Sensibilidad química múltiple

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sensibilidad química múltiple
Clasificación y recursos externos
MeSH D018777
Sinónimos
Intolerancia ambiental idiopática
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]

La sensibilidad química múltiple (SQM), conocida también como intolerancia ambiental idiopática,[1] es un síndrome crónico de etiología y patogenia desconocidas, por el que el paciente experimenta una gran variedad de síntomas recurrentes, que implican a varios órganos y sistemas, relacionados con la exposición a diversas sustancias en muy bajas dosis (a concentraciones menores de las que se consideran capaces de causar efectos adversos en la población general), tales como productos químicos ambientales o alimentos.[2] El estado del paciente puede mejorar cuando los supuestos agentes causantes son eliminados o se evita la exposición a ellos.[3] Se trata de un proceso que se desarrolla de manera solapada y progresiva, y que afecta principalmente a mujeres de mediana edad. Suele acompañarse también de intolerancias alimentarias, farmacológicas y de otro tipo. Con frecuencia cursa con enfermedades asociadas, especialmente el síndrome de fatiga crónica (SFC).[1]

Los estudios realizados hasta la fecha sugieren un posible origen multifactorial de la SQM; en el desarrollo de la enfermedad, parecen estar implicados diversos mecanismos de toxicidad, órganos y sistemas, tanto a nivel molecular, bioquímico, fisiológico y estructural. Es muy probale que el sistema nervioso central (SNC), el sistema inmunológico y el sistema endocrino participen en la respuesta toxicológica que se observa en el desarrollo de la SQM, mediante alteraciones en los mecanismos de interregulación existentes en estos sistemas.[3]

Actualmente, no existen estudios concluyentes que atribuyan el origen de la SQM a factores genéticos, ni tampoco se dispone de pruebas concluyentes que sitúen su origen en factores psicológicos y/o psiquiátricos. A medida que se avanza en el conocimiento de la SQM, predominan los estudios que orientan la investigación hacia un origen orgánico tóxico y disminuye el número de trabajos que hacen referencia a una causa psicopatológica.[3]

El diagnóstico de la SQM es clínico, y se basa en la presencia de síntomas (percepciones subjetivas del paciente) y/o signos clínicos (manifestaciones objetivas, observadas en la exploración médica). Estos últimos pueden estar presentes o no y ser muy diversos, tales como eritema, ronquera, taquicardias, arritmia, descoordinación motora, trastornos del habla, etc.[3] Los desencadenantes más comunes son los perfumes, los productos de limpieza, el gluten, el maíz, la caseína, la soja y el glutamato monosódico.[2]

Debido a los problemas que se plantean en cuanto a la definición, diagnóstico y tratamiento de la SQM, actualmente la Organización Mundial de la Salud (OMS) no contempla a la SQM como una entidad nosológica con un código específico en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10),[3] y tampoco la Asociación Médica Estadounidense (AMA), la Academia Americana de Alergias e Inmunología, el Colegio Americano de Medicina y la Sociedad Internacional Reguladora de Toxicología y Farmacología.[4]

No obstante, la Asociación Médica Estadounidense, la Asociación Americana del Pulmón, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos y Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de los Estados Unidos exponen que las quejas de los pacientes referentes a la SQM no deben ser descartadas y atribuidas a un origen psicológico, sino que es esencial un examen médico minucioso.[5]

Austria y Alemania han incluido el término sensibilidad química múltiple en su Índice Alfabético; sin embargo, el código de la CIE-10 sigue siendo el T78.4 “alergia no especificada”. Esto quiere decir que cuando se realice una búsqueda por el código 78.4, el resultado no será únicamente la SQM, sino también las alergias, reacciones de hipersensibilidad, etc., que están incluidas en dicho código. Japón ha incluido el literal de la SQM dentro del código T65.9 de la CIE-10, que se refiere a “efectos tóxicos de sustancias no específicas”.[3]

En septiembre de 2014, el Ministerio de Salud de España codificó la enfermedad en su versión de la clasificación internacional de enfermedades CIE-9-MC (CIE-9 modificación clínica) dentro del grupo de "alergias no específicas" (código 995.3).[6] [7]

Se han propuesto muchos nombres alternativos para esta patología: enfermedad ambiental, enfermedad del siglo XX, síndrome de respuesta a las sustancias químicas, síndrome de alergia total, pérdida de tolerancia inducida por químicos e hipersensibilidad química. Aunque es una patología de la que se habla especialmente a partir de finales de la década de 2000, sus orígenes se remontan a mediados del siglo XX.

Historia[editar]

El trastorno posteriormente denominado Sensibilidad Química Múltiple fue propuesto originalmente como una enfermedad distinguible por Theron G. Randolph en 1950 poco después de ser expulsado de la Escuela Médica de la Northwestern University por sus cuestionables enseñanzas.[8] Randolph describió la dolencia como un desorden crónico multisistémico, caracterizado por síntomas muy diversos supuestamente causados por una reacción del organismo a sustancias presentes en el medio ambiente y los alimentos.[9] Las teorías de Randolph fueron desechadas por los especialistas en alergología y son criticadas como sinsentidos por los especialistas en toxicología, debido a su rechazo a la importancia de los anticuerpos IgE en alergias reales, lo cual entra en conflicto con los conocimientos actuales.[10] En 1965 Randolph fundó la Sociedad de Ecología Clínica como organización para promover sus ideas sobre los síntomas que presentaban sus pacientes. A partir de esta organización emergió la ecología clínica, una especialidad médica no reconocida[11] cuyos practicantes han sido criticados por hacer creer a pacientes mentalmente enfermos y sugestionables que son químicamente sensibles.[12] En 1984, la Sociedad de Ecología Clínica cambió su nombre por el de Academia Americana de Medicina Ambiental, pero pronto otras sociedades tales como el Centro Nacional de Estrategias de Salud Ambiental la superaron en número de miembros.[13]

En 1987 Mark R. Cullen, profesor estadounidense de medicina y epidemiología, acuñó por primera vez el término "Sensibilidad química múltiple" y definió siete criterios para diagnosticar este trastorno.[14] Los criterios incluían la exposición ambiental demostrable a productos químicos o la afectación de más de un órgano.

En 1996, el IPCS (International Programme on Chemical Safety), publicó las conclusiones de un taller celebrado en Berlín en el que se recomienda por primera vez la denominación "Intolerancia ambiental idiopática" (IAI) en lugar de sensibilidad química múltiple. En las conclusiones se establece como definición de trabajo que la IAI se caracteriza por ser un trastorno adquirido con múltiples síntomas recurrentes, asociado a diversos factores ambientales y no causado por trastorno médico o psiquiátrico conocido. Además, considera de importancia fundamental determinar si los pacientes son capaces de discriminar entre agentes químicos y placebo en estudios de doble ciego, ya que la incapacidad para hacerlo sugeriría un mecanismo psicológico.[15]

En 1999, tras una conferencia celebrada en Atlanta, Liliane Bartha y otros, establecieron seis criterios -conocidos como los criterios de Bartha[16] o Consenso Internacional de 1999[5] - para el diagnóstico de la sensibilidad química múltiple. Estos criterios eran: se trata de una condición crónica, los síntomas son reproducibles, en respuesta a una exposición baja, se relaciona con multitud de sustancias químicas, los síntomas mejoran cuando cesa la exposición, afecta a múltiples órganos y sistemas. Aunque estos criterios son necesarios para el diagnóstico de IAI, no son suficientes y es necesario descartar otras patologías que puedan explicarlo.[16]

En 1999 la alergóloga, inmunóloga y médico ambientalista Claudia S. Miller desarrolló el cuestionario QEESI (acrónimo de Quick Environmental Exposure and Sensitivity Inventory) de autoevaluación como instrumento para inferir el nivel de sensibilización de los afectados por el síndrome. El cuestionario mide de 0 a 10 el grado de afectación en cuatro aspectos: gravedad de los síntomas, intolerancia a químicos, otras intolerancias e impacto vital.[17] [18]

Eventos específicos de exposición a químicos: el desastre de Bhopal, la Guerra del Golfo y el 11S[editar]

Varios científicos y médicos de todo el mundo han podido observar y estudiar eventos específicos, cuyas consecuencias sobre la salud parecen sugerir una explicación creíble para la aparición y rápida escalada de la SQM.[2]

A raíz la Guerra del Golfo (1990-1991) y de los atentados del 11 de septiembre de 2001, un porcentaje importante de personas que previamente trabajaban sin problemas en ambientes con exposiciones a tóxicos, comenzaron a desarrollar reacciones de sensibilidad, estados alérgicos y enfermedades no diagnosticadas, que no existían antes de las exposiciones.[2]

También se documentaron graves problemas de salud y sensibilidades previamente inexistentes en varios supervivientes del desastre de Bhopal (1984), donde cerca de medio millón de personas fue expuesto a diversas toxinas liberadas por una planta de pesticidas.[2]

Varias series de casos e informes en la literatura científica han descrito fenómenos similares en personas previamente sanas, después de la exposición a productos tóxicos. También se ha observado que las personas expuestas a sustancias tóxicas son considerablemente más propensas a desarrollar trastornos de salud relacionados con la sensibilidad, tales como el asma. Los estudios sobre los trabajadores ocupacionalmente expuestos a diversas sustancias tóxicas, por ejemplo, han puesto de manifiesto un aumento de la prevalencia de la SQM, con diferencias significativas entre los empleados expuestos frente a los no expuestos, dentro de la misma ocupación.[2]

Epidemiología[editar]

La sensibilidad a diversos compuestos presentes en nuestro medio ambiente y nuestra alimentación se ha convertido en un fenómeno omnipresente. Una creciente proporción de la población general en gran parte del mundo se queja de síntomas en diferentes sistemas de órganos, previamente inexistentes, desencadenados por exposiciones a bajos niveles de un variado número de sustancias químicas y alimentos. En ocasiones, estas reacciones provocan una discapacidad crónica.[2]

La incidencia de esta hiperreactividad a diversos factores desencadenantes químicos, que ha recibido la denominación de sensibilidad química múltiple, sigue aumentando en todos los grupos de edad, incluidos los niños, y se ha convertido en un importante problema de salud pública.[2]

Se estima que aproximadamente el 3-4% de la población americana sufre de formas graves de sensibilidad química y aproximadamente un 15-30% de formas más leves. Estudios similares en otros países, entre ellos Canadá y varios países europeos, también sugieren una notable y creciente prevalencia de esta enfermedad.[2]

Etiología[editar]

Aunque los pacientes suelen atribuir sus síntomas a la exposición a diversos productos químicos, la causa de la SQM es desconocida y no existe un consenso sobre su origen. Por ello, desde la comunidad médica se ha empezado a llamar a este síndrome como Intolerancia Idiopática Ambiental, lo que enfatiza el hecho de ser de causa desconocida (idiopático significa "de causa desconocida").[16] [19]

Si bien los factores desencadenantes que provocan el desarrollo de los síntomas pueden variar considerablemente entre cada paciente, se ha demostrado en repetidas ocasiones que los más comunes son el gluten, el maíz, la caseína, la soja, el glutamato monosódico, los perfumes y los productos de limpieza. El número de diversos estímulos desencadenantes en un individuo es a menudo proporcional a la carga corporal de sustancias tóxicas en esa persona; individuos con una carga total subyacente pesada invariablemente reaccionan a múltiples desencadenantes.[2]

Las hipótesis fisiopatogénicas de la SQM se agrupan en dos grandes bloques:[3]

  • Origen orgánico tóxico.
  • Causas psicopatológicas.

No obstante, a medida que se avanza en el conocimiento de la SQM, cada vez son menos los trabajos que hacen referencia al origen psicopatológico y predominan los que orientan la investigación hacia un origen orgánico tóxico. En los dos enfoques hay cabida para la exposición ambiental, principalmente química, como desencadenante del proceso de la SQM, con una participación más o menos relevante del sistema olfativo.[3]

Hipótesis psicológica y/o psiquiátrica[editar]

Ante la imposibilidad de encontrar actualmente alteraciones biológicas objetivas, algunas publicaciones han achacado las causas de la SQM a aspectos del plano psicosomático.[20] [21] [22] Algunos autores sugieren que se debería a un reflejo condicionado a experiencias vitales traumáticas o a un accidente, o por otros trastornos psiquiátricos, y que la ansiedad contribuye al mantenimiento del trastorno por la vía de atribuciones somáticas.[3]

La distinción entre causas psicológicas y fisiológicas es frecuentemente difícil de realizar,[23] y es particularmente complicada en el caso de la SQM porque las sustancias usadas en los estudios de provocación para verificar la sensibilidad muchas veces pueden ser detectadas por el olor, lo cual compromete la fiabilidad de los estudios de doble ciego.

En 2006, se realizó una revisión sistemática de los estudios de provocación publicados hasta mayo de ese año. Se incluyeron 37 artículos: 2 estudios de provocación doble ciego y 4 simple ciego con enmascaramiento; 13 doble ciego sin enmascaramiento; 14 simple ciego sin enmascaramiento; y 4 estudios sin cegamiento. Las conclusiones fueron que "las personas con SQM reaccionan a las exposiciones a productos químicos. Sin embargo, estas respuestas ocurren sólo cuando pueden distinguir entre las sustancias reales y de control, sugiriendo que el mecanismo de acción no es específico del producto químico en sí y podría estar relacionado con las expectativas y creencias".[23]

Una dificultad de la revisión fue la variable calidad de una buena parte de los ensayos. Muchos estudios no utilizaron sustancias adecuadas para enmascarar las provocaciones y, por lo tanto, la ceguera del estudio se comprometía, ya que los participantes podrían haber sido capaces de reconocer a lo que estaban expuestos. Por ejemplo, en algunos estudios el placebo fue relativamente inodoro e incoloro, como aire o agua limpios, mientras que el agente activo incluido eran sustancias típicamente nocivas con olor penetrante, tales como formaldehído, productos químicos orgánicos volátiles o humo del tabaco.[23]

Enmascarar las sustancias de prueba (los placebos), como el agua o el aire, resulta complicado. Algunos investigadores lo lograron añadiéndoles sustancias olorosas, tales como café, menta, o vainilla. Se podría argumentar que esto supone incorporar una nueva sustancia química, a la que los participantes también podrían reaccionar. Por ejemplo, en un estudio los participantes fueron más propensos a reaccionar negativamente al placebo con olor a café que a la acetona o productos químicos orgánicos volátiles. Los autores argumentaron que esto podría haberse debido a que estaban menos acostumbrados al olor del café que al de la acetona (que estaba presente en sus ambientes del día a día), por lo que interpretaron el olor del café como una amenaza.[23]

Otros investigadores trataron de superar el problema haciendo que los participantes usaran pinzas nasales o mascarillas. Ninguno de estos estudios enmascaró los placebos con sustancias olorosas. Los participantes experimentaron alguna reacción significativa después de la exposición con productos químicos, incluyendo alteraciones en la piel, irritación y disnea. Los autores sugirieron que podrían haberlos percibido a través de los ojos.[23]

En un trabajo se estudió si existía algún tipo de implicación cognitiva en personas afectadas por SQM, con la conclusión de que las palabras que asociaban a la enfermedad les causaban problemas emocionales. Por otra parte, se han realizado pruebas olfatorias, en las que las personas afectadas con SQM reaccionaron negativamente al oler determinadas sustancias cuando se les indicaba que se trataba de productos fuertes, aunque no lo fueran, reacción que no ocurrió con el grupo control, lo que según los autores confirmaría que el rechazo a estas sustancias tiene una base psicológica. Siguiendo esta misma línea, algunos autores abogan por que la SQM podría estar asociada con un rasgo de la personalidad llamado "absorción", que se refiere a la predisposición del individuo a estar profundamente inmerso en experiencias sensoriales (olores, sonidos y pinturas), provocando estados de alteración de la conciencia.[3]

Hipótesis genética[editar]

Esta hipótesis plantea la existencia de alteraciones congénitas en el metabolismo de los xenobióticos (químicos poco frecuentes en la naturaleza o inexistentes, sintetizados en laboratorio) y endobióticos (organismo que vive dentro de los tejidos de su huésped). El polimorfismo en varios genes contribuye a las diferencias entre individuos en el metabolismo de los xenobióticos y puede conducir a toxicidad y a enfermedad. Sin embargo, estudiados los polimorfismos en personas con SQM, no se encontraron diferencias significativas entre pacientes y grupos sanos de control, en la distribución de alelos para 5HTT, NAT1, NAT2, PON1, PON2 y SOD2.[3]

Hipótesis química, de sensibilización alergénica y respuesta olfativa[editar]

La asociación de niveles de disolventes hidrocarburos clorados y plaguicidas en la sangre de pacientes con SQM fue comprobada en el año 2001. Algunos estudios sugieren la posibilidad de efectos sinérgicos entre hidrocarburos clorados y algunos principios activos, tales como clonidina o haloperidol, lo que podría llegar a provocar alteraciones endocrinológicas con potenciación de los niveles estrogénicos. Se ha observado en pacientes con SQM que han estado expuestos a plaguicidas, ya sea de forma accidental o por exposiciones continuadas incluso a bajas dosis, la aparición de sintomatología ante una nueva exposición.[3]

En el año 2003, se empezaron a estudiar las alteraciones en las poblaciones celulares de linfocitos T y se valoró la expresión de cuatro marcadores de activación de superficie (CD25, CD26, CD38 y HLA-DR), en un reducido número de pacientes con SQM y controles sanos. En animales de experimentación, se ha podido relacionar la sensibilización progresiva del organismo a pequeñas dosis de tóxicos ambientales y las alteraciones de las poblaciones celulares con activación de la autoinmunidad.[3]

Hipótesis anatómica[editar]

Ciertos estudios postulan la existencia de regiones anatómicas concretas implicadas en el desarrollo de la SQM. Este es el caso de la interacción entre químicos ambientales y el órgano vomeronasal, si bien todavía existen controversias sobre su papel en los seres humanos.[3]

Otro estudio que apunta en esta misma dirección concluye que la percepción olfativa a distintos olores fue más elevada entre pacientes con SQM. No obstante, se señala que cuanto más sabían identificar el tipo de olor, menos síntomas de náusea y alteraciones del estado general padecían.[3]

Hipótesis neurológica y alteraciones cognitivas[editar]

Uno de los primeros estudios, en 1993, se dirigió a comprobar la posible hiperactividad del hipocampo y sensibilización neurológica como mecanismos centrales de la SQM.[24]

Trabajos posteriores evidenciaron una posible asociación entre la sensibilización de personas con SQM y las alteraciones en el electroencefalograma y en la tensión arterial. La autora de estos estudios alega que las variables psicológicas solas no pueden explicar estos hallazgos. Sugiere que la sensibilización puede servir como una adaptación, como una función centinela ante la amenaza de sustancias químicas ambientales que se introducen en el organismo de forma insidiosa, produciendo problemas crónicos como la SQM y/o la fibromialgia. La respuesta individual específica, más que el tipo de los tóxicos ambientales, puede determinar cambios en la función del sistema nervioso central autónomo y periférico.[3]

En 1999, Meggs propuso que la SQM está provocada por sustancias con bajo peso molecular que se adhieren a los quimioreceptores de las fibras-C, lo que provoca la liberación de mediadores de la inflamación.[25]

Estudios más recientes han examinado el papel de los procesos inflamatorios y han encontrado correlación entre inflamación cerebral y síntomas de SQM.[26]

En el año 2009, se publicó en un estudio de casos y controles sanos expuestos a sustancias químicas a concentraciones no tóxicas, a quienes, tras la exposición, se les realizó una tomografía computarizada de emisión monofotónica (SPECT), que evidenció alteraciones. Las zonas cerebrales más afectadas eran aquellas que procesan los olores. Los potenciales evocados auditivos, olfatorios y sensitivos a químicos estaban alterados en los casos de SQM. La evaluación mediante escala psicométrica evidenció que las personas con SQM, en comparación con los controles sanos, presentaban peor calidad de vida y función neurocognitiva basal que empeoraba después de la exposición química.[3]

En general, la mayoría de las hipótesis neurológicas se centran en disfunciones neurológicas de las áreas de procesado de olores del cerebro.[27]

Hipótesis de sobreproducción de óxido nítrico[editar]

El estrés oxidativo es uno de los principales mecanismos de acción tóxica de muchos químicos ambientales y/o alimentarios, que actúan a nivel neurológico, endocrino y/o inmunológico, como por ejemplo algunos plaguicidas.[3]

En el año 2001 un estudio publica que la elevación de peroxinitritos y del óxido nítrico (NO) podría ser el nexo común en la etiología de la SQM, el síndrome de fatiga crónica y el estrés postraumático. El autor también señala la posibilidad de un mecanismo compartido con la fibromialgia, puesto que los peroxinitritos son altamente oxidantes y están distribuidos en todos los tejidos. Los plaguicidas, como los organofosforados y los carbamatos, pueden actuar vía estimulación muscarínica para producir la misma respuesta de sensibilización y bioquímica.[3]

Hipótesis sobre el estado redox en las mitocondrias[editar]

Un estudio publicado durante el primer trimestre de 2010, concluye que entre los mecanismos fisiológicos que acontecen a nivel molecular y celular, en el desarrollo de la SQM podemos encontrar: alteraciones en el status redox celular, con inhibición de la expresión génica y de la actividad de enzimas antioxidantes; aceleración de la peroxidación lipídica y el consiguiente descenso de la concentración de ácidos grasos insaturados en membranas de eritrocitos, aumento en la síntesis de óxido nítrico (NO) y un descenso de glutation (reducido y oxidado), lo cual va acompañado de un aumento de la concentración plasmática de citocitoquinas pro-inflamatorias (INFgamma, IL-8, IL-10, etc.). Todas estas variaciones se observaron en en plasma o eritrocitos.[3]

Cuadro clínico[editar]

El perfil de síntomas es muy amplio, con una enorme variedad de manifestaciones que afectan a diferentes sistemas y órganos, y que no se pueden diferenciar del de otras enfermedades que también cursan con afectaciones plurisistemáticas. Resulta complicado establecer la relación entre síntoma y exposición al desencadenante, a lo que se suma la dificultad para explicar algunos síntomas por quienes los padecen, lo que acarrea que no sean bien comprendidos o que sean interpretados erróneamente.[3]

Los sistemas que pueden verse afectados abarcan el sistema nervioso central y periférico, órganos sensoriales (ojo y oído), el aparato respiratorio (incluyendo nariz, boca y garganta), el sistema cardiovascular, endocrino y músculo-esquelético, el aparato gastrointestinal, el aparato reproductor, la vejiga y la piel.[3]

Los síntomas más frecuentes afectan a los sistemas nervioso central (especialmente dolor o presión en la cabeza, fatiga y falta de capacidades cognitivas), respiratorio y gastrointestinal. Asimismo, tienen especial interés la hipersensibilidad olfativa, la diátesis alérgica y la intolerancia a alimentos o al alcohol.[3]

Los síntomas psicológicos pueden ser expresión de la exposición, causados por el malestar y el mal manejo de la enfermedad por parte del personal médico, o debidos a comorbilidades.[3]

A continuación, se detalla un listado de síntomas que pueden desarrollar los pacientes afectados de SQM:[3]

Neuro-musculares
  • Pérdida de consciencia.
  • Tropezar/arrastrar los pies.
  • Convulsiones.
  • Sensación de falta de equilibrio.
  • Fatiga.
  • Visión doble.
  • Problemas para enfocar la vista.
  • Hormigueos en los dedos de las manos y/o los pies.
  • Espasmos musculares.
  • Entumecimientos en los dedos de las manos y/o los pies.
  • Desmayo.
  • Sensación de torpeza.
  • Frío o coloración azulada en uñas y dedos.
  • Sensación de sueño incontrolable.
Relacionados con la cabeza
  • Infecciones en los senos nasales.
  • Presión en la cabeza, en la cara y/o en el cuero cabelludo.
  • Dolor de cabeza.
  • Sensación de aturdimiento.
  • Pitidos en los oídos.
Gastrointestinales
Respiratorios
  • Tos.
  • Bronquitis.
  • Asma o respiración con sibilancias.
  • Goteo postnasal.
  • Excesiva procucción de moco.
  • Dificultad para respirar.
  • Irritación y/o escozor de ojos.
  • Susceptibilidad a desarrollar infecciones.
  • Irritación de garganta.
  • Ronquera.
Cardio-vasculares
Músculo-esqueléticos
  • Dolor muscular.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Debilidad en las piernas y brazos.
  • Rigidez general.
  • Calambres en los dedos de los pies y/o las piernas.
Afectivos
  • Tensión nerviosa.
  • Llanto incontrolado.
  • Irritabilidad.
  • Depresión.
  • Nerviosismo.
  • Pensamientos suicidas.
  • Falta de motivación.
  • Alteraciones del sueño.
  • Furia repentina.
  • Temblor de manos.
Cognitivos
  • Problemas de memoria.
  • Dificultades de dicción.
  • Tendencia a dar respuestas cortas.
  • Problemas de cálculo numérico.
  • Problemas de escritura.
  • Dificultad de concentración.
  • Dificultad para la toma de decisiones.
  • Problemas en el habla.
  • Ausencias.
Otros síntomas
  • Sensación de cansancio y/o letargo.
  • Congestión nasal.
  • Irritación/enrojecimiento de la piel.
  • Náuseas.
  • Reflujo ácido.
  • Mareos y/o aturdimiento.
  • Mucosidades en las vías respiratorias inferiores.
  • Estornudos.
  • Transpiración.
  • Fiebre.
  • Sensación de preocupación.

Enfermedades asociadas[editar]

Las comorbilidades que se presentan más comúnmente en la SQM incluyen el síndrome de fatiga crónica,[1] la tiroiditis autoinmune, el asma, el reflujo gastroesofágico, el síndrome del intestino irritable y la esteatosis hepática.[3]

Entre las patologías psiquiátricas se cuentan el trastorno mixto ansioso-depresivo, los ataques de pánico y los trastornos obsesivo-compulsivos.[3]

Diagnóstico[editar]

Actualmente, la SQM es objeto de intensos debates en la comunidad científica, puesto que la mayoría de los casos detectados tienen muy pocos aspectos comunes, dada la gran variedad de síntomas y de grados de afectación. Asimismo, existe una clara controversia en cuanto a los mecanismos biológicos que la originan y no existen criterios comunes para su diagnóstico y tratamiento.[3] [16]

Estas dificultades motivan que las personas afectadas por SQM se enfrenten a menudo a situaciones en las que sus síntomas son confundidos o no diagnosticados correctamente, siendo derivadas a diferentes especialistas y sin recibir una atención médica apropiada. Este retraso en el diagnóstico y la falta de una base para su tratamiento, tienen consecuencias físicas, sociales y psicológicas tanto para las personas afectadas por SQM como para sus familiares.[3]

Actualmente, no se conocen biomarcadores específicos para confirmar la SQM. Por lo tanto, el diagnóstico de la SQM se basa en criterios clínicos, en los síntomas que refieren las personas afectadas y en las historias de la exposición química. Si bien no existe un patrón claro de síntomas asociados a la SQM y estos son difíciles de distinguir de los característicos de otras enfermedades, es posible realizar una aproximación al diagnóstico a través de las siguientes estrategias:[3]

  • Sospecha clínica de SQM mediante la presunción de relación causal entre los síntomas y la exposición a sustancias químicas en personas que presentan patologías con síntomas diversos, cambiantes y sin un origen claro conforme a los razonamientos clásicos que se vienen utilizando, así como ante situaciones clínicas reconocidas que no respondan a los tratamientos habituales.
  • Utilización de cuestionarios, que permiten identificar los agentes desencadenantes de los síntomas, cuantificar su gravedad y las repercusiones sobre las actividades de la vida diaria del paciente.
  • Realización de exámenes complementarios, para intentar validar la alteración neuro-endocrina central que subyace en esta patología, así como las consecuencias que a nivel periférico pueda tener la misma, en personas afectadas en las que haya sido realizado correctamente el diagnóstico clínico.

Criterios diagnósticos[editar]

Consenso Internacional de 1999[editar]

Los primeros criterios para el diagnóstico de la SQM fueron propuestos en 1989 y constaban de cinco puntos. Una década más tarde, se dictó el Consenso Internacional de 1999, en el que se añade un sexto criterio, referido a la afectación multisistémica. Estos criterios, que son los más utilizados en las definiciones de investigación, son los siguientes:[5]

  1. Los síntomas se pueden reproducir con la exposición química repetida.
  2. La condición es crónica.
  3. Niveles bajos de exposición provocan la aparición de manifestaciones del síndrome. Dichos niveles son inferiores a los usuales o previamente tolerados.
  4. Los síntomas mejoran o desaparecen cuando las sustancias desencadenantes son eliminadas.
  5. Las reacciones son causadas por múltiples sustancias sin relación química entre sí.
  6. Los síntomas afectan a múltiples sistemas orgánicos.

Documento de Consenso sobre Sensibilidad Química Múltiple de 2011[editar]

En 2011, el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad del Gobierno de España publicó el Documento de Consenso sobre Sensibilidad Química Múltiple, elaborado por un grupo de expertos a través de una exahustiva búsqueda y análisis de literatura científica en las principales fuentes de información relacionadas con Ciencias de la Salud. Estos criterios se detallan a continuación:[3]

  1. La persona sufre síntomas recurrentes al exponerse a agentes químicos diversos, a concentraciones menores de las que se consideran capaces de causar efectos adversos a la población general.
  2. Curso crónico.
  3. Algunos síntomas pueden mejorar o desaparecer cuando cesa la exposición a las sustancias químicas desencadentantes.
  4. Los síntomas pueden aparecer con sustancias que previamente eran bien toleradas.
  5. Los síntomas son variables en cuanto a frecuencia, gravedad y duración.
  6. Los síntomas no se limitan a un solo órgano o sistema.
  7. Se aprecian alteraciones objetivables en alguno/s de los siguientes sistemas: cardiovascular, endocrino, inmunológico, hepático, psicológico, neurocognitivo, neurológico, ginecológico, andrológico y en piel y mucosas.
  8. El paciente presenta dificultades para mantener los hábitos y actividades de la vida diaria y para acceder a los servicios sanitarios; también experimenta una reducción de su calidad de vida.
  9. Algunas personas con SQM pueden no tolerar las bebidas alcohólicas y algunos medicamentos, que previamente eran bien tolerados.

Pruebas complementarias[editar]

La realización de pruebas complementarias es individualizada, en función de los síntomas del paciente, los hallazgos en la exploración física y la posibilidad de la existencia de alguna enfermedad asociada. Asimismo, son de utilidad para ayudar en el proceso de diagnóstico por exclusión de otras patologías que cursan con síntomas similares a los de la SQM.[3]

Algunos ejemplos de pruebas que podrían estar indicadas son: analítica de la función tiroidea, cortisol basal, factor reumatoide (FR), anticuerpos antinucleares (ANA), 25-hidroxi vitamina D (25 OH-D), parathormona inmunorreactiva (PTHi), prolactina, ferritina, vitamina B12 o ácido fólico.[3]

Tratamiento[editar]

La SQM es un problema de salud complejo y precisa de un abordaje terapéutico multidisciplinar, en el que se deben incluir las comorbilidades asociadas. Los cambios en la sintomatología de las personas afectadas se producen de manera rápida, por lo que los tratamientos tienen que adaptarse al dinamismo de esta enfermedad.[3]

Una parte imprescincible en la atención a las personas con SQM es la relación de cercanía y confianza, escuchando y validando su experiencia de la enfermedad.[3]

Debido a que se desconocen las bases fisiopatológicas de la SQM, actualmente no se dispone de un tratamiento curativo específico. El tratamiento es fundamentalmente sintomático, orientado a mejorar la calidad de vida de las personas afectadas. Las estrategias incluyen intentar evitar la exposición a los agentes desencadenantes y complementar con tratamientos basados en cambios en la dieta y/o administración de suplementos nutricionales.[3]

Si bien actualmente no existe suficiente evidencia científica sobre la eficacia de los distintos tratamientos, tanto farmacológicos como no farmacológicos, algunas de las posibles pautas a emplear son las siguientes:[3]

  • Evitar las reexposiciones. Es la medida que ha demostrado resultar más eficaz. Consiste en evitar la exposición a las situaciones que el paciente ha advertido previamente como desencadenantes de sus síntomas. En general, se recomienda mejorar la aireación y ventilación de los espacios donde se encuentren las personas afectadas.
  • Maximizar la rehabilitación y el apoyo psicosocial. Se incluyen medidas encaminadas a mejorar las estrategias para afrontar la enfermedad, entre las que cabe destacar:
- Educación y apoyo para fomentar los cambios en los estilos de vida que se necesitan para reducir las exposiciones medioambientales.
- Conocer los factores que pueden agravar el estrés medioambiental, tales como medicaciones inadecuadas, dietas pobres y falta de sueño, y apoyo para su reducción.
- Ejercicio adecuado a cada persona, incluyendo ejercicios de control de la respiración y de relajación, entre otros.
- Mejorar los trastornos asociados que afectan a la mayoría de las personas con SQM, como el dolor crónico, el síndrome del intestino irritable, el asma y los trastornos tiroideos.
- Apoyo psicológico y social por parte de los profesionales de atención primaria, unidades de trabajo social, así como una actitud de escucha por parte del personal que acompañe el proceso terapéutico, sesiones de psicoterapia y actividades grupales.
  • Tratamiento de los síntomas y de la comorbilidad. Si bien no existe evidencia científica sobre la acción terapeútica de algún fármaco en el tratamiento de los síntomas de la SQM, algunos que se utilizadan para el manejo de ciertos síntomas incluyen:
- La bioquinona Q-10 o coenzima Q-10. Podría ser de utilidad en los síntomas de fatiga, cansancio y debilidad, teniendo en cuenta la hipótesis etiopatogénica de aumento del daño por procesos oxidativos como una de las alteraciones que presentan las personas afectadas de SQM.
- La vitamina B1. Su posible efecto sobre el sistema simpático tónico podría explicar la mejoría general de las personas afectadas de SQM, dado que muchos síntomas se derivan de la activación parasimpática que pueden provocar los agentes químicos.
- Tratar adecuadamente los trastornos que se presentan frecuentemente asociados a la SQM, como son los trastornos tiroideos, las alteraciones en el ciclo menstrual y las carencias de hierro, calcio y vitamina D.
- Otros tratamientos en estudio son tratamientos con inmunoglobulinas, terapia neutralizante de sustancias químicas y extractos alimenticios, terapia de evitación, dietas de eliminación y nistatina oral (tratamiento de almibaradas).

La falta de respuesta a los tratamientos generales empleados no supone necesariamente un error diagnóstico -basado en los datos semiológicos-; ejemplo de ello es lo que ocurre en enfermedades como la endometriosis, la hepatitis crónica vírica, la urticaria crónica idiopática (sin una causa conocida), la menorragia idiopática, etc.[3]

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • García Fructuoso,Ferran J.(2006) ABRIENDO CAMINO Principios Básicos de Fibromialgia, Fatiga Crónica e Intolerancia Química Múltiple Tarannà Edicions, ISBN 978-84-96516-11-3
  • de Prada, Carlos (2008). "SQM. El riesgo tóxico diario." Ed. fundación Alborada. ISBN 978-84-612-3718-0
  • Caballé, Eva (2009) "DESAPARECIDA. Una vida rota por la Sensibilidad Química Múltiple" Editorial El Viejo Topo. ISBN 978-84-92616-42-8
  • J. Fernandez-Solá y S. Nogué (2011) "Sensibilidad Química y Ambiental Múltiple - Sobrevivir en un entorno tóxico" Oxigen Viena Ediciones
  • Ziem y Mc Tamney (1997) Profile of patients with chemical injury and sensitivity.
  • J. Fernandez-Solá y S. Nogué (Hospital Clínico y Provincial de Barcelona). JANO 14-20, septiembre 2007, nº 1662
  • J. Fernández-Solà et al., Documento de consenso, Sensibilidad Química Múltiple. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad. Gobierno de España. Noviembre 2011.

Referencias[editar]

  1. a b c Nogué Xarau, S; Dueñas Laita, A; Ferrer Dufol, A; Fernández Solà, J; Grupo de Trabajo de Sensibilidad química múltiple (28 de mayo de 2011). «[Multiple chemical sensitivity][Article in Spanish]». Med Clin (Barc) 136 (15): 683-7. doi:10.1016/j.medcli.2010.04.010. PMID 21367433. 
  2. a b c d e f g h i j Genuis, SJ (2010 Nov 15). «Sensitivity-related illness: the escalating pandemic of allergy, food intolerance and chemical sensitivity». Sci Total Environ 408 (24): 6047-61. doi:10.1016/j.scitotenv.2010.08.047. PMID 20920818. 
  3. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q r s t u v w x y z aa ab ac ad ae af ag ah ai aj ak Gobierno de España - Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, ed. (2011). «Documento de Consenso sobre Sensibilidad Química Múltiple (SQM)». 
  4. Ronald E. Gots. Suellen W. Pirages. Multiple Chemical Sensitivities: Psychogenic or Toxicodynamic Origins
  5. a b c Bartha, L; Baumzweiger, W; Buscher, DS; Callender, T; Dahl, KA; Davidoff, A; Donnay, A; Edelson, SB; Elson, BD; Elliott, E; Flayhan, DP; Heuser, G; Keyl, PM; Kilburn, KH; Gibson, P; Jason, LA; Krop, J; Mazlen, RD; McGill, RG; McTamney, J; Meggs, WJ; Morton, W; Nass, M; Oliver, LC; Panjwani, DD; Plumlee, LA; Rapp, D; Shayevitz, MB; Sherman, J; Singer, RM; Solomon, A; Vodjani, A; Woods, JM; Ziem, G (1999 May-Jun). «Multiple chemical sensitivity: a 1999 consensus». Arch Environ Health 54 (3): 147-9. PMID 00010444033. 
  6. «Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. CIE-9-MC». 24 de septiembre de 2014. 
  7. «España reconoce oficialmente la enfermedad de las "personas burbuja"». Diario DEIA. 24 de septiembre de 2014. 
  8. «Randolph's obituary». The New York Times (en inglés). Consultado el 22 de mayo de 2014. 
  9. Ordaz Castillo, E.; Marqués Marqués, F (2001). «Síndrome de Sensibilidad Múltiple a sustancias químicas: un problema ambiental emergente» (PDF). Rev. Salud Ambient 1 (2): 92–96. 
  10. Miller, Claudia. Toxicant-induced Loss of Tolerance" Addiction 96 (2000), 115–139.
  11. ACOEM position statement. Multiple chemical sensitivities: idiopathic environmental intolerance. College of Occupational and Environmental Medicine. J Occup Environ Med. 1999 Nov;41(11):940-2.
  12. Murphy, M (2000). «The 'elsewhere within here' and environmental illness; or, how to build yourself a body in a safe space». Configurations (en inglés) 8 (1): 87–120. doi:10.1353/con.2000.0006. 
  13. Shorter, E. (1997). «Multiple chemical sensitivity: pseudodisease in historical perspective». Scand J Work Environ Health (en inglés) 23 (suppl.3): 35–42. 
  14. Cullen, Mark R. (1987). Hanley and Belfus, ed. Workers with Multiple Chemical Sensitivities. Occupational Medicine: State of the Art Reviews. (en inglés). Philadelphia, PA. ISBN 9780932883469. 
  15. http://whqlibdoc.who.int/hq/1996/PCS_96.29.pdf
  16. a b c d «Multiple chemical sensitivity:identifying key research needs». 
  17. Miller, Claudia S. (1999). The Environmental Exposure and Sensitivity Inventory (EESI): a standardized approach for measuring chemical intolerances for research and clinical applications. (en inglés). 
  18. http://drclaudiamiller.com/wp-content/uploads/2012/01/qeesi.pdf
  19. «Overview of idiopathic environmental intolerance (multiple chemical sensitivity)». 
  20. Indoor Air Pollution: An Introduction for Health Professionals. Co-sponsored by: The American Lung Association (ALA), The Environmental Protection Agency (EPA), The Consumer Product Safety Commission (CPSC), and The American Medical Association (AMA). 1994. Consultado el 30 de junio de 2008. «[D]efinition of the phenomenon is elusive and its pathogenesis as a distinct entity is not confirmed....The current consensus is that in cases of claimed or suspected MCS, complaints should not be dismissed as psychogenic, and a thorough workup is essential. Primary care givers should determine that the individual does not have an underlying physiological problem and should consider the value of consultation with allergists and other specialists.» 
  21. Gots RE. Multiple Chemical sensitivities: What is it? North Bethesda, MD: Risk Communication International, Inc., March 31, 1993.
  22. Gots RE (1995). «Multiple chemical sensitivities--public policy». J. Toxicol. Clin. Toxicol. 33 (2): 111–3. doi:10.3109/15563659509000459. PMID 7897748. «The phenomenon of multiple chemical sensitivities is a peculiar manifestation of our technophobic and chemophobic society. It has been rejected as an established organic disease by the American Academy of Allergy and Immunology, the American Medical Association, the California Medical Association, the American College of Physicians, and the International Society of Regulatory Toxicology and Pharmacology. It may be the only ailment in existence in which the patient defines both the cause and the manifestations of his own condition.» 
  23. a b c d e Das Munshi, J; et al. (Diciembre de 2006). «Multiple chemical sensitivities: A systematic review of provocation studies.». J Allergy Clin Immunol 118 (6): 1257–64. PMID 17137865. 
  24. Bliss, TV; Collingridge, GL. (7 de Enero de 1993). «A synaptic model of memory: long-term potentiation in the hippocampus.». Nature. 361 (6407): 31–39. 
  25. Meggs WJ (1999). «Mechanisms of allergy and chemical sensitivity». Toxicol Ind Health 15 (3-4): 331–8. PMID 10416285. 
  26. Pall ML (September 2003). «Elevated nitric oxide/peroxynitrite theory of multiple chemical sensitivity: central role of N-methyl-D-aspartate receptors in the sensitivity mechanism». Environ. Health Perspect. 111 (12): 1461–4. doi:10.1289/ehp.5935. PMC 1241647. PMID 12948884. 
  27. Orriols R, Costa R, Cuberas G, Jacas C, Castell J, Sunyer J (October 2009). «Brain dysfunction in multiple chemical sensitivity». J. Neurol. Sci. 287 (1-2): 72–8. doi:10.1016/j.jns.2009.09.003. PMID 19801154.