Robo de bancos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La expresión robo de un banco, atraco de un banco o asalto de un banco hace referencia a un delito que consiste en la su sustracción de dinero de un banco, sea por parte de un individuo solitario o en grupo, usualmente mediante la amenaza y coacción de sus empleados para lograr su fin, empleando o no la violencia física. Se considera a aquellas personas que participaron como ladrones o atracadores de bancos.

Banco luego de ser robado.

Estados Unidos[editar]

Historia[editar]

Edificio que ocupó el City Bank, en unos de los primeros grandes robos en un banco de Estados Unidos.

Aunque en la ficción, desde la literatura hasta los Wéstern, se ha tendido a unir la imagen que el Viejo Oeste a los robos de bancos frecuentes, según la Fundación para la Educación Económica, se trataba de casos excepcionales,[1]​ como el robo del Clay County Savings Association Building de Liberty, Misuri, por parte de la banda de James-Younger, que fue considerado como el primero llevado a cabo en épocas de paz.[2][3]

Desde la Constitución de los Estados Unidos de 1787, el que es considerado como primer robo de su historia,[4]​ fue en 1798 en Carpenters' Hall, Filadelfia, en el Estado de Pensilvania. En ese momento, Filadelfia era la capital temporal de Estados Unidos y sufría unos graves brotes de fiebre amarilla que, ante la imposibilidad del control de la pandemia, causó el caos en la sociedad. La plana mayor del gobierno, empezando por el presidente de los Estados Unidos, John Adams, huyeron de la ciudad así como muchos de sus ciudadanos que estaban en condiciones para ellos. Aprovechando que la noche del 31 al 1 de septiembre de ese mismo año la ciudad estaba casi desierta, los ladrones entraron a la bóveda de Carpenters' Hall haciéndose con un botín de 162,821 dólares en efectivo. Cuando los guardas se percataron, observaron que no había signo algunos de haber forzado ninguna cerradura, sospechando del herrero Patrick Lyon, de 19 años, sin prueba alguna y alegando solo que que sus llaves "sus cerraduras eran tan buenas que nadie más que él podía abrirlas".[5]​ No obstante, el robo resultó una conspiración interna entre un miembro de la compañía y el vigilante nocturno.[6]

El siguiente del cual se tiene constancia, fue el robo del City Bank de Nueva York en 1831,[7]​ donde los ladrones consiguieron hacerse con un botín de 245,000 dólares del actualmente conocido como Citibank, que serían más de 6 millones al cambio de 2013.[8]

Marco legal[editar]

Ante un robo de un banco, en Estados Unidos las patrullas de proximidad de la localidad donde se producen los hechos rodean y cercan la zona hasta la llegada del FBI, quien tiene la jurisdicción en estos casos.[9]

España[editar]

Historia[editar]

Marco legal[editar]

Regulación[editar]

En España, la seguridad básica de los bancos viene regulada por el Boletín Oficial del Estado, Orden INT/317/2011, de 1 de febrero, sobre medidas de seguridad privada,[10]​ donde se indica los mínimos a los que se deben acoger de manera obligatoria todas aquellas entidades de crédito. La ley prové variaciones de las condiciones en función de la población, si supera o no los 10.000 habitantes y si supera la media nacional sobre robos en entidades de este tipo durante los dos últimos años. Las más comunes, contemplan y regulan aspectos como la correcta ubicación de los dispensadores de efectivo, los controles de acceso o el tipo que cajas fuertes (siendo obligatorio la custodia del efectivo en contenedores provistos de retardo). A nivel electrónico, se especifica el sistema de registro de imágenes, sobre dónde y cómo deben estar instaladas, así como otros sistemas perimetrales. También se obliga a tener un mínimo de blindaje según la escala del Comité Europeo de Normalización, tanto en cristales como de cajas fuertes y cámaras acorazadas de la entidad.

Actuación[editar]

Los cuerpos de seguridad que tiene potestad para la actuación e investigación de los robos de banco son el Cuerpo Nacional de Policía, la Guardia Civil y las diferentes policías autonómicas tales como los Mozos de Escuadra en Cataluña o la Ertzaintza en el País Vasco.

Sistemas disuasorios comunes[editar]

A lo largo de los años, a medida que los ladrones han sofisticado sus métodos, los bancos han ido fortificando sus sedes con medidas activas o pasivas y haciendo uso de elementos arquitectónicos o virtuales para disuadir, evitar o dificultar, en última instancia, la salida rápida de los ladrones. Estos elementos, varían según el país y legislación a que estén sometidos, importancia de la entidad dependiendo de si se trata de la sede central, sucursal y el número de habitantes.

A nivel arquitectónico, los sistemas más habituales suelen ser la instalación de bolardos en los puntos críticos de su perímetro para evitar ataques mediante la técnica de alunizaje y vallas de seguridad. A nivel electrónico, hay varios sistemas que los bancos pueden usar para evitar el primer contacto, como los seguridad perimetral, incluyendo la videovigilancia, la incorporación de sensores de infrarrojo pasivos para detectar movimientos en zonas u horarios donde no está previsto el paso de personas y un sistema de alarma con línea directa a la policía o a un servicio de seguridad privada. Estas pueden incluir alarma sonora, alarma silenciosa o sistemas de neutralización como las cortinas de humo, todos ellos activados mediante la seguridad pasiva o mediante la pulsación de botones del pánico. Con el fin de prevenir ataques desde el subsuelo en las cámaras acorazadas, vía excavación de túneles o mediante la técnica del butrón desde edificios colindantes, existen los detectores sísmicos, unos sistemes de alarma cuya base de funcionamiento es la misma que la del sismógrafo, así como la instalación de micrófonos y dectectores volumétricos.[11]

En el caso de que se haya conseguido entrar y hacerse con el dinero, además de la cortina de humo especificada anteriormente, existen métodos como las bombas de tinta. Estos pequeños artefactos fueron inventados patentado por Scott E. Keniston en 1994,[12]​ tiene el objetivo de disuadir los robos mediante la inutilización de los billetes robados, ya que se ocultan entre los fardos y una vez detonados, impregnan de tinta delatadora e irremovible de los billetes, quedando inutilizados.

Ladrones de bancos notables[editar]

Cultura popular[editar]

El relato de personajes, bien sean reales o ficticios han estado presente des de los primeros relatos orales, llegando a crear estilos propios en la literatura como en en televisión.

Libros notables[editar]

Lista de los principales libros, según El Confidencial[13]​ y The Strand Magazine:[14]

Películas notables[editar]

Lista de las películas más representativas, según la revista Time:[15]

Series notables[editar]

Referencias[editar]

  1. Schweikart, Larry (1 de enero de 2001). «The Non-Existent Frontier Bank Robbery | Larry Schweikart». fee.org (en inglés). Consultado el 27 de septiembre de 2020. 
  2. «James Younger Gang». HistoryNet (en inglés estadounidense). Consultado el 27 de septiembre de 2020. 
  3. Jesse James - First Bank Robbery (en inglés estadounidense), consultado el 27 de septiembre de 2020 .
  4. «America's First Bank Robbery». Carpenters' Hall (en inglés estadounidense). Consultado el 27 de septiembre de 2020. 
  5. «First Bank Robbery in United States | The Saturday Evening Post». www.saturdayeveningpost.com. Consultado el 27 de septiembre de 2020. 
  6. US History. «America's First Bank Robbery» (en inglés). 
  7. Townsend (2005). Crime Through Time (en inglés). Raintree. ISBN 9781410920560. 
  8. «First Bank Robbery in United States | The Saturday Evening Post». www.saturdayeveningpost.com. Consultado el 27 de septiembre de 2020. 
  9. «Bank Robbery». Federal Bureau of Investigation (en inglés estadounidense). Consultado el 27 de septiembre de 2020. 
  10. «Disposición 3171 - medidas de seguridad privada». Boletín Oficial del Estado (BOE). 
  11. Netvoluciona. «Medidas de seguridad en bancos, cajas de ahorro y entidades de crédito». www.cyrasa.com. Consultado el 27 de septiembre de 2020. 
  12. Security dye pack having flexible heat-resistant chemical pouch (en inglés), 1 de julio de 1994, consultado el 27 de septiembre de 2020 .
  13. «Coge el dinero y corre: 8 tremendos libros sobre ladrones… de bancos». El Confidencial. 10 de agosto de 2020. Consultado el 27 de septiembre de 2020. 
  14. «Top Ten Heist Novels | Strand Magazine». Strand Mag (en inglés estadounidense). 3 de junio de 2015. Consultado el 27 de septiembre de 2020. 
  15. Dockterman, Eliana. «The 25 Best Heist Movies». Time (en inglés estadounidense). Consultado el 27 de septiembre de 2020. 
  16. ««El robo del siglo», el espectacular atraco que puso en jaque a Colombia». La Voz de Galicia. 14 de agosto de 2020. Consultado el 30 de octubre de 2020. 
  17. «El robo del siglo | Sitio oficial de Netflix». www.netflix.com. Consultado el 20 de octubre de 2020.