Roberto Marcelino Ortiz

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Jaime Gerardo Roberto Marcelino María Ortiz
Robertomortiz.jpg

Coat of arms of Argentina.svg
Presidente de la Nación Argentina
Licencia por enfermedad desde el 3 de julio de 1940
20 de febrero de 1938-27 de junio de 1942
Vicepresidente Ramón S. Castillo
Predecesor Agustín Pedro Justo
Sucesor Ramón S. Castillo

Coat of arms of Argentina.svg
Ministro de Hacienda de la Nación Argentina
4 de enero de 1936-21 de junio de 1937
Presidente Agustín Pedro Justo
Predecesor Federico Pinedo
Sucesor Carlos Alberto Acevedo

Coat of arms of Argentina.svg
Ministro de Obras Públicas de la Nación Argentina
13 de enero de 1925-12 de octubre de 1928
Presidente Marcelo T. de Alvear
Predecesor Eufrasio Loza
Sucesor José Benjamín Ábalos

Coat of arms of Argentina.svg
Diputado de la Nación Argentina
por Capital Federal
1920-1924

Información personal
Nombre de nacimiento Jaime Gerardo Roberto Marcelino María Ortiz Lizardi Ver y modificar los datos en Wikidata
Nombre en español Roberto María Ortiz Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 24 de septiembre de 1886
Bandera de Argentina Buenos Aires, Argentina
Fallecimiento 15 de julio de 1942
(55 años)
Bandera de Argentina Buenos Aires, Argentina
Causa de la muerte Diabetes mellitus Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Argentina
Partido político UCR
UCR-A
Familia
Padres Fermín Manuel Ortiz
Josefa Lizardi
Cónyuge María Luisa Iribarne
Hijos María Angélica (n. 1914)
Roberto Fermín (n. 1916 )
Jorge Luis (n. 1918)
Educación
Educado en Logo de la Universidad de Buenos Aires Universidad de Buenos Aires
Información profesional
Ocupación Abogado
Distinciones

Jaime Gerardo Roberto Marcelino María Ortiz,[1]​ (Buenos Aires, 24 de septiembre de 1886 - Ib., 15 de julio de 1942) fue un político argentino, presidente de la Nación Argentina que gobernó entre el 20 de febrero de 1938 hasta su renuncia el 27 de junio de 1942.

Durante su Gobierno Ortiz intento impulsar, sin resultado, reformas que permitieran restablecer un régimen menos fraudulento. En este aspecto no dudó en intervenir la Provincia de Buenos Aires, gobernada por el celebre caudillo conservador Manuel Fresco.

Poco después de que asumiera como presidente, Ortiz enfermó seriamente de diabetes, a raíz de este acontecimiento, debió solicitar licencia al frente de Poder Ejecutivo el 3 de Julio de 1940, siendo reemplazado interinamente por el vicepresidente Ramon S. Castillo. Finalmente tras quedar completamente ciego, el 27 de junio 1942 presenta su renuncia definitiva.

Tan solo 18 días después de su renuncia, el 15 de Julio de 1942 fallece a sus 55 años en la Ciudad de Buenos Aires.

Biografía[editar]

Roberto Marcelino Ortiz nació el 24 de Septiembre de 1886 en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina.

Hijo de inmigrantes españoles, su padre Fermin Manuel Ortiz nacido en Zalla, Vizcaya y su madre Josefa Lizardi oriunda de Yanci, Navarra. Sus padres habían emigrado a Argentina en 1870. Tuvieron dos hijos Roberto Marcelino y Josefa Iñiga. Su padre estableció la estancia El Comercio sobre tierras que fueran de la antigua estancia San Juan.

Roberto cursa sus estudios primarios en el Colegio Rollin y los secundarios en el Instituto Libre de Segunda Enseñanza, ambas instituciones laicas. Finalizado su bachillerato, ingresa en el año 1903 en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, carrera por la que siente gran inclinación, pero, como consecuencia de una huelga el centro de estudios cerró momentáneamente, por lo que decidió cambiarse a derecho.

El 4 de febrero de 1905 participa de la fallida Revolución de 1905, realizada por la Unión Cívica Radical, partido al que perteneció hasta 1925. Una Juventud bulliciosa y comprometida, participaba en actividades de política partidaria. Era la generación que surgía acompañado a otro descendiente de vascos, Hipolito Yrigoyen, una de las figuras más importantes y enigmáticas de la época.

Ortiz obtiene su título de abogado en el 1909, encuentra trabajo en una empresa de ferrocarriles y atiende sucesiones y pequeños asuntos legales en las oficinas de su padre. Sus clientes eran en su mayoría vascos del interior de la Provincia de Buenos Aires.

En el año 1912 contrae matrimonio con María Luisa Iribarne (1887-1940), hija de Francisco Iribarne y Benigna Catalina Daubert, y con quien tuvo a sus tres hijos: María Angélica 1914, Roberto Fermín 1915 y Jorge Luis 1918.

Comienzo en la política[editar]

Retrato de Ortiz en su libro, publicado en “Ideario Democrático” (1937).

En 1920 fue elegido diputado nacional. Formó parte del sector de la Unión Cívica Radical que cuestionó a Hipólito Yrigoyen por su verticalismo y fueron conocidos como antipersonalistas.

El presidente Marcelo T. de Alvear lo nombró Ministro de Obras Públicas en 1925, en donde rebajó las tarifas de los ferrocarriles operados por capitales británicos.

Pese a su legalismo, Ortiz apoyó el golpe de Estado militar que derrocó al presidente Hipólito Yrigoyen en 1930, pero repudió el intento de Uriburu por hacer un gobierno “corporativista” (inspirado en el fascismo de Mussolini en Italia), argumentando que ese modelo no estaba funcionando en Europa. En 1931 contribuyó a formar la Concordancia, una coalición de los partidos Demócrata Nacional, Unión Cívica Radical Antipersonalista, y Socialista Independiente encabezada por el futuro presidente Agustín P. Justo, que sostuvo el régimen policial y fraudulento que gobernó hasta 1943, conocido con el nombre de década infame.

Como parte de ese régimen fue Ministro de Hacienda del General Justo desde 1935 a 1937. Ese año publicó “Ideario Democrático (A Través de la República)”, su plataforma política hacia los comicios nacionales.


Elecciones de 1937[editar]

Artículo principal: Elecciones presidenciales de Argentina de 1937

Roberto Ortiz a poco de asumir como presidente.

Para un mes antes de la reunión de la Concordancia, se había descartado ya toda duda de que Ortiz sería candidato, tal y como lo confirmó el senador Juan Ramón Vidal en una entrevista con el periódico santafesino El Orden el 13 de abril de 1937. La candidatura de Ortiz, sin embargo, continuó siendo polémica en los círculos conservadores. Sus consideraciones sobre la necesidad de restaurar, de manera progresiva, la pureza electoral en los comicios nacionales, desató críticas de parte del sector más duro de la Concordancia. El talentoso abogado apaciguó las tensiones en la convención de la Concordancia eligiendo como compañero de fórmula al legislador ultra conservador Ramón Castillo. Si bien este gesto pretendía ser simbólico, lo cierto es que más adelante influiría mucho, puesto que Ortiz padecía de diabetes tipo 2 avanzada, y su plan de gobierno favorable a la democracia caería al asumir Castillo la presidencia tras su muerte.

Durante el discurso radial emitido por Radio del Estado, Ortiz estuvo acompañado de su esposa María Luisa, quién también habló por radio (algo inédito en la historia argentina). En las elecciones presidenciales de 1937 fueron ganadas por la fórmula oficialista a través del fraude, como fue públicamente reconocido por propios y extraños.

Presidencia ( 1938-1942 )[editar]

Roberto Marcelino Ortiz asumió su presidencia el 20 de febrero de 1938, Si bien el programa de gobierno de Ortiz preveía la realización de obras públicas, asistencia social y temas de legislación obrera, entre otros, su obra gubernamental se vio interrumpida por dos motivos: la prioridad que tuvo la normalización institucional en su agenda institucional, y su enfermedad y posterior fallecimiento.

El presidente ratifica en el acto de asunción lo que había repetido en varias oportunidades durante su campaña: defensa y perfeccionamiento de la democracia. Dice durante su discurso:

“Entiendo que la línea de conducta trazada por los hombres llamados a desempeñar un alto destino político debe ser una. La profesión de ideas, con anterioridad a los comicios, es franqueza debida al pueblo, para evitarle sorpresas o decepciones. Luego, desde la presidencia de la República,
corresponde ser fiel a lo prometido desde la tribuna (...). Como candidato afirmé, como presidente ratifico mi fe en la democracia. Ello implica una promesa solemne de respeto por la libertad y las garantías que la Constitución consigna para el ciudadano”

Las intervenciones federales[editar]

El presidente Ortiz vio en las intervenciones federales un instrumento eficaz para llevar a cabo el objetivo central de su agenda de gobierno: combatir el fraude electoral. Entre las provincias que se aplico se encuentran San Juan, Santiago del Estero, Catamarca y Buenos Aires.

Es también interesante observar que aquellas elecciones que no presentan irregularidades, casualmente otorgan el triunfo a la UCR, y no ameritan la intervención del presidente, como se observa en el caso de Tucumán (octubre de 1938 y marzo de 1939) y Córdoba (marzo de 1940).

El escándalo de la venta de tierras de El Palomar[editar]

Durante el periodo de su licencia médica al frente del Poder Ejecutivo estalló el escándalo por la venta de tierras del Palomar, a partir de la denuncia de una venta de terrenos destinados a la ampliación de la base militar ubicada en esa localidad de la Provincia de Buenos Aires. Esta operación fue realizada por un intermediario, a precio sobrevaluado a fin de que los beneficios, una vez pagados los verdaderos propietarios, fueran repartidos entre funcionarios del Ministerio de Guerra. La suma había sido aprobada en el presupuesto promulgado por el Congreso para ese Ministerio, previo pago de sumas de dinero a diputados radicales y al presidente de la Cámara de Diputados y de la Comisión de Presupuesto. Esta denuncia fue fogoneada por el senador conservador, Benjamín Villafañe, y descubierta por el exgobernador de la Provincia de Buenos Aires, Manuel Fresco, quien actuaba movido por el rencor como consecuencia de la intervención decretada por Ortiz a su gobierno. La denuncia ponía en tela de juicio la política moralizadora de Ortiz, pues éste había firmado el decreto autorizando a concretar la operación de compra de las tierras a petición del Ministro de Guerra, el general Carlos Márquez.[2]

Roberto Ortiz en la inauguración del Hospital Militar Central.

En abril de 1940 murió María Luisa Iribarne, esposa de Ortiz, y el primer mandatario estuvo recluido en su domicilio particular varias semanas. El fallecimiento de su mujer, junto a la denuncia de la compra fraudulenta de tierras en El Palomar, terminó de afectar la moral y el ánimo del presidente y su salud.

La Comisión investigadora estuvo presidida por Alfredo Palacios, quien determinó la participación de los diputados involucrados y solicitó la formación de un juicio político al Ministro de Guerra, evitando solicitar el enjuiciamiento a Ortiz, que de realizarse provocaría una grave situación institucional, debido a la posibilidad real de un retroceso en la política de lucha contra el fraude iniciada por el Presidente.[3]

Inesperadamente, el Presidente Ortiz presentó su renuncia a la Presidencia de la Nación, el 22 de agosto de 1940, a modo de protesta por el voto del Senado al informe presentado por la Comisión Investigadora, cuestionando las sospechas del informe sobre su Ministro de Guerra, lo cual era considerado por Ortiz como un ataque a su persona. Esta decisión también fue una estrategia política destinada a desactivar el avance de la investigación parlamentaria, envalentonada por los legisladores conservadores más duros. La Asamblea Legislativa rechazó la renuncia del Presidente Ortiz el 24 de agosto de ese año por 170 votos contra uno, luego de una campaña de apoyo a su favor realizada por la Unión Cívica Radical, el Partido Socialista y la Concordancia, quienes consideraron a Ortiz como inocente de la acusación de complicidad en este escándalo. Esta votación fue considerada por Ortiz como un “pronunciamiento nacional” a su favor, anunciando su voluntad de proceder a reasumir la presidencia cuando su salud mejorara, proyecto político que contaba con el apoyo de la Unión Cívica Radical, hasta entonces presidida por Marcelo Torcuato de Alvear, la cual había resultado favorecida con un gran número de bancas en el Congreso en las elecciones legislativas de 1940, gracias a la política de limpieza electoral impulsada por Ortiz.[4]

Política internacional[editar]

La conferencia de Lima[editar]

En agosto de 1938 se reunió en Lima la octava conferencia panamericana. La delegación argentina fue presidida por José María Cantilo, ministro de relaciones exteriores. Los Estados Unidos propiciaban un pacto de seguridad colectiva de los Estados americanos, en previsión de lo que podría ocurrir dado el estado explosivo del mundo.

Río Pilcomayo[editar]

En junio de 1939 viajó a Buenos Aires el mariscal Félix Estigarribia, presidente del Paraguay, con el propósito de suscribir el protocolo relativo a los límites entre ambas naciones, fijados en el río Pilcomayo. Con ese motivo fue recibido oficialmente por Ortiz y objeto de numerosos agasajos.

Visita de Baldomir[editar]

En 1939 se recibió la visita oficial del presidente de la República Oriental del Uruguay; general Baldomir, para renovar los acuerdos de amistad e intercambio con la Argentina. Fue recibido por Ortiz y se le tributaron cordiales homenajes.

Segunda Guerra Mundial[editar]

Artículo principal: Segunda Guerra Mundial

El estallido de la Segunda Guerra Mundial el 1 septiembre de 1939 determinó que la Argentina se declarara neutral en el conflicto. El 3 del mismo mes, los representantes diplomáticos de Gran Bretaña y Francia comunicaron que sus países se consideraban en estado de guerra con Alemania. Para fijar su posición, el 4 de septiembre el gobierno del presidente Roberto M. Ortiz, emitió un decreto, declarando la neutralidad en el estado de guerra entre Francia, Gran Bretaña, Polonia y Alemania.

Para resolver los problemas internos creados por la situación de guerra en Europa y la observancia del decreto de neutralidad, el presidente Ortiz creó por decreto, el 14 de septiembre, una Comisión Interministerial. Esta estaba constituida por un representante de cada departamento, con sede en el Ministerio de Relaciones Exteriores, y presidida por el delegado del último.

Batalla del Río de la Plata[editar]

Artículo principal: Batalla del Río de la Plata

La Batalla del Río de la Plata fue la primera batalla naval entre buques ingleses y alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Además, fue el único episodio de la guerra desarrollado en América del Sur, en aguas territoriales uruguayas.

La Argentina no contrajo ningún compromiso bélico o de beligerancia, Sin embargo la lucha armada alcanzó las aguas del Río de la Plata, cuando en diciembre de 1939, el Acorazado de bolsillo Admiral Graf Spee libró una batalla naval con buques británicos en las aguas del estuario. Acorralado y con el buque dañado, el capitán Hans Langsdorff ordenó el hundimiento de su propia nave, mientras la tripulación fue internada en la Argentina, en medio de la conmoción de la opinión pública argentina y uruguaya, que se prolongó con el suicidio de Langsdorff en el Hotel de Inmigrantes de Buenos Aires.

Judíos en Argentina[editar]

Artículo principal: Historia de los Judíos en Argentina

En 1920, aproximadamente 150 000 judíos vivían en la Argentina. A partir de 1928,​ oleadas de inmigrantes judíos llegaron desde la Alemania nazi y el resto de la Europa ocupada, especialmente después de que Adolf Hitler llegara al poder en 1933. Entre los inmigrantes judíos alemanes ingresados después de 1928, hubo miles que escapaban de las políticas antisemitas implementadas durante ese régimen.

Pese a ciertas restricciones, Argentina fue el país latinoamericano que incorporó más refugiados judíos entre 1933 y 1945. Desde 1928 el país recibió alrededor de 45 000 judíos europeos, de los cuales probablemente la mitad ingresó de manera ilegal.

Una de las medidas más controvertidas del mandato de Ortiz con relación al conflicto, fue la circular secreta antisemita firmada en 1938 por el canciller también radical José María Cantilo, que ordenó “a cónsules argentinos en Europa negar visados a 'indeseables o expulsados', en alusión a ciudadanos judíos de ese continente”.[5]

El oculista que envió Roosevelt[editar]

El presidente de los Estados Unidos conoce personalmente a Ortiz desde diciembre de 1936, cuando visitó Buenos Aires. Después del ataque japonés a Pearl Harbor en diciembre de 1941, Estados Unidos ya es un protagonista principal en la guerra y presiona sin sutilezas a los países latinoamericanos para que se vuelquen de su lado. Argentina, sin embargo, mantiene una neutralidad que para muchos tienen olor a cercanía con el Eje.

Roosevelt necesita que Ortiz vuelva a la presidencia, puesto que este era más apoyado por los sectores Pro-Aliados, por lo contrario, el vicepresidente Castillo era más apoyado por los sectores Pro-Nazis, y para ello necesita encontrar la forma de devolverle la vista al presidente, Así decide pedirle que viaje a Buenos Aires al mejor oftalmólogo de los Estados Unidos, con la consigna de que haga todo lo que esté a su alcance.

En la tarde del lunes 11 de mayo de 1942 fueron recibidos en Buenos Aires el oftalmólogo español radicado en Estados Unidos Ramón Castroviejo y su secretaria, Gertrude Henchel. Finalmente, en una tensa junta médica realizada en la residencia de la calle Suipacha el 18 de junio, encabezada por Castroviejo, se decidió definitivamente que nada podía hacerse para intentar aliviar la situación de Ortiz.

Todavía Roosevelt hizo un último intento por ayudar a Ortiz, tal vez por cortesía o por simples razones humanitarias: el 22 de junio le envió un telegrama a su colega argentino en el que lo invito a viajar a los Estados Unidos para recibir tratamiento medico. Pero Ortiz ya era consciente que no había nada más que hacer.

Renuncia[editar]

La salud del Presidente Ortiz empeoró progresivamente, quedando ciego completamente. Finalmente el 27 de junio de 1942 decide presentar su renuncia pronunciando las siguientes palabras:

Si he conservado mi investidura durante estos dos largos años ha sido porque tenía el convencimiento de que no estaban agotados los recursos para aliviar mi organismo, quebrantado por una larga dolencia [...] Dios no lo ha querido y acato su voluntad.
Ortiz se despide de uno de sus custodios, el día de su renuncia

A pesar de haber llegado al poder en una elección fraudulenta, durante su corto gobierno Ortiz había avanzado, en distintas elecciones provinciales, en el combate de las prácticas delictivas con las que se sostenía en el poder la Concordancia, la coalición de radicales antipersonalistas y conservadores que él representaba. Su máximo gesto, en ese sentido, había sido la intervención en 1940 a la provincia de Buenos Aires que gobernaba el filo-fascista Manuel Fresco.

Ortiz dejó ese mismo día el palacio presidencial de Suipacha para volver a su departamento de Callao entre Córdoba y Paraguay. Con el ascenso de Castillo al poder , el fraude había vuelto en toda su dimensión.

Fallecimiento[editar]

Galera del presidente Ortiz que se expone en el Museo del Bicentenario

Finalmente el 15 de julio de 1942, tan solo 18 dias después de su renuncia Roberto Marcelino Ortiz fallece por una complicación pulmonar, en su residencia ubicada en la Ciudad de Buenos Aires.

Gabinete[editar]

 Estandarte Presidencial
Ministerios del Gobierno de
Roberto M. Ortiz
Cartera Titular Período
Ministerio del Interior Diógenes Taboada
Miguel J. Culaciati
20 de febrero de 19382 de septiembre de 1940
2 de septiembre de 1940 - 27 de junio de 1942
Ministerio de Relaciones
Exteriores y Culto
José María Cantilo
Julio Argentino Pascual Roca
Guillermo Rothe
Enrique Ruiz Guiñazú
20 de febrero de 19382 de septiembre de 1940
2 de septiembre de 1940 - 28 de enero de 1941
28 de enero de 1941 - 13 de junio de 1941
19 de junio de 1941 - 27 de junio de 1942
Ministerio de Hacienda Pedro Groppo
Federico Pinedo
Carlos Alberto Acevedo
20 de febrero de 19382 de septiembre de 1940
2 de septiembre de 194013 de marzo de 1941
17 de marzo de 194127 de junio de 1942
Ministerio de Justicia
e Instrucción Pública
Jorge Eduardo Coll
Guillermo Rothe
20 de febrero de 19382 de septiembre de 1940
2 de septiembre de 1940 - 27 de junio de 1942
Ministerio de Agricultura José Padilla
Cosme Massini Ezcurra
Daniel Amadeo y Videla
20 de febrero de 19388 de marzo de 1940
8 de marzo de 19402 de septiembre de 1940
2 de septiembre de 1940 - 27 de junio de 1942
Ministerio de Obras Públicas Manuel Ramón Alvarado
Luis Alberto Barberis
Salvador Oría
20 de febrero de 19388 de marzo de 1940
8 de marzo de 19402 de septiembre de 1940
2 de septiembre de 1940 - 27 de junio de 1942
Ministerio de Guerra Carlos Márquez 20 de febrero de 193827 de junio de 1942
Ministerio de Marina León Scasso 20 de febrero de 193827 de junio de 1942

Distinciones y Condecoraciones[editar]

Escudo de armas de Roberto Marcelino Ortiz como caballero de la Orden de Isabel la Catolica.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Luna, 1979, p. 83.
  2. Luna, Félix.(1985). “Roberto Marcelino Ortiz, reportaje a la Argentina opulenta”. Buenos Aires: ed. Sudamericana.
  3. Luna, Félix.(1985). “Roberto Marcelino Ortiz, reportaje a la Argentina opulenta”. Buenos Aires: ed. Sudamericana
  4. Luna, Félix.(1985). “Roberto Marcelino Ortiz, reportaje a la Argentina opulenta”. Buenos Aires: ed. Sudamericana
  5. «Argentina: Grietas nazis en pasado encubierto, por Marcela Valente, 2005». Archivado desde el original el 4 de noviembre de 2014. Consultado el 6 de abril de 2012. 

Bibliografía[editar]

  • Luna, Félix (1979). Ortiz: reportaje a la Argentina Opulenta. Buenos Aires: Sudamericana. ISBN 9789500739627. 
  • López, Ignacio (2011). "El desmantelamiento del “fraude patriótico”: las intervenciones federales durante la presidencia de Roberto M. Ortiz (1938-1940)", Anuario del Centro de Estudios Históricos “Prof. Carlos S. A. Segreti”, Córdoba (Argentina), año 11, n° 11, 2011, pp. 107-127. ISSN 1666-6836

Enlaces externos[editar]