Revolución militar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Revolución Miltar es un concepto historiográfico que designa el cambio radical en la organización, estrategia y armamento de los ejércitos europeos durante la Edad Moderna y sus consecuencias a nivel político, social y económico. El término fue introducido por el historiador Michael Roberts en la década de 1950. Roberts vinculó los cambios en los métodos europeos de guerra promovidos por la incorporación de nueva tecnología militar con procesos históricos más vastos. De este modo, argumentó que las innovaciones en las tácticas, instrucción y doctrinas por parte de holandeses y suecos entre 1560 y 1660, que maximizaron el uso de armas de fuego, condujeron a una mayor profesionalización del ejército. Estos cambios tuvieron importantes consecuencias políticas en el nivel de la administración estatal. La necesidad de un mayor suministro de dinero, hombres y provisiones produjo nuevas demandas de índole fiscal y financiera e impulsó la creación de nuevas instituciones estatales. "Así, según Roberts, el moderno arte de la guerra tornó posible — y necesaria — la creación del Estado moderno."[1]

En la década de 1990 el concepto fue retomado y modificado por Geoffrey Parker, quien puso el eje de la cuestión en el desarrollo de las fortificaciones y la técnica de los asedios[2]

El concepto de una revolución militar en los siglos XVII y XVIII ha sido recibido de manera dispar por los historiadores y ha impulsado un debate que duró varias décadas. Notables historiadores militares como Christopher Duffy y Jeremy Black lo han calificado críticamente como engañoso, exagerado y simplista.[cita requerida]. Pero a pesar de los desafíos a la interpretación de Roberts, todos los participantes en el debate coinciden con su proposición básica: los métodos bélicos europeos cambiaron profundamente en algún punto de la Modernidad Temprana[3]

Origen del concepto[editar]

Roberts propuso por primera vez el concepto de una revolución militar en 1955, en una conferencia en la Queen's University of Belfast que luego publicó en forma de artículo: “The Military Revolution, 1560 – 1660”.

Cronología[editar]

Roberts ubicó su revolución militar en el siglo que va desde 1560 hasta 1660. En este período nuevas tácticas fueron desarrolladas para tomar ventaja de las crecientemente efectivas armas de fuego.[4]

Sin embargo, la periodización de Roberts ha sido discutida por varios autores. Algunos de ellos plantean un origen anterior. Por una parte, Ayton y Price subrayan la importancia de una “Revolución en la infantería” que según ellos tuvo lugar a comienzos del siglo XIV.[5] Por otra parte, David Eltis ha señalado que la adopción efectiva de armas de fuego y la elaboración de una doctrina militar acorde a ese cambio ocurrió a comienzos del Siglo XVI y no, como sostenía Roberts, a partir de la segunda mitad de ese mismo siglo.[6] Por el contrario, otros autores propusieron una cronología más tardía para los cambios militares. Jeremy Black afirma que el período clave es el medio siglo transcurrido entre 1660 y 1710, momento en el que el tamaño de los ejércitos europeos creció exponencialmente.[7]

Un tercer grupo de autores ha incorporado una perspectiva de “larga duración”. Clifford J. Rogers ha propuesto una teoría integradora que plantea una sucesión de distintas revoluciones militares que se extienden por varios siglos: primero una “Revolution en la infantería” en el Siglo XVI, seguida de una “Revolution en la artillería” en el Siglo XV; luego una “Revolution en las fortificaciones” en el XVI; en cuarto lugar una “Revolution en las armas de fuego” entre 1580 y 1630, y por último, una quinta revolución, el incremento en tamaño de los ejércitos europeos entre 1650 y 1715.[8]

De manera similar, Geoffrey Parker ha extendido el período de la revolución militar desde 1450 hasta 1800, es decir, hasta hacerlo coincidir prácticamente con toda la llamada Edad Moderna y con el comienzo de la Revolución Industrial. Durante estos siglos, la revolución militar permitió a los europeos conseguir la supremacía sobre el resto del mundo.[9]

Ante las críticas de algunos eruditos sobre la prolongada duración de la revolución militar,[10] Clifford Rogers ha sugerido la comparación con la teoría biológica del "equilibrio puntuado", en cuanto ráfagas cortas de innovación militar fueron seguidas por períodos largos de estancamiento relativo.[11]

Tácticas[editar]

Formación de línea[editar]

Las formaciones poco profundas resultan adecuadas para despliegues defensivos, pero sus movimientos ofensivos son torpes. Cuanto más largo es el frente, mayor es la dificultad para mantener el orden y la cohesión para maniobras complejas, en especial los giros.

Los ejércitos comenzaron lentamente a adoptar formaciones más delgadas y sujetas a consideraciones tácticas.[12] Las armas de fuego no fueron tan efectivas como para determinar por sí solas el despliegue de las tropas,[13] otras consideraciones fueron hechas, como la experiencia de las tropas,[14] la misión asignada, el terreno, o la necesidad de ocupar un frente con una cantidad insuficiente unidades. El debate ‘’línea versus columna’‘ duró todo el Siglo XVIII hasta las guerras napoleónicas, pues hubo retrocesos temporales a formaciones de columnas profundas.[15]

Irónicamente, un cambio más permanente fue la reducción en profundidad de las formaciones de caballería. Gustavo Adolfo de Suecia impulsó este cambio en conjunción con una menor dependencia en las descargas de armas de fuego para favorecer las acciones de choque. Estas tácticas contradicen la tendencia que describe Roberts.

Trace Italienne[editar]

El concepto de táctica de línea de Roberts fue tempranamente criticado por su discípulo Geoffrey Parker, quien se preguntó por qué el supuestamente anticuado Tercio español aplastó a los suecos en la batalla de Nördlingen.[16] Parker sugirió que el elemento tecnológico clave en la Revolución Militar fue la aparición de la trace italienne en la temprana modernidad europea. Según su mirada, la dificultad para capturar este tipo de fortificaciones motivó un profundo cambio en la estrategia militar. En las regiones donde se había implentado la trace italienne, las guerras se redujeron a una serie de sitios ÿprolongados y las batallas a campo abierto se volvieron irrelevantes. Esto obligó a la creación de ejércitos más grandes para sostener asedios a las nuevas fortalezas. En última instancia, Parker razona, la presencia o ausencia de la trace italienne configuraba una determinada geografía militar.

Siguiendo la pista de la trace italienne, Parker ubicó el origen de la Revolución Militar a comienzos del Siglo XVI. Asimismo, este autor le otroga un nuevo significado. La Revolución militar no sólo fue un factor en el crecimiento del Estado Moderno; fue también el factor principal, junto con la “Revolución naval”, en la superioridad de Occidente sobre las demás civilizaciones.[9]

Este modelo ha sido criticado por varios motivos. Jeremy Black señaló que fue el desarrollo del estado lo que permitió el crecimiento en tamaño de los ejércitos, no al revés, y acusó a Parker de “Determininismo tecnológico”.[7] Asimismo, las cifras presentadas por Parker para probar su teoría del incremento del tamaño de los ejércitos fueron severamente criticadas por David Eltis.[6] David Parrott demostró que en el período de la’‘trace italienne’‘ no se registró ningún crecimiento significativo en el tamaño de los ejércitos franceses[17] y que sobre el final de la Guerra de los 30 años hubo un incremento en la proporción de tropas caballería en los ejércitos,[18] una prueba en contrario de la tesis de Parker que sostenía que la prevalencia de la guerra de asedio disminuyó la importancia de la caballería.

La revolución de la infantería y el declive de la caballería[editar]

Algunos medievalistas propusieron la tesis de una Revolución en la infantería en el Siglo XIV. En algunas relevantes batallas de ese siglo, como por ejemplo Courtrai, Bannockburn o Halmyros, la caballería pesada fue vencida por la infantería;.[19] Sin embargo, es significativa la mención de que en todas esas batallas la infantería estaba atrincherada o posicionada en terreno escarpado, no apto para la caballería. De hecho, situaciones similares ocurrieron antes y después del siglo XIV, por ejemplo en la batalla de Legnano en 1176, pero en campo abierto la infantería estaba en inferioridad, por ejemplo en la batalla de Patay y la batalla of Formigny en las cuales los arqueros ingleses fueron fácilmente hechos trizas. De todos modos, el recuerdo de batallas como las de Courtrai y Bannockburn terminaron con el mito de invencibilidad de la caballería y fueron importantes en la transformación de la guerra medieval.

Más sustancial es el “regreso de la infantería pesada”, como lo llamó Carey.[20] Los piqueros, a diferencia del resto de la infantería, podía resistir contra la caballería pesada a campo abierto y sus requerimientos de instrucción y disciplina eran menores que en el caso de arqueros o caballeros. El reemplazo del caballero fuertemente armado al peón posibilitó la expansión en el tamaño de los ejércitos a partir de la segunda mitad del Siglo XV puesto que la infantería podía ser entrenada con mayor rapidez y reclutada en grandes cantidades. Aún así, el cambio fue paulatino.

El pleno desarrollo, en el Siglo XV, de las armaduras para el caballo y el jinete, combinada con el uso de y de una lanza más pesada, aseguraron la vigencia de la caballería pesada. Sin la caballería, un ejército del Siglo XV tenía pocas probabilidades de éxito en el campo de batalla; quizás la batalla fuera decidida por los arqueros o piqueros, pero una retirada solamente podía ser perseguida por la caballería.[21] En el Siglo XVII, una caballería ligera, menos costosa y más profesional fue ganando terreno, y de este modo la proporción de la caballería en los ejércitos en realidad creció continuamente. En las últimas batallas de la Guerra de los Treinta Años, la caballería llegó a superar en número a la infantería como nunca antes desde la Alta Edad Media.[22]

Otro cambio que tuvo lugar en la segunda mitad del siglo XV fue el perfeccionamiento en la artillería de asedio, que vulneró las antiguas fortificaciones. Sin embargo, la supremacía de las tácticas ofensivas en la guerra de asedio no duraría por mucho tiempo. Como fue notado por Philippe Contamine, mediante un proceso dialéctico que ocurre los progresos en las tácticas de asedio fueron contestados por progresos en el arte de la fortificación y viceversa.[23] Por ejemplo, la invasión francesa de Italia en 1494 demostró la potencia de la artillería de sitio; sin embargo, a comienzos del Siglo XVI comenzaron a aparecer fortificaciones diseñadas específicamente para resistir el bombardeo. El profundo impacto de la "revolución de la artillería" fue minimizado bastante pronto por el desarrollo del bastión y la trace italienne. No obstante, la supremacía militar que confería la posesión de un poderoso aparato de artillería contribuyó en grado no menor al fortalecimiento de la autoridad real a fines del siglo XV.[24]

Tamaño de los ejércitos[editar]

El incremento en el tamaño de los ejércitos y su influencia en el desarrollo de los Estados Modernos en un punto vital en la teoría de la Revolución militar. Se cuenta con varias fuentes para el estudio del tamaño de los ejércitos en diferentes períodos.

Fuentes administrativas[editar]

Por naturaleza, se trata de las fuentes disponibles más objetivas. Desde las guerras napoleónicas, los comandantes de los ejércitos europeos tenían a su disposición reportes períodicos sobre la fuerza de sus unidades. Estos informes son la fuente principal para la historia militar de los siglos XIX y XX, no obstante, su lectura no está exenta de problemas. Cada ejército cuenta su fuerza efectiva de diferentes maneras y en algunas ocasiones los reportes son intencionalmente retocados por los oficiales para quedar bien ante sus superiores.

Un segundo grupo de fuentes está compuesto por la revista de tropas, reportes no períodicos que enumeraban del personal militar listo para la acción. Son la fuente más confiable para calcular la capacidad de los ejércitos antes del siglo XIX, pero el defecto de ser discontinuos impide su utilización para un análisis de largo plazo.

En tercer lugar, las nóminas proveen otro tipo de información. Estos documentos, que registran a los soldados que perciben salario, son especialmente útiles para estudiar los costos militares, pero están por debajo de las revistas en cuanto muestran pagos, no soldados en pie de guerra. Por añadidura, eran comunes antes del siglo XIX los casos de “soldados fantasma”. Oficiales corruptos adulteraban las nóminas agregando artificialmente más personas con el fin de apoderarse de los desembolsos del Estado. El cuadro que pueden darnos las nóminas puede estar distorsionado.

Finalmente, están los Órdenes de Batalla, listas de unidades sin especificar su fuerza. Son importantes fuentes para los siglos posteriores al XVI, pero inútiles para la Edad Media. Por entonces, los ejércitos carecían de la organización y capacidad para mantener unidades permanentes y los Órdenes de Batalla consistían en una enumeración de los líderes.

Un Orden de Batalla no es considerado una fuente confiable para medir la fuerza de un ejército, puesto que las unidades tanto en campaña como en períodos de paz, raramente se encuentran a su máxima capacidad.

Fuentes Narrativas[editar]

Los historiadores modernos recurren a una gran cantidad de fuentes administrativas disponibles para determinar el tamaño de los ejércitos. Sin embargo, los escritores de la época, o de épocas inmediatamente posteriores arrojan números sin citar fuentes y son pocos los casos en que acuden a las fuentes administrativas, en especial, en cuanto describen los ejércitos enemigos, pues el acceso a aquellas era cuanto menos problemático. Además, hay otros inconvenientes relativos a estos escritores: podrían ser tendenciosos en sus informes, ya que inflar el número de las tropas enemigas ha sido uno de los recursos propagandísticos más usados en todos los tiempos. Incluso cuando presentaban una descripción equilibrada, muchos de estos historiadores no tenían experiencia militar y por ende carecían del juicio técnico para evaluar apropiadamente sus fuentes y someterlas a crítica. En conclusión, aunque la información dada por estos historiadores puede ser de interés, sus estimaciones en materia de números son muy poco confiables.

Tamaño total de los ejércitos[editar]

Antes de proseguir, debe trazarse una clara diferenciación entre por un lado, el tamaño total de las fuerzas militares de una entidad política dada (que se tratará en esta sección), y, por el otro lado, el tamaño de los ejércitos de campaña, que son las fuerzas en acción durante un conflicto militar (que se verán en la siguiente sección).

El crecimiento del tamaño de los ejércitos ha sido considerado por varios estudiosos como una clave de la Revolución militar de dos maneras distintas: Como una consecuencia del crecimiento económico y demográfico de los Siglos XVII y XVIII[25] y, a la vez, como la principal causa de la modernización en la administración y la centralización del Estado Moderno.[26]

Sin embargo, la tesis del párrafo anterior ha sido seriamente puesta en cuestión. Por ejemplo I.A.A. Thompson ha indicado que el crecimiento en tamaño del ejército español en los Siglos XVII y XVIII contribuyó en realidad al colapso económico del país y a la debilidad del gobierno central contra las rebeliones regionales.[27] Simon Adams se ha preguntado si hubo incluso crecimiento alguno en la primera mitad del Siglo XVII.[28] Sin embargo crecimiento es indudablemente claro en la segunda mitad de ese siglo, debido a que los estados asumieron por sí mismos la tarea de reclutar y equipar sus ejércitos, aunque la contratación de mercenarios extranjeros continuó siendo ampliamente practicada.

Tamaño de los ejércitos de campaña[editar]

A lo largo de la historia, el tamaño de los ejércitos de campaña ha estado siempre limitado por restricciones logísticas, en particular por el abastecimeinto de alimentos. Antes de la segunda mitad del Siglo XVII, los ejércitos básicamente tenían que mantenerse del terreno por el que iban avanzando. No había líneas de suministro; los soldados transportaban sus bagajes y víveres. Las necesidades de alimento dictaba los movimientos del ejército. A menudo los ejércitos tenían que dividirse y avanzar por caminos separados[29] Aunque algunas áreas contaban con buenas comunicaciones que permitían el abastecimiento por largos períodos, los ejércitos tenían que volver a dispersarse cuando salían de allí. También era una práctica común de los ejércitos en retirada quemar y destruir los campos que dejaban a su paso, con el objetivo de impedir el suministro de las tropas enemigas que iban en su persecución. El tamaño máximo de los ejércitos de campaña, limitado por estos problemas, era aproximadamente de 50.000. En la segunda mitad del Siglo XVII las cosas cambiaron. Se crearon redes de depósitos conectadas por líneas de suministro,[30] que permitiron finalmente incrementar el tamaño de los ejércitos de campaña. De esta manera, en los siglos XVIII y XIX, antes incluso de la llegada del ferrocarril, el tamaño de los ejércitos de campaña alcanzó cifras superiores a los 100.000 hombres.

Conclusión[editar]

El concepto original de una Revolución militar impulsada por el cambio tecnológico ha sido reeemplazado por modelos explicativos basados en la idea de una evolución más lenta en donde la tecnología juega un rol menor, en relación a mejoras no materiales tales como la organización, el control y la logística Plantilla:Citations needed. La naturaleza revolucionaria de estos cambios fueron visibles solamente tras una larga evolución que aseguró a los europeos una posición dominante a escala mundial, una primacía que la Revolución Industrial habría de confirmar.[cita requerida]

Notas[editar]

  1. Black 2008
  2. Parker, The Military Revolution, 1500–1800
  3. Ver Black (2008)
  4. Roberts, The Military Revolution
  5. Ayton and Price, The Medieval Military
  6. a b Eltis, The Military
  7. a b Black, A Military
  8. Rogers, The Military
  9. a b Parker, The Military Revolution, 1500–1800
  10. Ver Ayton and Price, The Medieval Military, and also Childs, Warfare
  11. Clifford J. Rogers, 'The Military Revolutions of the Hundred Years' War' in: The military Revolution Debate. Readings on the Military Transformation of Early Modern Europe, C.J. Rogers, ed. (Oxford 1995), p. 76-77
  12. Las formaciones de línea marcaron un incremento en la capacidad defensiva de la infantería mediante el énfasis en descargas de fuego estáticas y a la vez, una pérdida de capacidad ofensiva. Debido a esta formación, en lo sucesivo las batallas tendieron a ser decididas por las maniobras laterales de la caballería. Ver Parrot Strategy p.227-252
  13. En este sentido, la introducción de pistolas debería ser considerada como una opción en vez de un desarrollo porque el incremento en el poder de fuego fue compensado por otras desventajas, como ralentizar el avance de la infantería. Muchos estrategas consideradon que la sobrecarga logística que significaban las armas de fuego no valía la pena, por ejemplo, el reino de Francia, la naciente potencia de la época, las descartó rápidamente tras un breve y fallido experimento
  14. Barker, Military Intellectual p.91 cuanto más experimentada es la unidad, la formación es más delgada
  15. Ver Chandler, Art of Warfare p.130-137
  16. The Military Revolution, A myth?
  17. Parrott, Richelieu's Army
  18. Parrott, Strategy and Tactics
  19. Ayton and Price, The Medieval Military, ver también Verbruggen, Art of Warfare
  20. Carey, Warfare in the Medieval World
  21. Vale, War and Chivalry p.127
  22. Guthrie, The Later Thirty Years War p.42
  23. Contamine, War in the Middle Ages p.101
  24. Rogers, The military revolutions of the Hundred Years War p.272-275
  25. Ver Lynn, Clio in arms
  26. Charles Tilly, Coercion Capital and European States
  27. Thompson, War and Government
  28. Adams, Tactics or Politics?
  29. Ver Engels, Alexander the Great, sobre este tema
  30. Ver Lynn, Feeding Mars, para una discusión sobre este tema

Bibliografía[editar]

  • Adams, Simon, "Tactics or Politics? 'The Military Revolution' and the Habsburg Hegemony, 1525–1648," in Rogers, Clifford J (editor). The Military Revolution. Readings on the military transformation of Early Modern Europe (Oxford 1995)
  • Ayton, A. and Price, J.L. The Medieval Military Revolution. State, Society and military change in Medieval and Early Modern Europe (London 1995)
  • Barker, Thomas, The Military Intellectual and Battle (Albany 1975)
  • Black, Jeremy, "Was There a Military Revolution in Early Modern Europe?" History Today 2008 58(7): 34–41, in EBSCO
  • Black, Jeremy, A Military Revolution?: Military Change and European Society, 1550–1800 (London, 1991)
  • Black, Jeremy, "Military Organisations and Military Change in Historical Perspective", The Journal of Military History, Vol. 62, No. 4 (1998), pp. 871–892.
  • Black, Jeremy, "War and the World, 1450–2000", The Journal of Military History, Vol. 63, No. 3 (1999), pp. 669–681.
  • Brezezinski, Richard, The Army of Gustavus Adolphus 2. Cavalry (Oxford 1993) ISBN 1-85532-350-8
  • Carey, B. Warfare in the Medieval World (London 2006)
  • Chandler, David, The Art of Warfare in the Age of Marlborough (New York 1990) ISBN 1-885119-14-3
  • Childs, John. Warfare in the Seventeenth Century (London 2001)
  • Contamine, P. War in the Middle Ages, (Oxford, 1984),
  • Downing, Brian M., The Military Revolution and Political Change: Origins of Democracy and Autocracy in Early Modern Europe (1992)
  • Duffy, Christopher, Siege Warfare: The Fortress in the Early Modern World 1494–1660 (1979)
  • Duffy, Michael. The Military Revolution and the State 1500–1800 (1980)
  • Eltis, David. The Military Revolution in sixteenth century Europe (London 1995)
  • Guthrie, William P. Battles of the Thirty Years War, From White Mountain to Nördlingen (Westport 2002) ISBN 0-313-32028-4
  • Guthrie, William P. The Later Thirty Years War, From the Battle of Wittstock to the Treaty of Westphalia (Westport 2003) ISBN 0-313-32408-5
  • Hale, J. R., "The Military Reformation", in War and Society in Renaissance Europe (London,1985)
  • Hall, Bert and DeVries, Kelly, "Essay Review – the ‘Military Revolution’ Revisited", Technology and Culture 31 (1990), pp. 500–507.
  • Howard, Michael, War in European History (1976), chs 1–4
  • Kennedy, Paul M., The Rise and Fall of the Great Powers: Economic Changes and Military Conflict from 1500 to 2000 (1988)
  • Kleinschmidt, Harald, "Using the Gun: Manual Drill and the Proliferation of Portable Firearms," The Journal of Military History, Vol. 63, No. 3 (1999), pp. 601–629.
  • Knox, MacGregor and Murray, Williamson, The Dynamics of Military Revolution, 1300–2050 (Cambridge, 2001)
  • Kubik, Timothy R. W., "Is Machiavelli’s Canon Spiked? Practical Reading in Military History", The Journal of Military History, Vol. 61, No. 1 (1997), pp. 7–30.
  • Lorge, Peter A. The Asian Military Revolution: From Gunpowder to the Bomb (2008)
  • Lynn, John A. "Clio in arms: the role of the military variable in shaping history", Journal of Military History, 55 (1991), pp. 83–95
  • Lynn, John A.Feeding Mars: Logistics in Western Warfare from the Middle Ages to the Present (Boulder 1993) ISBN 0-8133-1716-9
  • McNeill, William H. The Pursuit of Power: Technology, Armed Force and Society since AD 1000 (Chicago, 1982)
  • Parker, Geoffrey. "The Military Revolution, 1560–1660 – A Myth?" Journal of Modern History, 48 (1976); reprinted in his Spain and the Netherlands 1559–1659: Ten Studies (1979)
  • Parker, Geoffrey. The Military Revolution, 1500–1800: Military Innovation and the Rise of the West (2nd ed. 1996)
  • Parker, Geoffrey. "Military Revolutions, Past and Present' in "Recent Themes in Military History. Ed Donald A Yerxa. University of South Carolina Press (2008)
  • Parrott, David A. "The Military revolution in Early Modern Europe", History Today, 42 (1992)
  • Parrott, David A. "Strategy and Tactics in the Thirty Years’ War" in Rogers, Clifford J (editor). The Military Revolution. Readings on the military transformation of Early Modern Europe (Oxford 1995)
  • Parrott, David A. Richelieu’s Army: War, Government and Society in France, 1624–1642 (Cambridge 2001) ISBN 0-521-79209-6
  • Paul, Michael C. "The Military Revolution in Russia, 1550–1682," Journal of Military History 2004 68(1): 9–45,
  • Raudzens, George. "War-Winning Weapons: The Measurement of Technological Determinism in Military History", The Journal of Military History, Vol. 54, No. 4 (1990), pp. 403–434.
  • Roberts, Michael. The Military Revolution, 1560–1660 (Belfast, 1956); reprinted with some amendments in his Essays in Swedish History (London, 1967) and Roberts (1995)
  • Rogers, Clifford J. (editor). The Military Revolution. Readings on the military transformation of Early Modern Europe (Oxford 1995)
  • Rogers, Clifford J."The military revolutions of the Hundred Years War", The Journal of Military History 57 (1993), pp 258–75.
  • Rothenberg, G. E. "Maurice of Nassau, Gustavus Adolphus, Raimondo Montecuccoli and the‘Military Revolution’ of the 17th century" in P. Paret, G.A. Gordon and F. Gilbert (eds.), Makers of Modern Strategy (1986), pp. 32–63.
  • Stradling, R. A. "A 'military revolution': the fall-out from the fall-in," European History Quarterly, 24 (1994), pp. 271–8
  • Thompson, I.A.A. War and government in Habsburg. Spain: 1560–1620 (London 1976)
  • Tilly, Charles. Coercion, Capital, and European States, AD 990–1992 (1990)
  • Verbruggen, J. F. The Art of Warfare in Western Europe During the Middle Ages from the Eighth Century to 1340 (2nd ed. 1997)

Bibiografía en español[editar]

  • Geoffrey Parker. La revolución militar. Las innovaciones militares y el apogeo de Occidente, 1500-1800, traducción castellana de Alberto Piris, Barcelona, Crítica, 1990.