Rosalind Picard

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Rosalind Picard
Panel Discussion Close-up, Science, Faith, and Technology Cropped.jpg
Información personal
Nombre de nacimiento Rosalind Wright Picard
Nacimiento 17 de mayo de 1962. 55 años
Boston, Massachusetts, Flag of the United States.svg Estados Unidos
Nacionalidad estadounidense
Familia
Cónyuge Len Picard
Educación
Supervisor doctoral Alex Pentland Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación informática, Ingeniería Eléctrica
Miembro de
[editar datos en Wikidata]

Rosalind Wright Picard, nació el 17 de mayo de 1962 en Boston,[1]Massachusetts, Estados Unidos. Es fundadora y directora del Grupo de Investigación en Computación Afectiva en el Media Lab del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) , codirectora de “Things That Think Consortium” (junto a H. Ishii y J. Paradiso), que reúne a empresas e investigadores para estudiar el uso de la informática y las comunicaciones de los ordenadores convencionales en objetos cotidianos, desde juguetes a electrodomésticos, o mejoras en la conducción; y líder de la Iniciativa de ”Autism Communication Technology Initiative”, Tecnología de la Comunicación del Autismo, consistente en tratar de aplicar la inteligencia robótica en el estudio del autismo.[2][3]

Biografía[editar]

Estudió Ingeniería Eléctrica en el Instituto de Tecnología de Georgia, donde se licenció en el año 1984, y estudió el máster y el doctorado, tanto en Ingeniería Eléctrica y Ciencias de la Computación, en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), en el año 1991.[2][3]

Mientras realizaba sus estudios de doctorado trabajó como personal técnico para AT&T Bell Laboratories donde diseñó chips VLSI (Very Large Scale Integration), circuito integrado para procesado de señales digitales, y desarrolló nuevos métodos de compresión y análisis de imágenes.[2][3]

Tras doctorarse inició su etapa como profesora del Media Lab del MIT Media Lab, siendo la primera mujer en alcanzar todos los niveles, desde Profesora asistente a Full Profesor (equivalente a Catedrático).[3]

Una de las aportaciones más creativas de Rosalind Picard ha sido la línea de investigación denominada “Computación Afectiva”, siendo la líder el grupo de investigación con ese título en el Media Lab del MIT.[3]

Otro campo de investigación que desarrolla simultáneamente al anterior consiste en tratar de aplicar la inteligencia robótica en el estudio del autismo. Los Trastornos del Espectro Autista son un complejo grupo de desórdenes caracterizados por la deficiencia en la comunicación y socialización, y por la gama limitada (y frecuentemente poco usual) de intereses del individuo. Estas características son las que han permitido a Picard fomentar el uso de tecnologías aplicadas en la robótica para mejorar y acelerar el ritmo de la investigación y la terapia de autismo; de este modo, junto a su equipo, ha desarrollado una herramienta que permite a una persona con autismo monitorizar sus propias reacciones faciales con el objetivo de entrenarle en el reconocimiento de señales sociales en los demás, es el conocido como SP (Emotional-Social intelligence Prosthesis).[3]

Rosalind se autodefinía cuando era joven como a atea, pero se convirtió al cristianismo ya adulta y se transformó en una activa defensora de las creencias religiosas, incluso ha dado conferencias, tanto formales (como la integrante en el curso “God and Computers” en el MIT) como informales sobre sus creencias, y tiene una página personal en la que se hacen numerosas referencias a este tema.[3]​ En el año 1988 contrajo matrimonio con Len Picard, con quien tuvo tres hijos. La familia Picard vive en Newton, Massachusetts.[3]

Méritos y publicaciones[editar]

Rosalind recibió premios y distinciones a lo largo de toda su carrera, iniciándose cuando era estudiante, momento en el que recibió desde 1980 a 1983 la Beca de la Fundación del Instituto de Tecnología de Georgia.

Rosalind Picard es autora de cerca de doscientos artículos científicos y capítulos de libros sobre el modelado de señales multidimensional, la visión artificial, reconocimiento de patrones, aprendizaje automático, y la interacción persona-ordenador (IPO).[3][4]

En 1997 publicó el libro Affective Computing, en el que defiende que la inteligencia de los ordenadores y su capacidad de interactuar de forma natural con los humanos, pasa por dotar a éstos de la habilidad de reconocer, entender e incluso tener y expresar emociones. Así surge un grupo de investigación que combinan la ingeniería y ciencias de la computación con la psicología, la ciencia cognitiva, la neurociencia, la sociología y muchos otros aspectos.[3]​ Junto a T. Minka, publicó un trabajo llamado Interactive Learning using a ‘Society of Models’,[5]​ publicado en Pattern Recognition , el cual recibió el premio al mejor artículo de la Pattern Recognition Society (Asociación Internacional para el Reconocimiento de Patrones (IAPR) ) en 1997.[3][4]

También es coautora de varias patentes: U.S. Patent 5,706,416, U.S. Patent 6415176, Docket No. IS01739AI. Además, colabora regularmente con la industria y ha sido trabajado como consultora para empresas tales como Apple, AT & T, BT, HP, iRobot y Motorola.[3][6]

Ha formado parte del Comité de Consulta de la NSF (National Science Foundation) en la división CISE (Computer, Information Science and Engeneering).[3]​ Recibió, junto a Kort y Reilly, el premio al mejor trabajo de la teoría afecta en el aprendizaje humano en el año 2001.[4]​ En 2005 fue nombrada Fellow del IEEE por sus contribuciones al análisis de imagen y vídeo y de computación afectiva.[3]​ Recibió, en el año 2013, junto a McDuff, Kaliouby y Demirdjian, el premio de la cara y papel Gesto para el trabajo con las expresiones faciales.[4]

Referencias[editar]