Salmo 10

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Salmo 10
«
  • Psalm 9b
  • "Ut quid Domine recessisti"
»
Elzevir bible.jpg

El Salmo 10 es el décimo salmo del Libro de los Salmos , generalmente conocido en inglés por su primer verso, en la versión de la Biblia del rey Jacobo : "¿Por qué te apartas, oh SEÑOR? ¿Por qué te escondes en tiempos de angustia?" En la Septuaginta griega y la Vulgata latina , no se trata de un salmo individual sino de la segunda parte del salmo 9, " Ut quid Domine recessisti ".  Estos dos salmos consecutivos tienen la forma de un solo poema hebreo acróstico . En comparación con el Salmo 9, el Salmo 10 se centra más en la condición individual que en la humana. [1]

El salmo es una parte regular de las liturgias judías , católicas , anglicanas y protestantes.

Texto[editar]

Versión de la Biblia del rey Jacobo[editar]

  1. ¿Por qué estás lejos, oh SEÑOR? ¿Por qué te escondes en tiempos de angustia?
  2. Los malvados en su orgullo persiguen a los pobres: déjelos llevar por los dispositivos que han imaginado.
  3. Porque el impío se jacta del deseo de su corazón, y bendice a los codiciosos, a los que aborrece Jehová.
  4. Los malvados, por el orgullo de su semblante, no buscarán a Dios: Dios no está en todos sus pensamientos.
  5. Sus caminos son siempre penosos; Tus juicios están muy lejos de su vista: en cuanto a todos sus enemigos, él los resopla.
  6. Él ha dicho en su corazón: No seré conmovido, porque nunca estaré en la adversidad.
  7. Su boca está llena de maldiciones, engaños y fraudes: debajo de su lengua hay travesuras y vanidades.
  8. Se sienta en los lugares al acecho de las aldeas: en los lugares secretos asesina a los inocentes: sus ojos están en secreto en contra de los pobres.
  9. Miente en secreto como un león en su guarida: acecha para atrapar a los pobres: atrapa a los pobres cuando lo arrastra a su red.
  10. Se agacha y se humilla, para que los pobres caigan por sus fuertes.
  11. Él ha dicho en su corazón: Dios lo ha olvidado: esconde su rostro; él nunca lo verá.
  12. Levántate, oh SEÑOR; Oh Dios, levanta tu mano: no olvides a los humildes.
  13. ¿Por qué los impíos condenan a Dios? Él ha dicho en su corazón: No lo requerirás.
  14. Lo has visto; porque te das cuenta de la travesura y el rencor, para recompensarlo con tu mano: el pobre se compromete contigo; Tú eres el ayudante de los huérfanos.
  15. Rompe el brazo del impío y del impío; busca su maldad hasta que no la encuentres.
  16. El SEÑOR es Rey por los siglos de los siglos: los paganos han perecido de su tierra.
  17. SEÑOR, has oído el deseo de los humildes: prepararás su corazón, harás que tu oído oiga:
  18. Para juzgar a los huérfanos y a los oprimidos, para que el hombre de la tierra no pueda oprimir más.

Contexto[editar]

El Salmo 8 tiene al hombre con un lugar especial en la creación. En contraste, ambos salmos 9 y 10 terminarán con declaraciones del hombre con una luz más negativa en los versos finales de cada uno. El Salmo 9 cierra con la fase "Ponlos en temor, Señor: para que las naciones se sepan a sí mismas como hombres, selah" Salmo 9:20  y Salmo 10:18 cierra el Salmo 10 con "... que el el hombre de la tierra ya no puede oprimir ... ".  Algunos especulan que la última palabra, 'selah', podría unir los dos salmos 9 y 10. [2][3][4]

Ambos Salmos 9 y 10 son salmos acrósticos. El Salmo 9 comienza el acróstico con la primera mitad de las letras del alfabeto hebreo y completa el Salmo 10. Aparecen fuertemente unidos. También contrastan ya que el Salmo 9 es más victorioso y 10 más de un lamento. Algunos textos los combinan y otros no. "Los salmos 9 y 10 en hebreo se combinan como el salmo 9 en la Septuaginta".[5]

Usos[editar]

Judaísmo[editar]

Nuevo Testamento[editar]

Iglesia católica[editar]

De acuerdo con la Regla de San Benito (530 dC ), del Salmo 1 al Salmo 20 se reservaron principalmente para el Oficio de Prime (liturgia) . El Salmo 9 se canta en la versión en latín traducida de la Septuaginta griega , y por lo tanto incluye el Salmo 10, como se señaló anteriormente. Benito de Nursia había dividido este Salmo 9/10 en dos partes, una cantada al final del oficio del primer martes ( Salmo 9: 1-19 ) y la otra ( Salmo 9: 20-21 y Salmo 10: 1-18) es la primera de las tres lecturas del miércoles. En otras palabras, los primeros versos del Salmo 9 hasta "Quoniam non in finem erit oblivio pauperis: patientia pauperum non peribit in finem", formaron el tercer y último Salmo Prime desde el martes, la segunda parte del Salmo (Vulgata según su punto de vista ) fue recitado como el primer salmo del Oficio del Primer Miércoles..[12][13]

Tradicionalmente, los Salmos 9 y 10 se recitaban como cuarto y quinto salmos del Maitines del domingo .

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. The Artscroll Tehillim page 16
  2. https://www.biblegateway.com/passage/?search=Psalm+9&version=KJV
  3. https://www.biblegateway.com/passage/?search=Psalm+10&version=KJV
  4. https://bibliaparalela.com/hebrew/5542.htm
  5. https://liturgy.co.nz/why-are-there-two-different-numbers-for-the-same-psalm
  6. The Artscroll Tehillim page 329
  7. The Complete Artscroll Siddur page 67
  8. The Complete Artscroll Siddur page 267
  9. The Complete Artscroll Siddur page 293
  10. The Complete Artscroll Machzor for Rosh Hashanah page 345
  11. Kirkpatrick, A. F. (1901). The Book of Psalms: with Introduction and Notes. The Cambridge Bible for Schools and Colleges. Book IV and V: Psalms XC-CL. Cambridge: At the University Press. p. 838. Consultado el 28 de febrero de 2019. 
  12. traduction par Prosper Guéranger,Règle de saint Benoît, (Abbaye Saint-Pierre de Solesmes, réimpression 2007)p46.
  13. The main cycle of liturgical prayers takes place over four weeks.

Enlaces externos[editar]