Riesgo laboral

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Trabajadores de la construcción en altura sin el equipo de seguridad adecuado

Un riesgo laboral o riesgo ocupacional es un riesgo experimentado en el lugar de trabajo. Los peligros ocupacionales pueden abarcar muchos tipos de peligros, incluidos los peligros químicos, los peligros biológicos (peligros biológicos), los peligros psicosociales y los peligros físicos. En los Estados Unidos, el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH) lleva a cabo investigaciones en el lugar de trabajo e investigaciones que abordan los peligros de salud y seguridad en el lugar de trabajo que dan como resultado pautas.[1]​ La Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA) establece estándares aplicables para prevenir lesiones y enfermedades en el lugar de trabajo.[2]​ En la UE, EU-OSHA desempeña un papel similar.

Riesgo ocupacional como término significa riesgos a corto y largo plazo asociados con el entorno laboral y es un campo de estudio dentro de la seguridad y salud ocupacional y la salud pública.[3]​ Los riesgos a corto plazo pueden incluir lesiones físicas, mientras que los riesgos a largo plazo pueden ser un mayor riesgo de desarrollar cáncer o enfermedad cardíaca.

En un estudio histórico, la Organización Mundial de la Salud, junto con la Organización Internacional del Trabajo, estimaron que el riesgo ocupacional con la mayor carga de enfermedad es la exposición a largas horas de trabajo, es decir, trabajar 55 horas o más por semana, con un estimado de 745 194 muertes atribuibles y 23,3 millones de años de vida ajustados por discapacidad debido únicamente a enfermedades cardiovasculares.[4]​ Este estudio revolucionó la comprensión global de la importancia relativa de los diferentes tipos de riesgos laborales en el lugar de trabajo.

Peligros químicos[editar]

Los peligros químicos son un subtipo de peligros ocupacionales que involucran químicos peligrosos. La exposición a productos químicos en el lugar de trabajo puede causar efectos perjudiciales para la salud agudos o a largo plazo. Existen muchas clasificaciones de sustancias químicas peligrosas, que incluyen neurotoxinas, agentes inmunes, agentes dermatológicos, carcinógenos, toxinas reproductivas, toxinas sistémicas, asmagenos, agentes neumoconióticos y sensibilizadores.[5]

El NIOSH establece límites de exposición recomendados (REL) y recomienda medidas preventivas sobre sustancias químicas específicas con el fin de reducir o eliminar los efectos negativos para la salud de la exposición a esas sustancias químicas.[6]​ Además, NIOSH mantiene un índice de peligros químicos basado en su nombre químico,[7]Número de registro del Servicio de Resúmenes Químicos (CAS No.)[8]​ y Número RTECS.[9]

Esto es evidencia de que la exposición en el lugar de trabajo a peligros como el polvo de sílice, los escapes del motor o los humos de soldadura, entre otros, están asociados con una mayor prevalencia de enfermedades cardíacas.[10]​ Se ha demostrado que otros peligros en el lugar de trabajo aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca pulmonar, accidente cerebrovascular y presión arterial alta.[10]

Peligros biológicos[editar]

Los agentes biológicos, incluidos los microorganismos y las toxinas producidas por los organismos vivos, pueden causar problemas de salud en los trabajadores. La influenza es un ejemplo de riesgo biológico que afecta a una amplia población de trabajadores.[11]

Quienes trabajan al aire libre se encuentran con numerosos peligros biológicos, como mordeduras y picaduras de insectos, arañas, serpientes y escorpiones,[12][13][14]dermatitis de contacto por exposición al urushiol de plantas venenosas de Toxicodendron[15]Enfermedad de Lyme,[16]Virus del Nilo Occidental,[17]​ y coccidioidomicosis.[18]​ Según el NIOSH, los trabajadores al aire libre en riesgo de estos peligros:

...incluyen agricultores, silvicultores, paisajistas, jardineros, jardineros, pintores, techadores, adoquines, trabajadores de la construcción, obreros, mecánicos y cualquier otro trabajador que pase tiempo al aire libre.[15]

Los profesionales de la salud corren el riesgo de exponerse a enfermedades transmitidas por la sangre (como el VIH, la hepatitis B y la hepatitis C)[19]​ y,

en particular, a las enfermedades infecciosas emergentes, especialmente cuando no se dispone de suficientes recursos para controlar la propagación de la enfermedad.[20]​ Los trabajadores de la salud veterinaria, incluidos los veterinarios, corren el riesgo de exposición a enfermedades zoonóticas.[21]​ Aquellos que realizan trabajo clínico en el campo o en un laboratorio corren el riesgo de exposición al virus del Nilo Occidental si realizan necropsias en aves afectadas por el virus o si están trabajando con tejido infectado.[17]

Otras ocupaciones en riesgo de exposición a peligros biológicos incluyen a los trabajadores avícolas, que están expuestos a bacterias;[22]​ y tatuadores y perforadores, que corren el riesgo de exposición a patógenos transmitidos por la sangre.[23]

Riesgos psicosociales[editar]

 Los riesgos psicosociales son riesgos laborales que afectan la vida social o la salud psicológica de una persona. Los peligros psicosociales en el lugar de trabajo incluyen el agotamiento ocupacional y el estrés ocupacional, que pueden conducir al agotamiento.[24]

Peligros físicos[editar]

Los peligros físicos son un subtipo de peligros ocupacionales que involucran peligros ambientales que pueden causar daño con o sin contacto. Los peligros físicos incluyen peligros ergonómicos, radiación, estrés por calor y frío, peligros por vibraciones y peligros por ruido.[25]

Ruido[editar]

Cada año en los EE. UU., veintidós millones de trabajadores están expuestos a niveles de ruido que podrían dañar su salud.[26]​ La pérdida de audición ocupacional es la enfermedad ocupacional más común en el sector manufacturero.[27]​ Los trabajadores de ciertos campos, como los músicos,[28]mineros,[29]​ e incluso los involucrados en las carreras de autos stock,[30]​ están expuestos a niveles más altos de ruido y, por lo tanto, tienen un mayor riesgo de desarrollar pérdida auditiva.

Si bien la pérdida auditiva permanente inducida por el ruido se puede prevenir.[31]​ Como problema tan generalizado, NIOSH se ha comprometido a prevenir la pérdida auditiva futura de los trabajadores mediante el establecimiento de límites de exposición recomendados (REL) de 85 dB (A) para un promedio ponderado en el tiempo (TWA) de 8 casas.[32]​ El programa Buy Quiet fue desarrollado por NIOSH para alentar a los empleadores a reducir los niveles de ruido en el lugar de trabajo mediante la compra de modelos de herramientas y maquinaria más silenciosos.[33][34]​ Además, una asociación con la Asociación Nacional de Conservación de la Audición (NHCA) ha resultado en la creación del Premio Safe-in-Sound para reconocer la excelencia y la innovación en el campo de la prevención de la pérdida auditiva.[35][36]

Referencias[editar]

  1. «About NIOSH». Centers for Disease Control and Prevention. Consultado el 24 de junio de 2016. 
  2. «About OSHA». United States Department of Labor. Consultado el 24 de junio de 2016. 
  3. Ramos, Athena; Carlo, Gustavo; Grant, Kathleen; Bendixsen, Casper; Fuentes, Axel; Gamboa, Rodrigo; Ramos, Athena K.; Carlo, Gustavo et al. (2 de septiembre de 2018). «A Preliminary Analysis of Immigrant Cattle Feedyard Worker Perspectives on Job-Related Safety Training». Safety (en inglés) 4 (3): 37. doi:10.3390/safety4030037. 
  4. Pega, Frank; Nafradi, Balint; Momen, Natalie; Ujita, Yuka; Streicher, Kai; Prüss-Üstün, Annette; Technical Advisory Group (2021). «Global, regional, and national burdens of ischemic heart disease and stroke attributable to exposure to long working hours for 194 countries, 2000–2016: A systematic analysis from the WHO/ILO Joint Estimates of the Work-related Burden of Disease and Injury». Environment International. PMID 34011457. doi:10.1016/j.envint.2021.106595. 
  5. «CDC - Chemical Safety - NIOSH Workplace Safety and Health Topic». www.cdc.gov. Consultado el 3 de septiembre de 2015. 
  6. «NIOSH Pocket Guide to Chemical Hazards». Centers for Disease Control and Prevention. September 2007. Consultado el June 29, 2016. 
  7. «Index of Chemical Names, Synonyms and Trade Names». Centers for Disease Control and Prevention. Consultado el June 29, 2016. 
  8. «Index of Chemical Abstracts Service Registry Numbers (CAS No.)». Centers for Disease Control and Prevention. Consultado el June 29, 2016. 
  9. «Index of RTECS Numbers». Centers for Disease Control and Preveniton. Consultado el June 29, 2016. 
  10. a b «Occupational health and safety – chemical exposure». www.sbu.se (en inglés). Swedish Agency for Health Technology Assessment and Assessment of Social Services (SBU). Archivado desde el original el 6 de junio de 2017. Consultado el 1 de junio de 2017. 
  11. «CDC - Seasonal Influenza (Flu) in the Workplace - Guidance - NIOSH Workplace Safety and Health Topic». www.cdc.gov. Consultado el 3 de septiembre de 2015. 
  12. «CDC - Insects and Scorpions - NIOSH Workplace Safety and Health Topic». www.cdc.gov. Consultado el 3 de septiembre de 2015. 
  13. «CDC - Venomous Snakes - NIOSH Workplace Safety and Health Topic». www.cdc.gov. Consultado el 3 de septiembre de 2015. 
  14. «CDC - Venomous Spiders - NIOSH Workplace Safety and Health Topic». www.cdc.gov. Consultado el 3 de septiembre de 2015. 
  15. a b «CDC - Poisonous Plants - NIOSH Workplace Safety and Health Topic». www.cdc.gov. Consultado el 3 de septiembre de 2015. 
  16. «CDC - Lyme Disease - NIOSH Workplace Safety and Health Topic». www.cdc.gov. Consultado el 3 de septiembre de 2015. 
  17. a b «CDC - West Nile Virus - NIOSH Workplace Safety and Health Topic». www.cdc.gov. Consultado el 3 de septiembre de 2015. 
  18. «CDC - Valley Fever (Coccidioidomycosis) - Jobs at Risk - NIOSH Workplace Safety and Health Topic». www.cdc.gov. Consultado el 3 de septiembre de 2015. 
  19. «CDC - Bloodborne Infectious Diseases - HIV/AIDS, Hepatitis B Virus, and Hepatitis C Virus - NIOSH Workplace Safety and Health Topic». www.cdc.gov. Consultado el 3 de septiembre de 2015. 
  20. «CDC - Emerging Infectious Diseases - NIOSH Workplace Safety and Health Topic». www.cdc.gov. Consultado el 3 de septiembre de 2015. 
  21. «CDC - Veterinary Health Care: Biological Safety - NIOSH Workplace Safety and Health Topic». www.cdc.gov. Consultado el 3 de septiembre de 2015. 
  22. «CDC - Poultry Industry Workers - NIOSH Workplace Safety and Health Topic». www.cdc.gov. Consultado el 3 de septiembre de 2015. 
  23. «CDC - Body Art - NIOSH Workplace Safety and Health Topic». www.cdc.gov. Consultado el 3 de septiembre de 2015. 
  24. «CDC - Stress at Work - NIOSH Workplace Safety and Health Topic». www.cdc.gov. Consultado el 3 de septiembre de 2015. 
  25. «Susan Harwood Grant Products By Topic». www.osha.gov. Consultado el 3 de septiembre de 2015. 
  26. «Noise and Hearing Loss Prevention: Facts and Statistics». Centers for Disease Control and Prevention. Consultado el 24 de junio de 2016. 
  27. «Occupationally-Induced Hearing Loss». Centers for Disease Control and Prevention. March 2010. Consultado el 24 de junio de 2016. 
  28. Kardous, Chuck (July 7, 2015). «Turn it Down: Reducing the Risk of Hearing Disorders Among Musicians». Centers for Disease Control and Prevention. Consultado el June 24, 2016. 
  29. «Mining Topic: Hearing Loss Prevention Overview». Centers for Disease Control and Prevention. Consultado el 24 de junio de 2016. 
  30. Kardous, Chucri (August 16, 2010). «High Speeds, Higher Decibels». Centers for Disease Control and Prevention. Consultado el June 24, 2016. 
  31. «They're Your Ears: Protect Them». Centers for Disease Control and Prevention. October 2007. Consultado el June 24, 2016. 
  32. Kardous, Chuck (February 8, 2016). «Understanding Noise Exposure Limits: Occupational vs. General Environmental Noise». Centers for Disease Control and Prevention. Consultado el June 24, 2016. 
  33. «Buy Quiet». Centers for Disease Control and Prevention. Consultado el 24 de junio de 2016. 
  34. Hudson, Heidi (November 4, 2011). «Buy Quiet». Centers for Disease Control and Prevention. Consultado el June 24, 2016. 
  35. «Safe-in-Sound: Excellence in Hearing Loss Prevention Award». Safe-in-Sound. Consultado el June 24, 2016. 
  36. Morata, Thais (January 11, 2011). «These Go to Eleven». Centers for Disease Control and Prevention. Consultado el June 24, 2016.