República Socialista de Croacia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
República Socialista de Croacia
Socijalistička Republika Hrvatska

República constituyente de Yugoslavia

Flag of Independent State of Croatia.svg

1943-1991

Flag of Croatia.svg

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Ubicación de Croacia
Capital Zagreb
Idioma oficial croata
Gobierno República socialista
Historia
 • Creación 1943
 • Miembro de Yugoslavia 31 de enero de 1946
 • Independencia 1991
Superficie
 • 1991 56 524 km²
Población
 • 1991 est. 4 784 265 
     Densidad 84,6 hab./km²
Moneda Dinar yugoslavo

Croacia fue integrada a la República Federal Socialista de Yugoslavia en 1944, dirigida en aquella época por el Partido Comunista de Yugoslavia, liderado por el partisano Josip Broz Tito. Croacia se convirtió así en la República Socialista de Croacia, parte de una federación de seis entidades.[1]


Historia[editar]

Bajo el socialismo[editar]

Bajo el nuevo sistema socialista, se estatiza toda propiedad privada. En consecuencia, tanto los antiguos terratenientes como la Iglesia Católica (la confesión mayoritaria del país) pierden todas sus propiedades. Croacia pasó por un gran proceso de reconstrucción con el fin de restablecerse de la Segunda Guerra Mundial. Un fenómeno notable durante este proceso fueron las obras públicas voluntarias, que reunieron a los jóvenes para la construcción de carreteras y de otras instalaciones públicas.

Las tendencias después de 1965 conducen a la llamada Primavera Croata de 1970 y 1971, cuando varios estudiantes y académicos de Zagreb organizan manifestaciones para reivindicar más libertades civiles y una mayor autonomía para Croacia, así como diversas reivindicaciones de corte nacionalista. El régimen de Tito reprime las protestas públicas y encarcela a sus cabecillas, temiendo que estas protestas significasen un resurgimiento del nacionalismo croata que el nuevo régimen trataba de evitar, pero varios miembros croatas de la Liga de los Comunistas de Yugoslavia apoyaron la causa a título individual. En 1974, se ratifica una nueva Constitución, que dio más derechos a las repúblicas que conformaban el país, tratando de impedir nuevas manifestaciones nacionalistas.

Muerte de Tito[editar]

En 1980, tras la muerte de Tito, empiezan a crecer las dificultades políticas y económicas, por lo cual el Gobierno federal yugoslavo empieza a resquebrajarse. La federación era próspera hasta la caída del socialismo, y Croacia era la segunda más rica de las seis repúblicas, solamente por detrás de Eslovenia. Sin embargo, probablemente a causa del final inminente de la Guerra Fría y de todos los sutiles beneficios que Yugoslavia sacaba de ella, la inflación se disparó. El último primer ministro federal, Ante Marković, croata, pasó dos años aplicando diferentes reformas económicas y políticas. Los esfuerzos de su gobierno tuvieron éxito en apariencia, pero acabaron fracasando.

Las tensiones étnicas crecieron, teniendo como consecuencia el fin de la existencia de Yugoslavia como tal, que se consumaría en 2006 con la independencia de Montenegro, aunque oficialmente la República Federal de Yugoslavia se disolvió en 2003. La crisis incipiente en Kosovo, el memorándum nacionalista de la Academia Serbia de Ciencias y Artes, el ascenso de Slobodan Milošević como presidente de Serbia y todo lo que siguió provocaron reacciones muy negativas en Croacia. Las antiguas divisiones afloraron a la superficie y los croatas expresaban cada vez más sus sentimientos nacionalistas y su oposición al régimen de Belgrado.

El 17 de octubre de 1989, el grupo de rock Prljavo Kazalište da un gran concierto para cerca de 250.000 personas en la plaza principal de Zagreb. A la luz de la inestable situación política, su canción Mojoj majci ("A mi madre") impresionó particularmente a las personas que se encontraban allí, a causa del patriotismo expresado en la canción. El autor habla de la "Última Rosa de Croacia" para designar a su madre.[2]

Nueva política constitucional[editar]

Bandera de Croacia desde la independencia (1992)

En 1990, en el XIV Congreso de la Liga de los Comunistas de Yugoslavia celebrado en Liubliana (Eslovenia), la delegación serbia dirigida por Milošević insiste en reemplazar la política constitucional de 1974 (que otorgaba una gran autonomía a las repúblicas constituyentes) por una nueva política de "una persona, un voto", que desplazaría el poder político a las manos de la población mayoritaria, es decir, los serbios. Como respuesta, las delegaciones de Eslovenia y Croacia (dirigidas respectivamente por Milan Kučan e Ivica Račan) abandonan el Congreso como protesta, lo que marca la ruptura irreconciliable de la Yugoslavia federal y socialista.[3]

Los serbios, que constituían el 12% de la población de Croacia, rechazan la idea de separarse de Yugoslavia. Los políticos serbios temían la pérdida de la influencia de la que gozaban por su pertenencia a la Liga de los Comunistas de Croacia (tildada de desproporcionada por los croatas). Los recuerdos de la Segunda Guerra Mundial son manipulados y explotados por el régimen, cada vez más beligerante, de Milošević en Belgrado.[3]

A medida que Milošević y los suyos se aprovechaban del resurgimiento del nacionalismo serbio a través de Yugoslavia, hablando de combates contra Serbia, el emergente dirigente croata Franjo Tuđman evoca la idea de hacer de Croacia un Estado independiente. La utilización de los grandes medios de comunicación permitió la difusión rápida de la propaganda en favor del jingoísmo, que suscitó un sentimiento de miedo en la población y creó un clima de tensión importante.[3]

En marzo de 1990, el Ejército Popular Yugoslavo (JNA) se reúne con la Presidencia de Yugoslavia (un consejo compuesto por 8 miembros que representaban las 6 repúblicas y las 2 provincias autónomas) en un intento de convencerles para que proclamaran el estado de emergencia que permitiría al Ejército tomar el control del país. Los representantes de Croacia (Stjepan Mesić), Eslovenia (Janez Drnovšek), Macedonia (Vasil Tupurkovski) y Bosnia (Bogić Bogićević) votaron en contra. Los otros votaron a favor, y la igualdad del sufragio retrasó un poco la agravación del conflicto.[3]

Política[editar]

Políticamente, los croatas siempre habían sido minoritarios en Yugoslavia comparados con los serbios. Sin embargo el mariscal Tito, croata de nacimiento, adopta una política prudentemente elaborada para administrar las ambiciones conflictivas tanto de serbios como de croatas: de esta manera se reprime el nacionalismo de cada lado, advirtiendo que ello pondría en peligro la unidad de Yugoslavia, considerando que promover el nacionalismo sería un delito de traición.[4] La Constitución yugoslava de 1963, la que hizo de "República Federal Socialista de Yugoslavia" el nombre oficial del país, no permitió a los serbios controlar todo el poder político. Los croatas participaban en la política estatal al más alto nivel: 5 de los 9 primeros ministros de la Yugoslavia socialista eran croatas. Los serbios, por su parte, dominaban principalmente los servicios secretos y el Ejército Popular Yugoslavo (JNA), donde la mayoría de los generales eran serbios o montenegrinos.[5]

Religión[editar]

Escudo de armas de la RS de Croacia

Debido a las conflictivas relaciones entre la Santa sede y los oficiales yugoslavos comunistas, no se nombraron clérigos católicos en la República Socialista de Croacia hasta los años 60. Éste hecho dejó a las diócesis de Križevci, Đakovo-Osijek, Zadar, Šibenik, Split-Makarska, Dubrovnik, Rijeka y la de Poreč-Pula sin sus obispos por varios años.[6] Desde mediados de los 50, sólo cuatro obispos fueron nombrados en Croacia en tres diócesis: Aloysius Stepinac, Franjo Salis-Seewiss, Miho Pušic, y Josip Srebrnič.

Muchos clérigos católicos fueron objeto de la persecución por parte de las autoridades comunistas, como el Arzobispo de Zagreb, Aloysius Stepinac, quien fuera arrestado el 16 de septiembre de 1946. Fue sentenciado a dieciseis años de pena privativa de la libertad, pero en diciembre de 1951, se le conmuta su pena por la de arresto domiciliario, siendo vigilado estrechamente en su residencia en Krašić, cerca a Jastrebarsko, donde fallece en 1960.[7]

Simbología de la segunda guerra en Croacia
Bandera usada durante la segunda guerra mundial (1943–45)  
Emblema usado durante la segunda guerra mundial (1943–47)  

Economía[editar]

La economía evolucionó a un tipo de socialismo llamado "autogestionario" (samoupravljanje), en el que los trabajadores tenían derecho a una parte de los beneficios de las empresas administradas por el Estado. Este socialismo de mercado permitió unas mejores condiciones económicas que las conseguidas en la mayoría de los países del bloque comunista. Croacia, siendo un gran asiento de la industria de pre-guerra, experimenta así una importante industrialización, sobre todo en el periodo entre 1960 y 1980, y la cuenca industrial de Zagreb alcanza e incluso supera a la de Belgrado. Las fábricas y otras organizaciones llevan a menudo el nombre de partisanos que son declarados Héroes Nacionales de Yugoslavia. Al mismo tiempo, la costa adriática croata se consolida como un popular destino turístico, especialmente entre los propios yugoslavos.


Modelo económico y teórico[editar]

La economía de la RFS de Yugoslavia, y a su vez; la de la República Socialista de Croacia estuvo inicial y fuertemente influenciada por el modelo soviético. Así como el Partido Comunista de Yugoslavia era miembro de la Internacional Comunista, los comunistas yugoslavos vieron que la única via de redesarrollar su industria era la de adoptar el modelo de la Unión Soviética, y que el socialismo era la única opción para recrear la economía y así fundar el estado de corte socialista. En los primeros años de la Yugoslavia socialista, los miembros comunistas se contuvieron al manifestar su criticismo a la teoría soviética y crearon una gran simpatía hacia éstos.[8]

En la Croacia socialista, generalmente se mantuvo el rol centralista del estado, siendo el centralismo la única via de evitar cualquier connato de crísis económica, la que sin el estado siendo el rector y principal arquitecto de dicha reindustrialización; como propietario de los bienes de producción, del capital y de la administración se hubiese dado tras el fin de la guerra, y el control sin éstas herramientas hubiera sido imposible, así como el acumular vastos recursos, tanto materiales como humanos, para el notable desarrollo económico de la postguerra.

Desde cada país, que a la fecha estaban subdesarrollados; se le solicita desde la Unión Soviética que, cada nación destine grandes cantidades de recursos con el fin de iniciar su reindustrialización, y Yugoslavia estuvo junto a los comunistas soviéticos y sus requerimientos que eran de la única forma en que podrían salvar su decrépita economía, así como la de Yugoslavia en general. Así, su ideología incluía la eliminación de lña propiedad privada y su consecuente sector, así como creyeron que tal modelo económico estaba haciendo un desperdicio históricamente reprochable de capacidades y recursos.[9]

Economía durante la guerra[editar]

El primer proceso de nacionalización se dió un 24 de noviembre de 1944, cuando los partisanos le quitaron las propiedades a sus enemigos. Las primeras víctimas de dichas confiscaciones fueron los ciudadanos considerados invasores (alemanes, croatas leales a la ustacha, húngaros) y a los criminales de guerra, pero no mucho después, las propiedades de los 199,541 alemanes que habitaban dicho territorio, en sí la íntegra totalidad de la minoría alemana en Croacia, fue requisada, en lo que se incluye un total de 68,781 hectáreas de tierras. Hasta el final de la guerra, el estado controlaba el 55% de la industria, 70% de la minería, el 90% de la industria siderúrgica y el 100% de la industria petrolífera.[10]

Renovación de la economía[editar]

En la RS de Croacia, las pérdidas y daños tanto materiales como humanos fueron altos. En el transcurso de la guerra, la RS de Croacia perdió a 298,000 ciudadanos, el 7,8% de su población total. A causa de los 4 años de sublevación partisana, los constantes bombardeos, la sobre-expoliación sobre los cultivos, tierras y demás recursos agrícolas, la destrucción de la infraestructura vial e industrial, el nuevo gobierno entró directamente en un estado de caos económico. El campesinado, que suministró víctimas a todas las partes en conflicto durante la guerra, perdió grandes cantidades, y sobre todo, las pérdidas humanas de civiles especializados también fueron altas.[11] Los daños a la industria en Yugoslavia fueron los más graves en toda Europa, siendo la RS de Croacia una de las más perjudicadas en comparación con las otras repúblicas de Yugoslavia, aparte de Serbia, Bosnia-Herzegovina y Montenegro.[12] Las directivas comunistas, en orden de prevenir las hambrunas, los desórdenes y el caos total, debían tomar medidas extraordinarias. Yugoslavia carecía de obreros, y en especial; de trabajadores calificados, por lo que la renovación de la industria y de la economía se basaron inicialmente en las labores de trabajo voluntario de masas, tras el cual y de heccho, se consiguió dotar de personal mediante trabajadores forzados, así como hubo cierto llamamiento a la población en general para su ayuda en dichas labores, pero pirncipalmente fueron consideradas como labores forzadas dado su carácter conminado. Los comunistas no sólo usaron a los trabajadores forzados en orden de normalizar la situación, pero aseguraron la llegada de materias primas para la producción planificada con dicha mano de obra. El reclutamiento de voluntarios para dichas jornadas de labores era conducida con propaganda about better communist future, especially among members of Yugoslav partisans and youth. Other segment of this kind of labours were those who feared of political persecution, mainly opponents of communist regime. They entered volunteer labour in order to escape the repression. Third segment of the work force were prisoners of war, who worked the hardest jobs.[11]

The distribution of food and material needed for industry was depending on fast renewal of damaged roads. The railway Zagreb-Balgrade had been in reconstruction in day and night, so first train to pass this railway after the war, did it even at the end of June 1945. The mine fields were also in process of cleaning.[11]

Even though the relations between the Western countries and Yugoslavia become tens, the significant help to people of Yugoslavia came from the UNRRA, an American help formed as a branch of the United Nations. They deployed food, clothes and shoes, this, in fact, helped the communists to avoid the hunger. Between 1945 and 1946, the UNRRA deployed 2,5 million of tones of goods, mostly food,[11] worthing 415 millions of USD. This amount was equal to the double import of the Kingdom of Yugoslavia of 1938 or 135% of its tax revenues. It is generally thought that UNRRA fed and clothed some 5 million people.[13]

Reforma agraria[editar]

Mapa donde se observa el desarrollo económico de las diferentes repúblicas yugoslavas en 1947 (donde el desarrollo promedio se establece en la base del 100%).

At the same time with the process of persecution of political enemies, communist authorities conducted the Agrarian Reform,[14] a reform made on 23 August 1945.[10] This process included dispossession of wealthy citizens and peasants. Agrarian Reform changed the ownership relations of the agricultural properties. Land that was above 35 acres was taken from its owners. Near half of taken lands were transformed to agricultural ares (state property), while other half was given to poor peasants. This reform also included the colonization in the SR Croatia where people from the so-called depressed areas moved to areas from which the Volksdeutsche have been expelled. In the SR Croatia, colonization occurred in Slavonia, while colonists were the poor peasants, mostly Croatian and Bosnian Serbs.[10] The confiscation of property was also conducted; people who were trading during the war were declared war profiteers and by this, the state gained factories, banks and large shops.[14]

The communists also introduced a new way of distribution of agricultural products. In order to supply the people who lived in towns and cities, they introduces the redemption of those products. The policy of distribution was based on the idea that working segment of society should have advantage in quantity and diversity of goods over non-working, the parasitic segment. This led to development of black markets and speculations.[15]

Next step in the implementation of the Agrarian Reform was nationalization of the large assets of the bourgeois segment of the population.[14] On 28 April 1948, when small shops and majority of crafts have been nationalized, the private sector in SR Croatia was liquidated to the end; out of 5,395 private shops, only 5 remained active. This decision was a double-edged sword, while poor segment of society was satisfied by it, large majority of population was under psychosis of resistance and even revolt.[10] Just like in the Soviet Union, the state controlled entire economy, while free trade was forbidden in favour of central planning. Because of this, the state started rational distribution of necessities for living, which were distributed among population based on remittances, while consumers gained certain amount of certificates on month for buying certain amount of certain goods, including, food, clothes and shoes.[14]

In spring 1949, the state introduced high taxes on private farmer's economies for which farmers were unable to pay. This forced them to enter into the peasant labour unions, formed based on the Soviet kolhozes. In such manner, the state introduced forced collectivization of villages.[16] This collectivization soon disappointed the poor peasants who got their land for free in the process of dispossession of wealthy peasants. Even though the communists thought that collectivization would solve the problem with food, on the contrary, the collectivization created the so-called "Bread Crisis" in 1949.[10] The process of dispossession in Yugoslavia lasted middle of 1945 until the end of 1949. It was the fastest process of dispossession, even compared to East European communist states.[16]

For this process, the state needed large number of officials who were members of the Communist Party, receiving orders from the Politburo, thus leaving the Yugoslav republic without any power in economy. The economy of one republic was depending from decisions made by Politburo in Belgrade, thus Yugoslavia become strictly centralized state.[17] Moreover, liquidation of private sector, cleansing of the state apparatus and high officials and their replacement by half-educated partisans, drastic reduction of gap between payments of ministers and workers (3:1), emigration and deaths of the bourgeois class led to the disappearance of the middle class in the social structure, which had a negative effect on the social life.[18]

Industrialización[editar]

Plan Quinquenal[editar]

Andrija Hebrang, 4to Secretario del Partido Comunista de Croacia, y el creador de los planes quinquenales en Yugoslavia.

The industrialization was the most significant process in the economic development of the SR Croatia, as communists promoted the industrialization as the main factor in the fast development.[12] After the process of renewal, the process of industrialization and electrification started based on the Soviet model.[19] The whole economy, the creation of a system and the formulation of the strategy of development in the Five-Year Plan, was in charge of Andrija Hebrang. As President of the Economy Council and President of the Planning Commission, Hebrang was in charge of all ministries that dealt with the economy. Alongside Tito, Edvard Kardelj and Aleksandar Ranković, he was the most influential person in Yugoslavia. As a chief of the whole economy, Hebrang finished his Five-Year Plan in winter 1946–47 which was approved by the government in spring 1947. Because of the lack of knowledge, the Plan was copying the Soviet model. The factories which were built faster were factories that were in the sector of heavy and military industry, of which the most known in SR Croatia are "Rade Končar" and "Prvomajska".[13]

In the Five-Year Plan, Hebrang wanted to increase the industrial production by five times and agricultural production for 1.5 times, increase the GDP per capita by 1.8 times and the national revenues for 1.8 times. The plan also included the increase of qualified workers, from 350,000 to 750,000. For SR Croatia, it was designated that its industrial production needed to be increased for 452%. The fast development in the industry sought for high number of workers, so from 461,000 workers in 1945, in 1949 there was 1,990,000 workers. On 17 January 1947, Kardelj stated to the Central Committee of the Communist Party of Croatia that Yugoslavia will be industrially stronger than Austria and Czechoslovakia. Both Kardelj and Bakarić advocated development of the light industry, instead of Hebrang's idea for industry that would serve to agriculture. The Five-Year Plan was indeed exaggerated; this plan didn't have qualified personnel, market (placement) and capital; even so, the state continued with its realization.[20]

All across the country, the state built the sites, and all projects of industrialization and electrification were made with propaganda that the population will deprive of poverty and unemployment. The unemployment was indeed reduced, however, new employees weren't educated for their branch, so many objects were built slowly and many of them weren't built at all. As per then views of the Communist Party, the role of leading the economy was given to the directorate-generals, as a link between the ministries and the Party's leadership. By their implementation, the state gained even greater control over the economy. The companies had their legal personality; however, they didn't have the operational autonomy, as they were, as state organs, under state control.[19]

Referencias[editar]


Enlaces externos[editar]