Románico asturiano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El Arca Santa, conservada en la misma Cámara. Siglo XI.
San Salvador de Valdediós, de época y estilo "prerrománico" o "asturiano" (se suele atribuir al reinado de Alfonso III el Magno -ca. 900-, con añadidos posteriores), no contradice las convenciones estilísticas del Románico.
Santa María de Valdediós, muy cercana al anterior.
Canecillos de la cornisa del ábside de San Pedro de Villanueva.

Románico asturiano es la subdivisión local del arte románico en el Reino de Asturias. En la época (siglos XI y XII) el primitivo reino cristiano que inicialmente se restringía a una zona de la cordillera Cantábrica ya se había extendido hasta el Duero, y llevaba la denominación de reino de León, pero la especificidad geográfica y la pervivencia en la zona asturiana del potente Prerrománico local (el llamado arte asturiano -expresión que Jovellanos acuñó para designar genéricamente a todo lo que hoy conocemos como Románico y que posteriormente la historiografía ha restringido a los siglos IX y X-), permiten distinguir el Románico asturiano del Románico leonés (o castellano-leonés, dentro del que pueden identificarse zonas limítrofes, como el Románico en Cantabria o el Románico gallego).

La Enciclopedia del Románico en la Península Ibérica del Centro de Estudios del Románico identifica unas doscientas muestras de Románico en el territorio de la actual Comunidad Autónoma o Principado de Asturias; frente a las sesenta y tres que recoge del Prerrománico (diecinueve edificios, teinta y siete elementos arquitectónicos y escultóricos y siete piezas de orfebrería).[1]

La obra de la Catedral de Oviedo conserva partes destacadas de época románica, aunque las más visibles son góticas. El periodo románico se prolonga en el siglo XIII con un Tardorrománico arcaizante y popular, diferencible de las grandes fundaciones patrocinadas por la monarquía en épocas anteriores.

Iglesias y monasterios, caracterizados por sus pequeñas dimensiones y su integración en el entorno natural, se encuentran dispersos por todo el medio rural, como el conjunto de iglesias en la zona de Villaviciosa: Santa María Magdalena de los Pandos, San Salvador de Fuentes, Iglesia de San Andrés (Valdebárzana), Santa María de la Oliva, Santa Maria de Valdediós y San Juan de Amandi. Otros ejemplos, distribuidos por todo el territorio, son: la Colegiata de San Pedro de Teverga, San Julián de Viñón (Cabranes), Iglesia de Santa María (Narzana) (Sariego), San Pedro de Villanueva (Cangas de Onis), San Antolin de Bedón (Llanes) o Santa Maria de Obona (Tineo).[2]


Otros: San Vicente de Serrapio (Aller), Santa Eulalia de Abamia (Corao),[3]Aramil, Cornellana, Piedeloro, Priorio, Santa Maria de Villanueva,[4][5]Santo Tomas de Sabugo, San Jorge (Manzaneda),[6]San Esteban (Sograndio) o San Pedro de Arrojo.[7]


Véase también[editar]

Notas[editar]

Enlaces externos[editar]