Riaño (León)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Riaño
municipio de España
Bandera de Riaño.svg
Bandera
Escudo de Riaño.svg
Escudo

Nuevo Riaño. Agosto 2005.JPG

Vista de Riaño (Nuevo Riaño) en el paraje de Valcayo. El viejo Riaño se encuentra bajo las aguas del embalse.
Riaño ubicada en España
Riaño
Riaño
Ubicación de Riaño en España.
Riaño ubicada en Provincia de León
Riaño
Riaño
Ubicación de Riaño en la provincia de León.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Castile and León.svg Castilla y León
• Provincia Bandera de León.svg León
• Comarca Montaña de Riaño
• Partido judicial Cistierna
Ubicación 42°58′29″N 5°00′43″O / 42.974722222222, -5.0119444444444Coordenadas: 42°58′29″N 5°00′43″O / 42.974722222222, -5.0119444444444
• Altitud 1131 msnm
• Distancias 35 km a Cistierna
95 km a León
113 km a Oviedo
367 km a Madrid
1425 km a Bruselas
Superficie 97,63 km²
Núcleos de
población
Riaño, Carande y Horcadas.
Población 484 hab. (2016)
• Densidad 4,96 hab./km²
Gentilicio riañés/sa
Código postal 24900
Pref. telefónico 987
Alcalde (2015) Fernando Moreno Cob (CRA)[1]
Presupuesto 1.449.074,52 €[2]​ (año 2008)
Sitio web Ayuntamiento de Riaño
[editar datos en Wikidata]

Riaño es un municipio y localidad de la provincia de León, comunidad autónoma de Castilla y León (España) situado en la vertiente sur de la Cordillera Cantábrica, cerca del vértice superior oriental de la provincia en la conocida como Montaña de Riaño; antesala de los Picos de Europa. Con una extensión de 97,63 km², se encuentra a 1148 m de altitud y a una distancia de 95 km de la capital provincial leonesa. Contaba en 2015 con una población de 490 habitantes conocidos por el gentilicio de riañeses. Pertenecen también al municipio los pueblos de Horcadas y Carande.

La denominación administrativa [a]​ históricamente reúne a dos poblaciones geográficamente diferentes y conocidas hoy en la zona como el viejo Riaño — antiguo pueblo milenario con padrones de vecindad desde el año 1752 [3]​, demolido completamente por el Estado español en julio de 1987— y el actual Nuevo Riaño,[4]​ urbanizado a partir de 1980 en el paraje de Valcayo, para acoger a vecinos afectados por las expropiaciones habidas con la puesta en marcha del embalse de Riaño.[5]

Demografía[editar]

Gráfica de evolución demográfica de Riaño entre 1900 y 2015

     Población de derecho (1900-1991) o población residente (2001) según los censos de población del INE.[6]      Población según el padrón municipal de 2016 del INE.

Clima[editar]

Riaño tiene un clima oceánico fresco de tipo Cfb[7]​ (templado sin estación seca) según la clasificación climática de Köppen.

Gnome-weather-few-clouds.svg  Parámetros climáticos promedio de Riaño en el periodo 1961-1988 WPTC Meteo task force.svg
Mes Ene. Feb. Mar. Abr. May. Jun. Jul. Ago. Sep. Oct. Nov. Dic. Anual
Temp. media (°C) 1.1 2.4 4.2 6.4 9.5 13.5 16.2 15.7 13.5 9.5 4.8 1.8 8.2
Precipitación total (mm) 153.5 147.5 114.3 103.2 102.7 58.1 33.7 32.7 73.5 131.4 178.4 160.8 1289.9
Fuente: Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Datos de precipitación para el periodo 1961-1985 y de temperatura para el periodo 1961-1988 en Riaño[8]​ 22 de octubre de 2012

Economía[editar]

Históricamente, con la construcción de las carreteras a mediados del siglo XIX, la emergente economía de Riaño estaba basaba en la función que ejercía como centro de servicios de toda la denominada Montaña de Riaño (Partido Judicial) y en la excelente calidad de su cabaña ganadera y de todos sus derivados. Además de un turismo creciente y de calidad por sus montañas y ríos manifestado en su Parador,.[9]​ Era conocida a principios de los años 1960 como "la Suiza española". Destaca por las finas y abundantes truchas de sus ríos, cuyos cotos eran apreciados internacionalmente. Desde la construcción del embalse que provocó su erradicación física, estos recursos y su estilo de vida han desaparecido casi radicalmente, disminuyendo de manera paulatina con el resto de la comarca, que hoy languidece víctima de la despoblación. En la actualidad, es predominante el sector servicios, dedicado fundamentalmente al turismo, que acude a la localidad para disfrutar de la caza, las zonas de montaña y los espacios naturales. [10]

Historia reciente[editar]

Imagen del pueblo de Riaño en 1986
La calle central del pueblo en noviembre de 1984
Hórreo trasladado al nuevo Riaño

La historia reciente de Riaño está marcada por la traumática construcción del embalse que lleva su nombre, para lo cual, destruyó y posteriormente, se anegó, el pueblo original, el antiguo Riaño o Viejo Riaño, entre los años de 1986-1987. Junto con él, ocho pueblos más del valle fueron también demolidos y cubiertos después sus escombros por las aguas: Anciles, Salió, Huelde, Éscaro, La Puerta, Burón, Pedrosa del Rey, y Vegacerneja parcialmente. Todos ellos fueron demolidos a excepción de cinco de sus edificios monumentales, que fueron trasladados al Nuevo Riaño (Ermita de Quintanilla e Iglesias de Pedrosa del Rey y la Puerta) y al nuevo emplazamiento de la localidad de Burón (Escuelas e Iglesia) por encima de la cota del agua embalsada.

Tras varios intentos de construir un embalse a lo largo del siglo XX, finalmente el valle y valles de Riaño, en el que confluyen los ríos Esla, Yuso y Orza, fue sepultado por las aguas en 1988, bajo el gobierno de Felipe González y siendo Ministro de Obras Públicas y Urbanismo por aquel entonces Javier Sáenz de Cosculluela.

Multimedia externa
Voladura de la iglesia del antiguo Riaño.
Atención: este archivo está alojado en un sitio externo, fuera del control de la Fundación Wikimedia.
Multimedia externa
Desalojo y derribo del antiguo Riaño.
Atención: este archivo está alojado en un sitio externo, fuera del control de la Fundación Wikimedia.

El proceso de construcción del pantano dio lugar a numerosas movilizaciones populares; enfrentamientos con las fuerzas del orden; e incluso suicidios, ante el desalojo de cada una de las casas para su posterior derribo por parte de la maquinaria del Estado. [11]​ Fue llevada a cabo para la demolición de las casas por parte del gobierno, la ocupación militar de los pueblos de la comarca durante varios meses, realizándose así, el desalojo por la fuerza de los vecinos que se negaban a abandonarlas. Los acontecimientos traspasaron fronteras en los medios de comunicación de todo el mundo y el exministro Cosculluela afirmaba en ellos que "en ese lugar no se echó a nadie" puesto que las viviendas ya estaban expropiadas.[12]​ De modo paralelo, el Nuevo Riaño como tal, comenzaba entonces a edificarse en el paraje de "Valcayo". Las compensaciones tan anunciadas durante esas fechas en forma de nuevas tierras de regadíos para "Tierra de Campos" en la provincia de León y que fueron la causa de la construcción de pantano de Riaño (84000 Ha.), no han sido cumplidas.[13]

Un último dato digno de mención, que se suma a la gestión llevada a cabo en el proceso de destrucción de los valles de la comarca leonesa, fue el hecho de que el cierre de la presa de Riaño se produjese en la fecha del 31 de diciembre de 1987; cuando era conocida la circunstancia legal, de que a partir del 1 de enero de 1988 entraba en vigor la nueva directiva europea que prohibía la construcción de embalses como el de Riaño por motivos medioambientales; directiva relacionada con la protección de valles y pueblos de alta montaña en los territorios de la Comunidad Europea. De hecho, si el embalse no hubiera estado listo a las 00:00 horas del 1 de enero de 1988, el Gobierno hubiera estado obligado por decreto europeo a reconstruir todas las casas y pueblos derribados, a restaurar el entorno a su estado anterior, a anular las expropiaciones con efecto retroactivo y a desistir definitivamente de la construcción de la presa.

Historia[editar]

Cuando el día 31 de diciembre de 1987 se «echaron» las compuertas del ciclópeo bastión de La Remolina, con ello se puso fin a la existencia de una importante parte de la Comarca de Riaño hoy más conocida como Montaña de Riaño. Finalizaban así, al menos veinte o treinta mil años de Prehistoria, pues existen pruebas de que la Cueva del Oso, en Riaño, estuvo habitada desde finales del Paleolítico Medio. Raederas, raspadores, punta Azilense y abundancia de núcleos y lascas, varios bifaces, etc, así lo acreditan. Un hacha pulimentada, otra plana de la Segunda Edad del Hierro mazas, picos y algunas fusanoyas, así como sartas de collar y cierta abundancia de cerámica, quizá desde el Cogotas II final hasta de época medieval, incluso vulgar vidriada de nuestros días, acreditan la continuación, en el hábitat externo, también en el Neolítico y Época Prerromana.

El Castro (fortificación) de "Cima de la Cueva" con sus restos circulares de fondos de cabañas, y el elenco de las cuatro lápidas Vadinienses halladas en un radio de menos de 150 metros acreditan la existencia del poblado vadiniense y su necrópolis.

Idéntica mención podemos hacer de los restos del castillo y de la Iglesia de San Santiago, casi con certeza erigido por el Conde don Nuño Meléndez o por su esposa doña Urraca López de Aro, que ya lo era como segunda mujer de Fernando II de León a finales del siglo XII. Todo ello se perdió, ni qué decir tiene, con el anegamiento del valle por las aguas del embalse.

Plaza del Mercado en Riaño. Año de 1897. Fotografía de Hans Gadow.

Pero quisiéramos referirnos aquí a una institución de derecho consuetudinario leonés, cual es el Concejo Abierto, por su singularidad y amplitud en cuanto a extensión en todo el territorio leonés, y que por fortuna no se perdió a consecuencia de la desaparición de los pueblos afectados por el pantano, como sí hicieron algunas otras.

De esta institución, tan magníficamente contemplada por el jurista leonés Justino de Azcárate, tenemos conocimiento documental desde muy temprano. Ya en la promulgación del Fuero de León de 1020, elaborado dos años antes en Portugal por los próceres de la curia regia leonesa, y fortalecido por la celebración de las Cortes de León de 1188 con Alfonso IX de León con la participación del estamento popular, esto es, con el Rey, el clero, la Nobleza, y el Pueblo a través de sus Procuradores, el Concejo fue el alma de la organización y vida social de las villas.

En Riaño, tenemos menciones documentales de la celebración y acuerdos del Concejo, convocado a son de campana tañida, el cual se celebraba en los atrios o pórtico de la Iglesia de Santa María de Riaño, que en siglos posteriores fue dedicada a la advocación de Santa Águeda.

El Concejo estaba formado por todos los vecinos cabeza de familia, por los mozos viejos que aún permaneciendo solteros constituyeran familia con sus hermanos de forma independiente, e incluso por las viudas, que tenían la consideración de medio vecino.

Del Concejo salían disposiciones que regulaban la vida de la comunidad en todos sus aspectos: se ordenaba la práctica de los apeos de sus terrenos para delimitarlos con los del pueblo limítrofe, confirmando o modificando sus términos, renovando las arcas o mojones. Se acordaba la práctica de las facenderas para las reparaciones de caminos defensa de los ríos, ayuda práctica a algún vecino por «casa quemada», etc. Se repartía la leña de los montes, el aprovechamiento de los recursos piscícolas y de los pastos y las cortas eran regulados, declaración de las derrotas una vez levantados los frutos, policía rural y ganadera, etc.

Las Ordenanzas Concejiles eran tan precisas que regulaban hasta el comportamiento en sus reuniones, estando prohibido taxativamente acudir a ellas con armas ofensivas o defensivas, las blasfemias, frases injuriosas, y todo aquello que pudiera redundar en detrimento de la paz social del lugar. El que hiciera uso de la palabra, debía ponerse en pie y despojarse de su gorra o sombrero en señal de respeto.

No estaban entre las funciones del Concejo de Riaño las del nombramiento de sus Justicias y Procuradores, que correspondían al Señor de turno.

Instaurada la Dinastía de los Trastámara, se hizo proverbial en sus monarcas la concesión de mercedes y privilegios a la Nobleza, por la ayuda de las distintas banderías en las Luchas Fratricidas de la Corona, lo que hizo que aumentara el exceso de poder en aquellos señores feudales. Tal fue el caso de la preponderante familia castellana de los Enriques.

Es fácil de comprender lo oneroso que resultaba el señorío para el Concejo, puesto que aparte de los tributos reales, éste se veía obligado a satisfacer al señor numerosas prebendas. Hasta el derecho de fumaga, que en esencia consistía en no poder hacer lumbre sin indemnizar al señor. Por ello puede suponerse la poca predisposición de las villas hacia los señoríos; y así se refleja por ejemplo cuando en las Respuestas de Justicia para el Catastro del Marqués de la Ensenada de 1752, al declarar ser la villa de Riaño de Señorío, añaden corresponde al Marqués de Tavara e ignoran con qué título la posee (a la villa).

Promovida ya en el siglo XIX la división de España en provincias y la creación de Partidos Judiciales, Riaño conservó de forma administrativa el Concejo abierto bajo el órgano rector de su Junta Administrativa (Junta Vecinal), parejo a la existencia del ayuntamiento, y con absoluta colaboración entre ambos.

Por tanto, Riaño, que resurgió no de sus propias cenizas, como el Ave Fénix, sino de sus escombros, ha mantenido las dos estructuras municipales hasta nuestros días, si bien, por el lógico motivo demográfico, el Concejo Abierto ha perdido buena parte de su importancia, reuniéndose tan solo en ocasiones trascendentales, la última de ellas con el problema de la adjudicación de los términos de Pedrosa del Rey y Salio entre las localidades de Riaño y Boca de Huérgano.

Por Evelio González Miguel.

Patrimonio artístico y cultural conservado[editar]

Iglesia de Nuestra Señora del Rosario (desde el siglo XIII hasta finales del siglo XX estuvo en el desaparecido pueblo de La Puerta).

Iglesia de Pedrosa del Rey, trasladada desde Pedrosa del Rey para que no desapareciese bajo las aguas. Posee una portada románica, réplica de la que existió en la iglesia de Siero de la Reina y que hoy se encuentra en su cementerio.

La Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, traída del anegado pueblo de La Puerta, se encuentra a la entrada del pueblo viniendo por la carretera de León. Es una iglesia del siglo XIII, que en su interior alberga unas pinturas románicas, góticas y barrocas cuyo estilo se considera endémico de la montaña leonesa.

También se salvaron dos de los aproximadamente ochenta hórreos de tipo asturleonés que hubo en la zona.

El Museo Etnográfico Comarcal de Riaño atesora un interesante y valioso conjunto de materiales arqueológicos del periodo vadiniense (siglos III, IV d C.) y de época medieval. Destacan varias lápidas vadinienses entre las que se encuentra la Lápida vadiniense de Vado Nebira y una pequeña e interesante colección de estelas funerarias medievales todas procedentes de la comarca.

Lápida Vadiniense de Vado Nebira (Siglo_II-IV d. C.)

Parte del patrimonio etnográfico de la zona se conserva en el Museo Etnográfico Comarcal. Destaca una recreación a tamaño real de la casa arcaica típica de la zona, "la Casa de Humo", con techumbre a dos aguas y cubierta de paja de centeno con su horcón en el centro de la fachada sujetando el cumbre. Una fragua con su herrero; un madreñero y un hojalatero en sus quehaceres, y un aula de las antiguas escuelas con su mobiliario, profesor y alumnos.

Algunas de las exposiciones de fotografía antigua organizadas en el Museo se pueden ver en el siguiente enlace: Riaño - Siglo XX

Reserva Nacional de Caza, Flora y Fauna Salvaje[editar]

Se trata de la única reserva cantábrica poblada por seis especies cinegéticas de caza mayor: Ciervo, Corzo, Rebeco, Cabra Montés, Jabalí y Lobo.

El corzo de cazaba antiguamente en ganchos y batidas en toda época, sin importar el sexo. A partir de 1970 se comenzó a cazar a rececho con buenos resultados, que han ido mejorando con los años.

El ciervo (venado) es una especie introducida en el siglo XVIII en la reserva con gran éxito. Se caza al rececho desde 1970.

La cabra montés (Capra pyrenaica victoriae) se introdujo en la reserva en los años 1990, también con gran éxito.

El rebeco, cazado tradicionalmente en batidas, se caza a rececho desde 1970.

El jabalí es muy abundante en Riaño y se caza en batidas organizadas por cuadrillas de cazadores.La mayoría locales.

El lobo ibérico ancestral habitante de estas montañas, aún se sigue cazando.

El lobo y el oso pardo, que habitan esta zona desde hace milenios, también fueron cazados legalmente hasta finales de la década de 1960. Actualmente, son los mejores exponentes de la gran calidad que atesoran los montes de la Montaña de Riaño. Debido a su atracción para un público naturalista cada vez más amplio, son foco de una nueva actividad en auge complementaria a la caza, consistente en su observación en el medio natural donde viven.

La reserva de Riaño está formada por terrenos pertenecientes a los términos municipales de Acebedo, Boca de Huérgano, Burón, Oseja de Sajambre, Posada de Valdeón y Riaño.

La reserva está atravesada de suroeste a noroeste por la carretera N-621, que desde la localidad de Mansilla de las Mulas se dirige a través de Riaño hacia Cantabria por el puerto de San Glorio. De esta vía, a la altura del núcleo del Nuevo Riaño, sale la N-625, que se dirige hacia el noroeste a la localidad asturiana de Cangas de Onís. Además de las dos carreteras citadas, existen dos comarcales: la CL-635, que entra en la reserva desde Asturias por el puerto de Tarna y la LE-215 que, desde Boca de Huérgano, se dirige a la localidad palentina de Guardo.

Riañeses conocidos[editar]

Véase también[editar]

Notas[editar]

Referencias[editar]

  1. Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas de España. «Alcaldes 2015». Consultado el 5 de noviembre de 2015. 
  2. Caja España. «Informe de Datos Económicos y Sociales de los Municipios de España». Archivado desde el original el 6 de enero de 2010. Consultado el 4 de septiembre de 2009. 
  3. Canal, 1988, pp. 43-52.
  4. Llamazares, Julio. «Regreso a Riaño». Diario El País. Consultado el 18 de septiembre de 2015. 
  5. Menéndez, Marco (15 de julio de 2012). «25 años sin el Viejo Riaño». elcomercio.es. Consultado el 18 de septiembre de 2015. 
  6. Instituto Nacional de Estadística (España) (ed.). «Alteraciones de los municipios en los Censos de Población desde 1842 - Riaño». Consultado el 28 de octubre de 2012. 
  7. aemet.es, Atlas climático ibérico.
  8. «Promedios mensuales - Riaño, ESP». Consultado el 27 de octubre de 2012. 
  9. Lasai Rodríguez, Agustín (14 de noviembre de 2011). «El parador de Riaño. Una deuda patente». diariodeleon.es. Consultado el 18 de septiembre de 2015. 
  10. . «Ayuntamiento de Riaño». Consultado el 17 de septiembre de 2015. 
  11. El País. «Violentos incidentes en Riaño tras el suicidio de un vecino». Consultado el 26 de octubre de 2009. 
  12. La Nueva España. «Cosculluela: «No echamos a nadie; en 1987 las casas ya estaban expropiadas»». Consultado el 27 de noviembre de 2010. 
  13. Diario de León. «Riaño quiere que el embalse retroceda a la altura de Pedrosa». Consultado el 27 de noviembre de 2010. 

Bibliografía[editar]

  • Aparicio, Juan Pedro (1980). «II». Los caminos del Esla. José María Merino. León: Everest. pp. 73 a 82. ISBN 84-241-2850-8. 
  • Canal Sánchez-Pagin, José María (1988). «II. Pedrosa». Riaño: Cinco Villas. León: Ediciones Lancia. pp. 103-129. ISBN 84-86205-37-9. 
  • Sierra Reyero, Acacio (1983). Vivencias y costumbres del pasado en la comarca de Riaño. Madrid. 

Enlaces externos[editar]