Residuo sólido urbano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Residuo Sólido Urbano (RSU) o residuo urbano es aquel que es solido y que se genera en los núcleos urbanos o en sus zonas de influencia: domicilios particulares, comercios, oficinas y servicios. El residuo sólido urbano no comprende los catalogados como peligrosos, aunque se pudieran producir en los anteriores lugares o actividades.[1]

La mayoría de los residuos sólidos urbanos que genera una sociedad, es considerada la basura doméstica, que está compuesta por:

  • Materia orgánica: restos procedentes de la limpieza o preparación de los alimentos, junto a la comida que sobra y los restos de las podas. Estos residuos se depositan en un contenedor negro, gris o marrón.
  • Papel y cartón,: periódicos, revistas, publicidad, cajas y embalajes. Todo ello debe ir al contenedor azul.
  • Plásticos: botellas, bolsas, embalajes, briks y tetrabriks, platos, vasos, cubiertos desechables; y también metales, como latas o botes; que se deben depositar en los contenedores amarillos.
  • Vidrio: botellas, frascos diversos o vajilla rota de cristal, que se depositan en el contenedor verde.

La industrialización, el desarrollo de las economías y el aumento continuo del consumo, han incrementado el volumen de residuos producidos por las sociedades del mundo. De igual manera, el mal tratamiento de estos puede generar consecuencias negativas a la salud de las personas, al igual que a los ecosistemas naturales. Algunos de estos impactos son:

  • Contaminación de los suelos y cuerpos de agua: Al descomponerse los residuos generan lixiviados que contienen sustancias que se infiltran en los suelos o fuera del sitio de depósito. En ocasiones, este tipo de líquidos genera un deterioro en los suelos y cuerpos de agua, causando un riesgo a la salud humana y a otras especies.
  • Proliferación de fauna nociva y transmisión de enfermedades: Los residuos orgánicos generados atraen a diversas especies, que a su vez, los exponen a distintas enfermedades peligrosas.
  • Generación de contaminantes y gases de efecto invernadero: La descomposición de los residuos no solo genera gases que resultan de olor desagradable, también son peligrosos debido a su toxicidad y su explosividad. De igual manera, algunos de ellos son gases de efecto invernadero, los cuales contribuyen al cambio climático global.
  • Adelgazamiento de la capa de ozono: Cuando los residuos como envases de unicel, plaguicidas, aerosoles, algunas pinturas y desodorantes, son desechados de manera inadecuada y liberados a la atmósfera, convirtiéndose

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Salvachúa, Joaquín. Ciencias da Terra e Medioambientais (en gallego). Mc Graw Hill. ISBN 84-481-4199-7.