Richard Sorge

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Richard Sorge
R Sorge.jpg
Richard Sorge, antes de 1941.
Apodo Ramsay (Рамза́й)
Lealtad Bandera de Alemania Imperio Alemán
Bandera de la Unión Soviética Unión Soviética
Servicio/rama Ejército alemán
Ejército soviético (GRU)

Nacimiento 4 de octubre de 1894
Bakú, Imperio Ruso
Fallecimiento 7 de noviembre de 1944
Tokio, Japón
[editar datos en Wikidata]

Richard Sorge (Bakú, 4 de octubre de 1895 - Tokio, 7 de noviembre de 1944) fue un espía soviético de origen alemán, conocido por haber trabajado para la inteligencia militar soviética. Usó el nombre en clave de Ramsay (en ruso: Рамза́й).

Se graduó doctor en ciencias políticas y fue voluntario del ejército alemán en la Primera Guerra Mundial, de la que regresó del frente condecorado con la Cruz de Hierro y convencido del ideal socialista. Desde 1933 se asentó como periodista en Japón, donde realizó labores de espionaje durante los siguientes años. Tras el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, estando en Tokio se enteró de la inminente invasión alemana a la Unión Soviética, en 1941, pero su informe fue desoído por Stalin. Los japoneses, que desconfiaban de él, lo arrestaron en septiembre de 1941. Finalmente, sería ejecutado en noviembre de 1944.

En noviembre de 1964 fue declarado héroe de la Unión Soviética.

Biografía[editar]

Sorge (Izq.), y el químico Erich Correns en 1915 durante la Primera Guerra Mundial

Infancia y juventud[editar]

Sorge nació en Sabunchi,[1][2]​ un suburbio de Bakú —entonces una ciudad del Imperio Ruso—, el 4 de octubre de 1895. Sus padres fueron Nina Kobeleva y el ingeniero alemán Wilhelm Sorge, quien estaba al servicio de una compañía alemana que realizaba obras en los campos petrolíferos de Bakú. Cuando Sorge tenía dos años la familia se mudó a Alemania y allí se instaló en el barrio residencial de Lankwitz, en Berlín. Richard era alemán, pero su madre, por medio de historias que le contaba, lo mantuvo estrechamente ligado al país donde nació.

Estudió y se educó en Berlín. Desde niño se destacó como un alumno brillante, y al terminar el bachillerato fue aceptado en la Universidad de Hamburgo. Obtuvo su doctorado Summa Cum Laude en Ciencias Políticas en 1919.[3]​ No obstante, debido a la educación familiar tenía una marcada influencia de la revolución rusa y por tanto una acentuada tendencia izquierdista. Su admiración por la Unión Soviética lo hizo pasar de ser un teórico admirador, a un militante activista en el Partido Comunista de Alemania, desde 1925. En 1926 Sorge estuvo en la Unión Soviética como miembro del partido. Fue entonces reclutado como agente para la sección IV del Ejército Rojo.

Periodo en China[editar]

Sorge se casó con la bailarina rusa Yekaterina. En China aprendió el idioma y se familiarizó con la cultura oriental. Permaneció en Shanghái tres años, durante los cuales informó de sus investigaciones sobre la situación del país. Fue testigo de los serios incidentes que el creciente imperialismo japonés desencadenaría en China, incluida la creación del estado títere de Manchukuo. Para cumplir con sus funciones solicitó tres colaboradores: un extranjero, un japonés con un alto nivel de inglés y un técnico de radio. El Comintern accedió. Posteriormente, Sorge regresó a Berlín y se acreditó como corresponsal de prensa. Obtuvo además cartas de recomendación de la embajada alemana en Japón y solicitó su ingreso en el partido nazi.

Período en Japón[editar]

Su relación con los servicios secretos soviéticos continuaba y él reportaba detalladamente todos sus movimientos. En Berlín conoció al teniente coronel Eugen Ott, quien entonces era agregado militar de Alemania en Tokio y con el que inició una estrecha amistad. El 30 de julio de 1933 comunicó a sus jefes en Moscú que no podía asegurar que había cumplido con todos sus propósitos, pero que había decidido ir a Japón como corresponsal del Frankfurter Zeitung. Coincidencialmente, el teniente coronel Ott ascendió a general y se convirtió en el embajador de Alemania en Tokio. Ambos, Ott y Sorge, estrecharon aún más su amistad.

El Japón de los primeros años treinta cobraba tintes fascistas. El gobierno no tenía más lealtad del Ejército que la nominal, y la crisis económica derivada del Crack del 29 había dado a los militaristas una excusa inmejorable para forcejear con los moderados por las riendas del poder. Las presiones sobre los intelectuales y las detenciones de izquierdistas crecían de un modo espectacular. En 1935 Sorge tuvo que viajar a Moscú para presentar su informe en persona. Pidió en aquella ocasión que se sustituyera al operador de radio por Max Clausen. Con el equipo definitivo llegó la gran noticia de que Ozaki había sido aceptado en el gabinete del primer ministro, con lo que tendrían acceso a buena parte de las decisiones gubernamentales, algo vital para la red. Mientras tanto, los problemas en China continuaban y los japoneses la invadieron tras una larga guerra. La duración prolongada fue predicha por Ozaki y ello contribuyó a su fama y a la de Sorge.

Sorge tuvo un accidente en motocicleta del que se salvó de milagro y por tanto también la suerte del grupo. Empezaban a producirse en Japón episodios de importancia para la URSS pues el general soviético Lyushkov —que poseía información política y militar— desertó y cruzó la frontera de Manchukuo. La inteligencia japonesa estaba encantada de tenerlo en sus manos. Sorge se encargó de averiguar para Moscú lo que el general pudiera revelar. Otra actuación importante del círculo (así se llamaban), fue durante el enfrentamiento soviético-japonés en el cerro de Chang-ku-feng (la Batalla del Lago Jasán), con este hecho se logró descubrir que aunque el enfrentamiento abría las puertas de Siberia a los nipones, éstos preferían centrarse en China y no declarar la guerra a los soviéticos.

Segunda Guerra Mundial[editar]

Sello postal de la URSS ilustrando Richard Sorge como Héroe de la Unión Soviética.

Sorge informo al Ejército Rojo sobre el Pacto Antikomintern, el ataque a Pearl Harbor y posiblemente sobre la Operación Barbarroja. Según el análisis de Gordon Prange, Sorge sólo afirmó que el ataque tendría lugar el 20 de junio de 1941, y señala que él mismo nunca sostuvo haber hablado de la fecha efectiva (el 22 de junio) antes de que ocurriesen las operaciones.[4]​ La fecha del 20 de junio le fue señalada a Sorge por el Capitán Teniente Coronel Friedrich von Schol, quien era asistente militar de la embajada alemana en Tokio.[5]

Sin embargo, en 1964 la prensa soviética informó que el 15 de junio de 1941 Sorge transmitió una misiva informando que, "La guerra comenzará el 22 de junio."[6]​ Prange y su equipo escribieron sus tesis antes de que las autoridades rusas desclasificaran documentos relativos a las actividades de Sorge. Recientemente se ha citado a Stalin ridiculizando a Sorge y a sus actividades de inteligencia antes del lanzamiento de la Operación Barbarroja, señalando que "no iba a creer a un pervertido que organizaba fábricas y burdeles en Japón", quien incluso osaba hablar de un ataque alemán el 22 de junio.[7]

Arresto y juicio[editar]

Sorge fue detenido, pero ya sus informes se encontraban en Moscú. Ante esas evidencias, Stalin ordena el traslado de la mitad de las tropas, que resguardaban la frontera con Manchukuo, títere del Imperio Japonés, en dirección a Moscú. Poco después y con ayuda del invierno, las fuerzas alemanas son detenidas frustrándose el asalto final a la capital de la Unión Soviética. Debido a ese movimiento de tropas, los alemanes, quienes estaban al límite de su capacidad de aprovisionamiento y totalmente agotadas por el veloz ataque que realizaron, se encontraron con tropas rusas de refresco, las que en mejor estado, pudieron detener el ataque y rechazarlo. Incluso, patrullas alemanas lograron estar a la vista del Kremlin, pero definitivamente el asalto final fue cancelado. La suerte estaba echada y el siguiente escalón era Stalingrado donde definitivamente se sella la suerte de la guerra.

Las primeras noticias sobre la desmantelación de la red de espionaje aparecieron en la prensa de Tokio el 17 de mayo de 1942, ocho meses de la detención de Sorge.[8]

La detención de Sorge provocó una importante crisis de confianza entre alemanes y japoneses.[9]​ Meisinger, el jefe de la Gestapo en la embajada de Tokio, estaba más preocupado por cazar alemanes que no realizaban el Heil Hitler y de hecho nunca llegó a sospechar de Sorge.[10]​ Por su parte, el embajador Ott y sus colaboradores habían despositado su confianza en Sorge.[11]​ El hecho de que hubieran sido las fuerzas de seguridad niponas las que habían desarticulado la red de espionaje soviética dejó muy en entredicho la labor de Meissinger y de Ott ante los propios japoneses, que ahora desconfiaban profundamente de los diplomáticos alemanes en Tokio.[9]​ A la larga este escándalo supuso el final de Ott como embajador, y tras permanecer un tiempo apartado en un segundo plano, en 1943 sería sustituido por Heinrich Stahmer.[11]

La estancia en la prisión no fue fácil para Sorge, que debía convivir con los gritos y la agonía de las celdas de alrededor.[12]​ Pero a pesar de las dificultades, Sorge logró sobrellevar su encarcelamiento. Otros de sus compañeros, sin embargo, no tuvieron tanta suerte. Branko Vukelić, que fue trasladado a una cárcel situada en la isla septentrional de Hokkaidō, falleció en enero de 1945 de diarrea crónica y malnutrición —aunque la versión oficial que se dio fue que había fallecido de neumonía—.[13]

La investigación japonesa sobre las actividades de Sorge fue larga y acabaría durando varios meses.

Las autoridades japonesas llegaron a proponer a la embajada soviética en Tokio el intercambio de Sorge por un prisionero japonés. La propuesta fue realizada en tres ocasiones distintas, pero la respuesta soviética siempre fue la misma: negar que conocían a Sorge.[14]​ Por su parte, los japoneses permitieron que pudiera recibir visitas de algunos amigos alemanese, como fue el caso de Karl Hamel, que diría haber encontrado a Sorge en buenas condiciones físicas y anímicas.[12]

Ejecución[editar]

Richard Sorge fue ejecutado en la horca el 7 de noviembre de 1944,[15]​ aniversario de la Revolución Soviética, al igual que su amigo Hozumi Ozaki. Mientras era escoltado hacia el lugar de ejecución, Sorge se mantuvo sereno y tranquilo.[16]​ Fue ahorcado a las 10:20, aunque el médico de la prisión no certificó su muerte hasta 10:36, dieciséis minutos después.[16]​ Ozaki, por su parte, había sido ahorcado algunos minutos antes que Sorge.[16]

En la actualidad los restos de Sorge descansan en una tumba del cementerio de Tama, un suburbio de Tokio.[17]

Repercusión posterior[editar]

Tras el final de la Segunda guerra mundial el territorio japonés fue ocupado por las fuerzas armadas de los Estados Unidos. Los norteamericanos, que no habían tenido constancia del caso Sorge, empezaron a conocer los detalles tras encontrar documentación del Ministerio de Justicia japonés.[18]​ Tras varios años de investigación, el 10 de febrero de 1949 el llamado «Informe Sorge» fue hecho público en una conferencia en Tokio, teniendo un gran impacto.[19]​ En el contexto de la época, con las tensiones de la Guerra Fría, el caso Sorge fue utilizado en determinados círculos estadounidenses como un arma política contra la Unión Soviética.[20]

La Unión Soviética, que durante la contienda había negado a los japoneses que Sorge fuera uno de sus espías, en 1964 admitió públicamente que había sido uno de sus espías y fue proclamado Héroe nacional de la Unión Soviética.[21]​ Fue honrado póstumamente con el título honorífico de «Héroe de la Unión Soviética».

Sorge: Espía[editar]

Modus operandi[editar]

Sello postal conmemorativo de Richard Sorge en la RDA

Sorge gozaba de plena confianza por parte de los dirigentes alemanes. En efecto, fue invitado a dirigir las actividades del partido en Japón, una tarea que él mismo rechazó.

Sorge escribía los informes para las tres potencias en el restaurante Alt-Heidelberg, de estilo alemán. Era un centro de reunión, en especial de extranjeros de mal vivir que realizaban allí turbios negocios.

Desde ese lugar Sorge se dirigía con sus notas a un bosque donde encendía un cigarrillo. Si alguien en la oscuridad hacía lo mismo significaba que todo estaba en orden. Sorge y el acompañante se dirigían entonces a un barco anclado en la bahía, en donde entregaba sus notas y concertaba una nueva cita.

Un día cualquiera, Sorge le entregaba al embajador alemán su informe periódico durante una de las recepciones diplomáticas. Mientras el General Ott se retiraba a su despacho para redactar su propio informe basado en los datos proporcionados por Sorge, éste le entregaba un paquete de fotografías a una periodista sueca. Luego ingresaba a la oficina del secretario y fotografiaba los informes secretos de los movimientos navales alemanes.

Sorge fotografió y descifró las claves de la Kriegsmarine.

Los hombres de Sorge[editar]

  • Miyai Yotoku: pintor profesional, fue seleccionado por el Comintern para asistir a Sorge. Emigrado a Estados Unidos en 1919, se convirtió en miembro del Partido Comunista local doce años después. En Japón cultivó una amplia variedad de informantes menores conectados con el ejército y tradujo documentos japoneses al inglés para Sorge. Murió en la cárcel tras su detención, probablemente por torturas
  • Branko Vukelić: corresponsal de la agencia francesa Havas, era de origen croata. En 1932 fue reclutado por una agente del Comintern para viajar a Tokio como periodista. Contaba entre sus contactos reporteros franceses e ingleses. Realizó un valioso viaje al frente en los tiempos del incidente de Nomon-Han. Fue condenado a cadena perpetua. Murió en la cárcel.
  • Max Clausen: fue entrenado como operador de radio para la Sección IV y enviado a Japón, donde vivió con su mujer una cómoda existencia como representante de ventas de una compañía alemana. Fue condenado a cadena perpetua. Las fuerzas aliadas le liberaron en octubre de 1945. Se cree que se trasladó con su esposa a la RDA.
  • Ozaki Hozumi: periodista y analista político, Ozaki fue el único componente reclutado expresamente por Sorge, que le tenía en alta estima. Se duda de que recibiese malos tratos tras su detención. Incluso su juez en el caso quedó impresionado. Tras la vista, dijo en privado que Ozaki era un hombre de honor, consagrado a sus ideales y el auténtico paradigma de un patriota. También murió ahorcado.

Fuentes[editar]

Referencias[editar]

  1. Hero of the Soviet Union Richard Sorge
  2. Khrono.ru. Richard Sorge
  3. Prange, Appendix Chronology
  4. Prange, p. 347
  5. Obi Toshito, ed., Gendai-shi Shiryo, Zoruge Jiken (Materials on Modern History, The Sorge Incident) (Tokio, 1962), Vol. I, pág. 274; citado por Prange
  6. I. Dementieva and N. Agayantz, "Richard Sorge, Soviet Intelligence Agent," Sovietskaya Rossiya, 6 de septiembre de 1964; citado por Prange
  7. Simon Sebag Montefiore "Stalin The Court of the Red Tsar" (London, 2003), p. 360; citado en las Notas como "Sebag Montefiore"
  8. Whymant, 1996, p. 303.
  9. a b Whymant, 1996, pp. 305-306.
  10. Whymant, 1996, p. 305.
  11. a b Whymant, 1996, p. 306.
  12. a b Whymant, 1996, p. 315.
  13. Whymant, 1996, pp. 312-313.
  14. Whymant, 1996, pp. 298, 316.
  15. Whymant, 1996, pp. 317-318.
  16. a b c Whymant, 1996, p. 318.
  17. Whymant, 1996, p. 322.
  18. Whymant, 1996, p. 319.
  19. Whymant, 1996, pp. 319-320.
  20. Whymant, 1996, p. 320.
  21. Whymant, 1996, pp. 322-323.

Bibliografía[editar]

  • Whymant, Robert (1996). Stalin's Spy: Richard Sorge and the Tokyo Espionage Ring. Londres: I.B. Tauris Publishers. ISBN 1-86064-044-3. 
Bibliografía adicional
  • Johnson, Chalmers. An Instance of Treason: Ozaki Hotsumi and the Sorge Spy Ring. Stanford University Press, 1990.
  • Prange, Gordon W. con Donald M. Goldstein y Katherine V. Dillon. Target Tokyo: The Story of the Sorge Spy Ring. New York: McGraw-Hill 1984. ISBN 0-07-050677-9.
  • Deakin, F.W. y Storry, G.R. The case of Richard Sorge. London: Chatto & Windus 1966.
  • Meissner, Hans-Otto. The Man with Three Faces: Sorge, Russia's Master Spy. London: Pan # GP88, 1957.

Enlaces externos[editar]