Estadio (Chile)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Revista Estadio (Chile)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Estadio
País Bandera de Chile Chile
Idioma Español
Categoría Fútbol, Revista
Año de fundación 1941
Desarrollo
Compañía Editorial Zig-Zag (1941-1971),
Editora Nacional Quimantú (1971-1974),
Editora Nacional Gabriela Mistral (1974-1982)

Estadio fue una revista deportiva editada en Chile desde el 12 de septiembre de 1941 por la empresa Editorial Zig-Zag. Su contenido era especializado en fútbol chileno y otros deportes. Fue y es considerada como una de las más importantes publicaciones deportivas de Chile. La redacción de la revista estaba ubicada en Santiago.

Fue y es la revista deportiva chilena con la mayor de continuidad en su género, y cuyo período de publicación se extendió por 41 años entre el 12 de septiembre de 1941 y el 5 de octubre de 1982, alcanzando 2.043 publicaciones numeradas,[1] e incluyendo las siguientes cinco ediciones no numeradas, totaliza 2.048 ediciones:

  • El Fútbol en el Mundo, publicada el 15 de Mayo de 1962, con 132 páginas.
  • Aniversario: 25 años de Publicación, (Bodas de Plata), publicada el 19 de Diciembre de 1966, con 100 páginas.
  • Colo Colo, Campeón 1981, publicada el 28 de Enero de 1982, con 68 páginas.
  • Colo Colo, 57 años con Chile, publicada el 16 de Abril de 1982, con 62 páginas.
  • Mundial de España 1982 - Las 24 Selecciones, publicada el 11 de Junio de 1982, con 110 páginas.

Existe una publicación bajo el título de Estadio del año 1973, con resumen gráfico de la campaña de Colo Colo en Copa Libertadores, editado en tamaño 35 cm por 27 cm, la cual no se considera dentro de las 2.048 publicaciones indicadas como total general.

Entre sus secciones habituales destacaban las notas de Megafono, Don Pampa, Jumar (seudónimo de Julio Martínez), Pancho Alsina y las aventuras de Cachupín.

Historia[editar]

Inicios[editar]

En septiembre de 1941 en Chile la afición al deporte iba creciendo por parte del público masivo. El gran impulso se había dado en el verano de ese año con el Sudamericano de fútbol en el Estadio Nacional de Santiago, que fue éxito de asistencia. Además, el ingreso de balompié chileno al mundo de las tácticas —gracias al DT húngaro Francisco Platko y la Táctica del WM que impuso en Colo-Colo— necesitaba que alguien explicara sus variantes para que la afición lo entendiera. Fue ése el marco en que el 12 de septiembre de 1941 apareció en escena la revista Estadio.

Elaborada en un departamento de la calle Lirios 375 —entre Teatinos y Compañía—, la naciente publicación se definió como “revista gráfica de deportes”. Sus redactores dirigidos por Alejandro Jaramillo no sólo analizaban lo evidente, también estudiaban los antecedentes e interpretaban para la comprensión de su lectores. Así, del mero relato cronológico se pasó al comentario analítico.

Gracias al interés que obtuvo entre el público, a partir del segundo número se encargó de su impresión y distribución a todo el país la Editorial Zig Zag. Siempre con Jamarillo como director, laboraban Carlos Guerrero, Don Pampa; el DT Alejandro Scopelli, quien las oficiaba de corresponsal en viaje; y el periodista argentino Frascarita, que laboraba en El Gráfico y despachaba la actualidad de la otra ladera de la Cordillera de los Andes.

En 1943 se unió Alberto Buccicardi, ex futbolista de Universidad Católica, y que con sus notas instruía sobre táctica y estrategia. Dos años después se sumó Renato González Moraga, Mister Huifa o Pancho Alsina, una de las mejores plumas que ha tenido el Periodismo Deportivo Chileno. También se unieron al staff José María Navasal, Pepe Navas; y Antonino Vera, Aver.

Esta plana se reforzó en 1950 —tras el Mundial de Brasil— con Julio Martínez, Raúl Hernán Leppe y Homero Ávila Silva.

Independencia[editar]

A la revista se le elogia su aporte en la difusión del deporte gracias a sus editoriales que impulsaban, entre otras ideas, la discusión de una Ley del Deporte.

También, fiel a su independencia, en 1957 Estadio no titubeó en denunciar los escándalos de la Selección de Fútbol en el Sudamericano de Lima. Que culminó con la suspensión y expulsión de varios jugadores de ese plantel. Un año después dio cuenta de irregularidades en la Federación de Boxeo, que derivó en una intervención del Gobierno.

Época de cambios[editar]

Entre 1962 y 1969 Estadio compitió con otra revista, Gol y Gol. Ambas publicaciones estaban bajo el alero de Zig Zag, que tras una dilatación en su decisión final, cerró Gol y Gol.

Poco después, Alejandro Jaramillo se retiró del Periodismo. En su reemplazo asumió Antonino Vera, reconocido como el autor de los parámetros éticos y periodísticos que distinguían a la revista. El equipo se reforzó con los primeros periodistas universitarios, como Julio Salviat y Edgardo Marín.

En 1971 el gobierno de Salvador Allende adquirió el cuarenta por ciento de la Editorial Zig Zag para crear la Editora Nacional Quimantú, con la dirección del sociólogo belga Armand Mattelart, autor del célebre ensayo “Para Leer al Pato Donald”. A pesar de su estrecha relación con el gobierno de la Unidad Popular, Mattelart no intervino en los contenidos de Estadio, evitando una suerte de tendencia de acuerdo al momento.

Tras el Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, Quimantú pasó a ser Editora Nacional Gabriela Mistral. Aún en el nuevo orden la revista no perdió su independencia y no tuvo anestesia para denunciar las reyertas directivas en el fútbol chileno. Durante el año 1974, durante tres meses, Estadio repitió el competir con una nueva revista deportiva editada por la misma casa editora (Editorial Gabriela Mistral), el semanario Ases.

El final[editar]

En 1976 problemas económicos derivado en la baja en las ventas urgió buscar publicidad para mantener el flujo. Surgió –tras una reunión entre Antonino Vera, Edgardo Marín y Julio Salviat con Francisco Fluxá, representante del grupo Yaconi-Fluxá- la Sociedad de Publicaciones Deportivas Ltda. El empujón logró buenos resultados al contabilizar mayor tiraje de ejemplares. Un año después, la intervención al grupo Yaconi-Fluxá de sus bancos motivó una reestructuración de la sociedad, naciendo Editora Estadio Ltda.

Para peor, en abril de 1977 apareció en los kioskos Foto Sport —con dirección de Hernán Solís—, un nuevo intento para quitarle público a Estadio, con respaldo de Editorial Gabriela Mistral pero de corta duración: desapareció en junio de 1979. El punto de inflexión sucedió poco después. Editorial Gabriela Mistral —tras decidir darle otro cariz a la revista, un toque más informal— no le renovó contrato a Antonino Vera. Ante esta afrenta, la mayoría del equipo —encabezado por Salviat y Marín— solidarizó con Vera y renunció a sus cargos.

En esa coyuntura asumió Hernán Solís, con quien los cambios se notaron en poco tiempo: del lenguaje técnico e investigativo se pasó a uno más simplista y apreciativo. Se hablaba más del entorno —el jet set— que de lo que sucedía en la cancha. En su defensa, Solís manifestó que su objetivo era llegar a todo el público y no a un nicho específico.

En 1981, el 16 de junio, al amparo de la euforia futbolera producida por la clasificación de la selección al mundial de España comienza a circular el semanario deportivo Deporte Total, ese mismo año la Editorial Gabriela Mistral entró en crisis económica y vendió todas sus marcas, manteniendo sólo a Estadio. No hubo mejoras y en diciembre de ese año renunció Solís.

El predicamento de mantener a la revista como un producto de consumo fácil y sensacionalista significó su extremaunción.

Poco después de cumplir 41 años, el 5 de octubre de 1982 revista Estadio dejó de publicarse.

Cabe mencionar que en el año 2003 para darle continuidad a la revista Estadio, se publicó la revista titulada Nueva Era Revista Estadio, que además de dar cabida en sus páginas a variados deportes, recreó las hisorietas de Cachupín y la sección Migajas. Cabe decir con un contenido moderno y contemporáneo.

Su legado[editar]

Los 41 años de existencia de la revista Estadio se proyectaron en el tiempo no sólo por el abundante e interesante archivo que significa sus 2 mil 48 publicaciones. También son sinónimo de un legado que, sin aspavientos, fortaleció y consolidó al Periodismo de Deportes chileno. Esta herencia se puede resumir en los siguientes ítems:

  • El principal legado de Estadio fue la profesionalización del ya mencionado Periodismo de Deportes chileno. Antes se pensaba que las crónicas deportivas sólo estaban destinadas a los fanáticos, sin embargo la rigurosidad en el tratamiento de la información más la crítica juiciosa y objetiva lograron que el deporte –y, por ende, su especialización periodística- fuera transversal en toda la sociedad.
  • Estadio dio lecciones de cómo se debe hacer Periodismo de Deportes, tal como Revista Ercilla lo hizo con el Periodismo de Política o Ecran en el de Espectáculos.
  • La revista ayudó a comprender los avances en el deporte, como el explicar las tácticas de los equipos de fútbol a los lectores.
  • También hay un legado ético-profesional y de principios consecuentes que formaron el modelo periodístico que caracterizó a Estadio.
  • Hasta antes de los complicados períodos de principios de los 80, la revista demostró siempre independencia de los grupos de poder, nacionalismos y triunfalismos. Esto le otorgó imparcialidad, porque defendía el valor de informar, como lo fue la denuncia de los escándalos de la Selección Chilena en el Sudamericano de 1957.

Directores[editar]

Director Periodo
Alejandro Jaramillo N. sep. 1930 - dic. 1969
Antonino Vera R. ene. 1970 - jun. 1979
Hernán Solís V. jun. 1979 - dic. 1981
Reginald Budd G. dic. 1981 - mar. 1982
Hendrick Karich J. mar. 1982 - oct. 1982

Seudónimos periodísticos[editar]

Una de las tradiciones que arraigó la revista Estadio fue el hecho que sus redactores firmaran sus notas con seudónimos. Estos, en todo caso, variaban según la disciplina de las que escribían la crónica. Así, por ejemplo, Antonino Vera mientras firmaba como AVER al escribir de fútbol, cuando lo hacía en boxeo se identificaba como Guante.

Periodista Seudónimos
Alejandro Jaramillo Centro Half, Gualetazo y A.J.N.
Antonino Vera AVER, Guante, Megáfono y A.V.R.
Renato González Moraga Pancho Alsina, Mister Huifa, Ticiano, Rincón Neutral y RN
Carlos Guerrero Don Pampa, Tata Nacho, Ron, Pitazo, D.P. y C.C.G.
Julio Martínez JUMAR y JM
Alberto Buccicardi Albudi, Brabante, Borax y A.B.F.
José María Navasal Pepe Navas y Juan del Potrero
Alejandro Scopelli Axel
Charles Bown Caracol, Chamanto y CBS
Edgardo Marín Méndez Edmar y Emar
Julio Salviat Jed
Víctor Cañón Alonso Don Nadie y Max Fintas
Homero Ávila Silva Hoasi

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Colección Revista Estadio (1941-1982).
  • Diccionario Ilustrado del Fútbol - Tomo 4. De Francisco Mouat y Patricio Hidalgo (Abril 2010).

Enlaces externos[editar]