Esteban I de Hungría

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «San Esteban de Hungría»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Esteban I
Rey de Hungría
Stephen I (Chronicon Pictum 039).jpg
Esteban en una miniatura la Crónica iluminada (siglo XIV).
Información personal
Reinado desde 997 como príncipe húngaro y desde 1000/1001 hasta el 15 de agosto de 1038 como rey
Coronación 25 de diciembre de 1000 o 1 de enero de 1001
Nacimiento c. 975
Esztergom, Principado de Hungría
Fallecimiento 15 de agosto de 1038
(63 años)
Esztergom o Székesfehérvár, Reino de Hungría
Entierro basílica de Székesfehérvár
Religión cristianismo anterior al cisma de Oriente
Predecesor Géza
Sucesor Pedro Orseolo
Familia
Dinastía Casa de Árpad
Padre Géza
Madre Sarolta de Transilvania
Consorte Gisela de Baviera (984-1059)
Descendencia Emerico (1000/1007-1031)
Otón (muerto a temprana edad)
Eduviges

Firma Firma de Esteban I
[editar datos en Wikidata]

Esteban I (en latín, Stephanus I; en húngaro, I. István; en eslovaco, Štefan I.), llamado «el Santo»[a]​ o «el Grande»[b]​ (Esztergom, hacia 975-ibídem o Székesfehérvár, 15 de agosto de 1038), fue el último gran príncipe de los húngaros (997-1000/1001) y el primer rey de Hungría (1000/1001-1038). El año de su nacimiento es incierto, pero los historiadores sugieren que nació en o después de 975 en Esztergom. Su nombre original era Vajk, de origen pagano. La fecha de su bautismo también es desconocida. Era el hijo único del gran príncipe Géza y Sarolta, que era descendiente de la distinguida familia de los gyulas. Aunque sus padres se habían bautizado, Esteban fue el primer miembro de la dinastía Árpad en practicar devotamente el cristianismo. Se casó con Gisela de Baviera, descendiente de la dinastía imperial otoniana.

Después de suceder a su padre en 997, Esteban sostuvo una disputa por el trono contra su pariente Cupan, quien era apoyado por un gran número de guerreros paganos. Con la ayuda de caballeros extranjeros como Vencelino, los hermanos Hont y Pázmány y tropas magiares derrotó a Cupan. Fue coronado el 25 de diciembre de 1000 o el 1 de enero de 1001 con una corona enviada por el papa Silvestre II. En una serie de guerras contra tribus y caciques semi-independientes —incluidos los magiares negros y su tío Gyula III «el Joven»— unificó la cuenca cárpata. Protegió la independencia de su reino al forzar la salida de las tropas invasoras del emperador Conrado II en 1030.

Esteban estableció un arzobispado, seis obispados y tres monasterios benedictinos y de esta manera la Iglesia católica en Hungría se desarrolló independientemente de los arzobispos del Sacro Imperio. Alentó la difusión del cristianismo con castigos severos si se ignoraban las «costumbres cristianas». Su sistema de administración local se basaba en condados organizados alrededor de fortalezas y administrados por funcionarios reales. Debido a la relativa paz durante su reinado, Hungría se convirtió en una ruta preferida para peregrinos y comerciantes que viajaban entre Europa Occidental y Tierra Santa o Constantinopla.

Sobrevivió a todos sus hijos. Murió el 15 de agosto de 1038 y fue enterrado en una basílica construida en Székesfehérvár y dedicada a la Virgen María. Su muerte causó guerras civiles que duraron por décadas. Fue canonizado por el papa Gregorio VII, junto con su hijo —Emerico— y el obispo Gerardo de Csanád, en 1083. Esteban es un santo popular en Hungría y los territorios vecinos y su fiesta (celebrada el 20 de agosto) también es un día festivo que conmemora la fundación del Estado húngaro.

Primeros años (c. 975-997)[editar]

La fecha de nacimiento es incierta porque no se encuentra registrada en documentos contemporáneos.[2]​ Las crónicas húngaras y polacas escritas siglos más tarde aportan tres años diferentes: 967, 969 y 975.[3]​ El testimonio unánime de tres hagiografías de finales del siglo XI o principios del siglo XII y otras fuentes húngaras afirman que Esteban «aún era adolescente» en 997[4]​ y corroboran la fiabilidad de la última fecha (975).[2][3][5]​ La Leyenda menor del rey Esteban[6]​ (Legenda minor S. Stephani regis) indica que nació en Esztergom,[2][3][7]​ lo que implica que nació después de 972 porque su padre Géza, gran príncipe de los húngaros, eligió esa localidad como residencia real en dicho año.[2]​ Géza obligó a sus súbditos a convertirse al cristianismo, pero nunca dejó de adorar dioses paganos.[8][9]​ Tanto la Leyenda mayor del rey Esteban[6]​ (Legenda maior) como la crónica casi contemporánea de Tietmaro de Merseburgo describieron a Géza como un monarca cruel y despótico que consolidó sin piedad su autoridad sobre los rebeldes líderes húngaros.[9][10]

Las crónicas húngaras coinciden en que su madre era Sarolta, hija de Gyula II, un caudillo húngaro[c]​ con jurisdicción en Transilvania o en la región más amplia de la confluencia de los ríos Tisza y Maros (Mureș).[13][14]​ Muchos historiadores —como Pál Engel y Gyula Kristó— proponen que la vida de Gyula II es idéntica a un tal «Gylas», quien fue bautizado en Constantinopla alrededor de 952 y «permaneció fiel al cristianismo»,[15]​ según el cronista bizantino Juan Escilitzes.[16][17]​ Sin embargo, esta identificación no es aceptada por el resto de invesgadores; por ejemplo, György Györffy afirmó que Gylas no era el padre de Sarolta, sino su hermano menor.[13]​ A diferencia de las fuentes húngaras, la Crónica húngaro-polaca (Chronicon Hungarico-Polonicum) y otros manuscritos polacos posteriores indican que la madre de Estaban era Adelaida (Adelajda o Adelhaid) —una hermana poco conocida del duque Miecislao I de Polonia—, pero la fiabilidad de este documento no es aceptada por historiadores modernos.[18]

El nacimiento de Esteban según una miniatura de la Crónica iluminada.

El nombre de nacimiento era Vajk[7][19]​ y proviene de la voz túrquica baj que significa «héroe», «maestro», «príncipe» o «rico».[3][20]​ El arqueólogo Gyula László especuló que esta es una prueba de que Esteban tenía ascendencia turca (más que magiar, originario de las tribus ugrofinesas) y que probablemente hablaba su lengua.[d]​ La Leyenda mayor del rey Esteban narra que fue bautizado por el obispo Adalberto de Praga,[20]​ quien permaneció en la corte de Géza varias veces entre 983 y 994.[23][24]​ No obstante, la Leyenda de san Adalberto —casi contemporánea y escrita por Bruno de Querfurt— no menciona este acontecimiento.[20][23][24]​ Igualmente, la fecha del bautismo es desconocida: Györffy sostiene que fue bautizado poco después del nacimiento,[20]​ mientras que Kristó asegura que Esteban recibió el bautismo justo antes de la muerte de su padre en 997.[24]

La hagiografía oficial de Esteban —escrita por el obispo Arduino (Hartvik) y aprobada por el papa Inocencio III— narra que en su infancia «fue instruido satisfactoriamente en el conocimiento del arte gramatical».[25][3]​ Esto implica que estudió latín, pero existe cierto escepticismo por parte de Kristó porque pocos reyes medievales fueron capaces de escribir.[3]​ Las otras dos hagiografías del siglo XI no hablan sobre algún estudio de la gramática y solo indican que «fue criado con una educación apropiada para un pequeño príncipe».[3]​ Kristó menciona que eso último solo se refiere al entrenamiento físico, como la participación en cacerías y acciones militares.[3]​ Según la Crónica iluminada (Chronicon Pictum), uno de sus tutores fue el «conde Deodatus», proveniente de Italia y que años más tarde fundó un monasterio en Tata.[26]

De acuerdo con las leyendas escritas sobre Esteban, el gran príncipe Géza convocó a una asamblea de los jefes y guerreros magiares cuando el joven «avanzó a la primera etapa de la adolescencia»[25]​ o a la edad de 14 o 15.[27][28]​ Géza nombró a Esteban como su sucesor y los presentes juraron lealtad al heredero.[28]​ Györffy también dice, sin identificar fuentes, que Géza designó a su hijo para gobernar el «ducado de Nyitra» en esa misma época.[20]​ Los historiadores eslovacos —entre ellos Ján Steinhübel y Ján Lukačka— coinciden con la opinión de Györffy y especulan que Esteban administró Nyitra (ahora Nitra) desde el año 995, aproximadamente.[29][30]

Géza arregló el matrimonio de su hijo con Gisela —hija del duque de Baviera, Enrique II— en o después de 995.[7][31]​ Esta alianza estableció el primer vínculo familiar entre un gobernante húngaro y una casa gobernante de Europa Occidental,[32]​ ya que Gisela estaba relacionada estrechamente con la dinastía imperial otoniana.[24]​ Según la tradición oral conservada en la abadía de Scheyern en Baviera, la ceremonia tuvo lugar en el castillo de Scheyern y fue oficiada por el obispo Adalberto.[28]​ Gisela fue acompañada a su nuevo hogar por caballeros bávaros. Muchos de ellos recibieron concesiones de tierras de su marido, se establecieron en Hungría[33]​ y ayudaron a fortalecer la posición militar de Esteban.[34]​ Györffy indica que el príncipe y su esposa «presumiblemente» se establecieron en Nyitra después de su matrimonio.[33]

Reinado (997-1038)[editar]

Territorios bajo el control de las tribus húngaras a principios del siglo X.

Gran príncipe (997-1000)[editar]

Géza murió en 997[19][35]​ y Esteban convocó una asamblea en Esztergom donde sus participantes lo declararon gran príncipe.[36]​ Inicialmente, solo controlaba las regiones noroccidentales de la cuenca cárpata; el resto del territorio todavía seguía bajo el control de otras líderes tribales.[37]​ El ascenso de Esteban al trono fue en consonancia con el principio de primogenitura que ordena que un padre debe ser sucedido por su hijo,[34][5]​ pero contradecía una antigua tradición según la cual Géza debió haber sido sucedido por el miembro más antiguo de la dinastía Árpad, que era Cupan (nombre latino de Koppány) en ese momento.[34][38][5]​ Cupan, quien ostentaba el título de duque de Somogy, había administrado durante muchos años las regiones de Transdanubia al sur del lago Balatón.[32][35][39]

Cupan reclamó a la viuda de Géza, Sarolta, para cumplir con la costumbre pagana del matrimonio levirato[36][40][41]​ y anunció su pretensión al trono.[36]​ Aunque no es imposible que Cupan también se hubiera bautizado,[36]​ en 972 la mayoría de sus partidarios eran paganos y opositores del cristianismo practicado por Esteban y su séquito predominantemente alemán.[42][5][43]​ Una carta de 1002 para la abadía de Pannonhalma habla sobre una guerra entre «los alemanes y los húngaros» al referirse a los conflictos armados entre Esteban y Cupan.[42][44]​ Aun así, Györffy menciona que Oszlaralanos»), Besenyőpechenegos»), Kér y otros nombres de lugares —que en realidad se refieren a grupos étnicos o tribus húngaras en Transdanubia alrededor de supuestas fronteras del ducado de Cupan y se habían asentado allí con el beneplácito el gran príncipe Géza— integraban unidades auxiliares significativas y grupos de guerreros húngaros que lucharon en el ejército de Esteban.[45]

Ejecución de Cupan luego de su derrota ante el rey Esteban (Crónica iluminada).

Kristó afirmó que todo el conflicto entre Esteban y Cupan fue solo una disputa entre dos miembros de la dinastía Árpad, sin consecuencias sobre otros líderes tribales húngaros.[37]​ Cupan y sus tropas invadieron las regiones septentrionales de Transdanubia, tomaron varias fortalezas de Esteban y saquearon sus tierras.[42]​ Según la Crónica iluminada, Esteban «se ciñó por primera vez con su espada»,[46]​ los hermanos Hont y Pázmány tomaron el mando de su guardia personal (como líderes militares o duces)[47]​ y Vencelino dirigió el ejército real.[42][48][49]​ Este último era un caballero alemán que había llegado a Hungría en el reinado de Géza.[50]​ Los Hechos de los hunos y los húngaros (Gesta Hunnorum et Hungarorum) de Simón de Kéza y la Crónica iluminada relatan que Hont y Pázmány eran «caballeros de origen suabo» que se establecieron en Hungría[51]​ en la época de Géza o en los primeros años del reinado de Esteban.[37]​ Por otra parte, Lukačka y otros historiadores eslovacos aseguran que Hont y Pázmány eran nobles «eslovacos» que se habían unido a Esteban cuando gobernaba en Nyitra.[52]

Cupan asediaba Veszprém cuando le informaron de la llegada del ejército de Esteban.[45]​ En la batalla subsiguiente, Esteban obtuvo una victoria decisiva sobre sus enemigos.[41]​ Cupan fue asesinado en el campo de batalla[32]​ y su cuerpo fue descuartizado y sus miembros fueron exhibidos en las puertas de los fuertes de Esztergom, Győr, Gyulafehérvár (Alba Iulia) y Veszprém para atemorizar a los que conspiraban contra el monarca.[41][53][54][5]

Esteban invadió el ducado de Cupan y concedió grandes propiedades a sus propios seguidores.[35][55]​ También ordenó que los antiguos súbditos de Cupan debían pagar diezmos a la abadía de Pannonhalma, un suceso documentado en el acta de fundación de ese monasterio, aunque contiene interpolaciones.[42][56]​ Ese mismo documento declara que en ese momento «no había otros obispados y monasterios en Hungría»;[57]​ pero el casi contemporáneo obispo Tietmaro de Merseburgo escribió que Esteban «estableció obispados en su reino»[58]​ antes de ser coronado rey.[57]​ Si este último informe es válido, las diócesis de Veszprém y Győr son las candidatas más probables, según el historiador Gábor Thoroczkay.[59]

Coronación (1000-1001)[editar]

El rey Esteban recibe al enviado papal con su corona en una representación artística moderna (Pieter-Jozef Verhaghen, 1770).

Al ordenar la exhibición de una parte del cadáver de Cupan en Gyulafehérvár —la sede de su tío materno, Gyula III «el Joven»— Esteban impuso su pretensión de reinar las tierras dominadas por los líderes húngaros[60]​ y también decidió fortalecer su estatus internacional al adoptar el título de rey.[61]​ Sin embargo, las circunstancias exactas de su coronación y sus consecuencias políticas son punto de discusión de los académicos.[62]

Tietmaro de Merseburgo escribió que Esteban recibió la corona «con el favor y la insistencia/recomendación»[58]​ del emperador Otón III (r. 996-1002),[63]​ lo que implica que Esteban aceptó la suzeranía imperial antes de su coronación.[62]​ No obstante, las leyendas de Esteban destacan que el papa Silvestre II (r. 999-1003) le regaló su corona.[62]​ Kristó y otros historiadores señalan que el papa y el emperador eran aliados cercanos y que las leyendas son fiables:[64][65]​ Esteban «recibió la corona y la consagración»[58]​ del pontífice, pero no sin el consentimiento del emperador.[5]​ Aproximadamente 75 años después de la coronación, el papa Gregorio VII (r. 1075-1085) —en sus planes para reclamar la suzeranía de Hungría— declaró que Esteban había «ofrecido y entregado con devoción» ese país «a san Pedro» (es decir, a la Santa Sede).[63][65][66]​ En un testimonio contrastante, la Leyenda mayor del rey Esteban afirma que el monarca en realidad obsequió Hungría «a la Virgen María».[65]​ Los historiadores modernos —Pál Engel, Miklós Molnár, entre otros— sostienen que Esteban siempre reiteró su soberanía y nunca aceptó la suzeranía papal o imperial.[62][32]​ Como prueba, las fechas de sus cartas no coinciden con los años de reinado de emperadores contemporáneos, lo que en caso contrario demostraría que habría sido vasallo de ellos.[67]​ Además, Esteban declaró en el preámbulo de su Primer libro de leyes que gobernó su reino «por la voluntad de Dios».[67][68]

Retrato de Esteban en el manto de coronación de los reyes húngaros (1031).

La fecha exacta de la coronación es desconocida.[64]​ Según la tradición húngara posterior, fue coronado el primer día del segundo milenio, que puede referirse al 25 de diciembre de 1000 o al 1 de enero de 1001.[19][69][5]​ Los detalles de la coronación de Esteban —documentados en su Leyenda mayor— sugieren que la ceremonia —que posiblemente tuvo lugar en Esztergom o Székesfehérvár[70]​ siguió el rito de de los reyes alemanes;[71]​ en otras palabras, Esteban fue ungido con aceite consagrado durante la ceremonia.[72]​ El retrato del rey —conservado en su capa real de 1031— muestra que su corona contaba con un aro adornado de piedras preciosas, similar a la diadema del emperador teutón.[73]

Al igual que su corona, Esteban consideraba la asta con estandarte como símbolo importante de su soberanía.[73]​ Por ejemplo, las primeras monedas llevaban la inscripción LANCEA REGIS («la asta del rey») y representan un brazo que sostiene una asta con la estandarte.[73]​ Según el cronista contemporáneo Adémar de Chabannes, el emperador Otón III entregó una asta a Géza como muestra su derecho a «disfrutar la posesión de su país con la máxima libertad».[74]​ El rey Esteban usa varios títulos en sus cartas: Ungarorum rex («rey de los húngaros»), Pannoniorum rex («rey de los panonianos») o Hungarie rex («rey de Hungría»).[63]

Consolidación (1001-c. 1009)[editar]

Aunque la autoridad de Esteban no provenía de la coronación,[63]​ la ceremonia le concedió legitimidad a nivel internacional porque se autodenominaba como un monarca cristiano que gobernaba su reino «por la Gracia de Dios».[75]​ Las leyendas mencionan que estableció una sede arzobispal en Esztergom poco después de su coronación.[76]​ Este acto permitió que la Iglesia católica húngara se independizara de los prelados del Sacro Imperio Romano Germánico.[77][78]​ La primera referencia a un arzobispo de Esztergom, llamado Domingo (Domokos), se conserva en el acta de fundación de la abadía de Pannonhalma de 1002.[76]​ Según el historiador Gábor Thoroczkay, Esteban también creó la diócesis de Kalocsa en 1001.[79]​ En los primeros años de su reinado, el monarca invitó a sacerdotes extranjeros a evangelizar sus dominios[78]​ y llegaron misioneros simpatizantes del difunto Adalberto de Praga, Radla y Anastasio.[80][81]​ La presencia de un «arzobispo de los húngaros» sin identificación en el sínodo de Fráncfort de 1007 y la consagración de un altar en Bamberg en 1012 por el arzobispo Anastasio demuestran que los prelados del rey mantenían una buena relación con el clero del Sacro Imperio.[10]

La transformación de Hungría en un Estado cristiano fue una de las principales preocupaciones de Esteban durante su reinado.[82]​ Aunque la conversión de los húngaros había comenzado en la época de su padre, solamente Esteban forzó sistemáticamente a sus súbditos a abandonar los rituales paganos.[83]​ Su actividad legislativa estaba muy relacionada con las costumbres cristianas extranjeras.[84]​ Por ejemplo, su Primer libro de leyes —redactado en los primeros años de su reinado y considerado el primer texto legal de Hungría—[71]​ incluye varias disposiciones que decretan la observancia de los días festivos y la confesión antes de morir.[85][86]​ Otras leyes protegían los derechos de propiedad[87]​ y los intereses de las viudas y los huérfanos o regulaban la situación de los siervos.[86]

Si alguien tiene un corazón tan endurecido —algo que Dios prohíbe a cualquier cristiano— que no quiere confesar sus faltas como aconseja el sacerdote, yacerá sin servicio divino ni caridad como un infiel. Si sus parientes y vecinos no convocan al sacerdote —y por lo tanto dejan morir al inconfeso—, deben hacer oraciones y ofrecer dádivas [a la iglesia], pero sus parientes limpiarán su negligencia con ayuno según el criterio de los sacerdotes. Los que mueran de muerte repentina serán enterrados con honores eclesiásticos; porque el juicio divino está escondido de nosotros y [se permanece] desconocido.

Leyes del rey Esteban I.[88]
Las tropas del rey capturan a Gyula III «el Joven» (Crónica iluminada).

Muchos líderes húngaros rehusaron reconocer la suzeranía de Esteban incluso después de la coronación.[53]​ El nuevo rey empezó atacando los dominios de su tío, Gyula III «el Joven», cuyo reino «era más amplio y rico»,[89]​ según la Crónica iluminada.[90]​ Así, invadió Transilvania y apresó a Gyula y su familia entre 1002[91][92]​ y 1003.[19][90][43]​ Los Anales de Hildesheim (escritos en la misma época)[92]​ añaden que después de la conquista Esteban convirtió el país de su tío «a la fe cristiana por la fuerza».[90]​ En consecuencia, los historiadores datan la creación de la diócesis de Transilvania en este período.[92][79]​ Kristó, Györffy y otros historiadores húngaros plantean que la Gyula es similar a un hombre llamado Prokui —quien también era el tío de Esteban, según Tietmaro de Merseburgo—[93]​ y, por tanto, posiblemente escapó después del cautiverio y buscó refugio en el duque de Polonia, Boleslao I «el Bravo» (r. 992-1025).[90]

El territorio [del duque Boleslao I] incluía un cierto burgo [aldea], situado cerca de la frontera con los húngaros. Su guardián era el señor Prokui, un tío del rey húngaro. Tanto en el pasado como más recientemente, Prokui había sido expulsado de sus tierras por el rey y su esposa fue tomada cautiva. Cuando no pudo liberarla, su sobrino arregló su liberación incondicional, aunque él era enemigo de Prokui. Nunca he oído hablar de alguien que mostró tal moderación hacia un enemigo derrotado. Debido a esto, Dios le concedió repetidamente la victoria, no solo en el burgo mencionado arriba, sino en otros también.

Chronicon de Tietmaro de Merseburgo.[94]

Alrededor de cien años más tarde, el cronista «Galo Anónimo» también mencionó los conflictos armados entre Esteban y Boleslao y manifiesta que ese último «derrotó a los húngaros en la batalla y se hizo dueño de todas sus tierras hasta el Danubio».[29][95][96]​ Györffy dice que el informe del cronista se refiere a la ocupación polaca del valle del río Morava —un afluente del Danubio— en los años 1010.[96]​ Por otra parte, la Crónica húngaro-polaca afirma que el duque polaco ocupó grandes territorios al norte del Danubio y al este del Morava hasta Esztergom a principios del siglo XI.[96][97]​ Según Steinhübel, esta última fuente demuestra que una parte significativa de las zonas que ahora forman Eslovaquia estaban bajo dominio polaco entre 1002 y 1030.[97]​ En oposición a la hipótesis del historiador eslovaco, Györffy menciona que esa crónica tardía «en la que un hecho absurdo sucede a otro» contradice cualquier acontecimiento documentado en otras fuentes del siglo XI.[98]

Esteban derrota a Kean, «duque de los búlgaros y eslavos» (Crónica iluminada).

La Crónica iluminada narra que Esteban «dirigió a su ejército contra Kean, duque de los búlgaros y eslavos, cuyas tierras están fuertemente fortificadas por su ubicación natural»[99]​ después de la ocupación del país de Gyula.[100]​ Según varios historiadores —Zoltán Lenkey, Gábor Thoroczkay, entre otros—, Kean era el jefe de un pequeño Estado situado en los territorios meridionales de Transilvania y Esteban ocupó su país en 1003, aproximadamente.[100][79]​ Györffy y otros historiadores dicen que la crónica preservó la memoria de campaña de Esteban contra Bulgaria al final de los años 1010.[101]

Asimismo, la identidad de los «magiares negros» —mencionados por Bruno de Querfurt[102]​ y Adémar de Chabannes como parte de los oponentes de las políticas proselitistas de Esteban— es incierta.[103]​ Györffy localiza sus dominios al este del río Tisza,[104]​ pero que Thoroczkay dice que vivían en las zonas meridionales de Transdanubia.[79]​ La crónica de Bruno de Querfurt sobre la conversión forzosa de los magiares negros indica que Esteban conquistó sus tierras a más tardar en 1009, antes de la llegada a Hungría de «la primera misión de san Pedro»[105]​ —un legado apostólico, el cardenal Azo—.[106]​ Este último asistió a una reunión en Győr donde se sancionó la cédula real que determinaba las fronteras del obispado recientemente establecido de Pécs el 23 de agosto de 1009.[105]

La diócesis de Eger también se estableció en ese año.[105][107]​ Según Thoroczkay, «es muy probable» que la creación del obispado estuviera relacionada con la conversión de los kabar —un grupo étnico de origen jazar[108]​ y su líder.[109]​ Poco después de este suceso, el jefe de los kabar —Samuel Aba o su padre—[110]​ se casó con una hermana menor sin nombre documentado del rey.[109][111]​ El clan Aba era el más poderoso de las familias magiares que se unieron a Esteban y lo apoyaron en sus esfuerzos por establecer una monarquía cristiana.[112]​ Los manuscrito del «notario del rey Bela», Simón de Kéza y otros cronistas húngaros de Bár-Kalán, Csák y otras familias nobles del siglo XIII descendientes de líderes tribales húngaros indican que otras familias magiares también estuvieron involucradas en el proceso.[112]

El rey Esteban estableció un sistema administrativo basado en el territorio[90]​ con la creación de condados.[113][43]​ Cada uno de esos era dirigido por un funcionario real conocido como conde (ispán) y su unidad administrativa se organizaba alrededor de una fortaleza real.[113][71]​ En esa época, la mayoría de las fortificaciones eran terraplenes,[114]​ pero los castillos en Esztergom, Székesfehérvár y Veszprém eran construcciones en piedra.[115]​ Los fuertes que servían como sedes administrativas del condado también se convirtieron en el núcleo de la organización eclesiástica.[114]​ Los asentamientos que se desarrollaban a su alrededor y donde los mercados se celebraban cada domingo, eran importantes centros económicos locales.[114]​ Dos tercios del territorio pertenecían en manos de sus antiguos propietarios (especialmente la nobleza) y el resto a nombre el rey.[71]

Conflictos con Polonia y Bulgaria (c. 1009-1018)[editar]

El papa Benedicto VIII corona al emperador Enrique II en 1014 (miniatura del Speculum historiale de Vincent de Beauvais, copia del siglo XV).

Enrique II —hermano mayor de Gisela y cuñado de Esteban— se convirtió en rey de Alemania en 1002 y emperador en 1013.[67]​ Su relación amistosa permitió que las zonas fronterizas occidentales de Hungría experimentaran un período de paz en las primeras décadas del siglo XI.[67][116]​ Cuando Bruno de Augsburgo —inconforme con la elección de su hermano Enrique— buscó refugio en Hungría en 1004,[117]​ Esteban pudo conservar la paz con Alemania y convenció a sus cuñados que negociaran un acuerdo.[67][118]​ Aproximadamente en 1009, entregó su hermana menor en matrimonio al dogo de Venecia Ottone Orseolo (r. 1008-1026), un aliado cercano del emperador bizantino Basilio II (r. 976-1025), lo que sugiere que la relación de Hungría con el Imperio bizantino también era pacífica.[119]​ Por otra parte, la alianza entre Hungría y el Sacro Imperio provocó una guerra con Polonia que duró desde c. 1014[120]​ hasta 1018.[121]​ Los polacos invadieron los puestos avanzados húngaros a lo largo del río Morava.[122]​ Györffy y Kristó mencionan que en este período también ocurrió una incursión pechenega en Transilvania —cuyo registro se ha conservado en las leyendas de Esteban—, porque los pechenegos eran aliados del cuñado del duque polaco, el gran príncipe Sviatopolk I de Kiev (r. 1015-1019).[120][123]

Las hostilidades entre Polonia y el Sacro Imperio terminaron con la Paz de Bautzen el 30 de enero de 1018.[123]​ Meses después, 500 jinetes húngaros acompañaron al duque Boleslao a Kiev, lo que indicaría que Hungría fue incluida en el tratado de paz.[123]​ El historiador Ferenc Makk afirmó que la Paz de Bautzen obligó a Boleslao a entregar los territorios que había ocupado en el valle de Morava a Esteban.[122]​ Según los documentos de Leodovino (Leodvin), el primer obispo conocido de Bihar (r. c. 1050-c. 1060), Esteban se alió con los bizantinos y encabezó una expedición militar para ayudarlos contra los «bárbaros» en la península balcánica.[124]​ Las tropas bizantinas y húngaras ocuparon el territorio de los «cesarios» que Györffy identificó como la actual ciudad macedonia de Ohrid.[125]​ El informe de Leodovino insinúa que Esteban se unió a los bizantinos al final de la guerra de conquista de Bulgaria en 1018.[126]​ Sin embargo, la fecha exacta de su expedición es incierta.[125]​ Györffy sostiene que solo en el último año de esa guerra, Esteban dirigió sus tropas contra los búlgaros.[125]

Políticas internas (1018-1024)[editar]

Estatua moderna del obispo Gerardo de Csanád y su discípulo, el príncipe Emerico, en Székesfehérvár.

El obispo Leodovino escribió que el rey hurtó las reliquias de varios santos de los «cesarios» durante su campaña en los Balcanes, entre ellos Jorge de Capadocia y Nicolás de Mira.[126]​ Las donó a una nueva basílica de tres naves dedicada a la Virgen María[127]​ en Székesfehérvár,[128]​ donde también estableció un cabildo catedralicio y la nueva capital del país.[129]​ Su decisión estuvo influenciada por la apertura, en 1018 o 1019, de una nueva ruta de peregrinación que evitaba Esztergom, la anterior capital.[43]​ La nueva ruta conectó Europa Occidental y la Tierra Santa a través de Hungría.[130][131]​ Con frecuencia, el monarca se reunía con los peregrinos y esto contribuyó a la difusión de su fama en toda Europa.[132]​ Por ejemplo, el abad Odilón de Cluny escribió en una carta a Esteban que «los que han regresado del santuario de nuestro Señor» atestiguan su «pasión» por «el honor de nuestra religión divina».[133]​ El rey también creó cuatro albergues para peregrinos en Constantinopla, Jerusalén, Rávena y Roma.[134]

[Casi] todos los [peregrinos provenientes] de Italia y Galia que deseaban ir al Sepulcro del Señor en Jerusalén abandonaron la ruta habitual, que era por mar y hicieron su camino a través del país del rey Esteban. Hizo el camino seguro para todos, recibió como hermanos todo aquel que vio y les dio grandes obsequios. Esta[s] acci[ones] permiti[eron] que muchas personas, nobles y plebeyos, fueran a Jerusalén.

Los cinco libros de historias de Rodolfo «el Calvo».[135]

Además de los peregrinos, los comerciantes utilizaron la nueva ruta a través de Hungría cuando se viajaban entre Constantinopla y Europa Occidental.[130]​ Las leyendas de Esteban hablan sobre 60 pechenegos con importantes mercancías que viajaron a Hungría, pero fueron atacados por guardias de fronterizos de ese país.[136]​ El rey ordenó ejecutar a esos soldados para demostrar su «determinación por preservar la paz interna».[136]​ La acuñación regular de monedas comenzó en Hungría en los años 1020.[137]​ Los dinares de plata con la imagen del monarca[130]​ y las inscripciones STEPHANUS REX («rey Esteban») y REGIA CIVITAS («ciudad real») eran populares en la Europa contemporánea, como lo demuestran las copias falsificadas desenterradas en Suecia.[137]

El rey convenció a algunos peregrinos y comerciantes a establecerse en Hungría.[130][133]Gerardo —un monje benedictino que llegó desde la República de Venecia entre 1020 y 1026— tenía pensado continuar su viaje a Tierra Santa, pero decidió quedarse en el país después de su encuentro con Esteban.[132]​ En esa época, el monarca también ordenó la construcción de una serie de monasterios benedictinos,[138]​ entre ellos las abadías de Pécsvárad, Zalavár y Bakonybél.[139]

La hagiografía Pasión de san Gerardo (Legenda maior S. Gerardi) menciona un enfrentamiento entre Esteban y Ahtum (Ajtony), un voivoda en la región del río Maros.[140]​ Muchos historiadores datan el evento a finales de los años 1020, aunque Györffy y otros eruditos estiman que ocurrió una década antes.[96][140]​ El conflicto surgió cuando Ahtum —quien «había obtenido su poder por los griegos», según la Pasión de san Gerardo— impuso un impuesto al comercio de sal hacia su lado del río.[141]​ El rey envió un gran ejército encabezado por Csanád contra Ahtum, quien fue asesinado en la batalla.[142][43]​ Sus dominios se transformaron en un condado húngaro y el rey creó un nuevo obispado en Csanád (Cenad), la antigua capital de Ahtum que fue renombrada en honor al comandante del ejército vencedor.[142]​ Según los Anales de Presburgo (Annales Posonienses), el veneciano Gerardo fue consagrado como el primer obispo de la nueva diócesis en 1030.[143]

Conflictos con el Sacro Imperio Romano Gernánico (1024-1031)[editar]

El emperador Enrique II murió el 13 de julio de 1024[144]​ y fue sucedido por un pariente lejano,[145]Conrado II (r. 1024-1039), quien adoptó una política exterior ofensiva.[146]​ En 1026, Conrado expulsó de Venecia al dogo Otto Orseolo —el marido de la hermana de Esteban—[132][146]​ y persuadió a los bávaros a proclamar a su hijo, Enrique, como duque de esos dominios en 1027, aunque el hijo de Esteban, Emerico, tenía una derechos dinásticos en el ducado de Baviera por parte de su madre.[145]​ El emperador Conrado II planeó una alianza matrimonial con el Imperio bizantino y envió uno de sus consejeros, el obispo Werner de Estrasburgo, a Constantinopla.[127][147]​ En el otoño de 1027, el obispo fingió viajar como un peregrino común, pero el rey Esteban —quien se había sido informado de sus propósitos— prohibió su entrada al país.[127][147]​ El biógrafo de Conrado, Wipo de Borgoña, escribió que los bávaros incitaron escaramuzas a lo largo de las fronteras comunes de Hungría y el Sacro Imperio en 1029, lo que provocó un rápido deterioro de las relaciones entre ambos países.[148][149]

El emperador Conrado II comandó personalmente sus ejércitos a Hungría en junio de 1030 y saqueó las tierras al oeste del río Rába.[148][150]​ Sin embargo, según los Anales de Niederalteich, Conrado regresó a Alemania como consecuencia de la táctica de tierra arrasada empleada por los húngaros[151][152]​ y «sin tropas y sin cumplir [con sus objetivos], porque el ejército se vio amenazado por el hambre y fue capturado por los húngaros en Viena».[150]​ Las hostilidades cesaron después de que Conrado cediera las tierras entre los ríos Lajta y Fischa a Hungría en el verano de 1031.[153]

Al mismo tiempo, surgieron disensiones entre la nación panoniana [Hungría] y los bávaros, por culpa de los bávaros[,] y, como resultado, el rey [Esteban] de Hungría hizo muchas incursiones y asaltos en el reino de los nóricos [es decir, de los bávaros]. Perturbado por este asunto, el emperador Conrado fue contra los húngaros con un gran ejército. Pero el rey [Esteban], cuyas fuerzas eran claramente insuficientes para hacer frente al emperador, confió solamente en la tutela del Señor, al que pidió con oraciones y ayunos proclamados a través de su reino entero. Puesto que el emperador no podía entrar en un reino tan fortificado con ríos y bosques, regresó [a Alemania], después de haber vengado suficientemente su herida con saqueos e incendios en las fronteras del reino; y su deseo era en —un momento más oportuno— completar las cosas que había comenzado. Sin embargo, su hijo, el rey Enrique, todavía un niño confiado al cuidado de Egilberto, obispo de Frisinga, [cuando] recibió un legado del rey [Esteban] que solició la paz; y únicamente con el consejo de los príncipes del reino, y sin el conocimiento de su padre, concedió el favor de la reconciliación.

Los hechos de Conrado II de Wipo de Borgoña.[154]

Últimos años (1031-1038)[editar]

Esteban en el funeral de su hijo Emerico (Crónica iluminada).

El obispo Arduino —biógrafo de Esteban— narró que el rey, cuyos hijos murieron en la infancia, «contenía su dolor por la muerte [de ellos] con el consuelo de contar con el amor de su hijo sobreviviente»,[155]Emerico.[156]​ No obstante, este príncipe cayó herido gravemente en un accidente de caza y murió en 1031.[130][152]​ Después del deceso de su hijo, el rey nunca pudo «recuperar completamente su salud anterior»,[157]​ según la Crónica iluminada.[156]​ Kristó escribió que esta anécdota preservada en las leyendas de Esteban —en la que el rey hizo vigilias y lavó los pies de pobres— está conectada con sus últimos años luego de la muerte de Emerico.[158]

La muerte de Emerico puso en peligro los avances de su padre para establecer un Estado cristiano en Hungría,[159]​ porque el primo de Esteban, el duque Basilio (Vazul) —quien era el principal pretendiente a la sucesión— era sospechoso de inclinarse hacia el paganismo.[160][161]​ Según los Anales de Altaich (Annales Altahenses), Esteban ignoró las demandas de su primo y nombró al hijo de su hermana, el veneciano Pedro Orseolo, como su heredero.[162][152]​ La misma fuente añade que Basilio fue capturado y cegado y sus tres hijos —Levente, Andrés (András) y Bela (Béla)— fueron expulsados del país.[162][163]​ Las leyendas de Esteban hablan que miembros de la corte intentaron asesinar al rey.[158]​ Según Kristó, estos documentos indican la participación activa de Basilio y mencionan su sentencia de mutilación.[158]​ Solo fuentes posteriores (como la Crónica iluminada) añaden que las orejas de Basilio fueron llenadas de plomo fundido.[158]

A juicio de algunos historiadores, las disposiciones del Segundo libro de leyes sobre la «conspiración contra el rey y el reino» implican que el texto fue promulgado después del complot infructuoso de Basilio contra Esteban.[86][164]​ Sin embargo, este razonamiento no ha sido aceptado por el resto de investigadores.[86]​ Györffy afirmó que el libro fue publicado aproximadamente en 1009 y no después de 1031.[165]​ Asimismo, discutió la autenticidad del decreto sobre los diezmos: según Györffy, fue aprobado durante el reinado de Esteban, pero Berend, Laszlovszky y Szakács dicen que «podría ser una adición posterior».[56][165]

Esteban murió el 15 de agosto de 1038[166]​ y fue enterrado en la basílica de Székesfehérvár.[162]​ Su reinado fue seguido por un largo período de guerras civiles, enfrentamientos religiosos y invasiones extranjeras.[167][168]​ La inestabilidad política terminó en 1077 cuando Ladislao, un nieto de Basilio, ascendió al trono.[169]

Familia[editar]

Esteban y su esposa Gisela en la fundación de una iglesia en Óbuda (Crónica iluminada).

Esteban se casó con Gisela, una hija del duque Enrique «el Pendenciero», que era sobrino del emperador Otón I.[170]​ La suegra de Esteban era Gisela de Borgoña, miembro de la dinastía güelfa.[28][171]​ Nacida alrededor de 985, Gisela era más joven que su marido y le sobrevivió 26 años después de su muerte.[28][171]​ Abandonó Hungría en 1045 y terminó sus días como abadesa de la abadía de Niedernburg en Passau en 1065.[171]

Aunque la Crónica Iluminada afirma que Esteban «engendró muchos hijos»,[172][173]​ solo dos de ellos —Otón y Emerico— son identificados por su nombre.[75]​ Otón —llamado así para conmemorar a Otón III— posiblemente antes de 1002,[75]​ pero murió cuando era niño.[173]

Emerico —quien recibió el nombre de su tío materno, emperador Enrique II— nació c. 1007.[75]​ Su Leyenda escrita a principios del siglo XII lo describe como un príncipe piadoso que conservó su castidad incluso durante su matrimonio.[173]​ Según Györffy, la esposa de Emerico era pariente del emperador bizantino Basilio II.[125]​ Su muerte prematura provocó a la serie de conflictos internos que condujeron al castigo de ceguera del duque Basilio y las guerras civiles.[130][174]

Sé obediente conmigo, hijo mío. Eres un niño, descendiente de padres acaudalados, vives entre almohadas suaves, has sido acariciado y educado en todo tipo de comodidades; no has tenido parte ni en los problemas de las campañas [militares] ni en los diversos ataques de los paganos en los que casi toda mi vida han ocurrido.

Admoniciones del rey Esteban a su hijo, Emerico.[136]

En el siglo XX surgió un debate en los círculos académicos sobre el origen de Ágata —esposa de Eduardo el Exiliado— e hipotetizaron que también era hija del rey Esteban.[175]​ Algunos libros renacentistas aseguraban que era hija o hermana de un «emperador Enrique» (probablemente Enrique II o Enrique III), pero los historiadores consideran poco probable que las crónicas medievales ignorasen esta información.[176]​ Los historiadores modernos Georgio Pray (Annales Regum Hungariae, 1764), Peter Frederik Suhm (Geschichte Dänmarks, Norwegen und Holsteins, 1777) e István Katona (Historia Critica Regum Hungariae, 1779) sugieren que era hija del hermano de Enrique II, Bruno —mencionado brevemente como beatae memoriae—, mientras que Dániel Cornides (Regum Hungariae, 1778) intentó armonizar las teorías alemanas y húngaras y ubicó a Ágata como hija de la hermana de Enrique II y esposa de Esteban, Gisela de Baviera.[177]​ Esta solución siguió siendo popular entre los eruditos en buena parte del siglo XX.[175][178][179]​ Gabriel Ronay argumenta que la tentadora idea de relacionar a Margarita de Escocia como la nieta de Esteban (ambos canonizados por la Iglesia católica) no explica por qué la muerte del rey desencadenó una crisis dinástica en Hungría o, al menos, la familia de Ágata no participó en esa disputa.[177]​ Si Esteban y Gisela fueran los padres, su descendencia habría tenido una derechos sobre la corona húngara, pero no hay indicios en fuentes húngaras de que alguno de los hijos del monarca le hubiera sobrevivido.[177]​ Asimismo, si las teorías que implican a Enrique II fueran ciertas, Ágata tenía más años que su marido Eduardo y, por tanto, era anciana en el momento del nacimiento de su último hijo, Edgar.[177]​ En conclusión, la mayoría de investigadores coinciden en no incluirla en el árbol genealógico de los dos emperadores teutones y el rey húngaro.[180][181]


La siguiente genealogía presenta los antepasados de Esteban I de Hungría y sus familiares mencionados en el artículo:[171][182]

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Gyula «el Viejo»
 
 
 
 
 
gran príncipe Taksony
 
 
una dama «cumana»*
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Enrique de Baviera
 
 
Gisela de Burgundia
 
Gyula «el Joven»
 
 
Sarolta
 
 
gran príncipe Géza
 
 
 
 
Miguel de Hungría
 
 
una princesa búlgara**
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
dos hijas
 
 
hija
 
 
dogo Ottone Orseolo
 
hija
 
Samuel Aba***
 
 
 
duque Basilio
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Gisela de Baviera
 
 
Esteban I
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Pedro Orseolo
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Otón
 
 
Emerico
 
princesa bizantina
 
* Una mujer de origen jazar, pechenego o búlgaro del Volga.
** Györffy menciona que ella podría pertenecer a la dinastía de los Cometopulos en Bulgaria.
*** Samuel Aba podría haber sido el hijo de la hermana de Esteban en lugar de su marido.

Legado[editar]

Fundador de Hungría[editar]

Esteban siempre ha sido considerado uno de los estadistas más importantes de la historia de Hungría.[183]​ Su principal logro fue el establecimiento de un Estado cristiano que aseguró la supervivencia de los húngaros en la cuenca cárpata, en contraste con los hunos, ávaros y otros pueblos que previamente habían ocupado el mismo territorio.[183]​ En esa misma línea, Bryan Cartledge concluye que el rey Esteban también le dio a su reino «cuarenta años de relativa paz y un reinado firme, pero ordinario».[184]

Sus sucesores, incluidos los descendientes del duque Basilio, estaban entusiasmados por resaltar su devoción por los logros de Esteban.[185]​ De acuerdo a la Crónica iluminada del siglo XIV, pese a que el hijo de Basilio, Andrés, llegó el poder gracias a una rebelión apoyada por los infieles, decidió prohibir los ritos paganos y declaró que sus súbditos «deberían vivir en todas las cosas que la ley del santo rey Esteban les había dicho».[185][186]​ En la Hungría medieval, las comunidades que reivindicaban un estatus privilegiado o intentaban preservar sus propias «libertades» frecuentemente defendían que el origen de ese carácter especial se atribuía al rey Esteban.[187]​ Por ejemplo, una carta de 1347 proveniente del pueblo de Táp y dirigida al rey Luis I menciona varias quejas contra la abadía de Pannonhalma, entre ellas que los impuestos que el abad pretendía cobrarles contradecían «la libertad que se les había concedido en tiempos del rey Esteban el Santo».[188]

Veneración[editar]

Retablo del rey Esteban dedicando su país a la Virgen María y nombrándola Patrona Hugariae en la catedral basílica de san Esteban en Székesfehérvár (1775).

El culto a Esteban apareció después del largo período de anarquía que caracterizó el gobierno de sus sucesores inmediatos.[189][190]​ Sin embargo, no hay evidencia de la veneración a Esteban antes de su canonización.[191]​ Por ejemplo, el primer miembro de la familia real que lleva su nombre, Esteban II, nació a principios del siglo XII.[192]

El proceso de canonización fue iniciado por el nieto del duque Basilio, el rey Ladislao I, quien consolidó su poder al capturar y encarcelar a su primo, Salomón.[193][194]​ Según el obispo Arduino, la canonización fue «decretada en una carta apostólica, por orden de la sede romana»,[195]​ lo que sugiere que la ceremonia fue permitida por el papa Gregorio VII.[196]​ El evento comenzó el 15 de agosto de 1083 en la tumba de Esteban, donde los creyentes realizaron tres días de ayuno y oración.[197]​ La leyenda dice que el ataúd no se pudo abrir hasta que el rey Ladislao liberó a Salomón de cautiverio en Visegrád.[197]​ Cuando esto ocurrió, muchos de los presentes recibieron de milagros de sanación, de acuerdo con las mismas leyendas.[194]​ El historiador Kristó atribuye las curaciones a una psicosis de masas o la decepción.[194]​ Las leyendas de Esteban también indican que sus restos «perfumados y embalsamados» se elevaron del cofre, el cual se llenó con «agua rosada», el 20 de agosto.[197]​ Ese mismo día, Emerico y el obispo de Csanád, Gerardo, también fueron canonizados.[198]

Un vez terminado el oficio de Vísperas al tercer día, todos esperaban los favores de la misericordia divina a través de [los] mérito[s] del hombre bendito; de repente, con Cristo visitando a sus masas, las señales de milagros salieron del cielo por toda la casa santa. Su multitud, que [en] aquella noche era demasiada para contar, trajo a la memoria la respuesta del Evangelio que el Salvador del mundo confió a Juan, quien preguntó a través de mensajeros si era el que iba a venir: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los lisiados se enderezan, los paralizados se curan...

La vida del santo rey Esteban de Hungría por Arduino.[199]

La primera leyenda de Esteban, la llamada Leyenda mayor, fue escrita entre 1077 y 1083.[6][200]​ Este manuscrito proporcionó un retrato idealizado del rey,[201]​ que dedicó a sí mismo y su reino a la Virgen María,[200]​ pero la Leyenda menor —compuesto alrededor de 1100[201]​ durante el reinado de Colomán— enfatizó la severidad de Esteban.[200]​ Una tercera leyenda, también redactada en la época del rey Colomán por el obispo Arduino, se basó en las dos leyendas mencionadas y fue aprobada en 1201 por el papa Inocencio III como la hagiografía oficial del santo.[200]​ Gábor Klaniczay argumentó que estos documentos «abrieron un nuevo capítulo en las leyendas de los gobernantes venerados como un género [literario]» y sugirió que un monarca puede alcanzar la santidad a través del «uso activo» de sus atributos reales.[202]​ Según los cánones de la Iglesia, Esteban fue el primer miles Christi («soldado de Cristo») triunfante entre los monarcas canonizados;[203]​ también el primero «rey confesor» que no sufrió algún martirio, en contraste con los monarcas anteriores.[204]

El culto a Esteban se extendió más allá de las fronteras de Hungría.[190]​ Inicialmente, era venerado principalmente en Scheyern y Bamberg, en Baviera, pero sus reliquias también fueron llevadas a Aquisgrán, Colonia, Montecassino y Namur.[190]​ Tras la liberación de Buda en manos de los turcos otomanos, el papa Inocencio XI difundió el culto del rey Esteban a toda la Iglesia católica romana en 1686 y declaró el 2 de septiembre su día de fiesta.[190][174]​ En 1969 la fiesta de Joaquín fue trasladada al 16 de julio[205]​ y el día festivo de Esteban cambió a la fecha que ocupaba Joaquín, el 16 de agosto, un día después del fallecimiento del rey.[206]​ Esteban es venerado como el santo patrón de Hungría[190]​ y considerado como el protector de reyes, albañiles, de picapredreros, canteros y los niños que sufren de enfermedades graves.[207]​ Su canonización fue reconocida por el patriarca ecuménico de Constantinopla Bartolomé I en el año 2000.[208]​ En el calendario de la Iglesia católica húngara, la fiesta de Esteban se observa el 20 de agosto, día en que sus reliquias fueron traducidas o trasladadas de una localidad a otra.[190]​ Además, un día de fiesta separado (30 de mayo) está dedicado a su «Santa Diestra».[190]

La «Santa Diestra»[editar]

La diestra o mano derecha de Esteban (en húngaro, Szent Jobb) se convirtió en un objeto de culto.[198][209]​ Un clérigo llamado Mercurio la robó, pero fue encontrada el 30 de mayo de 1184 en el condado de Bihar.[197]​ El robo de reliquias sagradas (furta sacra) fue un tema muy mencionado las biografías de los santos.[210]​ El obispo Arduino describió el descubrimiento de la mano derecha en uno de estos robos e incluyó aventuras y visiones alrededor de ella.[210]​ Una abadía erigida en el condado de Bihar (ahora en Szentjobb/Sâniob) fue nombrada después y dedicada a la veneración de la Santa Diestra.[198]

¿Por qué, hermanos, sus otros miembros se han desunido y, habiendo quedado su carne reducida a polvo, totalmente separados, solo la mano derecha, su piel y tendones adheridos a los huesos, conservaron la belleza [en su] totalidad? Supongo que la inescrutabilidad del juicio divino pretendía proclamar por la extraordinaria naturaleza de este hecho nada menos de que la obra de amor y dádiva supera la medida de todas las demás virtudes. [...] La mano derecha del bienaventurado estaba merecidamente exenta de putrefacción, porque siempre resurgió de la flor de la bondad, nunca estaba vacía para dar regalos y alimentar a los pobres.

La vida del santo rey Esteban de Hungría por Arduino.[211]

La Santa Diestra estuvo resguarda durante siglos en la abadía de Szentjobb, excepto durante la invasión mongola de 1241 y 1242 cuando fue trasladada a Ragusa (Dubrovnik) y regresó a Székesfehérvár en c. 1420.[209]​ Después de la ocupación otomana de los territorios centrales del Reino de Hungría a mediados del siglo XVI, fue custodiada en muchos lugares, como Bosnia, Ragusa y Viena, y devuelta a Hungría en 1771 cuando la reina María Teresa la donó al claustro de las hermanas de Loreto en Buda.[212]​ La reliquia estuvo en la capilla de san Segismundo del castillo de Buda entre 1900 y 1944, en una cueva cerca de Salzburgo en 1944 y 1945, y nuevamente con las hermanas de Loreto entre 1945 y 1950. Finalmente, desde 1950, la Santo Diestra ha permanecido en la basílica de san Esteban en Budapest.[212]​ Una procesión anual que exhibía la reliquia se instituyó en 1938 y continuó hasta 1950 cuando fue prohibida por el gobierno comunista, aunque se reanudó en 1988.[212]

Admoniciones[editar]

Según la Leyenda mayor del rey Esteban, el rey «compiló por su cuenta un libro para su hijo sobre la educación moral».[213]​ Esta obra ahora conocida como Admoniciones o De institutione morum[214]​ se conservó en manuscritos copiados a finales de la Edad Media.[63]​ Aunque los estudiosos discuten si realmente se puede atribuir al rey o un clérigo, la mayoría está de acuerdo en que se compuso en las primeras décadas del siglo XI.[63][215]

El argumento central de las Admoniciones es que la realeza está «inseparablemente conectada» con la fe católica.[63][215]​ Su autor enfatizó que un monarca está en la obligación de hacer donaciones a la Iglesia y consultar regularmente a sus prelados, pero también de aplicar castigos a los clérigos que «hacen el mal».[63]​ Una de sus ideas básicas era que un soberano debe cooperar con los «pilares de su gobierno», es decir, los prelados, aristócratas, ispán y guerreros.[215]

Mi queridísimo hijo, si deseas honrar a la corona real, te aconsejo, te recomiendo, te exhorto sobre todo a [que] manten[gas] la fe católica y apostólica con tanta diligencia y cuidado [para] que puedas ser un ejemplo a todos aquellos bajo tuyo Dios, y que todo el clero te puede llamar con razón un hombre de verdadera profesión cristiana. Si no lo haces, puedes estar seguro de que no serás llamado cristiano o hijo de la Iglesia. De hecho, en el palacio real, después de la fe misma, la Iglesia ocupa el segundo lugar, primero constituida y difundida por todo el mundo por sus miembros, los apóstoles y los santos padres. Y aunque ella siempre produjo nueva descendencia, [siempre se] considerada antigua. Sin embargo, querido hijo, incluso ahora en nuestro reino[,] la Iglesia es proclamada como joven y recién plantada; y por eso ella necesita guardianes más prudentes y dignos de confianza para [proteger] un beneficio que la misericordia divina nos ha concedido inmerecidamente [por culpa de la] destrucción y aniquilación a través de su ociosidad, indolencia o negligencia.

Admoniciones del rey Esteban a su hijo, Emerico.[216]

En las artes[editar]

Desde finales del siglo XIII Esteban ha sido un tema popular en la poesía húngara.[217]​ Las primeras composiciones fueron himnos religiosos que retrataron al rey santo como el «apóstol de los húngaros».[217]​ La poesía secular, especialmente los versos escritos para su día de fiesta, siguió un patrón similar y enfatizaban el papel de Esteban como el primer rey de Hungría.[217]​ Los poetas lo describieron como el símbolo de la identidad nacional, independencia y capacidad de la nación húngara para sobrevivir el cataclismo histórico del gobierno comunista entre 1949 y 1989.[217]

Un himno escrito a finales del siglo XVIII en el que elogia al rey como «estrella radiante de los húngaros» se sigue cantado en las iglesias.[217]Ludwig van Beethoven compuso la obertura El rey Esteban, o el Primer Benefactor de Hungría (König Stephan oder Ungarns erster Wohhtäter) para la inauguración de un teatro en Pest en 1812.[218]​ Según el músico James M. Keller, «[l]os unísonos descendentes que inician la Obertura del rey Esteban parecían prefigurar la apertura de la Novena sinfonía [...] [y] luego un tema posterior, introducido por flautas y clarinetes, parece casi una variación [...] de la famosa melodía “Oda a la alegría” del final de la Novena sinfonía».[218]​ El compositor húngaro Ferenc Erkel nombró István király («Rey Esteban») a su última ópera completa en 1885.[219]​ En 1938, Zoltán Kodály escribió una pieza coral llamada Ének Szent István Királyhoz («Himno al rey Esteban»).[220]​ En 1983, los cantantes Levente Szörényi y János Bródy compusieron una ópera rockIstván, a király («Esteban, el rey»)— basada en los primeros años de su reinado. Diecisiete años más tarde, en 2000, Szörényi presentó una secuela llamada Veled, Uram! («¡Usted, señor!»).[221]

Notas[editar]

  1. En latín, Sanctus Stephanus; en húngaro, Szent István király; en eslovaco, Svätý Štefan; en rumano, sfântul rege Ștefan; en alemán, Stephan I. der Heilige.[1]
  2. Štefan Veľký («Esteban el Grande») es la denominación habitual de los eslovacos.
  3. En las federación de tribus húngaras de los siglos IX y X, el término Gyula, Yula, Gula o Gila (dependiendo de la fuente) correspondía al título de uno de los líderes tribules, el segundo en orden de rango, de acuerdo a la bibliografía musulmana y bizantina;[11]​ pero las fuentes húngaras utilizan esta palabra como nombre personal (Gyyla, Geula, Gyla, Iula) y mencionan que Transilvania fue gobernada por una serie de príncipes con esta nomenclatura hasta la llegada de Esteban.[12]
  4. Según László, la clase dominante y la caballería armada del pueblo Árpad supuestamente era turca, pero los habitantes de los asentamientos eran en su mayoría húngaros.[21]​ Muchos estudiosos consideran que las teorías de László han sido refutadas por la evidencia genética[22]​ u opinan que solo reflejan la cultura de un determinado período histórico.[20]

Referencias[editar]

  1. Bak, János M (1997). «Stephan I. der Heilige». En Bautier, Robert-Henri; Bretscher-Gisiger, Charlotte. Stadt (Byzantinisches Reich) bis Werl. Lexikon des Mittelalters (en alemán) VIII. Múnich: Artemis/LexMA-Verlag. pp. 112-114. ISBN 3-89659-908-9. OCLC 164840171. 
  2. a b c d Györffy, 1994, p. 64.
  3. a b c d e f g h Kristó, 2001, p. 15.
  4. Berend, 2001, «Cap. 5», p. 381.
  5. a b c d e f g Gönz, 2004, p. 20.
  6. a b c Berend, Nora (2011). «Construcciones divergentes de la memoria real en el reino de Hungría (997-1038) en las leyes, las crónicas y la hagiografía». En Martínez Sopena, Pascual; Rodríguez López, Ana. La construcción medieval de la memoria regia. Valencia: Universitat de València. pp. 51-53. ISBN 978-8-437-08195-3. OCLC 775411013. 
  7. a b c VV.AA. «Stephen I». Encyclopædia Britannica (en inglés). Londres: Encyclopædia Britannica, Inc. Consultado el 29 de julio de 2008. 
  8. Kontler, 1999, p. 51.
  9. a b Berend, Laszlovszky y Szakács, 2007, p. 331.
  10. a b Bakay, Kornél (1999). «Hungary». En Reuter, Timothy. c. 900-c. 1024. The New Cambridge Medieval History (en inglés) III. Cambridge: Cambridge University Press. pp. 536-552. ISBN 978-0-521-36447-8. OCLC 612208441. 
  11. Márton, Alfréd (1994). «gyula». En Kristó, Gyula; Engel, Pál; Makk, Ferenc. Korai Magyar történeti lexikon (9-14. század) [Encyclopedia of the Early Hungarian History (9th–14th centuries)] (en húngaro). Budapest: Akadémiai Kiadó. ISBN 963-05-6722-9. OCLC 32052132. 
  12. Tóth, Sándor László; Szegfű, László (1994). «Gyula». En Kristó, Gyula; Engel, Pál; Makk, Ferenc. Korai Magyar történeti lexikon (9-14. század) [Encyclopedia of the Early Hungarian History (9th–14th centuries)] (en húngaro). Budapest: Akadémiai Kiadó. ISBN 963-05-6722-9. OCLC 32052132. 
  13. a b Györffy, 1994, p. 44.
  14. Sălăgean, 2005, p. 147.
  15. Wortley, John (trad.) (2010). «Cap. 11.5». John Skylitzes: a synopsis of Byzantine history, 811–1057 (en inglés). Cambridge: Cambridge University Press. p. 231. ISBN 978-0-521-76705-7. OCLC 816038180. 
  16. Engel, 2001, p. 24.
  17. Kristó y Makk, 1996, p. 28.
  18. Györffy, 1994, p. 46.
  19. a b c d Engel, 2001, p. 27.
  20. a b c d e f Györffy, 1994, p. 78.
  21. László, Gyula (2005) [1988]. Árpád népe [The people of Árpád] (en húngaro). Budapest: Helikon. p. 3. ISBN 978-9-632-08915-7. OCLC 317793114. 

    Árpád népének uralkodó osztálya és lovashadserege feltehetően török volt, szállásterületük helynevei nagyrészt magyarok.

  22. Csányi, B; Bogácsi-Szabó, E; Tömöry, G; Czibula, Á; Priskin, K; Csõsz, A; Mende, B; Langó, P; Csete, K; Zsolnai, A; Conant, EK; Downes, CS; Raskó, I (1 de julio de 2008). «Y-chromosome analysis of ancient Hungarian and two modern Hungarian-speaking populations from the Carpathian Basin». Annals of Human Genetics (en inglés) (Cambridge: Cambridge University Press) 72 (4): 519-534. ISSN 1469-1809. OCLC 438203811. PMID 18373723. doi:10.1111/j.1469-1809.2008.00440.x. 
  23. a b Berend, Laszlovszky y Szakács, 2007, p. 329.
  24. a b c d Kristó, 2001, p. 16.
  25. a b Berend, 2001, «Cap. 4», p. 381.
  26. Györffy, György (1983). István király és műve [King Stephen and his work] (en húngaro). Budapest: Gondolat Könyvkiadó. p. 132. ISBN 978-9-632-80360-9. OCLC 4907221. 
  27. Györffy, 1994, pp. 79-80.
  28. a b c d e Kristó, 2001, p. 17.
  29. a b Steinhübel, 2011, p. 19.
  30. Lukačka, 2011, p. 31.
  31. Kristó, 2001, pp. 16-17.
  32. a b c d Molnár, 2001, p. 20.
  33. a b Györffy, 1994, p. 81.
  34. a b c Kristó, 2001, p. 18.
  35. a b c Lukačka, 2011, p. 33.
  36. a b c d Györffy, 1994, p. 83.
  37. a b c Kristó, Gyula (2001). «Koppány leverése» [Koppány's defeat]. Szent István király [King Saint Stephen] (en húngaro). Budapest: Neumann Kht./Magyar Elektronikus Könyvtár. Consultado el 17 de agosto de 2013. 
  38. Kontler, 1999, pp. 52-53.
  39. Engel, 2001, p. 30.
  40. Kristó, 2001, pp. 18-19.
  41. a b c Cartledge, 2011, p. 11.
  42. a b c d e Kristó, 2001, p. 19.
  43. a b c d e Hanák, Péter; Frank, Tibor; Sugar, Peter F (1994). A history of Hungary (en inglés). Bloomington: Indiana University Press. p. 17. ISBN 978-0-253-35578-2. OCLC 20998201. 
  44. Györffy, 1994, pp. 83-84.
  45. a b Györffy, 1994, p. 84.
  46. VV.AA., 1970, «Cap. 39.64», p. 105.
  47. Kristó, Gyula (1999). Az államalapítás korának írott forrásai [The written sources of the age of the foundation of the state] (en húngaro) (15). Szeged: Szegedi Középkortörténeti Könyvtár. pp. 37-41. ISBN 963-482-393-9. OCLC 44831065. 
  48. Györffy, 1994, pp. 63, 83.
  49. Engel, 2001, p. 39.
  50. Györffy, 1994, p. 63.
  51. Veszprémy, László; Schaer, Frank; Szűcs, Jenő, eds. (1999). Simon of Kéza: the deeds of the Hungarians (en inglés). Budapest: Central European University Press. ISBN 963-9116-31-9. OCLC 163502123. 

    Post hæc venit Hunt et Pazman, duo fratres carnales, milites coridati orti de Svevia. Hi enim passagium per Hungariam cum suis militibus facientes ultra mare ire intendebant. Qui detenti per ducem Geicham, tandem sanctum regem Stephanum in flumine Goron Teutonico more gladio militari accinxerunt.

  52. Lukačka, 2011, pp. 32-33.
  53. a b Kontler, 1999, p. 53.
  54. Györffy, 1994, p. 85.
  55. Györffy, 1994, pp. 85-86.
  56. a b Berend, Laszlovszky y Szakács, 2007, p. 351.
  57. a b Thoroczkay, 2001, p. 52.
  58. a b c Warner, 2001, «Cap. 29», p. 193.
  59. Thoroczkay, 2001, pp. 52-54.
  60. Kristó, 2001, p. 20.
  61. Kristó, 2001, p. 21.
  62. a b c d Engel, 2001, p. 28.
  63. a b c d e f g h Berend, Laszlovszky y Szakács, 2007, p. 343.
  64. a b Kristó, 2001, p. 22.
  65. a b c Györffy, 1994, p. 96.
  66. Emerton, Ephraim (trad.) (1990) [1932]. «Pope Gregory VII's letter to King Solomon of Hungary, claiming suzerainty over that kingdom». The correspondence of Pope Gregory: selected letters from the registrum (en inglés). Nueva York: Columbia University Press. pp. 48-49. ISBN 978-0-231-09627-0. OCLC 298105148. 
  67. a b c d e Makk, 2001, p. 45.
  68. Bak et al., 1999, «Preface, by Stephen I», p. 1.
  69. Kristó, 2001, pp. 22-23.
  70. Bertényi, Iván (2013). «Királykoronázások és temetések Székesfehérváron». Rubicon (en húngaro). Budapest: Árpád Rácz. p. 10. Archivado desde el original el 12 de noviembre de 2016. Consultado el 26 de enero de 2017. 
  71. a b c d Gönz, 2004, p. 21.
  72. Györffy, 1994, p. 98.
  73. a b c Györffy, 1994, p. 97.
  74. Makk, 2001, p. 41.
  75. a b c d Kristó, 2001, p. 23.
  76. a b Thoroczkay, 2001, p. 54.
  77. Thoroczkay, 2001, p. 53.
  78. a b Kontler, 1999, p. 54.
  79. a b c d Thoroczkay, 2001, p. 58.
  80. Berend, Laszlovszky y Szakács, 2007, p. 336.
  81. Thoroczkay, 2001, pp. 55-57.
  82. Cartledge, 2011, p. 14.
  83. Berend, Laszlovszky y Szakács, 2007, pp. 331, 333.
  84. Berend, Laszlovszky y Szakács, 2007, p. 333.
  85. Berend, Laszlovszky y Szakács, 2007, p. 334.
  86. a b c d Györffy, 1994, p. 135.
  87. Cartledge, 2011, p. 15.
  88. Bak et al., 1999, «Title XII, by Stephen I», p. 4.
  89. VV.AA., 1970, «Cap. 40.65», p. 105.
  90. a b c d e Kristó, 2001, p. 24.
  91. Sălăgean, 2005, pp. 150-151.
  92. a b c Curta, 2001, p. 145.
  93. Curta, 2001, p. 146.
  94. Warner, 2001, «Cap. 8.4», p. 363-364.
  95. Knoll, Paul W; Schaer, Frank (2003). The deeds of the Princes of the Poles (en inglés) (3). Budapest: Central European University Press. ISBN 963-9241-40-7. OCLC 213305663. 
  96. a b c d Györffy, 1994, p. 142.
  97. a b Steinhübel, 2011, pp. 19-21.
  98. Györffy, 1994, pp. 107-108, 142.
  99. VV.AA., 1970, «Cap. 41.66», p. 105.
  100. a b Lenkey, 2003, p. 37.
  101. Györffy, 1994, p. 91.
  102. Miladinov, Marina (2013). «Life of the Five Brethren by Bruno of Querfurt». En Klaniczay, Gábor; Gaşpar, Cristian; Miladinov, Marina. Saints of the Christianization age of Central Europe (Tenth-Eleventh Centuries). Central European Medieval Texts (en inglés) VI. Budapest: Central European University Press. pp. 183-314. ISBN 978-615-5225-20-8. OCLC 823738665. 
  103. Lenkey, 2003, pp. 38-39.
  104. Györffy, 1994, p. 187.
  105. a b c Thoroczkay, 2001, p. 60.
  106. Lenkey, 2003, p. 39.
  107. Györffy, 1994, p. 108.
  108. Engel, 2001, p. 22.
  109. a b Thoroczkay, 2001, p. 61.
  110. Engel, 2001, p. 29.
  111. Kristó y Makk, 1996, p. 63.
  112. a b Engel, 2001, pp. 40, 85.
  113. a b Engel, 2001, pp. 40-41.
  114. a b c Györffy, 1994, p. 119.
  115. Engel, 2001, p. 41.
  116. Györffy, 1994, p. 140.
  117. Tellenbach, Gerd; Reuter, Timothy (trad.) (1993). The Church in Western Europe from the Tenth to the early Twelfth Century (en inglés). Cambridge: Cambridge University Press. p. 55. ISBN 978-0-521-43105-7. OCLC 25631497. 
  118. Györffy, 1994, p. 133.
  119. Györffy, 1994, p. 144.
  120. a b Kristó, 2003, p. 71.
  121. Lenkey, 2003, p. 88.
  122. a b Makk, Ferenc (1993). Magyar külpolitika (896–1196) [Hungarian Foreign Policy (896–1196)] (en húngaro) (2). Szeged: Szegedi Középkorász Műhely. pp. 48-49. ISBN 963-04-2913-6. OCLC 35123835. 
  123. a b c Györffy, 1994, p. 143.
  124. Györffy, 1994, pp. 145-146.
  125. a b c d Györffy, 1994, p. 146.
  126. a b Kristó, 2003, p. 72.
  127. a b c Butler, Cumming y Burns, 1998, p. 159.
  128. Györffy, 1994, pp. 146, 151.
  129. Engel, 2001, p. 43.
  130. a b c d e f Cartledge, 2011, p. 16.
  131. Györffy, 1994, pp. 147, 151.
  132. a b c Györffy, 1994, p. 148.
  133. a b Györffy, 1994, p. 147.
  134. Györffy, 1994, p. 150.
  135. France, John; Bulst, Neithard (trad.); Reynolds, Paul (trad.), eds. (2002). «Cap. 3.1.2». Rodulfus Glaber Opera: The Five Books of the Histories. Oxford medieval texts (en inglés). Oxford: Oxford University Press. p. 97. ISBN 0-19-822241-6. OCLC 252652967. 
  136. a b c Kristó, 2001, p. 28.
  137. a b Györffy, 1994, p. 160.
  138. Györffy, 1994, p. 110.
  139. Berend, Laszlovszky y Szakács, 2007, p. 352.
  140. a b Curta, 2001, p. 40.
  141. Györffy, 1994, p. 101.
  142. a b Curta, 2001, p. 142.
  143. Thoroczkay, 2001, p. 62.
  144. Wolfram y Kaiser, 2006, p. 40.
  145. a b Wolfram y Kaiser, 2006, p. 187.
  146. a b Lenkey, 2003, p. 90.
  147. a b Wolfram y Kaiser, 2006, pp. 197-198.
  148. a b Györffy, 1994, p. 149.
  149. Kristó, 2003, p. 74.
  150. a b Wolfram y Kaiser, 2006, p. 231.
  151. Kristó, 2003, pp. 74-75.
  152. a b c Gönz, 2004, p. 22.
  153. Györffy, 1994, pp. 149-150.
  154. Mommsen, Theodor E (trad.); Morrison, Karl F (trad.); Benson, Robert L, eds. (2000). «Cap. XXVI». The Deeds of Conrad II (Wipo). Imperial lives and letters of the Eleventh Century (en inglés). Nueva York: Columbia University Press. pp. 85-86. ISBN 978-0-231-12121-7. OCLC 43481817. 
  155. Berend, 2001, «Cap. 19», p. 390.
  156. a b Kristó y Makk, 1996, p. 48.
  157. VV.AA., 1970, «Cap. 45.69», p. 107.
  158. a b c d Kristó, 2001, p. 32.
  159. Györffy, 1994, p. 169.
  160. Kontler, 1999, pp. 58-59.
  161. Gönz, 2004, pp. 22-23.
  162. a b c Györffy, 1994, p. 170.
  163. Gönz, 2004, p. 23.
  164. Bak et al., 1999, «Title XIX, by Stephen II», p. 11.
  165. a b Györffy, 1994, p. 136.
  166. Guiley, 2001, p. 136.
  167. Engel, 2001, pp. 29-32.
  168. Molnár, 2001, pp. 25-27.
  169. Molnár, 2001, p. 27.
  170. Engel, 2001, p. 26.
  171. a b c d Veszprémy, László (1994). «Gizella». En Kristó, Gyula; Engel, Pál; Makk, Ferenc. Korai Magyar történeti lexikon (9-14. század) [Encyclopedia of the Early Hungarian History (9th–14th centuries)] (en húngaro). Budapest: Akadémiai Kiadó. pp. 236-237. ISBN 963-05-6722-9. OCLC 32052132. 
  172. VV.AA., 1970, «Cap. 38.63», p. 104.
  173. a b c Györffy, 1994, p. 168.
  174. a b Butler, Cumming y Burns, 1998, p. 160.
  175. a b Lauder-Frost, Gregory (septiembre de 2002). «Agatha - The Ancestry Dispute». The Scottish Genealogist (en inglés) (Edinburgo: Scottish Genealogy Society) XLIX (3): 71-72. ISSN 0300-337X. 
  176. Freeman, EA (1877). The History of the Norman Conquest of England: its causes and its results (en inglés) (Tercera edición). Oxford: Clarendon Press. pp. 668-673. OCLC 3816762. 
  177. a b c d Ronay, Gabriel (1989). The lost King of England: the East European adventures of Edward the Exile (en inglés). Woodbridge: Boydell Press. pp. 109-121. ISBN 0-85115-541-3. OCLC 20168506. 
  178. Fest, Sándor (1938). «The sons of Edmund Ironside Anglo-Saxon King at the Court of St. Stephen». Archivum Europae Centro-Orientalis (en inglés) (Budapest: Sárkány-nyomda) 4: 115-145. ISSN 0200-9080. 
  179. Andrews Moriarty, G (1952). «Agatha, wife of the Atheling Eadward». The New England Historical and Genealogical Register (en inglés) (Boston: New England Historic Genealogical Society) 106: 52-60. ISSN 0028-4785. 
  180. Jetté, R (1996). «Is the mystery of the origin of Agatha, wife of Edward the Exile finally solved?». The New England Historical and Genealogical Register (en inglés) (Boston: New England Historic Genealogical Society) 150: 417-432. ISSN 0028-4785. 
  181. Guido, Michael Anne; Ravilious, John P (2012). «From Theophanu to St. Margaret of Scotland: a study of Agatha's ancestry». Foundations (en inglés) (Chobham: Foundation for Medieval Genealogy) 4: 81-121. ISSN 1479-5078. 
  182. Kristó y Makk, 1996, pp. 17, Appendices 1–2.
  183. a b Kristó y Makk, 1996, p. 51.
  184. Cartledge, 2011, p. 17.
  185. a b Lenkey, 2003, p. 106.
  186. VV.AA., 1970, «Cap. 60.86», p. 113.
  187. Tringli, 2001, p. 129.
  188. Tringli, 2001, p. 139.
  189. Magyar, Zoltán (1996). Szent István a magyar kultúrtörténetben [Saint Stephen in the History of Hungarian Arts] (en húngaro). Budapest: Helikon Kiadó. p. 24. ISBN 963-208-401-2. OCLC 39539424. 
  190. a b c d e f g Diós, István. «Szent István király» [King Saint Stephen]. A szentek élete (en húngaro). Budapest: Szent István Társulat. Consultado el 18 de agosto de 2013. 
  191. Klaniczay y Pálmai, 2002, p. 127.
  192. Klaniczay y Pálmai, 2002, p. 129.
  193. Engel, 2001, pp. 32-33.
  194. a b c Kristó, 2001, p. 35.
  195. Berend, 2001, «Cap. 24», p. 393.
  196. Klaniczay, 2002, p. 125.
  197. a b c d Klaniczay, 2002, p. 124.
  198. a b c Engel, 2001, p. 33.
  199. Berend, 2001, «Cap. 24», pp. 393-394.
  200. a b c d Berend, Nora (2001). «Introduction to Hartvic, Life of King Stephen of Hungary». En Head, Thomas. Medieval hagiography: an anthology (en inglés). Nueva York: Routledge. pp. 375-377. ISBN 0-415-93753-1. OCLC 47282793. 
  201. a b Györffy, 1994, p. 90.
  202. Klaniczay, 2002, p. 136.
  203. Klaniczay, 2002, p. 134.
  204. Klaniczay, 2002, p. 16.
  205. Congregatio Sacrorum Rituum, 1969, pp. 98, 135.
  206. Congregatio Sacrorum Rituum, 1969, pp. 100, 137.
  207. Guiley, 2001, p. 314.
  208. Papp, Tamás (21 de agosto de 2005). «Az ortodox egyház is szentként tiszteli: Országalapító királyunk és a keleti hagyományok kapcsolatáról» [Venerated also by the Orthodox Church: on the connections between our king founding our state and the Oriental traditions]. Új Ember (en húngaro) (Budapest: Magyar Katolikus Egyház) (LXI): 34-35. ISSN 1418-1657. Archivado desde el original el 29 de abril de 2014. Consultado el 19 de agosto de 2013. 
  209. a b Csorba, Csaba (2004). Szentjobb vára [Castle of Szentjobb] (en húngaro). Bihor: A Hajdú-Bihar Megyei Önkormányzat Hajdú-Bihar Megyei Múzeumok Igazgatósága. p. 7. ISBN 963-7194-15-0. OCLC 909970020. 
  210. a b Klaniczay, 2002, p. 146.
  211. Berend, 2001, «Cap. 27», p. 396.
  212. a b c «A Szent Jobb története» [History of the Holy Dexter]. Szent István Bazilika: Történet (en húngaro). Budapest: Szent István Bazilika. 1991. Consultado el 19 de agosto de 2013. 
  213. Györffy, 1994, pp. 166-167.
  214. Györffy, 1994, p. 166.
  215. a b c Györffy, 1994, p. 167.
  216. O'Malley, Vincent J (1995). Saintly companions: a cross-reference of sainted relationships (en inglés). Nueva York: Alba House. pp. 46-47. ISBN 0-8189-0693-6. OCLC 31865799. 
  217. a b c d e Pomogáts, Béla (2000). «St. Stephen in Hungarian poetry». Kisebbségkutatás/Minorities' research (en inglés) (Budapest: Lucidus Kiadó) 9 (3). Archivado desde el original el 3 de octubre de 2014. Consultado el 13 de febrero de 2015. 
  218. a b Keller, James M (2013). «Beethoven: Overture to King Stephen, Opus 117». San Francisco Symphony (en inglés). San Francisco: autopublicada. Archivado desde el original el 21 de enero de 2014. Consultado el 13 de febrero de 2015. 
  219. Bóka, Gábor (13 de agosto de 2013). «István király – a kottától az operáig» [King Stephen – from sheet music to the opera]. Opera-Világ (en inglés). Budapest: autopublicada. Consultado el 17 de febrero de 2015. 
  220. Breuer, János (1982). Kodály-kalauz (en húngaro). Budapest: Zeneműkiadó. pp. 293, 318. ISBN 0-328-47359-6. OCLC 10276503. 
  221. Rechtenwald, Christopher (18 de abril de 2012). «Veled, Uram! Izgalmas királydráma a Tháliában» [You, Sir! King of the exciting drama Thalia Theatre?]. Viva la Musical (en húngaro). Budapest: autopublicada. Consultado el 17 de febrero de 2015. 

Bibliografía consultada[editar]

Fuentes primarias[editar]

  • Bak, János M (trad.); Bónis, György (trad.); Ross Sweeney, James (trad.); Czizmadia, Andor; Domonkos, Leslie S, eds. (1999). «The laws of King Stephen I (1000–1038)». 1000–1301. The laws of the medieval Kingdom of Hungary (en inglés) I (Segunda edición). Idyllwild: Charles Schlacks, Jr. Publishers. pp. 1-11. ISBN 1-884445-29-2. OCLC 495379882. LCC 8910492. 
  • Berend, Nora (trad.) (2001). «Hartvic, life of King Stephen of Hungary». En Head, Thomas. Medieval hagiography: an anthology (en inglés). Nueva York: Routledge. pp. 378-398. ISBN 0-415-93753-1. OCLC 47282793. 
  • Congregatio Sacrorum Rituum, ed. (1969). Calendarium Romanum (en latín). Ciudad del Vaticano: Libreria Editrice Vaticana. OCLC 2461164. 
  • Warner, David A (trad.) (2001). Ottonian Germany: The Chronicon of Thietmar of Merseburg (en inglés). Manchester: Manchester University Press. ISBN 0-7190-4926-1. OCLC 45879715. 
  • VV.AA. (1970). Dercsényi, Dezső, ed. The Hungarian Illuminated Chronicle: Chronica de Gestis Hungarorum (en inglés). Corvina: Taplinger Publishing. ISBN 0-8008-4015-1. OCLC 110699. 

Fuentes secundarias[editar]

  • Berend, Nora; Laszlovszky, József; Szakács, Béla Zsolt (2007). «The kingdom of Hungary». En Berend, Nora. Christianization and the rise of Christian monarchy: Scandinavia, Central Europe and Rus', c. 900–1200 (en inglés). Cambridge: Cambridge University Press. pp. 319-368. ISBN 978-0-521-87616-2. OCLC 166315025. 
  • Butler, Alban; Cumming, John; Burns, Paul (1998). August. Butler's Lives of the Saints (en inglés) VIII. Tunbridge Wells: Burns and Oates. ISBN 0-86012-257-3. OCLC 499314441. 
  • Cartledge, Bryan (2011). The will to survive: a history of Hungary (en inglés). Londres: C. Hurst. ISBN 978-1-84904-112-6. OCLC 729834718. 
  • Curta, Florin (2001). «Transylvania around AD 1000». En Urbańczyk, Przemysław. Europe around the year 1000 (en inglés). Varsovia: Wydawnictwo DIG/Instytut Archeologii i Etnologii (Polska Akademia Nauk). pp. 141-165. ISBN 83-7181-211-6. OCLC 49579402. 
  • Engel, Pál (2001). The realm of St Stephen: a history of medieval Hungary, 895–1526 (en inglés). Nueva York: I.B. Tauris Publishers. ISBN 1-86064-061-3. OCLC 56676014. 
  • Guiley, Rosemary Ellen (2001). The Encyclopedia of Saints (en inglés). Nueva York: Infobase Publishing. ISBN 1-4381-3026-0. OCLC 607553700. 
  • Gönz, László (2004). Madžari: kratka zgodovina Madžarov [Magyars: a brief history of the Hungarians] (en esloveno). Murska Sobota: Franc-Franc. ISBN 961-219-077-1. OCLC 443317586. 
  • Györffy, György (1994). King Saint Stephen of Hungary. East European monographs (en inglés) (403). Highland Lakes: Atlantic Research and Publications. ISBN 0-88033-300-6. OCLC 31457119. 
  • Klaniczay, Gábor; Pálmai, Eva (trad.) (2002). Holy rulers and blessed princes: dynastic cults in medieval Central Europe (en inglés). Cambridge: Cambridge University Press. ISBN 0-521-42018-0. OCLC 46769689. 
  • Kontler, László (1999). Millennium in Central Europe: a history of Hungary (en inglés). Budapest: Atlantisz Publishing House. ISBN 963-9165-37-9. OCLC 247222583. 
  • Kristó, Gyula; Makk, Ferenc (1996). Az Árpád-ház uralkodói [Rulers of the House of Árpád] (en húngaro). Budapest: I.P.C. Könyvek. ISBN 963-7930-97-3. OCLC 48018660. 
  • Kristó, Gyula (2001). «The life of King Stephen the Saint». En Zsoldos, Attila. Saint Stephen and his country: a newborn kingdom in Central Europe – Hungary (en inglés). Budapest: Lucidus Kiadó. pp. 15-36. ISBN 963-86163-9-3. OCLC 49936436. 
  • Kristó, Gyula (2003). Háborúk és hadviselés az Árpádok korában [Wars and Tactics under the Árpáds] (en húngaro). Szeged: Szukits Könyvkiadó. ISBN 963-9441-87-2. OCLC 909204892. 
  • Lenkey, Zoltán (2003). «Szent István» [Saint Stephen]. En Szentpéteri, József. Szent István és III. András [Saint Stephen and Andrew III] (en húngaro). Budapest: Kossuth Kiadó. pp. 5-118. ISBN 963-09-4461-8. OCLC 55962424. 
  • Lukačka, Ján (2011). «The beginnings of the nobility in Slovakia». En Teich, Mikuláš; Kováč, Dušan; Brown, Martin D. Slovakia in history (en inglés). Cambridge: Cambridge University Press. pp. 30-37. ISBN 978-0-521-80253-6. OCLC 639940801. 
  • Makk, Ferenc (2001). «On the foreign policy of Saint Stephen». En Zsoldos, Attila. Saint Stephen and his country: a newborn kingdom in Central Europe – Hungary (en inglés). Budapest: Lucidus Kiadó. pp. 37-48. ISBN 963-86163-9-3. OCLC 49936436. 
  • Molnár, Miklós (2001). A concise history of Hungary (en inglés). Cambridge: Cambridge University Press. ISBN 978-0-521-66736-4. OCLC 44128414. 
  • Sălăgean, Tudor (2005). «Romanian society in the Early Middle Ages (9th–14th Centuries AD)». En Pop, Ioan-Aurel; Bolovan, Ioan. History of Romania: compendium (en inglés). Cluj-Napoca: Romanian Cultural Institute (Center for Transylvanian Studies). pp. 133-207. ISBN 978-973-7784-12-4. OCLC 123906375. 
  • Steinhübel, Ján (2011). «The Duchy of Nitra». En Teich, Mikuláš; Kováč, Dušan; Brown, Martin D. Slovakia in history (en inglés). Cambridge: Cambridge University Press. pp. 15-29. ISBN 978-0-521-80253-6. OCLC 639940801. 
  • Thoroczkay, Gábor (2001). «The dioceses and bishops of Saint Stephen». En Zsoldos, Attila. Saint Stephen and his country: a newborn kingdom in Central Europe – Hungary (en inglés). Budapest: Lucidus Kiadó. pp. 49-68. ISBN 963-86163-9-3. OCLC 49936436. 
  • Tringli, István (2001). «The liberty of the Holy King: Saint Stephen and the holy kings in the Hungarian legal heritaga». En Zsoldos, Attila. Saint Stephen and his country: a newborn kingdom in Central Europe – Hungary (en inglés). Budapest: Lucidus Kiadó. pp. 127-179. ISBN 963-86163-9-3. OCLC 49936436. 
  • Wolfram, Herwig; Kaiser, Denise A (2006). Conrad II, 990–1039: emperor of three kingdoms (en inglés). State College: The Pennsylvania State University Press. ISBN 0-271-02738-X. OCLC 62878692. 

Enlaces externos[editar]