Viva (revista)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Revista viva»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Viva
Viva.png
Logo de la Revista Viva (1994-2006)
País Argentina Ver y modificar los datos en Wikidata
Idioma Español
Categoría Información General
Fundación 19 de junio de 1994
Circulación
Frecuencia Semanal
Circulación Nacional
[editar datos en Wikidata]

Revista Viva (ex Clarín Revista) es un suplemento dominical en castellano lanzado por el diario argentino Clarín el día 19 de junio de 1994 (23 años).[1] En su primera portada tuvo como protagonistas al bailarín Julio Bocca y la modelo Valeria Mazza.

Secciones[editar]

Desde el inicio, Viva se ha destacado por contar de forma novedosa los sucesos más importantes de la esfera socio-cultural de la Argentina y del mundo. Con la premisa de informar a sus lectores, la propuesta dominical del Diario Clarín recurre a las diversas áreas del campo periodístico. De esta forma puede anticipar tendencias de la política y la economía, enseñar la historia y analizar nuestra sociedad, explorar la ciencia, la tecnología y la ecología, y acercar al común de la gente las eminencias del deporte, la cultura y el espectáculo.

Sus páginas también ceden espacio a aspectos cotidianos y comerciales como la moda, con producciones fotográficas semanales y cuatro números especiales dedicados a cada estación. Anteriormente contó con una columna semanal de Valeria Mazza con opiniones sobre la industria. Viva también promociona otros mercados, como el diseño y la decoración, los productos de belleza y tratamientos de salud, las opciones de bazar, los shows y eventos culturales. Viva cuenta además con un rincón dedicado exclusivamente a la cocina. Dicha sección tiene de encargada a la cocinera y escritora Blanca Cotta, periodista histórica del diario Clarín. En el pasado publicaba recetas de la chef Narda Lepes. También la revista edita especiales temáticos sobre vinos, relojes, fitness, cocina gourmet y medio ambiente.

En su interior la revista tuvo secciones notables como Infografía (le valió numerosos premios locales e internacionales); El Reportaje Atrevido (pícaras entrevistas del inolvidable periodista Jorge Guinzburg); El Diario Íntimo de Matías (la página de humor de Sendra, hoy en el cuerpo del Diario Clarín); Persona a Persona (antes llamada Hola! y luego Dicho & Hecho); Horóscopo (los signos del zodiaco, revisados por la astróloga Sonia Larsen); Según pasan los años -después Lo que el tiempo se llevó- (cada siete días un famoso quedaba expuesto en esta "máquina del tiempo"); Palabras Mayores (anécdotas infantiles reales, recopiladas por la licenciada Lidia Lerner, aun en la revista); Pensamiento (reflexiones filosóficas sobre diversos problemas); Bajo Fuego (entrevistas sin concesiones) y Plaza de papel (juegos de ingenio para los más pequeños). Desde su irrupción, la revista fue rediseñada en seis oportunidades, comenzando en 1998[2] y continuando en los años 2003,[3] 2006,[4] 2009,[5] 2011[6] y en 2014.[7]

En toda su historia la revista Viva reprodujo notas de opinión a cargo de figuras relevantes del ámbito intelectual y profesional, que colaboraban de forma permanente o como invitados. Beatriz Sarlo, Rosa Montero, Paulo Coehlo, Vicente Battista, Fernando Savater, Martín Caparrós, Marcelo Birmajer y Tamara Di Tella, entre otros, escribieron para ella. En 2006 incluyó un consultorio sexual atendido por la sexóloga Alessandra Rampolla. En la actualidad escriben el periodista culinario Pietro Sorba, el Dr. Elias Norberto Abdala, el neurólogo Facundo Manes, el historiador Felipe Pigna y el psicoanalista José Eduardo Abadi.

La parte de humor gráfico, al comienzo dividida en tres secciones, tuvo por encargados a un grupo de alto prestigio nacional: el escritor Roberto Fontanarrosa (con Inodoro Pereyra alternado con un chiste quincenal), el dibujante Quino, y el artista Caloi. Durante un año la revista reprodujo chistes del ilustrador uruguayo Jordi Labanda. Entre 2010 y 2014 publicó la tira familiar Tiburcio, a cargo de Diego Greco y Alejo Valdearena (ahora en la revista infantil Billiken). En la actualidad prestan su ingenio y gracia los dibujantes argentinos Bernardo Erlich y Darío Adanti, dos referentes del nuevo cómic argentino.

Formato[editar]

Sí hay una característica sobresaliente en Viva es su versatilidad. La revista de Clarín sorprende por la diversidad temática que abarca. Tampoco quedan atrás sus portadas, con diseños llamativos y fotografías de alto impacto. En ellas desfilaron personajes locales como Ricardo Darín, Gustavo Cerati, Susana Giménez, Mario Pergolini, Natalia Oreiro, Adrián Suar, Adolfo Bioy Casares y César Milstein. También figuraron extranjeros como Antonio Banderas, John Lennon, Kate Moss, Marilyn Monroe, Bill Gates, Hillary Clinton y Ray Bradbury, entre otros.

Con la llegada de Viva, en los años '90, el Grupo Clarín impulsa un nuevo estilo que tarde o temprano replicarían otras revistas dominicales de la región. Las gráficas de sus ejemplares, dentro del contexto en que se habían desarrollado (la primera parte de los '90), eran modernas y atractivas. La novedad de esta propuesta, con respecto a su antecesora, fue su apego con la realidad, evitando el golpe bajo y la información trivial. En la primera etapa de la revista convivían armoniosamente tramas delicadas (producto del periodismo crudo de esa década) con alegres reportajes a figuras muy queridas. Esta última resulta una característica que la revista Viva de hoy rescata de su pasado, a pesar de haber perdido ciertas virtudes. Por el hecho de ofrecer periodismo de investigación en un formato práctico, descontracturado y liviano, la publicación se convierte en sinónimo de argentinidad en la última década del siglo XX, y adquiere cierta popularidad entre los habitantes de su país. En diciembre del año 1999, con la excusa de recibir el ansiado año 2000, lanza gratuitamente un álbum fotográfico titulado Argentinos: Retratos de fin de siglo (ver "Especial...").[8] [9] En aquél especial fotorreporteros y grandes escritores de Argentina colaboraron para intercalar buenas imágenes de personajes representativos y comunes del país (políticos, famosos, inmigrantes, marginados, intelectuales, etc.) con diez cartas destinadas a lectores del futuro. La icónica producción que demandó más de un año se transformó posteriormente en una muestra en el extranjero.[10]

Notas y referencias[editar]