Salpingoclasia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La salpingoclasia (compárese con ligadura de trompas) es un método anticonceptivo femenino que antiguamente no era reversible, en el cual se liga y se secciona la tuba uterina para evitar el encuentro del espermatozoide con el óvulo, e impedir así la fecundación y el embarazo.[cita requerida]

Cabe destacar que este método no provoca efectos adversos a la salud femenina ni alteraciones en su sexualidad, y que tampoco interfiere en absoluto con los procesos de producción de hormonas en su organismo.[cita requerida]

Sin embargo, se debe pensar dos veces antes de realizar esta intervención quirúrgica, debido a que es definitiva, y solo es de hasta 80%, dependiendo del método quirúrgico empleado.[cita requerida]

Hay dos técnicas para realizar la salpingoclasia: minilaparotomía y laparoscopía; la primera consiste en hacer una pequeña incisión en el mos. Para poner en práctica el segundo procedimiento, se requiere introducir dióxido de carbono o gas de óxido nitroso para crear un espacio entre intestinos y abdomen. Después, se incorpora por debajo del ombligo un fino aparato llamado laparoscopio, que es un tubo delgado (del tamaño de una pluma estilográfica) de acero inoxidable, provisto de fibra óptica, que ilumina la zona y que proporciona al médico una buena visión de los órganos pélvicos. Debajo de la primera incisión se practica otra del mismo tamaño, para introducir instrumentos que cortan y que coagulan las trompas mediante corriente eléctrica.[cita requerida]

Cabe destacar que, con los laparoscopios más recientes, sólo se necesita hacer una incisión, la cual le permite al cirujano observar los órganos pélvicos y efectuar la intervención al mismo tiempo; además, como ventaja adicional, el proceso es breve, y prácticamente no deja cicatrices visibles.[cita requerida]

Ahora bien, es importante saber que la ligadura de trompas posee un índice de fracaso igual o menor al 1%, pues se ha visto que en ciertos casos se restablece conexión de los conductos, lo que habitualmente se debe a errores durante la cirugía o a haber usado equipo médico defectuoso.[cita requerida]

Por otra parte, no debe pasarse por alto otra cuestión que suele ser motivo de inquietud y duda entre las mujeres: la posibilidad de restaurar las trompas para volver a embarazarse. En estos casos puede efectuarse la llamada cirugía reversible, pero debe tenerse presente que la mayoría de las veces no devuelve la fertilidad. También hay un 25 por ciento de probabilidades de que la mujer revierta la ligadura de las trompas de Falopio, con lo que se obtienen resultados positivos, y puede ser de hasta un 80%, según el método quirúrgico empleado.[cita requerida]