Reparaciones de guerra

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Las reparaciones de guerra son pagos monetarios impuestos por el vencedor al vencido para cubrir los daños y perjuicios causados durante una guerra. Generalmente, este término hace referencia al traspaso de bienes o de dinero y no a la anexión de territorios.

Historia[editar]

Antes de la Primera Guerra Mundial[editar]

Roma impuso grandes indemnizaciones a Cártago después de la Primera y Segunda Guerras Púnicas.

Los 'Tratados desiguales' firmados por la Dinastía Qing en China, Japón, Corea, Siam, Persia, el Imperio otomano, Afganistán y otros países en el siglo XIX incluyeron pagos a las potencias occidentales victoriosas, principalmente el Reino Unido, Francia y Rusia, y más tarde a Japón.

Después de la Guerra Franco-Prusiana, según las condiciones del Tratado de Fráncfort (10 de mayo de 1871), Francia fue obligada a pagar a Alemania una indemnización de guerra de 5 millardos de francos de oro en 5 años. Tropas alemanas permanecieron estacionadas en partes de Francia hasta que se realizó el último pago (septiembre de 1873).

Primera Guerra Mundial[editar]

El 27 de agosto de 1918, casi cinco meses después de que Rusia saliera del conflicto mediante la firma del Tratado de Brest-Litovsk, Alemania impuso al gobierno bolchevique el pago de seis millardos de marcos en concepto de reparaciones. Entre agosto y septiembre de dicho año, antes de que finalizara la guerra, Rusia había pagado en oro unos 120 millones de rublos, equivalentes a 240 millones de marcos.[1]

Alemania aceptó pagar reparaciones por 132 millardos de marcos de oro a la Triple Entente en el Tratado de Versalles. Bulgaria pagó reparaciones de 2.25 millardos de francos de oro a la Entente, según lo acordado en el Tratado de Neuilly-sur-Seine.

Segunda Guerra Mundial[editar]

Acta de rendición de Alemania dando fin al teatro europeo de la Segunda Guerra Mundial.
Acta de rendición japonesa con la cual se puso fin a la Segunda Guerra Mundial.

Europa[editar]

Después de la Segunda Guerra Mundial, de acuerdo a la Conferencia de Potsdam sostenida entre el 17 de julio y el 2 de agosto de 1945, Alemania tuvo que pagar a los Aliados 20 mil millones de dólares principalmente en maquinaria y fábricas. Los pagos de las reparaciones a la Unión Soviética se detuvieron en 1953. En suma, de acuerdo a la política de desindustrialización de Alemania, grandes números de fábricas civiles fueron desmanteladas para ser transportadas a Francia y al Reino Unido, o simplemente fueron destruidas. Este desmantelamiento se detuvo en 1950.

Al final, las víctimas de la guerra en muchos países fueron compensadas con las propiedades de los alemanes que fueron expulsados después de la Segunda Guerra Mundial. Al término de la guerra, los Estados Unidos comenzaron de inmediato y persiguieron por dos años un vigoroso programa de recolección de los conocimientos tecnológicos y científicos alemanes así como todas las patentes en Alemania. El historiador John Gimbel, cita en su libro Science Technology and Reparations: Exploitation and Plunder in Postwar Germany, que las "reparaciones intelectuales" tomadas por los estados Unidos y el Reino Unido fueron cercanas a los 10 mil millones de dólares.[2] Parte de las reparaciones de Alemania fueron pagadas en forma de trabajos forzados. Por el año de 1947, aproximadamente 4,000,000 de prisioneros de guerra y civiles alemanes fueron usados prácticamente como esclavos (bajo el título ruso de "trabajos de reparación de guerra") en la Unión Soviética, Francia, el Reino Unido, Bélgica y Alemania (con el término estadounidense de "Unidades de Servicio de Trabajos Militares".

De acuerdo al Tratados de Paz de París de 1947, Italia aceptó pagar reparaciones cercanas a los 125 millones de dólares a Yugoslavia, 105 millones a Grecia, 100 millones a la Unión Soviética, 25 millones a Etiopía y 5 millones a Albania. Finlandia aceptó pagar reparaciones por 300 millones a la Unión Soviética. Hungría acordó pagar reparaciones por 200 millones de dólares a la Unión Soviética, 100 millones a Checoslovaquia y Yugoslavia. Rumania aceptó pagar reparaciones por 300 millones de dólares a la Unión Soviética. Bulgaria acordó pagar reparaciones por 50 millones a Grecia y 25 millones a Yugoslavia. De acuedo a los artículos de estos tratados, el valor en dólares fue de 35 dólares estadounidesnses por una onza troy de oro puro.

Japón[editar]

De acuerdo al tratado de paz con Japón y otros acuerdos bilaterales, Japón aceptó pagar alrededor de 1 trillón y 30 millardos de yenes. Se acordó que a los países que renunciaron a cualquier reparación por parte de Japón se les pagaría una indemnización por medio de acuerdos bilaterales.

El Gobierno de los Estados Unidos se disculpó de manera oficial en la década de 1980 por los Campos de concentración en los Estados Unidos tanto de ciudadanos japoneses como de ciudadanos estadounidenses de ascendencia japonesa durante la Segunda Guerra Mundial y pagó reparaciones.

Reparaciones de guerra recientes[editar]

Pozo petrolero kuwaití incendiado durante la Guerra del Golfo.

Después de la Guerra del Golfo, Irak aceptó la resolución 687 demitida por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, en la que se declaraba que Irak era financieramente responsable por los daños causados en su invasión de Kuwait. En 1991 fue establecida la Comisión de Compensación de Naciones Unidas ("UNCC") y se recibieron demandas penales por 350 millardos de dólares en reclamos por parte de gobiernos, corporaciones e individuos. Los fondos de estos pagos vinieron de un 30% de la ventas petroleras de Irak por medio del Programa petróleo por comida. No se anticipó que los 350 millardos no estarían disponibles para los pagos totales de todos los reclamos de reparaciones, así que fueron programados de manera prioritaria en los años que siguieron. La UNCC declaró que los pagos han sido prioritarios en los casos de reclamos de gente "natural" afectada, por delante de los reclamos de gobiernos y de personas "legales", marcando un paso significante en la evolución de las prácticas de reclamos internacionales.

Ha habido varios intentos de codificar las reparaciones de guerra tanto en los Estatutos de la Corte Penal Internacional como en los Principios Básicos en el Derecho de un Remedio y Reparación para las Víctimas de las Naciones Unidas.[3]

Críticas[editar]

Históricamente las críticas principales de las reparaciones de guerra han sido:

  • que solo hay medidas punitivas en contra del pueblo del lado perdedor, más que en contra de los lados beligerantes, que puede ser el lado que justamente debería hacer las reparaciones.
  • en muchas instancias, el pueblo del gobierno vencido que libró una guerra en realidad tuvo poca o nula participación en la decisión de librar esa guerra, y por lo tanto las reparaciones de guerra son impuestas a gente inocente.
  • que después de varios años de guerra, el pueblo del lado perdedor es probable que ya está empobrecido, y la imposición de las reparaciones de guerra puede llevar a hundir aún más en la pobreza al pueblo, encendiendo un resentimiento a largo plazo en contra del lado victorioso y haciendo poco probable la realización de dichos pagos.

John Maynard Keynes afirmó que la influencia en general de las reparaciones de guerra podrían ser desastrosas.

Muchos críticos sostienen la teoría de que las reparaciones de guerra fueron una de las causas (si bien indirecta, muy decisiva) de los muchos motivos que llevaron a la Segunda Guerra Mundial. Después del final de la Primera Guerra Mundial, el Tratado de Versalles de 1919 impuso reparaciones de guerra muy fuertes sobre Alemania. Muchos afirman que estos pagos de reparaciones exacerbaron los problemas económicos alemanes, y la hiperinflación resultante arruinó las oportunidades de recuperación de la República de Weimar y permitió la llegada al poder del Partido Nazi y de Adolf Hitler. Otros apuntan al hecho de que las reparaciones al final de la Segunda Guerra Mundial fueron calculadas en base a los daños causados por los alemanes durante la Primera Guerra Mundial. Después de la Guerra Franco-Prusiana, el monto total de las reparaciones fue calculado con base en un valor fijo. Además el monto al final de la Primera Guerra Mundial fue objeto de recalculos frecuentes, lo cual alentó a Alemania a obstruir tales pagos. Eventualmente, todos esos pagos fueron cancelados al llegar Hitler a la Cancillería Alemana.

Esta experiencia llevó a la solución mencionada anteriormente al final de la Segunda Guerra Mundial, donde los países ganadores tomaron maquinaria y bienes que pudieran ser trasladados desde las naciones vencidas, en vez de exigir dinero.

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Mandred F. Boemeke, Gerald D. Feldman and Elisabeth Glaser, ed (1998) (en inglés). The Treaty of Versailles: a reassessment after 75 years. Washington: The German Historical Institute. p. 361. ISBN 0-521-62132-1. http://books.google.es/books?id=zqj-oHp4KsgC. Consultado el 5 de abril de 2012. 
  2. Norman M. Naimark The Russians in Germany ISBN 0-674-78405-7 pg. 206
  3. Basic Principles and Guidelines on the Right to a Remedy and Reparation for Victims of Gross Violations of International Human Rights Law and Serious Violations of International Humanitarian Law.

Bibliografía[editar]

  • Wheeler-Bennett, Sir John, "The Wreck of Reparations, being the political background of the Lausanne Agreement, 1932", New York, H. Fertig, 1972.
  • Ilaria Bottigliero, "Redress for Victims of Crimes under International Law", Martinus Nijhoff Publishers, The Hague (2004).


Enlaces externos[editar]