Rupert Mayer

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Beato Rupert Mayer
RupertMayer.jpg
Rupert Mayer el apóstol de Múnich
Nacimiento 23 de enero de 1876
Bandera de Alemania Stuttgart, Imperio Alemán
Fallecimiento 1 de noviembre de 1945, (69 años)
Bandera de Alemania Múnich, Alemania
Venerado en Iglesia católica
Beatificación 3 de noviembre de 1987 por Juan Pablo II
Orden religiosa Compañía de Jesús Ver y modificar los datos en Wikidata
Festividad 3 de noviembre
Patronazgo Múnich

Rupert Mayer (Stuttgart, 23 de enero de 1876Múnich, 1 de noviembre de 1945), fue un sacerdote jesuita alemán y figura destacada de la resistencia católica contra el nazismo en Múnich.[1]​ En 1987 fue beatificado por el papa Juan Pablo II.[2]

Historia[editar]

Rupert Mayer nació y creció en Stuttgart, Alemania. Su familia se dedicaba a los negocios. Tuvo un hermano y cuatro hermanas. Era un violinista muy talentoso y un caballista avezado en su juventud. Rupert terminó su educación secundaria en 1894, estudió filosofía y teología en Friburgo, Múnich y Tubinga.

En 1899 fue ordenado sacerdote y se unió a la Compañía de Jesús en Feldkirch, Austria, en 1900. A partir de 1906 se desplazaba regularmente entre Alemania, Suiza y Holanda como comisionado de la congregación.

Al estallar la Primera Guerra Mundial en 1914 Rupert Mayer se alistó voluntariamente como capellán. Fue asignado inicialmente a un hospital militar, sin embargo, él deseaba estar cerca de los soldados y, con el grado de capitán, fue enviado a los frentes de Francia, Polonia y Rumania como capellán de una división militar, en la que la labor de Mayer le ganó la más alta consideración tanto de los soldados católicos, como de los no católicos. Muchas veces, en medio del combate, Mayer se encontraba arrastrándose por la tierra para conversar con los soldados, escuchándolos y administrándoles los sacramentos. Sus superiores le advirtieron que estaba poniendo su propia vida en peligro a través de estas actividades, a lo que él se encogió de hombros y simplemente respondió: «mi vida está en las manos de Dios». En diciembre de 1915 el padre Mayer fue el primer capellán en obtener la Cruz de Hierro por su valentía y en reconocimiento a su labor con los soldados en las trincheras. En diciembre de 1916 perdió la pierna izquierda durante un bombardeo. Regresó a Múnich para reponerse y se le conoció como el «padre cojo».

A partir de 1921 es nombrado líder de la Comunidad de Vida Cristiana de Múnich. En 1937 se encontró en «custodia preventiva» de los nazis durante seis meses, y siete meses después ya estaba internado en el campo de concentración de Sachsenhausen. Fue liberado con la prohibición de la Gestapo de predicar. En mayo de 1945 los Aliados liberan al padre Mayer de su arresto domiciliario en el monasterio benedictino de Ettal. Un oficial estadounidense le regresó a Múnich donde la multitud le dio una bienvenida de héroe.

El padre Rupert Mayer murió mientras cumplía con su deber, el 1 de noviembre 1945, de un infarto cerebral durante la celebración de la misa del Día de Todos los Santos a las 8:00 de la mañana, en la parroquia de San Miguel en Múnich, frente a los feligreses. Sus últimas palabras fueron: «el Señor, el Señor, el Señor».

Acompañado por miles de dolientes el padre Mayer fue enterrado en el cementerio jesuita de Pullach aunque, debido al flujo constante de peregrinos, sus restos fueron trasladados a Múnich en 1948 y enterrados de nuevo en la cripta de la iglesia de la Bürgersaalkirche, donde todavía se puede comprobar su popularidad como héroe de Baviera y hombre santo.

Cruz de Hierro del P. Rupert Mayer, exhibida en el Bürgersaalkirche de Múnich

Protestas contra los nazis[editar]

En enero de 1933, cuando Adolf Hitler se convirtió en Canciller de Alemania, mostró su verdadero rostro: comenzó a cerrar las escuelas católicas e inició una campaña para difamar a las órdenes religiosas en Alemania.[3]​ El padre Mayer habló en contra de la persecución desde el púlpito de la iglesia de San Miguel, en el centro de Múnich, porque era una poderosa influencia en la ciudad, pero los nazis no podían tolerar tal ofensa contra ellos. El 16 de mayo de 1937 la Gestapo le ordenó que dejara de hablar en público, lo que él obedeció, pero continuó predicando en el interior de la iglesia. El padre Mayer habló en contra de las campañas de anticatólicos y luchó contra la política nazi. Él dijo que: «el hombre debe obedecer más a Dios que a los hombres». Sus protestas contra los nazis lo llevaron varias veces a la prisión de Landsberg (la misma cárcel en la que Hitler pasó casi seis meses después del Putsch de Múnich en 1924), y en el campo de concentración de Sachsenhausen bajo la Kanzelparagraphen, una serie de leyes del siglo XIX que prohibían al clero hacer política. A finales de 1940 fue internado en el monasterio de Ettal, principalmente porque los nazis temían que pudiera morir en un campo de concentración, y por lo tanto convertirse en un mártir.

El padre Rupert Mayer resueltamente habló en contra de la maldad del régimen nazi en sus conferencias y sermones. Su tiempo en la cárcel y en el campo de concentración habían cobrado su precio, al igual que la inactividad forzada mientras estaba bajo arresto domiciliario en Ettal: moriría a unos meses de terminado el régimen nazi.[4]

La prisión de Landsberg

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Günther Behrle. (2004). Die Wunder des Pater Rupert Mayer. Múnich.
  • Roman Bleistein. (1993). Rupert Mayer. Der verstummte Prophet. Knecht, Frankfurt/Main.
  • Christian Feldmann. (1987). Die Wahrheit muss gesagt werden. Rupert Mayer Leben im Widerstand. Friburgo: Herder. i. Br.
  • Rita Haub. (2007). Pater Rupert Mayer. Ein Lebensbild. Múnich: Neue Stadt. ISBN 978-3-87996-694-3.
  • Rita Haub. (2004). Rupert Mayer. Der Wahrheit verpflichtet. Limburg/Kevelaer.
  • Andreas Schaller. (1996). Zum Abschied eine kleine Rose. Zeitzeugen erinnern sich an Pater Rupert Mayer. Múnich: Sankt Michaelsbund. ISBN 3-920821-03-3.
  • Otto Gritschneder. (1987). Ich predige weiter. Pater Rupert Mayer und das Dritte Reich. Rosenheim: Eine Dokumentation. ISBN 3-475-52544-5.
  • Wilhelm Sandfuchs. (1981). Pater Rupert Mayer. Verteidiger der Wahrheit. Apostel der Nächstenliebe, Wegbereiter moderner Seelsorge. Wurzburgo.
  • Wilhelm Sandfuchs. (1990). Mayer, Rupert. En: Neue Deutsche Biographie (NDB). Band 16, Berlín: Duncker & Humblot, ISBN 3-428-00197-4, S. 553 f.

Enlaces externos[editar]