Saliva

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Saliva (líquido)»)
Saltar a: navegación, búsqueda

La saliva (también conocida coloquialmente como baba) es un fluido orgánico complejo producido por las glándulas salivales en la cavidad bucal, y directamente involucrada en la primera fase de la digestión.

La saliva puede ser vehículo de contagio de enfermedades en humanos, como el herpes labial o la mononucleosis.

Producción[editar]

Se estima que la boca está humedecida por la producción de entre 1 y 1.5 litros de saliva al día, durante la vida de una persona se generan unos 34.000 litros. Esta cantidad de saliva es variable ya que va disminuyendo conforme avanzan los años y debido a diferentes tratamientos.[1]

La producción de saliva está relacionada con el ciclo circadiano, de tal manera que por la noche se segrega una mínima cantidad de saliva.

La saliva es segregada por las glándulas salivares mayores parótida y submaxilar (80%- 90%)) en condiciones estimuladas, mientras que las glándulas sublinguales producen solo el 5% del total. Las glándulas menores son responsables básicamente de la secreción en reposo y contribuyen al 5% al 10% del total de saliva secretada.[2]

La disminución patológica de saliva recibe el nombre de hiposalivación o hiposialia, mientras que la sensación de sequedad bucal se denomina xerostomía, y la producción excesiva, sialorrea.

La medición de la producción de la saliva se llama sialometría.

Características y composición de la saliva[editar]

La saliva es un líquido transparente y de viscosidad variable, lo cual se atribuye al ácido siálico. Es inodora como el agua.

La composición y pH de la saliva varían en función de los estímulos (como el olor o la visión de la comida). El pH salival normal oscila entre 6,5 y 7.[3]

La composición de la saliva es similar a la del plasma y se caracteriza por los siguientes componentes:

  • Agua: Representa un 99,5 %.[4] [5] Permite que los alimentos se disuelvan y se pueda percibir su sabor a través del sentido del gusto.
  • Iones cloruro: Activan la amilasa salival o ptialina.
  • Bicarbonato y fosfato: Neutralizan el pH de los alimentos ácidos y de la corrosión bacteriana.
  • Moco: El contenido de mucina, glicoproteina fundamental de la saliva, produce la viscosidad necesaria para funciones lubricantes y de formación del bolo alimenticio que facilita la deglución a lo largo del tubo digestivo, sin dañarlo. [6]
  • Lisozima: Es una sustancia antimicrobiana que destruye las bacterias contenidas en los alimentos, protegiendo en parte los dientes de la caries y de las infecciones.
  • Enzimas: Como la ptialina, que es una amilasa que hidroliza el almidón parcialmente en la boca, comenzando la digestión de los hidratos de carbono. La lipasa lingual inicia también la digestión de grasas.[6]
  • Estaterina: Con un extremo amino terminal muy ácido, que inhibe la precipitación de fosfato cálcico al unirse a los cristales de hidroxiapatita. Además, también tiene función antibacteriana y antifúngica.
  • Otras sustancias: La saliva contiene también inmunoglobulinas específicas, transferrina y lactoferrina. En el 2006 investigadores franceses del Instituto Pasteur identificaron una sustancia en la saliva humana que llamaron Opiorfina, similar a la encontrada en ratas y vacas, que es hasta seis veces más potente que la morfina para calmar el dolor. [7] [2]
  • Calcio: La saliva está saturada de Ca++, con lo que se evita que los dientes lo pierdan y ayuda a digerir el alimento.

Funciones[editar]

En los humanos y mamíferos, así como en reptiles la saliva es muy importante para:

  • Mantener el pH neutro, es decir a 6,5. Esta capacidad tamponadora del medio al neutralizar el medio ácido producido tras las comidas evita la desmineralización del esmalte dental y la acumulación de sarro que se produce con un pH básico.
  • Cicatrización: Además de favorecer la mineralización del esmalte de los dientes por su capacidad tamponadora, la saliva contiene también un factor de crecimiento epidérmico que facilita la cicatrización de la mucosa bucal lesionada.[8]
  • Función digestiva: Por el efecto de las enzimas que contiene, al mezclarse con el alimento junto con la masticación lo transforma en bolo alimenticio, iniciando la digestión de carbohidratos y grasas y facilitando la deglución. [6]
  • Función gustativa: la saliva permite que las partículas sápidas (responsables del sabor) de los alimentos alcancen y estimulen químicamente los corpúsculos gustativos en la cavidad oral especialmente en la lengua. Por eso la sensibilidad gustativa es menor cuando disminuye la secreción salival por la edad avanzada, efectos de ciertos medicamentos o por trastornos patológicos.[2]
  • Lubricar la cavidad oral, además de facilitar la primera fase de la digestión y la deglución en la especie humana es importante en la expresión oral al facilitar la articulación de las palabras.[6]
  • Mantener el equilibrio hídrico, al disminuir su producción por deshidratación envía un mensaje de alarma al organismo produciendo la sensación de sed.[6]
  • Protección: La saliva por su composición enzimática, especialmente por la lizosima, las inmunoglobulinas y las proteínas como la muramidasa y la lactoferrina, defiende la cavidad oral de la infección bacteriana. [6] Así mismo, en especies como las serpientes venenosas y de cierto tipo de musaraña, como el almiquí o solenodon, el veneno que las protege de depredadores y enemigos es saliva modificada.[9]
  • La saliva del dragón de Komodo tiene varios tipos diferentes de bacterias muy virulentas que según la hipótesis de algunos estudiosos provocan una septicemia en su presa, que muere a las pocas horas y permite al animal cazarla sin esfuerzo.[10] En el 2009 investigadores encontraron sustancias toxicas en la saliva de esta especie lo que pone en entredicho la hipotesis anterior y plantea la del veneno como su arma depredadora principal.[11]

Referencias[editar]

  1. Becquerel, Alfred; Rodier, A. (1860). Teodoro Yáñez. ed. Tratado de química patológica aplicada a la medicina práctica. Impr. Manuel Alvarez. p. 210. http://books.google.es/books?id=bG04uYn_oKsC&pg=PA210. Consultado el 20 de agosto de 2012. «[...] la saliva de los niños contiene más agua [...]. [...] La cantidad de agua que contiene la saliva puede variar en estado fisiológico; [...].» 
  2. a b c Gomez de Ferraris, M.E et al. Histologia, Embriologia E Ingenieria Tisular. Editorial Médica Panamericana, 2009. ISBN 6077743011, 9786077743019
  3. Negroni, Marta. Microbiología Estomatológica. Editorial Médica Panamericana, 2009. ISBN 9500615843, 9789500615846
  4. Segarra E., Edgar. Fisiología de los Aparatos y Sistemas. Universidad de Cuenca. p. 63. ISBN 9789978141205. http://books.google.es/books?id=4wWXYal1ubAC&pg=PA63. Consultado el 20 de agosto de 2012. «Gran cantidad de agua: 99.5%.» 
  5. Tratado de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, Volumen 3. Ed. Médica Panamericana. 2008. ISBN 9788498350777. http://books.google.es/books?id=RJHQugtktLsC&pg=PA2320. Consultado el 20 de agosto de 2012. «Está compuesto mayoritariamente por agua (más del 99%), y en muy pequeña proporción por una serie de moléculas orgánicas e inorgánicas [...].» 
  6. a b c d e f Gal Iglesias, Beatriz et al. BASES DE LA FISIOLOGIA 2a ED. Editorial Tebar, 2007. ISBN 8473602668, 9788473602662
  7. Espiño, Isabel. Morfina en la saliva. Publicado en El Mundo el lunes 20/11/2006. Disponible en elmundo.es. Consultado el 6 de octubre de 2012.
  8. Avery, James K y Chiego. Daniel J. Principios de histología y embriología bucal con orientación clínica.Editor Elsevier España, 2007. ISBN 8481749893, 9788481749892
  9. Valledor de Lozoya, Arturo. Envenenamientos por animales: Animales venenosos y urticantes del mundo. Editorrial Ediciones Díaz de Santos, 1994. ISBN 8479781696, 9788479781699
  10. JM Montgomery, D Gillespie, P Sastrawan, TM Fredeking y GL Stewart (2002). «Aerobic salivary bacteria in wild and captive Komodo dragons» (en inglés, PDF). Journal of Wildlife Diseases (Wildlife Disease Association) 38 (3):  pp. 545–551. http://www.jwildlifedis.org/cgi/reprint/38/3/545.pdf. Consultado el 29 de noviembre de 2013. 
  11. «La venenosa mordida del dragón de Komodo». BBC (19 de mayo de 2009). Consultado el 29 de noviembre de 2013.