Salón de masajes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Salón de masaje en Soho, Londres.
Salón de masaje en Camboya

Un salón de masajes es un lugar en donde se proporcionan servicios de masaje. Algunos de estos también se realiza la prostitución, por lo que el término ''salón de masaje'', también se ha convertido en un eufemismo para un burdel.

Contexto[editar]

El concepto "salón de masajes" tiende a estar relacionado con la prostitución, y se popularizó en lo que se conoce como "los Escándalos de Masaje de 1894". En 1894 la Asociación Médica Británica (BMA) investigó la formación educativa y práctica de los masajistas en Londres, y descubrieron que la prostitución estaba comúnmente asociada con trabajadores no calificados y endeudados, y que a menudo, trabajaban con títulos falsos. En consecuencia, los masajistas legítimos fundaron la Sociedad de Masajistas Entrenados (actualmente conocida como la Sociedad Calificada de Fisioterapia o Chartered Socierty of Phisiotherapy), con un énfasis en los altos estándares académicos y un modelo médico de entrenamiento de masaje.[1]

Particularmente dónde la prostitución es ilegal, los salones de masajes (así como los saunas, balnearios o establecimientos similares) se realizan servicios sexuales. Los burdeles ilegales disfrazados como salones de masajes son comunes en muchos países.

Alternativamente, los masajes en ciertos salones pueden tener un "final feliz", lo que significa que el masaje finaliza cuando el cliente recibe un orgasmo sexual. Además de un servicio de ''final feliz'', y dada a las restricciones impuestas en la mayoría de los lugares de striptease, algunos locales de masajes eróticos ahora también pueden ofrecer un servicio en donde el cliente pueda masturbarse mientras está viendo a un artista realizando striptease.

Italia[editar]

En Italia, existen casos en donde salones de masajes ofrecen servicios de prostitución. Los anuncios sobre salones de masajes son enumerados en los periódicos, y en algunos casos, ofrecen masajes ''japoneses'' u ''orientales''. Viva Line, una de las cadenas de salones de masajes más grandes de Italia, fue allanada por la policía en 2003.[2]

Nepal[editar]

En Thamel, el distrito turístico de Katmandú, los salones de masajes típicamente anuncian masajes tailandeses, masajes ayurvédicos o ''masajes especiales''. Algunos ofrecen masajes legítimos, mientras que en otros establecimientos, se realizan servicios sexuales. La prostitución en Nepal es ilegal, por lo que sus propietarios no solicitan sexo de forma explícita, y el pago de sobornos a la policía es un hábito común dentro de la operación.

Tailandia[editar]

Un salón de masaje y soapland en Chiang Mai, Tailandia

A pesar de que Tailandia es muy conocida por sus experiencias únicas de spa y sus masajes locales particularmente saludables y no sexuales, esta sección hace referencia un diferente tipo de salón de masajes, asociado con el término tailandés de masajes sexuales.

En 1996, las mujeres extranjeras conformaban la mayoría de las prostitutas de 40 establecimientos de servicios sexuales en 18 provincias fronterizas, las cuales en realidad eran burdeles disfrazados de bares de karaoke, restaurantes y salones de masajes tradicionales. En algunos locales sin embargo, no existe la presencia absoluta de mujeres tailandesas.[3]​ A mediados de 1997, un creciente número de chicas jóvenes, cuyo 60% estaba conformado por menores de 18 años, habían ingresado a Tailandia a través del distrito fronterizo de Mae Sai, para trabajar en salones de masajes, burdeles, etc.[4]

La diferencia legal entre un ''spa'' y un ''salón de masajes'' es incierta. En 2016, la Federación de Asociaciones de Spa Tailandés (FTSPA) instó a las autoridades a tomar medidas drásticas contra los salones de masajes que ofrezcan servicios sexuales. El FTSPA sostiene que figuras influyentes han utilizado vacíos legales para abrir ''spas bonitos'' o salones de masajes, en donde los turistas podían comprar servicios sexuales.[5]

Reino Unido[editar]

En el Reino Unido, la prostitución como tal es legal, pero actividades ligadas a ella como el proxenetismo o la administración de un burdel no lo son. Sin embargo, las leyes no siempre son aplicadas de forma estricta.[6]​ Muchos burdeles en ciudades como Mánchester, Londres y Cardiff operan a través de negocios legítimos que poseen la licencia de ''salón de masajes'', y operan bajo ese nombre. La policía usualmente tiende a hacer la vista gorda antes estos establecimientos.[7][8][9]​ A veces, los salones de masajes suelen publicar anuncios en los periódicos, pero si un diario lleva publicidad de burdeles disfrazados de salones de masajes, éste puede ser procesado por lavado de dinero, de acuerdo a la Ley Penal de Activos de 2002. Las pautas de la Sociedad de Periódicos establece que sus miembros (la mayoría de la prensa local), se rehúsen a la publicación de anuncios que ofrezcan servicios sexuales.[10]​ La pauta también advierte a los editores de que los salones de masajes pueden disfrazar ofertas de servicios sexuales, y sugiere que revisen las calificaciones para garantizar la legitimidad de su servicio. Usualmente, las compañías de periódicos adoptan políticas de rechazar todos los anuncios de salones de masajes.[11]

En 2005, se reportó que en Mánchester, habían alrededor de ochenta ''salones de masajes'', los cuales estaban vinculados con la prostitución, y que la policía había ignorado estos establecimientos, centrándose en cambio, a reducir la presencia de la prostitución callejera. El 12 de octubre de 2005, el Manchester Evening News informó que ''un proxeneta confeso salió libre de la corte, después de que el juez dijo que la policía había 'hecho la vista gorda' a la prostitución organizada en los salones de masajes de Mánchester".[12]

En diciembre de 2007, el Manchester Evening News eliminó todos sus anuncios de salones de masajes desde sus columnas. Esta movida llevó a una reunión entre ministros y representantes de la industria publicitaria y la prensa. También siguió a los comentarios Harriet Harman, Ministra de la Mujer y la Igualdad, en la Cámara de los Comunes el 25 de octubre, en la que declaró que algunos periódicos locales estaban promoviendo la esclavitud, mediante la publicación de anuncios sexuales para mujeres extranjeras.[13]

Estados Unidos[editar]

La industria de la terapia de masajes en los Estados Unidos ha estado en aumento, y se predice que crecerá en un 19% entre 2008 y 2019. Desde 2009, los clientes estadounidenses gastan entre $4000 y $6000 dólares en visitar este tipo de terapias.[14]​ A partir de 2016, 46 estados y el Washington D.C. requerían cierto tipo de licencia para los terapeutas de masajes.[15]​ La inmensa mayoría de los estados del país en donde se requiere licencia, deben de cumplirse antes de que un profesional pueda usar el título de ''terapeuta de masajes'', y en algunos estados y municipios requiere una licencia para practicar todo tipo de masajes. Si un estado no tiene cualesquier leyes de masaje entonces un practicante necesita no solicitar una licencia con el estado.

Entre 1980 y 2009, los salones de masajes en Rhode Island (también conocidos localmente como "balnearios") han sido conocidos por estar involucrados con la prostitución. La prostitución en Rhode Island es legal, siempre y cuando se realice ''a puertas cerradas''.[16]​ El documental Happy Endings? sigue a mujeres que trabajaron en salones de masajes asiáticos de ese estado. La película se enfoca que el ''servicio completo'' que ofrecen esos locales, aunque también se enfoca en el servicio llamado ''frotar y estirar (donde se realizan handjobs a los clientes).

Desde 2010, se estima que 525 salones de masajes en Nueva Jersey poseen vínculos con la industria de la prostitución.[17]

Un estudio en curso sobre la industria de la prostitución en Nueva York realizado por el Departamento de Sociología de la Universidad de Columbia reveló que, entre 1991 y 2010, el auge del internet y los teléfonos celulares “han permitido a algunas trabajadores sexuales a profesionalizar su negocio”, en donde cambiaron sus servicios en la calle por mercados ''internos'' (incluyendo salones de masajes y escorts), un cambio geográfico en la concentración del trabajo sexual, y el incremento de un mercado de lujo más caro.[18]​ En enero de 2011, una investigación realizada por Time Out New York, descubrió que los salones de masajes en Nueva York cobraban una ''tarifa de la casa'' (es cual se cobra generalmente por adelantado a la mama-san del salón) de $60 a $100 dólares por visita, con una propina adicional para las trabajadoras sexuial (normalmente alrededor de $40) para un masaje y un básico ''final feliz'' (o un handjob). La mayoría de los salones de masajes inspecciona fueron muy estrictos acerca de que hubo un sobrepaso entre la masajista y el cliente masculino, pero, en algunos salones, se pudo negociar un mayor contacto.[19]

Gran parte de las principales ciudades de Estados Unidos poseen salones de masajes asiáticos, que usualmente publicitan masajes tradicionales tailandeses. En algunos casos, estos establecimientos suelen realizar la prostitución. A partir de 2005, más de cuarenta salones de masajes asiáticos (mayoritariamente coreanos) operaron como centros de burdeles de guardia en Washington, D.C., de los cuales generaban ingresos que promediaban los $1.2 millones de dólares al año. Más de otros 200 salones de masajes (que no eran publicitados abiertamente y fueron en su mayoría realizados en casas y departamentos privados), que atienden especialmente a clientes latinos, tuvieron un ingreso promedio de al menos $800 000 dólares al año.[20][21]

Los actos sexuales realizados en los salones de masajes pueden variar desde un "final feliz" hasta sexo oral o "servicio total". Algunos de estos salones, generalmente asiáticos, ofrecen una ''ducha de mesa'' o un ''deslizamiento corporal asiático'', así como el acceso a un sauna, previo a la realización de un masaje y/o cualquier actividad sexual.[22][23]

Craigslist debió dar de baja todos sus anuncios personales, luego de de que entrará en vigencia la Ley de Combate al Tráfico Sexual Online, el 11 de abril de 2018 y en ese mismo mes, los oficiales federales incautaron el backpage.[24][25][26]​ Otras publicaciones en las principales áreas metropolitanas del país han estado bajo presión en el pasado,  para que tampoco puedan publicitar salones de masajes.[27]

La aplicación de la ley en Estados Unidos intenta clausurar o multar los salones de masajes que infrinjan las leyes locales, federales o estatales. Las sanciones por infringir la ley, pueden ser muy severa en algunos casos, especialmente en los que involucran la trata de personas.[28]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Callaway and Burgess, S. 2009. History of massage. Chapter 2 In: Casanelia, L and Stelfox, D (editors). Foundations of massage, 3rd edition. Harcourt Publishers Group (Australia). ISBN 978-0729578691.
  2. Kara, Siddharth (2010). Sex Trafficking: Inside the Business of Modern Slavery. Columbia University Press. p. 96. ISBN 9780231139618. 
  3. Kritaya Archavanitkul, Institute for Population and Social Research, Mahidol University, the Passage of Women in Neighbouring Countries into the Sex Trade in Thailand, "Academic urges action in war against flesh trade," Yindee Lertcharoenchok, Mukdawan Sakboon, The Nation, 28 May 1997
  4. (World Vision¹s Bansit Thathorn, the coordinator of the NGO Burmese women, Aphaluck Bhatiasevi, "Influx of Burmese sex workers via Mae Sai," Bangkok Post, 2 June 1997)
  5. Chinmaneevong, Chadamas (25 de mayo de 2016). «Spas cry foul over sale of sex services». Consultado el 25 May 2016. 
  6. «Prostitution: Third Report of Session 2016–17». House of Commons Home Affairs Committee. 1 de julio de 2016. Consultado el 3 de septiembre de 2018. 
  7. James, David (31 de enero de 2008). «'Police turn blind eye to brothels'». walesonline. Consultado el 3 de septiembre de 2018. 
  8. Bennetto, Jason. «Police turn blind eye to 'brothels' as prostitutes come in from cold». The Independent. Consultado el 3 de septiembre de 2018. 
  9. «Brothel industry is 'spreading'». 4 de septiembre de 2008. 
  10. «Shun sex ads, local papers urged». 11 de febrero de 2008. Consultado el 9 de agosto de 2015. 
  11. «Prostitution and Exploitation of Prostitution». The Crown Prosecution Service. Consultado el 13 de julio de 2014. 
  12. [unattributed] (12 de octubre de 2005). «Police turn a blind eye to brothels». Consultado el 22 de enero de 2007. 
  13. «Newspapers promise action on sex slavery». Press Gazette. 25 de noviembre de 2007. Archivado desde el original el 8 de enero de 2016. Consultado el 9 de diciembre de 2015. 
  14. «The Growing Massage Therapy Industry». Central Maryland School of Massage. Consultado el 8 de julio de 2013. 
  15. Stellin, S. (15 de julio de 2007). «Beyond the Body Wrap: What Makes a Spa Stand Out?». New York Times. Consultado el 20 de septiembre de 2007. 
  16. Arditi, Lynn (31 de mayo de 2009). «'Behind Closed Doors" How RI Decriminalized Prostitution». Providence Journal. Archivado desde el original el 1 de junio de 2009. Consultado el 3 de julio de 2009. 
  17. «Prostitution brothels in New Jersey». Havocscope Black Market. 9 de mayo de 2011. Consultado el 11 de junio de 2011. 
  18. Sudhir Venkatesh (31 de enero de 2011). «How tech tools have changed today’s prostitution business». Wired. Consultado el 13 de enero de 2016. 
  19. «Best happy-ending parlors», Time Out New York, 25 de enero de 2011, archivado desde el original el 5 de julio de 2011, consultado el 1 de diciembre de 2016 
  20. «Earnings of an Asian Massage Parlor in Washington DC». Havocscope Black Market. 5 de noviembre de 2005. Consultado el 11 de junio de 2011. 
  21. «X RATED: DC's Underground Sex Industry». 2005. Consultado el 17 de marzo de 2013. 
  22. «Police barely decent in massage parlor sting». Havocscope Black Market. 6 de febrero de 2011. Consultado el 16 de marzo de 2013. 
  23. Kennedy, Merrit (23 de marzo de 2018). «Craigslist Shuts Down Personals Section After Congress Passes Bill On Trafficking». Washington, DC, USA: National Public Radio. Consultado el 16 de marzo de 2013. 
  24. Elizabeth Dias (11 de abril de 2018). «Trump Signs Bill Amid Momentum to Crack Down on Trafficking» (en inglés). Consultado el 11 de abril de 2018. 
  25. Grimm, Andy (22 de abril de 2018). «Some sex workers worry about their business after feds shut down Backpage.com». Chicago, Illinois, USA: The Chicago Sun-Times. 
  26. «Time to Drop the Massage Parlor Ads». 27 de agosto de 2006. Consultado el 16 de marzo de 2013. 
  27. «Mt. Prospect massage parlor owner gets life sentence». 26 de noviembre de 2012. Consultado el 16 de marzo de 2013. 
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «FOOTNOTEKara2010179–180» no se utiliza en el texto anterior.

Enlaces externos[editar]