Romancero de carnaval

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Generalidades[editar]

Al igual que el coro, el romancero es una agrupación genuina del Carnaval de Cádiz. En ella, una o dos personas cuentan una historia rimada ayudándose de un tablón donde se muestran dibujos relacionados con dicha historia, con el propósito de hacer reír al público. Normalmente siguen la métrica del romance, típico de la literatura española. Aunque fuera del Concurso oficial de agrupaciones del carnaval de Cádiz, los romanceros tienen su propio concurso en la semana de carnaval.

Fuera del concurso, la modalidad es fundamentalmente callejera. Durante toda la semana de carnaval se puede disfrutar de los romanceros en las calles de Cádiz, compartiendo escenario con las agrupaciones y chirigotas ilegales. En el carnaval de la calle, existe una noche especial dedicada al romancero dentro del evento "Amoscuchá" celebrado en el conocido barrio del Pópulo. Esta noche se desarrolla el Miércoles.

Denominaciones[editar]

Aunque estrictamente hablando el texto es un Romance, y el que lo interpreta es un Romancista, en Cádiz a ambas cosas se le llama popularmente Romancero. Al tablón en cuyos dibujos la historia se apoya se le llama Cartelón. Al cartelón se le golpea con un palo entre estrofas o para llamar la atención del público. A este palo algunos le llaman Puntero, o simplemente, Palo. Los romanceros escriben su letra o romance en unas hojillas que se denominan Libretos, y que al final de su actuación reparten entre el público esperando a cambio una pequeña compensación económica (la voluntad).

La métrica del Romance[editar]

Como ya se ha mencionado, el romance ha de estar compuesto por un número variable de estrofas de cuatro versos de arte menor (octosílabos), rimando asonantemente el segundo con el cuarto y dejando el primero y el tercero libres de rima. En la práctica, la mayoría de los romanceros gaditanos emplean rima consonante en el segundo y cuarto verso, dejando el primero y el tercero con rima asonante o libre. Esta práctica da una mayor libertad a la hora de confeccionar el romance, ya que el objetivo principal es hacer reír al público y no mantener una métrica perfecta.

Veamos un ejemplo, extraído del Romancero "El auténtico Satanás" de Salvador Fernández Miró, primer premio del Concurso de Romanceros del año 2003. Se puede ver el texto completo en el enlace:


Soy Satanás, el Diablo,
malvado, perverso, feo...
El príncipe de las tinieblas
y el Señor del cachondeo.


Si estás planeando escribir un romancero, no puedes pasar por alto el Manual para Romanceros de Fulgencio y Javier Serrano, del Sindicato de Romanceros de Murcia. Puedes ver la página del Sindicato en el enlace.

Como bien dice dicho manual:


Un texto maravilloso
con gracia y muy bien rimado,
de escuchar será horroroso
si haces un mal recitado.


Hace hincapié en la necesidad de realizar una buena interpretación a la hora de recitar el romance. Muchos intérpretes basan su gracia más en una interpretación genuina y característica que en el texto. El más claro ejemplo es el conocido romancero gaditano "Ketama".

Concurso de Romanceros[editar]

Los romanceros tienen su propio concurso, que se celebra en el Gran Teatro Falla de Cádiz. Existe un primer, segundo y tercer premio para los mejores textos e interpretaciones. Además, hay un premio al mejor cartelón.

El ganador del primer premio del XXXI Concurso de Romanceros del 2010 fue el romancero "Viva la Pepa" de Ignacio Espigado y Andrés Marabot, que también obtuvo el premio al mejor cartelón.


Asociaciones de Romanceros[editar]

Existen algunas asociaciones que tienen como objeto promover y hacer respetar la modalidad del Romancero en el seno del Carnaval, a que ha sido una modalidad olvidada durante los últimos tiempos y considerada minoritaria, aunque nada más lejos de la realidad. Las asociaciones son las siguientes:

  • ARGA: Asociación de Romanceros Gaditanos.
  • Sindicato de Romanceros de Murcia.

Romanceros ilustres[editar]

Cada año salen a la calle entre veinte y treinta romanceros, pero sin duda alguna los más famosos y esperados por el público son los siguientes:

  • Salvador Fernández Miró (el dentista). Muy conocido y alabado, varias veces ganador del concurso de romanceros. Ha creado un estilo propio. A veces colabora con él el famoso autor carnavalesco José Manuel Gómez.
  • Paco Pérez Mesa. Autor e intérprete muy querido por el público, ha destacado con romanceros como "el solitario" o "el Marqués de Sade". También colabora en ocasiones con José Manuel Gómez.
  • Ana López. Componente de chirigotas callejeras y autora de romanceros. Destaca por la genialidad de sus textos, que adereza con una fantástica interpretación. Pertenece al grupo de teatro "Chirigóticas", junto con Pepa Rus.
  • Joaquín Santos Leonés (Ketama). Sin duda uno de los más esperados por el público cada año, hace honor del verso gamberro y desenfadado, siendo la antítesis de los romances de Salvador Fernández. Suele innovar en el romancero, llegando a sacar dos romanceros en un solo año.
  • Rafael Piñeiro "Cuqui". Fiel compañero de Joaquín Santos.
  • José Manuel Gómez (el Gómez). Casi todos los años es autor de uno o dos romanceros, las pocas veces que ha sido intérprete nos ha dejado obras maestras de la talla de "la granja liberación".
  • Juan Antonio García Rodriguez (ErPapi) y Alberto García Román. Romancero revelación del 2013 donde por primera vez saltan al mundo del romancero con "El Santo, de guante blanco".
  • Hermanos Barba. Salían primero solo a la calle, y concursan desde 2011, todos los años con premio. Primer Premio en 2013 con "Desafio Extremo de Cádiz" y en 2014 con "El Eterno Repetidor", mas varios segundos y terceros premios.

Enlaces externos[editar]