) a la Diputación Provincial donde es almacenada en la caja fuerte. Posteriormente el Alcalde comunista Rafael Millá y el exalcalde Lorenzo Carbonell salvarían la reliquia de caer en manos de funcionarios del gobierno que requisaban objetos de roro para la Caja de Reparaciones.

El camarín de la Santa Faz quedó intacto, pero el resto de la Iglesia fue devastado y sus imágenes y altares quemados por milicianos comunistas y anarquistas. El arca donde reposaban los restos de Pedro Mena, que se encontraba en la Iglesia de San Juan fue quemada el mismo día junto a las imágenes y altares de la Iglesia Parroquial. Una vez terminada la Guerra Civil, el Monasterio (que había sido usado como fábrica de aviones) es restaurado y se construye un nuevo altar, mucho más espectacular que el original, según los planos del arquitecto Juan Vidal Ramos y gracias a las donaciones de Manuel Prytz. En 1989 se realiza una réplica del arca de Mósén Pedro Mena.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]