Saguamanchica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Saguanmachica»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Saguamanchica
Zipa de Bacatá
1 Saguamanchica.jpg
Saguamanchica representado en un grabado de la Historia General de las Conquistas del Nuevo Reino de Granada (1688), del cronista Lucas Fernández de Piedrahita.
Zipa de Bacatá
14701490
Predecesor Meicuchuca
Sucesor Nemequene
Información personal
Coronación 1470
Fallecimiento 1490
Chocontá
[editar datos en Wikidata]

Saguamanchica (¿? - Chocontá, 1490), fue el segundo Zipa de Bacatá del que se tiene conocimiento, aunque se le suele considerar como el primer Zipa histórico, puesto que los datos sobre su vida son mucho más abundantes que los de su predecesor, Meicuchuca.

Saguamanchica gobernó aproximadamente durante veinte años, desde 1470 hasta su muerte, en 1490. Su gobierno se caracterizó por la expansión del territorio del Zipazgo mediante la conquista militar y las continuas batallas contra los enemigos externos (los panches y los sutagaos), y los enemigos al interior de la Confederación Muisca (el Zaque Michuá y los caciques rebeldes dentro del Zipazgo).

Otras formas de escribir su nombre son: Sacuan Machica, Saguanmachica y Saguanmanchica.

Reinado[editar]

Durante su juventud, Saguamanchica había participado activamente en varias batallas contra los panches, acérrimos enemigos de los muiscas. Durante todo su reinado, emprendió nuevas batallas, tanto al interior como por fuera de las fronteras de la Confederación Muisca, con el fin de expandir el territorio del Zipazgo, consolidar su poder y someter a los pueblos enemigos.[1]

Batalla de Pasca[editar]

Escultura en honor al cacique de Fusagasugá, quien se enfrentó al Zipa Saguamanchica en la Batalla de Pasca.

Hacia el año 1470, poco después de ascender al trono, Saguamanchica emprendió un ataque contra los sutagaos (llamados también fusagausgaes), liderados por el cacique de Fusagasugá. Los sutagaos, asentados en la frontera Sur de la Confederación Muisca, pertenecían a la familia de los pueblos chibchas, pero vivían de manera independiente, por fuera de la Confederación. Saguamanchica, con la idea de someterlos a su dominio, partió al mando de 30.000 güechas (guerreros muiscas) hacia el páramo de Fusungha (o Fusungá), y al cabo de pocos días llegó al territorio de Pasca, donde halló tan poca resistencia que en menos de doce horas pudo someter a sus habitantes. Una vez superado este obstáculo, el ejército del Zipa se encontró con las tropas del cacique de Fusagasugá, que ocupaba una colina rasa, donde se estaba preparando para la batalla. El sitio de la colina era angosto, y estaba ceñido, por una parte, por un monte escarpado, y por la otra, por un profundo abismo que descendía hasta un riachuelo. Desde allí se extendían las planicies de Fusagasugá hasta el río Subía. Saguamanchica decidió entonces acampar, y enviar, durante la noche, a 12.000 güechas, al mando de un psihipqua (príncipe de sangre), para que, con absoluto sigilo, subiesen por la cumbre escarpada y ocupasen la retaguardia de los sutagaos. De este modo, al amanecer del siguiente día, y luego de una señal convenida, inició el ataque contra el ejército de Fusagasugá, tanto de frente como por la retaguardia.[2] La estrategia sirvió para que el Zipa resultara vencedor y capturara a Uzatama, general de los ejércitos de Fusagasugá, cuyo cacique, aconsejado por el de Tibacuy, que había resultado gravemente herido, se rindió y aceptó el señorío del Zipa, con lo que su título y gobierno le fueron restituidos, a condición de rendir tributo a su nuevo señor e incorporar Fusagasugá al territorio del Zipazgo.[3]

Rebeliones internas[editar]

Representación pictórica de Saguamanchica.

Poco después, el cacique de Guatavita se rebeló contra el zipa, rompiendo de este modo la alianza que históricamente habían mantenido. El zipa lo venció en dos batallas, pero el cacique de Guatavita pidió ayuda al zaque Michuá. Al enterarse éste de lo ocurrido, envió un emisario a Saguamanchica con el mensaje de que se presentara en Hunza, capital del Zacazgo, para que rindiera cuentas de su conducta. Saguamanchica se burló del mensaje enviado por el zaque y maltrató al emisario. Inmediatamente formó un ejército de 40.000 güechas y se dirigió a la frontera del Zacazgo. Sin embargo, la batalla no tuvo lugar. De acuerdo a algunas versiones, el zipa y el zaque habrían llegado a un acuerdo, mientras que otras afirman que el zaque se rindió antes de comenzar la batalla al ver la superioridad numérica del ejército del zipa.[4]

Saguamanchica aprovechó el hecho de que la batalla no tuviera lugar para castigar al cacique de Ubaque, que pretendía aliarse a Michuá, y que además había atacado los cacicazgos de Pasca y Usme. Entre tanto, los panches habían atacado las fronteras de Zipacón y Tena, y el cacique de Guatavita asaltaba las poblaciones de Chía y Sesquilé. Saguamanchica tuvo que hacer frente a esos dos enemigos, el enemigo externo (los panches), y el enemigo interno (el cacique rebelde de Guatavita). La resolución de estos conflictos se prolongó en continuas batallas a lo largo de dieciséis años.

Batalla de Chocontá[editar]

Finalmente, el zaque Michuá, tras haber reunido un ejército de 60.000 hombres, se decidió a atacar a Saguamanchica. El zipa se dirigió rápidamente hacia Sopó, cuyo cacique era un gran aliado, y juntos reunieron a 50.000 güechas para enfrentar al zaque.[5] La batalla, que fue particularmente sangrienta, tuvo lugar en los campos de Chocontá y se prolongó por tres horas. Al final, aunque ganaron las tropas del zipa, murieron Michuá y Saguamanchica, quien alcanzó a ver el triunfo de su ejército antes de morir.[6]

Referencias[editar]

  1. Fernández de Piedrahita, Lucas. Historia General de las Conquistas del Nuevo Reino de Granada. (Amberes, 1688) p. 31
  2. Fernández de Piedrahita, Lucas. Historia General de las Conquistas del Nuevo Reino de Granada. (Amberes, 1688) pp. 30-31
  3. José Antonio de Plaza. Compendio de la historia de la Nueva Granada desde antes de su descubrimiento hasta el 17 de noviembre de 1831. Bogotá: Imp. del Neogranadino, 1850. P. 5
  4. José Antonio de Plaza. Compendio de la historia de la Nueva Granada desde antes de su descubrimiento hasta el 17 de noviembre de 1831. Bogotá: Imp. del Neogranadino, 1850. Pp. 5-6
  5. José Antonio de Plaza. Compendio de la historia de la Nueva Granada desde antes de su descubrimiento hasta el 17 de noviembre de 1831. Bogotá: Imp. del Neogranadino, 1850. P. 6
  6. Herrera Angel, Martha. "Los señores muiscas" (Revista Credencial Historia, No. 44, Bogotá, 1993)

Bibliografía[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Meicuchuca
Zipa de Bacatá
(1470-1490)
Sucesor:
Nemequene