Sacapuntas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sacapuntas portátil metálico

Un sacapuntas, tajalápiz, afilalápices, tajador, afilador, afila o maquinilla es el instrumento que se utiliza para afinar la madera y la punta de grafito destinada a escribir de un lápiz cuando ésta se ha engrosado por el uso o cuando el lápiz es nuevo. Es indispensable cuando se trata de dar calidad a la escritura ya que frecuentemente se engrosa la punta del lápiz con el uso. Existen sacapuntas de varios tipos y tamaños de acuerdo al grosor de los lápices diversos que existen.

Historia

Antiguamente los lápices fueron afilados por medio del cuchillo o navajas. Luego los sacapuntas hicieron esta tarea mucho más fácil y dieron un resultado más uniforme y bueno para escribir, dibujar o cualquier utilidad del lápiz. Algunos tipos especializados, tales como lápiz de un carpintero todavía se afilan con cuchillo, debido a su forma plana. Bernard Lassimone, matemático francés, solicitó la primera patente (patente francesa # 2444) para los sacapuntas de lápiz en 1828. En 1847, Therry des Estwaux inventó los sacapuntas de lápiz manuales.

Tipos

Sacapuntas portátil de mano

Es el más económico común y pequeño con no más de 25 milímetros de tamaño y no tiene ninguna pieza móvil. Consta de una cuchilla atornillada a una cubierta de plástico o metal que incluye un orificio por donde se introduce el lápiz que se quiere afilar. Estos sacapuntas pueden ser sencillos o estar incluidos en un envase destinado a contener las virutas que se generan durante el proceso de sacar punta al lápiz.

Los sacapuntas de este tipo tienen el aspecto que se muestra en la ilustración, con un solo orificio o con dos orificios y cuchillas para dos grosores diferentes de lápices. Los sacapuntas con cubierta de plástico tienen muy diversas formas: redonda, hexagonal, de corazón, de animalito, elípticos, trampa, etc.

Para usarlo, se inserta la extremidad del lápiz en el orificio del sacapuntas y se gira el lápiz con una mano mientras se sujeta el sacapuntas con la otra; de este modo, la cuchilla del sacapuntas afeita paulatinamente la madera del lápiz y afila la punta de su mina. La viruta sale inmediatamente al exterior del sacapuntas, por lo que conviene realizar esta operación teniendo debajo un recipiente a menos que el sacapuntas incluya un depósito para recoger la viruta.

Aunque esta operación es sencilla de realizar, es importante estar atento de cuánta punta se ha sacado a fin de no quebrar la punta del lápiz y observar el grado de afinamiento que se desea emplear. Las personas que sacan punta atropelladamente, sin prestar atención, quiebran muy frecuentemente las puntas de sus lápices, disminuyendo así la vida útil de los mismos.

Sacapuntas fijo de manivela

Sacapuntas a manivela.

Normalmente se encuentra fijo en un escritorio y es de metal o plástico. Incluye una manivela como parte principal para accionar el instrumento y en su interior contiene una o dos cuchillas cilíndricas que afilan el lápiz. La cubierta de estos sacapuntas constituye un depósito para las virutas del lápiz que necesita ser vaciada periódicamente.

Para usarlo, se introduce el lápiz en la abertura con una distancia adecuada con la que que se desea afilar el lápiz y se inicia a dar vueltas a la manivela en sentido de las manecillas del reloj, esto rota el sistema de cuchillas cilíndricas colocadas dentro del mecanismo en cierto ángulo una respecto a la otra consiguiendo así afilar rápidamente el lápiz.

Mientras se está afilando el lápiz, se percibe duro el accionar de la manivela el cual se afloja al poco tiempo una vez que ha quedado afilado el lápiz, pudiendo entonces extraerlo para su uso. Acabando de sacar punta, conviene tirar la viruta del contenedor en el bote de basura. Es bueno mencionar que la viruta que queda como residuo es muy distinta a la que queda con el sacapuntas portátil, pues queda en forma de delgadas espirales.

Estos sacapuntas afilan muy uniformemente, en forma cónica perfecta, la parte de madera del lápiz, dando así mucha mayor comodidad a la escritura, pero llega a quedar la punta, la cual debe afinarse posteriormente con un sacapuntas portátil de mano.

Debido a la enorme popularización del sacapuntas portátil de mano, casi no se usan los de este tipo en la actualidad.

Este tipo de sacapuntas fue durante mucho tiempo el estándar en oficinas, escuelas, y bibliotecas antes de que los sacapuntas portátiles llegaran a ser muy comunes, pero toda su estructura era de metal a diferencia de los actuales con armazón de plástico y todavía se encuentran en algunos de estos sitios los antiguos sacapuntas de manivela metálicos.

Sacapuntas eléctrico

Sacapuntas con batería.

Tiene un motor eléctrico en su interior que hace girar las cuchillas que afilan el lápiz. Para accionarlo, simplemente se introduce el lápiz en el orificio destinado para tal efecto y retirarlo cuando se considera que el lápiz ha quedado afilado. Funcionan con el mismo principio que los fijos de manivela, pero las cuchillas se hace rotar por un motor eléctrico, terminando el afilado tan pronto se saca el lápiz del aparato. Algunos sacapuntas de lápiz eléctricos son accionados por pilas, lo que facilita su portabilidad.

Enlaces externos