Ruanda-Urundi

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ruanda-Urundi

Mandato de Bélgica

Flag of the German Empire.svg

1922-1962

Flag of Burundi (1962 to 1966).svg
Flag Rwanda 1959.svg

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Ubicación de Ruanda-Urundi
Ruanda-Urundi (en verde oscuro) dentro del imperio colonial belga (verde caro), 1935.
Capital Buyumbura
Idioma oficial Francés
Gobierno Colonia
Historia
 • Inicio del mandato 1922
 • Declaración de la Independencia de Burundi y Ruanda 1962
Moneda Franco de Ruanda-Burundi

Ruanda-Urundi fue un territorio de Bélgica bajo mandato de la Sociedad de Naciones y con posterioridad territorio en fideicomiso de Naciones Unidas, entre 1924 y 1962, año en que dio lugar a los estados independientes de Ruanda y Burundi.

Los reinos de Ruanda y Burundi fueron anexionados por Alemania junto con otros estados de la región africana de los Grandes Lagos, a finales del siglo XIX y comienzos del XX. Aunque pertencían al África Oriental Alemana, la presencia alemana en la zona fue mínima.

Durante la Primera Guerra Mundial la zona fue conquistada por fuerzas provenientes del Congo Belga en 1916. El Tratado de Versalles dividió el África Oriental Alemana, pasando la mayor parte del territorio a ser conocido como Tanganika que fue a parar a manos de Gran Bretaña, mientras que la parte más occidental correspondió a Bélgica. Formalmente esta parte se conocía como Territorios Belgas Ocupados del África Oriental. En 1924 se convirtieron en Ruanda-Urundi, cuando la Sociedad de Naciones emitió un mandato formal que garantizaba el control total de la zona.[1]

La presencia belga en el territorio fue mucho mayor que la alemana, especialmente en Ruanda. A pesar de que según las reglas del mandato Bélgica tenía que contribuir al desarrollo de los territorios y prepararlos para la independencia, los belgas explotaron económicamente el territorio, obteniendo beneficios para la metrópoli. El cultivo de café fue una de las actividades económicas principales.

Para aplicar su sistema, los belgas utilizaron la estructura de poder indígena, que consistía en una clase gobernante tutsi que gobernaba a una población mayoritariamente hutu. Los administradores belgas creían en las teorías raciales de la época y se convencieron de que los tutsis eran racialmente superiores. Mientras que antes de la colonización los hutus habían desempeñado un importante papel en el gobierno, los belgas simplificaron el asunto estratificando la sociedad a lo largo de líneas raciales. La ira ante la opresión y el mal gobierno se dirigió hacia la elite tutsi más que hacia el distante poder colonial. Estas divisiones serían de gran importancia décadas después de la independencia.[2]

Tras la disolución de la Liga de Naciones, la región se convirtió en un territorio en fideicomiso de Naciones Unidas en 1946. Esto incluía la promesa belga de preparar las áreas para la independencia, aunque creían que tardaría décadas en estar dispuesta para el autogobierno.

La independencia llegó en gran medida debido a hechos que se produjeron en otras regiones. En los años cincuenta surgió un movimiento por la independencia en el Congo Belga y Bélgica se convenció de que ya no podía controlar el territorio. En 1960, el mayor vecino de Ruanda-Urundi obtuvo la independencia. Tras dos años de preparativos la colonia alcanzó la independencia el 1 de julio de 1962, dividida como Ruanda y como Burundi. Costó dos años más que ambas tuvieran un gobierno totalmente separado.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. William Roger Louis, Ruanda-Urundi 1884-1919 (Oxford U.P., 1963).
  2. Peter Langford, "The Rwandan Path to Genocide: The Genesis of the Capacity of the Rwandan Post-colonial State to Organise and Unleash a project of Extermination". Civil Wars Vol. 7 n.3