Rumba congoleña

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La rumba congoleña es un género musical de la República Democrática del Congo y la República del Congo.[1][2][3]

Las décadas posteriores a la independencia de los dos países, a partir de 1960, son la época dorada de la rumba congoleña. Podemos mencionar entre sus representantes a la formación TP OK Jazz, músicos como Franco, Tabu Ley Rochereau, Papa Noël, Sam Mangwana, Paul Kamba, Wendo Kolosoy, Jimmy Zakari, Antoine Moundanda y Michelino Mavatiku Visi. La creación del grupo Zaïko Langa Langa en 1969 dirige el tema a otra parte con el cavacha, un sebene rítmico tocada con guitarra y batería, inspirada en un tren en movimiento. Los miembros de este grupo incluyen a Félix Manuaku Waku, Papa Wemba, N'Yoka Longo, Evoloko y Meridjo Belobi, por nombrar algunos.

La rumba congoleña está protegida desde diciembre 2021 bajo su inscripción en el Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.[4][5]​ .

Historia[editar]

La rumba (género cubano originario de la cuenca del Congo) fue trasplantada al Congo a fines de la década de 1930, a través de un curioso viaje de ida y vuelta en la historia entre el Caribe y África. Se explica por el paso de cargueros transatlánticos en los puertos de África Occidental, y por los intercambios entre kroumen y marineros cubanos que les traen discos de 78 rpm de la firma EMI, y en particular los discos GV de este catálogo de EMI.[6]​ Esta música penetra tierra adentro, siguiendo el curso del río Congo, hasta Léopoldville y Brazzaville. El suelo está resultando propicio en el Congo donde, contrariamente al antiguo imperio mandinga, la música no está reservada a la casta de los griots.[7]

Estas 78 rpmGV, es decir, cerca de 250 títulos publicados, constituyen el punto de partida de la rumba congoleña. Son importados por los tenderos griegos instalados en los distritos” nativo » de las grandes ciudades congoleñas, que recurren al gramófono de manivela.[6]​ Al notar el éxito de esta música, algunos de estos tenderos improvisan un estudio de grabación en su trastienda. Así fundó Nico Jeronimis las ediciones Ngoma, que publicó en 1948 el primer éxito congoleño, Marie Louise, compuesta por un mecánico de barcos del río Congo, Antoine Wendo Kolosoy.[7]​ Rápidamente, el lingala y otras lenguas sincopadas de la región suplantaron al español de la rumba cubana y al francés de la sociedad burguesa congoleña. Nacía la rumba congoleña.[6]

Los años clave de la rumba congoleña se sitúan entre los años 40 y finales de los 50 (rumba tradicional), y entre principios de los 60 y principios de los 70 (rumba fuertemente imbuida de la identidad cultural congoleña). Franco Luambo Makiadi y Docteur Nico modifican e identifican la actual rumba congoleña con su forma de tocar la guitarra. Luego continuó con grandes nombres, como Zaïko Langa Langa, Papa Wemba, Les Bantous de la capitale.

Hoy esta rumba parece tener variedad: engendró el soukous Orquestas como Zaïko Langa Langa, Empire Bakuba, Viva la Musica, Quartier Latin, Wenge Musica y Big Stars, encarnan la nueva etapa de esta música cuyos artistas brotan como hongos. Los más conocidos son Papa Wemba (el rey de la rumba), Zaïko Langa Langa, Koffi Olomidé, Defao, Felix Wazekwa, Werrason, JB Mpiana, Fally Ipupa, Ferré Gola, Héritier Watanabe, Extra Musica y Fabregas.

En diciembre de 2021, la Unesco decide incluir la rumba congoleña en la lista de elementos del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad . Se une a esta lista la rumba cubana, registrada en 2016 y, para África Central, las polifonías pigmeas de la República Centroafricana, registrada en 2003 o los tambores de Burundi registrados en 2014. [8][9]

Cultura[editar]

Esta música impregnada de cultura congoleña es rica en la diversidad de temas que inspiran las canciones. Vínculo entre los dos estados y sus capitales Kinshasa y Brazzaville, que se enfrentan a ambos lados del río Congo, la rumba congoleña tiene un impacto que va más allá del mero marco musical. Imposible desvincularlo de los bailes que lo acompañan y se renuevan constantemente, o incluso de su componente de vestimenta, llevado a su clímax por los representantes de la Sape (Sociedad de ambianceurs y gente elegante) y su príncipe, el cantante Papa Wemba.[10]

Cantantes y orquestas principales[editar]

Protección[editar]

Desde el 14 de diciembre de 2021, la rumba congoleña forma parte del patrimonio cultural inmaterial de la Unesco.[4][5]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Abel Kouvouama, Abdoulaye Gueye, Anne Piriou et Anne-Catherine Wagner, Figures croisées d'intellectuels: trajectoires, modes d'action, productions, KARTHALA Editions, 2007, p.184
  2. Antoine Manda Tchebwa, Terre de la chanson. La musique zaïroise hier et aujourd'hui, De Boeck - Duculot, 1996
  3. Gary Stewart, Rumba on the River: A History of the Popular Music of the Two Congos, Verso Books, 2003, p.17-21
  4. a b «La rumba congolaise inscrite au patrimoine mondial de l’UNESCO». www.aa.com.tr. Consultado el 16 de diciembre de 2021. 
  5. a b «La rumba congolaise au patrimoine immatériel de l'Unesco, fierté des deux côtés du fleuve». TV5MONDE (en francés). 15 de diciembre de 2021. Consultado el 16 de diciembre de 2021. 
  6. a b c Arnaud, 2006, Africultures.
  7. a b Mortaigne, 2015, Le Monde.
  8. LNO ©, Last Night in Orient-. «La rumba congolaise bientôt inscrite pour le patrimoine de l’humanité (UNESCO)». Last Night in Orient (en francés). Consultado el 14 de diciembre de 2021. 
  9. «La rumba congolaise, patrimoine culturel immatériel de l’humanité». Le Monde (en francés). décembre de 2021. 
  10. «La rumba congolaise, indémodable ?». RFI Musique (en francés). 14 de abril de 2021. Consultado el 14 de diciembre de 2021. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]