Robert Williams Wood

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Robert Williams Wood
Robert Williams Wood.png
Robert Williams Wood
Información personal
Nacimiento 2 de mayo de 1868
Concord (Massachusetts)
Fallecimiento 11 de agosto de 1955
Amityville
Residencia Estados Unidos
Nacionalidad estadounidense
Educación
Alma máter
Información profesional
Área Física
Miembro de American Physical Society, Sociedad Real de Londres, Sociedad Óptica de Londres, Academia Rusa de las Ciencias (Leningrado), Academia Real de Suecia, Academia Nacional de Ciencia de EE.UU.
Distinciones Medalla Rumford, Medalla Henry Draper, Medalla Frederic Ives, Medalla John Scott.
[editar datos en Wikidata]

Robert Williams Wood (Concord, 2 de mayo de 1868 - Amityville, 11 de agosto de 1955) fue un físico experimental estadounidense.[1][2][3][4]​ Profesor de física experimental en la Universidad Johns Hopkins desde 1901, fue conocido a nivel mundial por su trabajo al desacreditar la existencia de los rayos N.[5]

Semblanza[editar]

Sus campos de interés incluían la espectroscopia de Raman, los campos de emisión, la óptica y la elaboración de las llamadas "rejillas de difracción", cuyo efecto óptico sería luego denominado "anomalía de Wood".[6][7]​ Ganó la Medalla Henry Draper de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos en 1940 por su contribución a la astrofísica.

Publicó una serie de libros, tales como Óptica Física (1905) y un libro de humor, disfrazado de texto naturalista, denominado How to tell the Birds from the Flowers: A revised Manual of Flornithology for Beginners [Como distinguir a los pájaros de las flores: Un manual revisado de flornitología para principiantes][8]​(1907).

Carl Sagan contó de este profesor la siguiente anécdota:

Hace muchas décadas, en una cena, se pidió al físico Robert W. Wood que respondiera al brindis: «Por la física y la metafísica Por «metafísica» se entendía entonces algo así como filosofía, o verdades que uno puede reconocer sólo pensando en ellas. También podían haber incluido a la pseudociencia. Wood respondió aproximadamente de esta manera:
El físico tiene una idea. Cuanto más piensa en ella, más sentido le parece que tiene. Consulta la literatura científica. Cuanto más lee, más prometedora le parece la idea. Con esta preparación va al laboratorio y concibe un experimento para comprobarlo. El experimento es trabajoso. Se comprueban muchas posibilidades. Se afina la precisión de la medición, se reducen los márgenes de error. Deja que los casos sigan su curso. Se concentra sólo en lo que le enseña el experimento. Al final de todo su trabajo, después de una minuciosa experimentación, se encuentra con que la idea no tiene valor. Así, el físico la descarta, libera su mente de la confusión del error y pasa a otra cosa. La diferencia entre física y metafísica, no es que los practicantes de una sean más inteligentes que los de la otra. La diferencia es que la metafísica no tiene laboratorio".

Fotografía de las ondas sonoras[editar]

Su primera contribución al campo de los ultrasonidos fue la fotografía de las ondas sonoras. El área de investigación principal de Wood era la óptica física, pero se encontró confrontado con el problema de demostrar a sus estudiantes la naturaleza ondulatoria de la luz sin recurrir a abstracciones matemáticas, que no le interesaban demasiado. Por lo tanto, resolvió fotografiar las ondas sonoras emitidas por una chispa eléctrica como una analogía a las ondas de luz.[10]​ Utilizó una chispa eléctrica porque no produce un tren de ondas, sino un único frente de ondas, por lo que es mucho más fácil de estudiar y visualizar. Aunque no fue pionero de este método, un honor que pertenece a August Toepler, hizo estudios más detallados de las ondas de choque y sus reflexiones que Toepler.[11]

Ultrasonidos de alta potencia[editar]

Después de haber hecho estas contribuciones, Wood volvió a la óptica física, y su interés por "la supersónica" permaneció inactivo durante bastante tiempo. Con la entrada de América en la Primera Guerra Mundial, a Wood, como a muchos otros científicos, se le pidió que contribuyera al esfuerzo de guerra. Después de un puñado de otras ideas, solicitó dedicar su trabajo a la obra de Paul Langevin, quien estaba investigando los ultrasonidos como un método para detectar submarinos. Mientras estaba en el laboratorio de Langevin, observó cómo los ultrasonidos de alta potencia causan la formación de burbujas de aire en el agua, y cómo los peces mueren o una mano sufre un dolor abrasador si se pone en la línea de propagación del haz sonoro. Esto despertó su interés por los ultrasonidos de alta potencia. Más tarde, en 1926, Wood relató los experimentos de Langevin a Loomis, y ambos colaboraron en nuevos experimentos de ultrasonidos de alta intensidad, que resultarían ser la principal contribución de Wood en este campo.

La disposición del experimento fue llevada a cabo con un oscilador de 2 kW diseñado para un horno, permitiendo la generación de energías de salida muy altas. Las frecuencias que utilizaron fueron de 100 kHz a 700 kHz.[12]​ La visualización más impresionante de la potencia de salida del dispositivo es quizás la evidencia de cómo las ondas de sonido pueden vencer incluso la gravedad. Cuando la placa de cuarzo del transductor ultrasónico fue suspendida en aceite, el nivel del líquido se elevaba hasta 7 cm por encima del resto de la superficie. Mientras que con energías bajas, la elevación era baja y grumosa, con energías altas, subía hasta los 7 cm, y "su cumbre entraba en una erupción de gotas de aceite como un volcán en miniatura."[12]​ Podía alcanzar alturas de entre 30 y 40 cm. Del mismo modo, cuando se colocó una placa de vidrio circular sobre la superficie del aceite, se pudieron poner hasta 150 g de peso externo en la parte superior de la placa de vidrio, soportada únicamente por la fuerza de las ondas de los ultrasonidos. Esto se logró mediante las ondas que se reflejan y rebotan entre el transductor y la placa de vidrio, permitiendo que cada onda generada comunicara su momento a la placa de vidrio varias veces.

Algunas publicaciones[editar]

  • Wood, R. W. (1909). «Note on the Theory of the Greenhouse». The London, Edinburgh and Dublin Philosophical Magazine and Journal of Science 17: 319–320. 
  • A new form of Cathode Discharge and the Production of X-Rays, together with some Notes on Diffraction. In: Physical Review 5: 1, 1897.
  • Physical Optics. MacMillan, New York 1905.
  • Researches in physical optics (v. 1) with special reference to the radiation of electrons. Columbia University Press, New York 1913.
  • Researches in physical optics (v. 2) Resonance radiation and resonance spectra. Columbia University Press, New York 1919.

Reconocimientos[editar]

  • Miembro extranjero de la Royal Society.[1]

Eponimia[editar]

  • El cráter lunar Wood lleva este nombre en su memoria,[13]​ por haber descubierto que bajo fotografía ultravioleta el cráter tomaba una fisonomía distinta, reflejando un depósito de sulfitos no identificados con anterioridad.

Referencias[editar]

  1. a b Dieke, G. H. (1956). «Robert Williams Wood 1868-1955». Biographical Memoirs of Fellows of the Royal Society 2: 326-326. JSTOR 769493. doi:10.1098/rsbm.1956.0022. 
  2. Wood, Robert W. (13 de julio 1920). "Flash-telescope." U.S. Patent No. 1,346,580. Washington, DC: U.S. Patent and Trademark Office.
  3. WOOD, ROBERT W. (22 de mayo 1923). "Optical Method." U.S. Patent No. 1,455,825. Washington, DC: U.S. Patent and Trademark Office.
  4. Wood, Robert W. (29 de junio 1926). "Optical toy." U.S. Patent No. 1,590,463. Washington, DC: U.S. Patent and Trademark Office.
  5. Wood, R. W. (1904). «The n-Rays». Nature 70 (1822): 530. Bibcode:1904Natur..70..530W. doi:10.1038/070530a0.  Cita: "Después de pasar tres horas o más presenciando varios experimentos, no sólo no puedo reportar una sola observación que parezca indicar la existencia de los rayos, si no que me quedé con la firme convicción de que los pocos experimentadores que han obtenido resultados positivos, han sido en cierto modo engañados. Un informe algo detallado de los experimentos que se me mostraron, junto con mis propias observaciones, puede ser de interés para los muchos físicos que han pasado días y semanas realizando esfuerzos infructuosos para repetir los notables experimentos que han sido descritos en las revistas científicas del año pasado."
  6. Wood, RW (1912). «Selective absorption of light on the Moon's surface and lunar petrography». Astrophysical Journal 36: 75. Bibcode:1912ApJ....36...75W. doi:10.1086/141953. 
  7. Zisk, S. H.; Hodges, C. A.; Moore, H. J.; Shorthill, R. W.; Thompson, T. W.; Whitaker, E. A.; Wilhelms, D. E. (1977). «The Aristarchus-Harbinger region of the moon: Surface geology and history from recent remote-sensing observations». The Moon 17: 59. Bibcode:1977Moon...17...59Z. doi:10.1007/BF00566853. 
  8. Woods, Robert Williams (1907). How to Tell the Birds from the Flowers and Other Wood-Cuts: A Revised Manual of Flornithology for Beginners (en inglés). San Franciso: Paul Elder and Company. Consultado el 17 de mayo de 2010. 
  9. Sagan, Carl (1997). El mundo y sus demonios. Planeta. ISBN 8408020439. 
  10. Wood, R. W. (1900). «The Photography of Sound-Waves and the Demonstration of the Evolutions of Reflected Wave Fronts with the Cinematograph». Nature 62 (1606): 342. Bibcode:1900Natur..62..342W. doi:10.1038/062342a0. 
  11. Krehl, P. & Engemann, S. (1995) "Toepler, August - The First Who Visualized Shock-waves." Shock waves, 5: 1-2, 1-18
  12. a b Wood, R. W. & Loomis, A. L. (1927) "The physical and biological effects of high-frequency sound-waves of great intensity." Philosophical Magazine Series 7. 4 (22): 416-436. doi 10.1080/14786440908564348
  13. «Wood». Gazetteer of Planetary Nomenclature (en inglés). Flagstaff: USGS Astrogeology Research Program. OCLC 44396779. 

Enlaces externos[editar]