Return of the Living Dead

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Return of the Living Dead (El regreso de los muertos vivientes en español) es una película de terror y humor negro estrenada en 1985, dirigida por Dan O'Bannon y protagonizada por Clu Gulager, James Karen, Don Calfa, Thom Matthews, Beverly Randolph, John Philbin, Jewel Shepard, Miguel A. Núñez, Jr., Brian Peck, Linnea Quigley, Mark Venturini y Jonathan Terry.

Argumento[editar]

Freddy (Thom Matthews) comienza a trabajar en una bodega de productos médicos y Frank, el encargado de esa bodega (James Karen), le muestra el lugar explicándole cómo debe de trabajar.

Después de enseñarle aspectos básicos del nuevo puesto de trabajo, Freddy le pregunta a Frank ¿qué es lo más extraño que ha visto en esa bodega?. Frank le cuenta que ha visto cosas extrañas pero que hay una que supera a todas y le pregunta si ha visto la película La noche de los muertos vivientes. Le explica que los zombis fueron reales debido a una sustancia creada por el ejército que se filtró en la morgue haciendo que los muertos volvieran a la vida, pero que le prohibieron al hombre que hizo la película que contara la verdad o de lo contrario sería demandado.

Freddy le pregunta cómo sabe todo eso y Frank le responde que el ejército tuvo problemas para poder hacer desaparecer los cadáveres y que por accidente se enviaron a esa bodega, en lugar de a la compañía química, que era donde hubiesen debido ir.

Frank le pregunta a Freddy si quiere ver los cadáveres y este acepta, después de lo cual, le muestra unos barriles del ejército que hay en el sótano.

Cuando Frank le muestra que dentro de uno de los tanques hay un cadáver, Freddy, asustado, le pregunta: «¿Frank, esto no gotea, ¿verdad?», y Frank responde: «¿Gotear? ¡Claro que no, esto fue construido por el ejército!», mientras golpea el tanque, lo cual provoca la expulsión del producto químico Trioxin 2-4-5 en forma de gas. Ambos terminan aspirando las toxinas accidentalmente, y quedan inconscientes mientras el producto químico atraviesa conductos y se esparce por toda la bodega.

Al despertar entre tos y vómitos descubren que todos los cuerpos disecados, desde perros hasta mariposas, han cobrado vida.

Asustados e incrédulos llaman a su jefe y dueño del local: Burt (Clu Gulager), para explicarle lo que ha pasado y cuando éste llega a la bodega, regaña a Frank por haberse acercado a los tanques. Después del alboroto y asombro por lo acontecido, deciden eliminar el cadáver y la evidencia para que no llegue a manos de la policía o del ejército.

El cadáver es liberado pero no muere a pesar de que lo golpean, le perforan el cerebro, decapitan y descuartizan; aún los pedazos siguen moviéndose.

A Burt se le ocurre ir a la morgue ubicada enfrente a su bodega donde trabaja Ernie (Don Calfa), un embalsamador amigo suyo desde hace 25 años.

Burt le pide ayuda a Ernie para quemar las partes del cadaver, pero como se mueven dentro de las bolsas, le dice que son comadrejas con rabia, pero Ernie no acepta quemar animales vivos, por lo cual, Burt tiene que confesarle la verdad.

Al realizar la incineración, las cenizas salen por la chimenea; pero desgraciadamente en ese momento está lloviendo torrencialmente, y las cenizas se combinan con la lluvia, hace resucitar a los muertos y éstos salen de sus tumbas.

Un grupo de adolescentes amigos de Freddy han acompañado a su novia Tina para salir de fiesta. Pero deciden ir a jugar y divertirse en el cementerio mientras esperan que Freddy termine su turno, lo que los convierte en los primeros testigos de como los muertos regresan a la vida.

Trash (Linnea Quigley), la chica punk del grupo, es mordida por los muertos vivientes pues no tiene tiempo de correr pues se encontraba desnuda bailando sensualmente encima de una tumba.

Los adolescentes corren hacia el crematorio pidiendo ayuda y durante la noche, ese inusual grupo tendrán que ayudarse para tratar de salvar sus vidas luchando contra los zombis "come-sesos".

Frank y Freddie se empiezan a enfermar gravemente debido al gas que aspiraron del tanque.

A medida que intentan protegerse del ataque de los zombis, el grupo consigue capturar lo que queda del torso de una mujer zombi. A la cual atan y sujetan con fuerza para comenzar a interrogarla.

La zombi les explica que solamente se alimentan de cerebros, pues el comer cerebros hace que disminuya el dolor momentáneamente, lo que los obliga a estar siempre buscando más y más victimas.

Tina, sufre y llora al ver cómo Freddy está enfermo y se va poniendo cada vez peor; pero al momento en que Freddy fallece, resucita y súbitamente trata de abalanzarse sobre ella para comerle el cerebro, pues él también se ha convertido en zombi. El amor de ella cambia al horror y huye de él.

Frank, enfermo y desesperado al darse cuenta de que está en camino de convertirse inevitablemente en un zombi, se suicida quemándose en el crematorio.

Al final los zombis han cobrado la vida de muchos paramédicos y policías, y resultan ser tan invencibles que el grupo de protagonistas que están rodeados piden por teléfono ayuda al Ejército para acabar con ellos.

El Ejército con un cañón nuclear lanza una bomba atómica que destruye el cementerio, los zombis, y la ciudad en sí.

La explosión nuclear ocurre justo en el preciso instante en que el zombie Freddy está a punto de atrapar a su ex-novia Tina.

Todos los personajes protagónicos que estaban rodeados por los zombies también mueren, pero la ceniza resultante de la explosión nuclear nuevamente sube a las nubes mientras está empezando una nueva lluvia torrencial... ...

Elenco[editar]

Véase también[editar]