Síndrome post-UCI

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El síndrome post-cuidados intensivos (PICS, por sus siglas en inglés) describe una serie de trastornos de la salud que son comunes entre los pacientes que sobreviven a una enfermedad crítica y cuidados intensivos.[1]​ Se considera distinto de otras deficiencias experimentadas por quienes sobreviven a una enfermedad crític tras un traumatismo craneoencefálico o un accidente cerebrovascular. La amplia variedad de síntomas que describe el síndrome se divide en tres categorías: deterioro físico, deterioro cognitivo y deterioro psíquico.[2]​ Una persona con PICS puede tener síntomas de una o varias de estas categorías.[3]

La mejora en la supervivencia de pacientes que han sufrido una enfermedad crítica ha llevado a la realización de ensayos clínicos centrados en los resultados a largo plazo para estos pacientes. Esta mejora de la supervivencia también ha conducido al descubrimiento de importantes discapacidades funcionales que sufren muchos de ellos.[2]​ Debido a que la mayor parte de la literatura sobre tratamientos de pacientes en cuidados intensivos se centra en resultados a corto plazo (por ejemplo, en la supervivencia inmediata), la información que existe sobre este síndrome es relativamente limitada.[4]

El término surgió alrededor del año 2010, al menos en parte para dar a conocer las importantes disfunciones a largo plazo que resultan del paso de un paciente por una unidad de cuidados intensivos (UCI). Asimismo, la concienciación sobre estas discapacidades funcionales está en aumento, y se están realizando investigaciones para arrojar más claridad sobre la variedad de déficits, y para encontrar formas más efectivas de prevenir estas complicaciones y aplicar un tratamiento efectivo.[1]

Síntomas[editar]

A menudo los pacientes de UCI requieren de oxígeno en alta presión (imagen) o de ventilación mecánica.

La forma más reconocida del síndrome es la disfunción física comúnmente conocida como «debilidad (muscular) adquirida en la UCI». El resto de déficits físicos, cognitivos y relacionados con la salud mental están menos reconocidos y necesitan más investigación para su comprensión.

Deterioro físico[editar]

La debilidad muscular adquirida en la UCI, a veces llamada polineuropatía del paciente crítico, es la forma más común de deterioro físico. Se estima que ocurre en un 25 por ciento o más de supervivientes de UCI.[5][6]​ Se cree que está relacionada con la inmobilización a largo plazo y la sedación profunda.[4]​ Además, la presencia de inflamación e infecciones severas representan factores de riesgo significativo para su desarrollo.

El deterioro físico a menudo se presenta como una dificultad para realizar actividades de la vida diaria (por ejemplo: desplazarse en la vivienda, usar el baño, preparar comidas o lavar la ropa). La incapacidad de realizar estas tareas con eficacia puede provocar situaciones de ansiedad entre estos pacientes, al tener un efecto directo y negativo sobre la independencia de la persona. El progreso en la recuperación del déficit es muy variado y atiende, sobre todo, a las circunstancias individuales de cada paciente, siendo generalmente proporcional al tiempo de hospitalización en UCI.[7]

Otras disfunciones incluyen la disminución de la amplitud articular debido a largos períodos de inmovilización durante la hospitalización. El codo y el tobillo son las articulaciones más comúnmente afectadas, seguidas de la cadera y la rodilla.[8]​ Existe también cierta debilidad física derivada de la desnutrición durante una enfermedad crítica.[9]​ Aunque la nutrición puede proporcionarse mediante alimentación por sonda o por vía parenteral, el inicio de estos procesos compensatorios puede retrasarse y se dan con frecuencia interrupciones en la alimentación debido a intolerancias gastrointestinales o a la realización de procedimientos que requieren que el paciente esté en ayunas. En las personas que experimentan síndrome de dificultad respiratoria aguda y son tratadas con ventilación mecánica, la función pulmonar a menudo se ve comprometida durante meses o años. Específicamente se ve afectada la capacidad de difusión de monóxido de carbono y se da una reducción de los volúmenes pulmonares y la capacidad de espirometría.[10]

Deterioro cognitivo[editar]

Entre las complicaciones que se pueden dar a nivel cognitivo se incluyen: déficits en la memoria, la atención, la velocidad de procesamiento mental y la resolución de problemas. Estas deficiencias afectan hasta en el 80% de las personas que sobreviven a una enfermedad crítica. Las deficiencias en la memoria y la función ejecutiva tienen el efecto más profundo a la hora de limitar a la persona en la participación en las diferentes tareas y comportamientos necesarios para desenvolverse de manera efectiva en la vida diaria y llevar a cabo labores cognitivas complejas.[11]​ El efecto negativo en la disfunción cognitiva es significativo, y a menudo estos pacientes deben enfrentarse al desempleo debido a las dificultades relacionadas con la realización de tareas de la función ejecutiva (por ejemplo, completar tareas regulares como hacer un balance de cuentas o recordar hechos o eventos). Sin embargo, frecuentemente este tipo de déficit se mejora o se resuelve completamente a lo largo del primer año tras la hospitalización.

Los principales factores de riesgo para el desarrollo de déficits cognitivos tras la admisión en la UCI debido a una enfermedad crítica incluyen delirio, déficit cognitivo previo, sepsis y síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA). Sin embargo, se cree que existe una gran cantidad de factores fisiológicos que pueden influir en el deterioro cognitivo que sigue a una enfermedad grave. Entre los posibles mecanismos se incluye el suministro deficiente de sangre al cerebro (isquemia) relacionado con una presión arterial baja debido a la sepsis, el suministro deficiente de oxígeno al cerebro (hipoxia) debido a la dificultad y el deterioro respiratorio, la existencia de un proceso inflamatorio en el cerebro y la alteración de la barrera hematoencefálica en las diferentes áreas del cerebro relacionadas con la función ejecutiva y el procesamiento de la memoria.[12][13][14]

Deterioro psíquico[editar]

La depresión y la ansiedad son los dos trastornos de la salud mental más comunes que se observan en este tipo de pacientes.[15]​ Sin embargo, la variedad de posibles problemas de salud mental es mucho más amplia: siendo la demencia, el trastorno de estrés postraumático (TEPT) y el delirio manifestaciones frecuentes del síndrome.[16]​ Aunque el conocimiento al respecto es limitado, se cree que la ansiedad y los delirios observados en pacientes post-UCI probablemente estén relacionados con recuerdos traumáticos que algunas personas adquieren durante su paso por la unidad.[17][18]​ Se cree que la sedación inducida puede contribuir a la formación de recuerdos delirantes, al aumentar el riesgo de delirio y alucinaciones.

Los factores de riesgo son similares a los relacionados con el deterioro cognitivo post-UCI e incluyen sepsis grave,[19]síndrome de dificultad respiratoria aguda,[20]insuficiencia respiratoria, trauma,[21]hipoglucemia,[22]​ e hipoxemia. Al igual que con el deterioro físico adquirido en UCI, se sabe que la inmovilización a largo plazo y la sedación profunda desempeñan un papel importante en el desarrollo de problemas de salud mental observados en este tipo de pacientes.[4]La alteración del patrón de sueño, un problema común en la UCI, también es un posible culpable. Entre otros factores de riesgo también se encuentran: una edad menor a cincuenta años, sexo femenino, inferior nivel educativo, discapacidad preexistente, abuso de alcohol, ansiedad preexistente, depresión y trastorno de estrés postraumático también.[23]

La historia natural de los trastornos de salud mental post-UCI no se conoce bien, probablemente debido a la falta de reconocimiento de la relación entre estos síntomas y la UCI. Con ayuda psicológica y psiquiátrica adecuada, las enfermedades mentales relacionadas con el síndrome post-UCI pueden tratarse con éxito, pero la investigación favorece el uso de estrategias preventivas como el tratamiento más eficaz. Aunque hay estudios en curso centrados en determinar la mejor manera de tratar y prevenir los problemas psiquiátricos que siguen al padecimiento de una enfermedad grave, el seguimiento diario se ha constituido como uno de los más prometedores, al ser eficaz a la hora de tratar los falsos recuerdos y delirios que desarrollan algunos de estos individuos.[24]​ Los proveedores de atención médica, especialmente los trabajadores sociales clínicos que se especializan en atención médica, pueden ser de gran ayuda para promover estas prácticas y facilitarlas a los pacientes y a sus familias.

Síndrome post-UCI familiar[editar]

La familia y los cuidadores del paciente post-UCI también se ven afectados. Una mayor concienciación del tema ha conllevado un aumento en el número de investigaciones sobre los síntomas psicológicos que pueden sufrir los familiares de estos pacientes. El reconocimiento de este conjunto de síntomas ha dado lugar al término síndrome post-UCI familiar.[25][26]​ Se cree que hasta el 30% de familiares y cuidadores experimentan estrés, ansiedad y síntomas de depresión en el contexto de esta categoría.[27]

Los síntomas observados en familiares de pacientes post-UCI se ven representados en gran parte por el mismo conjunto de síntomas de salud mental que sufren los pacientes post-UCI, y pueden estar relacionados con la ansiedad y los falsos recuerdos que estos miembros de la familia desarrollan durante el curso de la enfermedad de su allegado.[28]

Tratamiento[editar]

Prevención[editar]

Aunque existen métodos prometedores para el tratamiento de pacientes post-UCI, la prevención debe ser el enfoque principal. Cuando las estrategias de prevención primaria han fracasado, el reconocimiento del síndrome y sus efectos a largo plazo supone un paso importante en el tratamiento eficaz de estos pacientes.

Limitar la sedación profunda y la inmovilización y el reposo en cama tiene un impacto positivo muy significativo en la prevención de déficits funcionales a largo plazo observados en pacientes post-UCI.[4]​ La atención a la higiene del sueño mientras se está en la UCI también parece jugar un papel importante en la prevención. El reconocimiento y el tratamiento tempranos de los delirios parecen disminuir la incidencia de esta patología. La fisioterapia y la terapia ocupacional tempranas e intensivas poseen igualmente un efecto positivo.[29]​ Un esfuerzo común por parte del equipo de atención médica de la UCI debe insistir en la importancia del autocuidado, la higiene, el sueño adecuado y la nutrición durante y después de la estancia en la UCI.

Rehabilitación[editar]

La rehabilitación suele basarse en sesiones de fisioterapia y terapia ocupacional, que se da a menudo tanto en la propia UCI como tras salir del hospital. Estos a menudo se centran en las tres áreas: psicológica, física y cognitiva. En cuanto a la rehabilitación física, existe una gran cantidad de programas para pacientes que salen de la UCI con secuelas, con un duración típica de entre seis y doce semanas tras la salida dle hospital. Estos están generalmente adaptados a los déficits funcionales del paciente y pueden incluir ejercicio indicado, sesiones de rehabilitación o teleasistencia, y puede aplicarse en conjunto con una rehabilitación cognitiva. A menudo estos ejercicios están orientados a la realización de actividades de la vida diaria.[30][31]

Respecto a la rehabilitación cognitiva, esta requiere de una evaluación exhaustiva del paciente tras la salida de la UCI, y posteriormente a los tres y a los seis meses; así como un tratamiento adaptado que a menudo se basa en la realización de tareas por objetivos.[31]​ Existen, además, protocolos estandarizados —como el Goal Management Training Protocol— que sirven de guía clínica para el tratamiento de estos pacientes y que obtienen resultados positivos.[32]

En cuanto a la rehabilitación psicológica, no existe un enfoque estándar. Sin embargo, el empleo de sesiones de terapia psicológica a través del teléfono se ha constituido como un método efectivo y eficaz a la hora de proporcionar asistencia a pacientes y a cuidadores de pacientes post-UCI.[33]

Referencias[editar]

  1. a b Davidson, Judy E. (2013). «Post-intensive Care Syndrome». Society of Critical Care Medicine. 
  2. a b Needham, Dale M.; Davidson, Judy; Cohen, Henry; Hopkins, Ramona O.; Weinert, Craig; Wunsch, Hannah; Zawistowski, Christine; Bemis-Dougherty, Anita et al. (February 2012). «Improving long-term outcomes after discharge from intensive care unit: Report from a stakeholdersʼ conference*». Critical Care Medicine 40 (2): 502-509. PMID 21946660. doi:10.1097/CCM.0b013e318232da75. 
  3. SCCM. «THRIVE: Life After the Intensive Care Unit». Consultado el 2 June 2016. 
  4. a b c d Kress, John P. (1 January 2013). «Sedation and Mobility: Changing the Paradigm». Critical Care Clinics 29 (1): 67-75. PMID 23182528. doi:10.1016/j.ccc.2012.10.001. 
  5. Hermans, Greet; Van Mechelen, Helena; Clerckx, Beatrix; Vanhullebusch, Tine; Mesotten, Dieter; Wilmer, Alexander; Casaer, Michael P.; Meersseman, Philippe et al. (15 August 2014). «Acute Outcomes and 1-Year Mortality of Intensive Care Unit–acquired Weakness. A Cohort Study and Propensity-matched Analysis». American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine 190 (4): 410-420. PMID 24825371. doi:10.1164/rccm.201312-2257OC. 
  6. Pandharipande, P.P.; Girard, T.D.; Jackson, J.C.; Morandi, A.; Thompson, J.L.; Pun, B.T.; Brummel, N.E.; Hughes, C.G. et al. (3 October 2013). «Long-Term Cognitive Impairment after Critical Illness». New England Journal of Medicine 369 (14): 1306-1316. PMC 3922401. PMID 24088092. doi:10.1056/NEJMoa1301372. 
  7. Nordon-Craft, Amy; Moss, Marc; Quan, Dianna; Schenkman, Margaret (1 December 2012). «Intensive Care Unit–Acquired Weakness: Implications for Physical Therapist Management». Physical Therapy 92 (12): 1494-1506. PMC 3513482. PMID 22282769. doi:10.2522/ptj.20110117. 
  8. Clavet, H.; Hebert, P. C.; Fergusson, D.; Doucette, S.; Trudel, G. (11 March 2008). «Joint contracture following prolonged stay in the intensive care unit». Canadian Medical Association Journal 178 (6): 691-697. PMC 2263098. PMID 18332384. doi:10.1503/cmaj.071056. 
  9. Heyland, D. K.; Schroter‐Noppe, D.; Drover, J. W.; Jain, M.; Keefe, L.; Dhaliwal, R.; Day, A. (2003). «Nutrition support in the critical care setting: current practice in canadian ICUs–opportunities for improvement?». Journal of Parenteral and Enteral Nutrition 27 (1): 74-83. PMID 12549603. doi:10.1177/014860710302700174. 
  10. Orme, James; Romney, Joshua S.; Hopkins, Ramona O.; Pope, Donna; Chan, Karen J.; Thomsen, George; Crapo, Robert O.; Weaver, Lindell K. (March 2003). «Pulmonary Function and Health-related Quality of Life in Survivors of Acute Respiratory Distress Syndrome». American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine 167 (5): 690-694. PMID 12493646. doi:10.1164/rccm.200206-542OC. 
  11. «Prolonged cognitive dysfunction in survivors of critical illness». Anaesthesia 60 (9): 847-53. 2005. PMID 16115244. doi:10.1111/j.1365-2044.2005.04148.x. 
  12. Mikkelsen, Mark E.; Christie, Jason D.; Lanken, Paul N.; Biester, Rosette C.; Thompson, B. Taylor; Bellamy, Scarlett L.; Localio, A. Russell; Demissie, Ejigayehu et al. (15 June 2012). «The Adult Respiratory Distress Syndrome Cognitive Outcomes Study». American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine 185 (12): 1307-1315. PMC 3381234. PMID 22492988. doi:10.1164/rccm.201111-2025OC. 
  13. Annane, Djillali; Sharshar, Tarek (January 2015). «Cognitive decline after sepsis». The Lancet Respiratory Medicine 3 (1): 61-69. PMID 25434614. doi:10.1016/S2213-2600(14)70246-2. 
  14. Morandi, Alessandro; Rogers, Baxter P.; Gunther, Max L.; Merkle, Kristen; Pandharipande, Pratik; Girard, Timothy D.; Jackson, James C.; Thompson, Jennifer et al. (July 2012). «The relationship between delirium duration, white matter integrity, and cognitive impairment in intensive care unit survivors as determined by diffusion tensor imaging: The VISIONS prospective cohort magnetic resonance imaging study». Critical Care Medicine 40 (7): 2182-2189. PMC 3378755. PMID 22584766. doi:10.1097/CCM.0b013e318250acdc. 
  15. Burling, Stacey (26 March 2013). «A new frontier in ICU research: Postintensive care syndrome». 
  16. Desai, Sanjay V.; Law, Tyler J.; Needham, Dale M. (February 2011). «Long-term complications of critical care». Critical Care Medicine 39 (2): 371-379. PMID 20959786. doi:10.1097/CCM.0b013e3181fd66e5. 
  17. Hoffman, Jan (22 July 2013). «Nightmares After the I.C.U.». 
  18. Jones, Christina; Griffiths, Richard D.; Humphris, Gerry; Skirrow, Paul M. (March 2001). «Memory, delusions, and the development of acute posttraumatic stress disorder-related symptoms after intensive care». Critical Care Medicine 29 (3): 573-580. PMID 11373423. doi:10.1097/00003246-200103000-00019. 
  19. Davydow, Dimitry S.; Hough, Catherine L.; Langa, Kenneth M.; Iwashyna, Theodore J. (September 2013). «Symptoms of Depression in Survivors of Severe Sepsis: A Prospective Cohort Study of Older Americans». The American Journal of Geriatric Psychiatry 21 (9): 887-897. PMC 3462893. PMID 23567391. doi:10.1016/j.jagp.2013.01.017. 
  20. Davydow, Dimitry S.; Desai, Sanjay V.; Needham, Dale M.; Bienvenu, O Joseph (May 2008). «Psychiatric Morbidity in Survivors of the Acute Respiratory Distress Syndrome: A Systematic Review». Psychosomatic Medicine 70 (4): 512-519. PMID 18434495. doi:10.1097/PSY.0b013e31816aa0dd. 
  21. Jackson, James C.; Obremskey, William; Bauer, Rebecca; Greevy, Robert; Cotton, Bryan A.; Anderson, Venice; Song, Yanna; Ely, E Wesley (January 2007). «Long-Term Cognitive, Emotional, and Functional Outcomes in Trauma Intensive Care Unit Survivors Without Intracranial Hemorrhage». The Journal of Trauma 62 (1): 80-88. PMID 17215737. doi:10.1097/TA.0b013e31802ce9bd. 
  22. Dowdy, David W.; Dinglas, Victoriano; Mendez-Tellez, Pedro A.; Bienvenu, O Joseph; Sevransky, Jonathan; Dennison, Cheryl R.; Shanholtz, Carl; Needham, Dale M. (October 2008). «Intensive care unit hypoglycemia predicts depression during early recovery from acute lung injury». Critical Care Medicine 36 (10): 2726-2733. PMC 2605796. PMID 18766087. doi:10.1097/CCM.0b013e31818781f5. 
  23. Hopkins, Ramona O.; Key, Colin W.; Suchyta, Mary R.; Weaver, Lindell K.; Orme, James F. (March 2010). «Risk factors for depression and anxiety in survivors of acute respiratory distress syndrome». General Hospital Psychiatry 32 (2): 147-155. PMID 20302988. doi:10.1016/j.genhosppsych.2009.11.003. 
  24. Mehlhorn, Juliane; Freytag, Antje; Schmidt, Konrad; Brunkhorst, Frank M.; Graf, Juergen; Troitzsch, Ute; Schlattmann, Peter; Wensing, Michel et al. (May 2014). «Rehabilitation Interventions for Postintensive Care Syndrome: A Systematic Review». Critical Care Medicine 42 (5): 1263-1271. PMID 24413580. doi:10.1097/CCM.0000000000000148. 
  25. Davidson, Judy E.; Jones, Christina; Bienvenu, O. Joseph (February 2012). «Family response to critical illness: Postintensive care syndrome–family». Critical Care Medicine 40 (2): 618-624. PMID 22080636. doi:10.1097/CCM.0b013e318236ebf9. 
  26. Schmidt, Matthieu; Azoulay, Elie (October 2012). «Having a loved one in the ICU: the forgotten family». Current Opinion in Critical Care 18 (5): 540-547. PMID 22914431. doi:10.1097/MCC.0b013e328357f141. 
  27. Busko, Marlene (25 September 2008). «Relatives of ICU Patients May Experience Enduring Stress, Grief». Archivado desde el original el 4 November 2013. 
  28. Wiedermann, Christian J.; Lehner, Georg F.; Joannidis, Michael (December 2012). «From persistence to palliation: limiting active treatment in the ICU». Current Opinion in Critical Care 18 (6): 693-699. PMID 22941210. doi:10.1097/MCC.0b013e328358d417. 
  29. Schweickert, William D; Pohlman, Mark C; Pohlman, Anne S; Nigos, Celerina; Pawlik, Amy J; Esbrook, Cheryl L; Spears, Linda; Miller, Megan et al. (May 2009). «Early physical and occupational therapy in mechanically ventilated, critically ill patients: a randomised controlled trial». The Lancet 373 (9678): 1874-1882. PMID 19446324. doi:10.1016/S0140-6736(09)60658-9. 
  30. Denehy, Linda; Elliott, Doug (2012-10-XX). «Strategies for post ICU rehabilitation:». Current Opinion in Critical Care (en inglés) 18 (5): 503-508. ISSN 1070-5295. doi:10.1097/MCC.0b013e328357f064. Consultado el 13 de abril de 2021. 
  31. a b Colbenson, Gretchen A.; Johnson, Annie; Wilson, Michael E. (2019-06-XX). «Post-intensive care syndrome: impact, prevention, and management». Breathe (en inglés) 15 (2): 98-101. ISSN 1810-6838. PMC 6544795. PMID 31191717. doi:10.1183/20734735.0013-2019. Consultado el 13 de abril de 2021. 
  32. Jackson, James C.; Ely, E. Wesley; Morey, Miriam C.; Anderson, Venice M.; Denne, Laural B.; Clune, Jennifer; Siebert, Carol S.; Archer, Kristin R. et al. (2012-04-XX). «Cognitive and physical rehabilitation of intensive care unit survivors: Results of the RETURN randomized controlled pilot investigation*». Critical Care Medicine (en inglés) 40 (4): 1088-1097. ISSN 0090-3493. doi:10.1097/CCM.0b013e3182373115. Consultado el 13 de abril de 2021. 
  33. Cox, Christopher E.; Porter, Laura S.; Hough, Catherine L.; White, Douglas B.; Kahn, Jeremy M.; Carson, Shannon S.; Tulsky, James A.; Keefe, Francis J. (2012-08-XX). «Development and preliminary evaluation of a telephone-based coping skills training intervention for survivors of acute lung injury and their informal caregivers». Intensive Care Medicine (en inglés) 38 (8): 1289-1297. ISSN 0342-4642. PMC 3535183. PMID 22527082. doi:10.1007/s00134-012-2567-3. Consultado el 13 de abril de 2021.