Ricoshombres de Navarra

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
En el libro de Armería del Reino de Navarra están los doce blasones de los ricoshombres.

La figura del ricohombre, o la ricohombría, hunde sus raices en las antiguas dignidades y títulos romanos. Era una denominación de origen castellano. José Yanguas y Miranda, en su Diccionario de antigüedades del Reino de Navarra, afirma que era:

«Primera dignidad del reino entre la clase de la nobleza. No hay noticia de haberse usado de este título en Navarra hasta el siglo 12.»
José Yanguas y Miranda[1]

En esa línea, los Ricoshombres de Navarra constituyeron el sector más privilegiado de la nobleza con alto nivel en prestigio social, capacidad económica y atribuciones políticas en el reino de Navarra. El Fuero General especifica sus funciones y les dedica varios capítulos de derecho privado.

«Parece según el fuero general que en un principio solo había los doce ricoshombres o doce sabios de la tierra. Es probable que rico y sabio eran sinónimos. (...) Los ricoshombres eran los consejeros del rey: sin consejo de ellos no podía tener corte ó tribunal (...) ni hacer paz, guerra ni tregua con otro rey ó reina, ni otro granado fecho ó embargamiento de regno: fuero general, cap. 1.»
José Yanguas y Miranda[2]

Tradicionalmente fueron doce familias que figuran en el libro de Armería del Reino de Navarra que son: Almoravid, Guevara, Aibar, Baztán, Urroz, Leet, Subiza, Rada, Vidaurre, Cascante, Montagudo y Mauleón.[3][4]​ Estos se irían modificando desapareciendo los Urroz y Mauleón (este último de la Baja Navarra) con Teobaldo II de Navarra, mientras que los Cascante y Montagudo se unirían en un solo linaje. En 1264 figuran las siguientes casas: Almoravid, Rada, Lodosa, Barillas, Leet, Baztán, Vidaurre, Arróniz y Monteagudo.[4]

«Pero en este mismo siglo 14, las ricohombrías llegaron á degenerar en títulos de honor, pues que se daban por los reyes aun á los niños que acababan de nacer.»
José Yanguas y Miranda[5]

En la mayor parte de los casos estaban emparentados con los reyes. En cambio, la nobleza de segundo orden tenía un ascenso circunstancial y en relación a los servicios militares prestados.

Entre los linajes que aparecieron posteriormente a las doce familias, destacan el de Agramont con Sancho VII en el siglo XII, el de Pierres de Peralta el Viejo y sus descendientes con Carlos III y la originada por la casa bastarda de Beaumont. Los linajes de Agramont y el de los Beaumont se enfrentarían en un largo conflicto durante el siglo XV que finalizaría en el siglo XVI con la incorporación de Navarra a Castilla como consecuencia directa de este conflicto.

Con el afianzamiento de las Cortes de Navarra el papel de aconsejar al monarca, que el Fuero General le reservaba a los ricoshombres, se ampliaba al resto de los estamentos.

Referencias[editar]

  1. Yanguas Miranda, 1840, p. 271
  2. Yanguas Miranda, 1840, p. 272
  3. «Foto 18017702.jpg - Auñamendi Eusko Entziklopedia». aunamendi.eusko-ikaskuntza.eus. Consultado el 10 de marzo de 2020. «Primer y segundo folios del Libro de los Escudos de Armas de este Reino de Navarra: "Armas del ínclito Rey de Navarra y sus doce Ricos Hombres" (Rey, Almorabid. Guevara, Aibar, Baztán, Urroz, Lehet, Subiza, Rada, Vidaurre, Cascante, Monteagudo, Mauleón) - "Las armas de los señores de muchos palacios y casa nobles deste reyno de Navarra" (Condestable de Navarra, Mariscal de Navarra, Marqués de Falces, Barón de Lussa). Archivo General de Navarra». 
  4. a b García Arancón, 1999, p. 599
  5. Yanguas Miranda, 1840, p. 273

Bibliografía[editar]

  • Gallego Gallego, Javier (1993). «Las Cortes del Reino». Historia Ilustrada de Navarra. Pamplona: Diario de Navarra. ISBN 84-604-7413-5.