Felipe el Apóstol

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «San Felipe Apóstol»)
Saltar a: navegación, búsqueda
San Felipe Apóstol
Rubens apostel philippus.jpg
San Felipe, de Peter Paul Rubens, c. 1611. Museo del Prado, Madrid.
Apóstol y mártir
Nacimiento Finales del siglo I a.C. o comienzos del I d.C.
Betsaida, Galilea
Fallecimiento C. 80 (según apócrifos)
Hierápolis (en la actual Turquía) (según apócrifos)
Venerado en Iglesia católica, Iglesia ortodoxa, Iglesias ortodoxas orientales
Festividad 3 de mayo: rito romano actual (Novus ordo)
1 de mayo: rito anglicano, rito luterano, y rito romano anterior a 1955 (Vetus ordo)
14 de noviembre: rito bizantino
Atributos Cruz, cruz patriarcal, cesta con pan y otros.[1] [2]
Patronazgo

Sombrereros, vendedores ambulantes y pasteleros.

Montevideo, Flag of Uruguay.svg Uruguay, y de otras localidades de Europa y América.

Arquidiócesis de Salta[2]
[editar datos en Wikidata]

Felipe el Apóstol fue uno de los doce apóstoles de Jesús de Nazaret. Era originario de la ciudad de Betsaida, región de Galilea.

En los apócrifos Hechos de Felipe, escritos a partir del siglo IV,[3] se dice que predicó en Grecia, Siria y Frigia. Así mismo, tanto los Hechos de Felipe como la también apócrifa Leyenda dorada, compilada en la Baja Edad Media, dicen que fue martirizado en la ciudad frigia de Hierápolis.

Un códice descubierto en la biblioteca de Nag Hammadi en 1945 contenía un evangelio apócrifo de Felipe escrito en el siglo III que fue empleado por los los cristianos gnósticos.[4] [5]

El Martirologio romano recuerda el martirio de Felipe y de Santiago el Menor el 1 de mayo,[6] fecha en que se celebraba la festividad de ambos hasta la institución de la fiesta de san José obrero en 1955.[7] El rito romano nuevo (Novus ordo) los celebra el 3 de mayo.[8] La Iglesia ortodoxa celebra su festividad el 14 de noviembre.[9]

Nuevo Testamento[editar]

En las listas de apóstoles de los tres evangelios sinópticos (de Mateo, Marcos y Lucas) y en los Hechos de los apóstoles Felipe siempre aparece en el quinto lugar.[10]

El Evangelio de Juan también menciona que Felipe era un discípulo de Jesús.[11] Se dice que era de la ciudad de Betsaida, región de Galilea. Los apóstoles Andrés, Simón (Pedro), Juan y Santiago el Mayor[12] también eran de Betsaida. Felipe estuvo entre los que rodeaban a Juan el Bautista antes de que aquel señalara a Jesús como el Cordero de Dios.

En el Evangelio de Juan, Felipe, tras haber sido llamado por Jesús a seguirle, se encuentra con Natael y le dice que han encontrado a aquel de quien habían escrito Moisés y los profetas (en referencia al Mesías). Felipe le dice que se trata de "Jesús, hijo de José, de Nazaret". Acto seguido Natael le respondió con ironía: "¿De Nazaret puede salir algo bueno?". Ante esto Felipe le contestó: "Ven y lo verás".[10] Jesús de Nazaret utilizó una expresión parecida cuando los discípulos de Juan el Bautista le preguntaron dónde vivía y él contestó: "Venid y lo veréis".[10]

Natael ha sido identificado por algunos autores cristianos como el apóstol Bartolomé.[13] Según el hagiógrafo católico Alban Butler, Felipe estaba entre los asistentes a las bodas de Caná.[14]

De entre los cuatro evangelios canólicos, donde más se menciona a Felipe es en el Evangelio de Juan. Antes del milagro de la multiplicación de los panes, Jesús le preguntó a Felipe dónde podía adquirir pan para 5.000 personas.[13] Felipe respondió: «Doscientos denarios de pan no bastan para que cada uno tome un poco»,[15] lo que puso de manifiesto el realismo de su personalidad.[16]

Aunque Felipe era judío, su nombre es de origen griego, al igual que pasaba con el apóstol Andrés.[10] Posteriormente, Juan Evangelista le menciona como alguien con un vínculo con la comunidad griega,[17] por lo que podría haber sido reconocido por los pregrinos griegos en Jerusalén. En ese evangelio, Felipe avisó a Andrés de que algunos griegos deseaban conocer a Jesús, y fueron juntos a informarle de esto.[18] [13]

Durante la Última Cena, Felipe le dijo a Jesús que les mostrara al Padre Eterno, dándole la oportunidad a Jesús de instruir a sus discípulos sobre la unidad del Padre y del Hijo.[14]

Tradición cristiana[editar]

San Felipe, ícono ruso de la primera cuarta parte del siglo XVIII.
Estatua de San Felipe en la Archibasílica de San Juan de Letrán.

Existen relatos sobre la vida de Felipe y su apostolado en escritos no canónicos realizados por cristianos posteriores. No obstante, algunos pueden eser engañosos. Muchos hagiógrafos han creído que Felipe el Apóstol y Felipe el Diácono eran la misma persona. El ejemplo más notable de esto es el de Eusebio de Cesarea.[19]

En 1260, Santiago de la Vorágine escribió en su recopilación de leyendas (Leyenda dorada) que el relato de la vida de Felipe dado por Eusebio no podía confirmarse.[20]

La Leyenda dorada dice que, encontrándose en Estiria, fue llevado al templo de Marte, donde le obligaron a hacer un sacrificio a ese dios pagano. Entonces salió de debajo de una estatua del templo un dragón que mató a dos personas[21] (entre ellas el hijo del sacerdote) y enfermó a varias con su aliento venenoso. Felipe expulsó al dragón del templo, resucitó a los muertos y curó a todos los enfermos, lo que produjo muchas conversiones. Según la Leyenda dorada, encontrándose en Hierápolis, con 87 años, fue atado a una cruz y lapidado.[2]

En 1945 se encontró en la biblioteca de biblioteca de Nag Hammadi, en Egipto, un códice con el nombre de Felipe encima del título.[4] Era un evangelio apócrifo de Felipe escrito escrito en griego a finales del siglo III y traducido al copto a comienzos del siglo IV. Fue empleado por los cristianos gnósticos.[5]

En la misma biblioteca egipcia se encontró un documento apócrifo de finales del siglo II o principios del siglo III titulado Carta de Pedro a Felipe, donde se narra una antigua historia, no bíblica, sobre Felipe. [22] Este texto comienza con una carta del apóstol Pedro al apóstol Felipe, pidiéndole reunir a los otros apóstoles que estuvieron en el Monte de los Olivos. Fred Lapham cree que esta carta hace referencia una antigua creencia tradicional: "En algún momento entre la Resurrección de Jesús y de su partida con la ascensión frente a sus discípulos, Felipe había emprendido en solitario un viaje misionero y, por alguna razón, le pidieron reunirse con el resto de los apóstoles". Este papel misionero está en sintonía con la tradición posterior, que adjudicó a cada discípulo un papel misionero específico.[23] Lapham opina que el asunto principal, el diálogo gnóstico entre Cristo y sus discípulos, es una inserción posterior.[24]

Hechos de Felipe[editar]

Pueden encontrarse historias sobre san Felipe en el libro anónimo Hechos de Felipe. Probablemente, estos Hechos apócrifos fueron escritos en el siglo IV por un autor contemporáneo a Eusebio.[25] Este libro no canónico cuenta las predicaciones y milacros de Felipe. Tras la resurrección de Jesús, Felipe fue enviado, junto con su hermana Mariamne y junto a Bartolomé, a predicar en Grecia, Siria y Frigia.[26]

Los Hechos de Felipe cuentan con quince capítulos, el último de los cuales está unido a un epílogo sobre el martirio. Hay cuatro "bloques" distintos en esta obra que, según F. Amsler, pueden ser incluso libros escritos de forma independiente y unificados con posterioridad. Estos bloques son el Hecho I, el Hecho II, el bloque de los Hechos III al VII y el bloque del Hecho VIII y siguientes.[3]

Felipe iba a prediar a Hierápolis, en la región de Frigia, junto con su hermana Mariamne y el apóstol Bartomé. Jesús se le apareció a Mariamne y le dijo que en esa ciudad adoraban a una Víbora. Hierápolis se llamaba también Ofiorima, que significa "calle o ciudad de las serpientes". Cuando llegaron a la ciudad fueron azotados con correas, arrastrados por el suelo y, por orden del procónsul, fueron encerrados en el templo de la Víbora. [27] El procónsul hizo que atravesaran los talones de Felipe con dos ganchos y lo colgason de un árbol a la entrada del templo. Posteriormente, hizo colgar a Bartolomé de las manos en el muro frontal del templo.[27]

Tras esto, el apóstol Juan llegó a la ciudad e intentó ayudar a Felipe. No obstante, Felipe, cansado de los abusos de esa ciudad, hizo que se abriese un abismo que se tragó a siete mil personas (incluido el procónsul), a la Víbora a la que adoraban y al propio templo. Se salvaron del cataclismo el cristiano que daba alojamiento a Pablo, toda la familia de ese cristiano y la mujer del procónsul, que se había convertido a la fe gracias a Pablo. Cristo reprendió a Felipe por "devolver mal por mal" y sacó del abismo a todos menos al procónsul y a la Víbora. Hizo descolgar a Bartolomé y le mandó construir una iglesia. Felipe quedó colgado hasta su muerte. Luego pasó cuarenta días en el purgatorio y, finalmente, llegó al cielo.[27]

El martirio de Felipe en Hierápolis se narra en el apéndice final, titulado Del viaje de Felipe el Apóstol: Desde el quinceavo hecho hasta el final, y desde ahí al martirio.[28]

Tumba[editar]

Cripta de Felipe y Santiago, hijo de Alfeo, en la basílica de los Santos Apóstoles, Roma.

Según el Martirologio romano tanto Felipe como Santiago el Menor fueron crucificados y enterrados bajo unas piedras en Escitia, cerca de Hierápolis (en la actual Turquía).[6]

La Iglesia católica conserva sus restos en la basílica de los Santos Apóstoles de Roma.

En 2011, un equipo de arqueólogos italianos dirigido por Francesco d'Adria afirmó haber descubierto en Pamukkale, antigua Hierápolis, la tumba del apóstol Felipe.[29]

Iconografía[editar]

Felipe es asociado comúnmente con el símbolo de una cruz latina.[30]

Al principio se le representaba con un aspecto juvenil, aunque posteriormente se le empezó a representar mayor y barbado. Sus atributos suelen ser una cruz, una piedra, una serpiente (en referencia al templo pagano de la Vívora que aparece en los apócrifos Hechos de Felipe[31] ),[2] una cruz con dos panes (por su respuesta a Jesús en Juan 6:7), una cesta llena de pan, una cruz patriarcal y un cruz con una escuadra.[1] La primera representación histórica del apóstol Felipe es en un capitel de la iglesia de San Pedro de la Nave, en El Campillo, Zamora, España. Se trata de un relieve visigodo del siglo VII que acompaña a otros similares de los apóstoles Pedro, Pablo y Tomás.[2] En este relieve de piedra se representa a Felipe llevando en sus manos una corona con piedras preciosas. El simbolismo de ese atributo se desconoce.[2]

Patronazgos[editar]

Catedral de San Felipe Apóstol en Arecibo, Puerto Rico. El santo es patrón de esa ciudad.

San Felipe es patrón de los sombrereros, los vendedores ambulantes y los pasteleros.[2] Además, es patrón de varios lugares:

Referencias[editar]

  1. a b «Symbols of the Saints». clovertlcs.org. Archivado desde el original el 16 de octubre de 2011. Consultado el 1 de septiembre de 2015. 
  2. a b c d e f g Louis Goosen (2008) [1992]. «Felipe el Apóstol». De Andrés a Zaqueo. Akal. p. 63. ISBN 978-84-460-1050-0. 
  3. a b Gonzalo del Cerro (2 de enero de 2012). Antonio Piñero, ed. «Vida del apóstol Felipe según sus Hechos Apócrifos (HchFlp)». Tendencias 21. Cristianismo e historia. Consultado el 26 de agosto de 2016. 
  4. a b Martha Lee Turner, The Gospel According to Philip: The Sources and Coherence of an Early Christian Collection, página 9 (E. J. Brill, 1996). ISBN 90-04-10443-7
  5. a b Gonzalo del Cerro (2 de abril de 2012). Antonio Piñero, ed. «Vida del apóstol Felipe según sus Hechos Apócrifos». Tendencias 21. Cristianismo e historia. Consultado el 26 de agosto de 2016. 
  6. a b «Santos Felipe y Santiago Alfeo». Pregunta Santoral. 11 de mayo de 2011. Consultado el 25 de agosto de 2016. 
  7. Olivar, Alejandro (1999). El santoral del calendario. Dossiers CPL, 83. Barcelona: Centre de Pastoral Litúrgica. p. 82. ISBN 978-84-7467-560-3. Consultado el 25 de agosto de 2016. 
  8. Cipriani, S. (2000). «Felipe». En Leonardi, C.; Riccardi, A.; Zarri, G. Diccionario de los Santos, volumen I. Madrid: San Pablo. pp. 770-771. ISBN 84-285-2258-8. 
  9. «San Felipe». Vida de los santos apóstoles. Father Alexander. Consultado el 25 de agosto de 2016. 
  10. a b c d Benedicto XVI (6 de diciembre de 2006). «Audiencia general». Vatican.va. Consultado el 25 de agosto de 2016. 
  11. Juan 1:43
  12. Benjamín Martín Sánchez, ed. (2012). Los Santos Evangelios. Sevilla: Apostolado Mariano. p. 161. ISBN 978-84-7770-291-7. 
  13. a b c «St. Philip the Apostle». Catholic Enciclopedia newadvent.org. 
  14. a b Butler, Alban. "St. Philip, Apostle", The Lives or the Fathers, Martyrs and Other Principal Saints, Vol. V, D. & J. Sadlier, & Company, 1864
  15. Juan 6:9
  16. Leonardi, C.; Riccardi, A.; Zarri, G., eds. (2000). «Felipe». Diccionario de los Santos. Vol. I. Madrid: San Pablo. pp. 770-771. ISBN 84-285-2258-8. 
  17. Expositor's Greek Testament sobre Juan 12, consultado el 10 de junio de 2016
  18. Juan 12:21
  19. Por ejemplo, Eusebio identifica a Felipe el Apóstol con el Felipe mencionado en los Hechos de los apóstoles en su Historia de la Iglesia, 3.31.5, consultado el 14 de marzo de 2007.
  20. de Voragine, Jacobus. «The Golden Legend». catholic-forum.com. Archivado desde el original el 23 de junio de 2007. Consultado el 14 de marzo de 2007. 
  21. Juan Carmona Muela (2008). Iconografía de los santos. Akal. pp. 133-134. ISBN 978-84-460-2931-1. 
  22. Traducida al inglés por el editor James M. Robinson, The Nag Hammadi Library (Nueva York: HarperCollins, 1990), pp. 431-437
  23. Fred Lapham, An Introduction to the New Testament Apocrypha (Londres: T & T Clark International, 2003), p. 78
  24. Lapham, An Introduction, p. 80
  25. Craig A. Blaising, "Philip, Apostle" in The Encyclopedia of Early Christianity, ed. Everett Ferguson (Nueva York: Garland Publishing, 1997).
  26. «Libro 8». Acts of Philip (Hechos de Felipe). meta-religion.com. Consultado el 14 de marzo de 2007. 
  27. a b c Gonzalo del Cerro (2 de agosto de 2010). Antonio Piñero, ed. «Episodio de la destrucción de la Víbora en los "Hechos apócrifos de Felipe"». Tendencias 21. Cristianismo e historia. Consultado el 26 de agosto de 2016. 
  28. Philip Schaff (1885). «Ante-Nicene Fathers» 8. Christian Classics Ethereal Library. Consultado el 14 de marzo de 2007. 
  29. «Un arqueólogo asegura que ha encontrado la tumba del apóstol Felipe». La Razón. 30 de julio de 2011. 
  30. The Apostles – Saints & Angels – Catholic Online. Catholic.org (11 de junio de 2008). Consultado el 28 de julio de 2011.
  31. Gonzalo del Cerro (26 de marzo de 2012). «Martirio de Felipe y Bartolomé». En Antonio Piñero. Vida del apóstol Felipe según sus Hechos Apócrifos. Tendencias 21. Cristianismo e historia. Consultado el 26 de agosto de 2016. 
  32. «Santos Apóstoles Felipe y Santiago, patrones de Montevideo». Enlaces Uruguayos. Consultado el 26 de agosto de 2016. 
  33. Conferencia Episcopal Argentina (27 de mayo de 2008). «Arquidiócesis de Salta». Consultado el 13 de agosto de 2014. 
  34. «Cariaco». Pueblos de Venezuela. Consultado el 26 de agosto de 2016. 
  35. «San Felipe Apóstol». México.PueblosAmerica.com. Consultado el 2 de enero de 2016. 
  36. «Fiestas para San Felipe». Primera Hora. 1 de mayo de 2009. 
  37. «Our Patron». stphiliptheapostle.com. Consultado el 26 de agosto de 2016. 

Enlaces externos[editar]