Rusofobia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Cartel propagandístico japonés durante la Guerra ruso-japonesa en donde se muestra al Imperio Ruso (actual Rusia) como un pulpo gigante que estrangula con sus tentáculos a todas las naciones de Eurasia.

La Rusofobia o sentimiento antiruso engloba un amplio espectro de sentimientos vinculados con prejuicios, temores o aversiones hacia Rusia, hacia los rusos, hacia la lengua rusa y/o hacia la cultura rusa. En la política internacional moderna, el término "rusofobia" se utiliza más específicamente para describir asuntos conservados de la época de la Guerra Fría.[1][2]

Muchos prejuicios presentan a menudo elementos de guerra política contra la Unión Soviética, que se siguen viendo en los debates de las actuales relaciones con Rusia. La amplitud de la rusofobia varía considerablemente de un país a otro, y no sólo depende de la geografía, sino también de la historia y de otros variados factores. La intensidad de la rusofobia ha evolucionado en diversos países a lo largo de la historia.

Suele ser objeto de disputa si el sentimiento hostil hacia Rusia (tanto en la actualidad como en su pasado) es la consecuencia de una evaluación racional de sus políticas específicas, o bien se trata de un sistema compuesto de creencias y prejuicios estereotipados más allá de las acciones o políticas concretas.

En la segunda mitad de la década del 2010, el gobierno ruso y otros gobiernos afines han llevado a cabo una intensa campaña de denuncia de rusofobia en Occidente, alegando la misma como causa de las acusaciones sobre presuntas responsabilidades del gobierno de Putin en sucesos dentro de, entre otros, las guerras civiles de Ucrania y de Siria, el Brexit, el auge del populismo en países de la Unión Europea y la victoria presidencial de Donald Trump en los Estados Unidos.

Concepto[editar]

The Museum of Communism.
Cartel en el museo del comunismo de Praga.

La rusofobia es la aversión, miedo y/o actitud hostil hacia la cultura rusa, y por defecto a los rusos, hacia su identidad y sus costumbres, o hacia la lengua rusa. En resumen, ser rusofóbico es tener sentimientos anti-rusos.

El término es empleado en dos contextos: en los actuales conflictos étnicos con una gran participación rusa, o sea ciudadanos de la Federación Rusa o de nacionalidad o etnia rusa; y en la política internacional.

Rusofóbico es el adjetivo empleado para denotar los sentimientos anti-rusos con frecuencia usado en la política y en la literatura. Ciertos periódicos también son señalados como de tendencia rusofóbica por su propensión a dar difusión, especialmente a hechos y situaciones negativas que implican a Rusia o a los rusos.

Hegel y una parte del idealismo alemán negaban a los eslavos, a los rusos y cualquiera de sus contribuciones a la civilización europea, e incluso el derecho de su cultura y a su gente de una existencia histórica independiente.

"No importa que el inglés llegue a Rusia como un rusófobo y parta de Rusia como rusofílico." Marqués George Nathaniel Curzon, ex-Virrey de Indias (1899 - 1905) y Ministro Británico de Relaciones Exteriores.

Reivindicación de actitudes hacia Rusia y hacia los rusos[editar]

En octubre de 2004, la Organización Internacional Gallub anunció que, según un sondeo, el sentimiento anti-ruso es relativamente fuerte en Europa, y sobre todo en Occidente. Se constató así que Rusia era, y probablemente es, el país menos popular del G-8 en el mundo occidental.[3]

El porcentaje de la población que tiene una percepción negativa de Rusia era del 62% en Finlandia, 57% en Noruega, 42% en Chequia y en Suiza, 37% en Alemania, 32% en Dinamarca y en Polonia, 23% en Estonia, y 73% en Kosovo.

Incidencia en el mundo[editar]

Ucrania[editar]

Camisetas en ucraniano con mensajes rusófobos. Las que tienen la caricatura de un hombre con apariencia turcomongola dicen: «¡Gracias a Dios que no soy un moscali!». La camiseta roja en la parte de la imagen dice: «¡Levántate Ucrania, que los moscali no duermen por una hora!». (Una insinuación para el homicidio por origen étnico)
La jerga moscali es una forma de referirse a los rusos con una connotación negativa; es una adaptación polaca de la palabra moscovali que en idioma turco significa nativo de (el principado de) Moscovia, es decir, moscovita.

Polonia[editar]

Los responsables rusos afirman francamente que los sentimientos negativos hacia Rusia están bastante extendidos en Polonia.[4]​ Se publicó en el Civil society transparency and anti-corruption activities en Polonia que numerosos polacos parecen interesados en la política exterior rusa, pues tienen miedo que ese extenso país busque reconstruir su desmembrado anterior imperio bajo una forma diferente.

Países Bálticos[editar]

En los países bálticos (Estonia, Letonia y Lituania) hay numerosas degradaciones hacia los monumentos de la época soviética, como consecuencia del sentimiento antisoviético y antirruso que allí impera.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Envoy complains Britons mistreat Russians». Reuters. 8 de julio de 2007. Consultado el 30 de julio de 2007. «Aparte del uso frecuente en el los medios de comunicación, el término "rusofobia" se utilizó específicamente por el embajador ruso Yuri Fedotov para describir el nivel de las relaciones ruso-británicas en el año 2007.» 
  2. "The west's new Russophobia is hypocritical - and wrong", The Guardian, June 30, 2006
  3. Mesurar la rusofobia, estudio realizado en 2007 por la sociedad E-generator.ru, con el objetivo de mesurar el grado de rusofobia de los grandes periódicos internacionales (según este estudio, Le Monde sería la publicación más rusofóbica de la prensa francesa, la que se categorizaría en la posición cuarta en el rango internacional (en ruso).
  4. Jakub Boratyński

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]

  • Patrice de Plunkett. «Los misterios del Opus Dei: Una investigación desde dentro». Archivado desde el original el 8 de septiembre de 2011.