República Socialista de Chile

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Marcha en apoyo de la República Socialista, frente al Palacio de La Moneda

La República Socialista de Chile es un período histórico chileno perteneciente a la República Presidencial (Chile). La República Socialista se inició el 4 de junio de 1932 con la renuncia forzosa del Presidente Juan Esteban Montero por un golpe de estado, y finalizó con la igualmente forzosa renuncia de Carlos Dávila el 13 de septiembre de ese mismo año. Aunque historiadores, como Julio César Jobet, acotan el periodo entre la primera Junta hasta el golpe de estado por el cual asume Dávila la presidencia de una nueva Junta y, posteriormente, la Presidencia Provisional de la República, que va desde el 4 de junio al 16 de junio.

Antecedentes[editar]

El descontento popular comenzó desde prácticamente el inicio de la revolución industrial. La emigración constante de personas del campo a la ciudad trajo también cesantes del norte a la capital y se llamó la atención de diferencias de clases con el enigmático nacimiento de la nueva clase social denominada como "proletariado". En Chile movimientos anarquistas y comunistas habían generado revuelo en las esferas sociales bajas que esperaban soluciones a sus problemas y los sindicatos comenzaron a proliferar rápidamente y trajeron a luz gran evidencia del descontento social. Sin duda alguna era evidente que los sindicatos rojos comenzaron a proliferar más rápidamente que los amarillos o los blancos.

Aunque así el génesis real del conflicto comenzó con la "Gran Depresión" del año 1929 que tenía a Chile clasificado como uno de los países más afectados con la crisis debido al gran endeudamiento generado por la gran expansión del gasto público generado por el gobierno del Gral. Carlos Ibáñez del Campo, este contexto Ibáñez salió al exilio y bajo la pasada del "relampagueante" gobierno de Pedro Opazo Letelier asumió en 1931 Juan Esteban Montero Rodríguez, sin embargo el Presidente Montero renuncia a favor de Manuel Trucco Franzani para postularse a las elecciones de octubre de ese año. A Trucco, le toca el difícil panorama de la Sublevación de la Escuadra, producida por los efectos de la crisis aún imperante, pero fue sofocada por el gobierno y las restantes Fuerzas Armadas. Al retornar Montero al poder, la crisis y las promesas de la izquierda seguían en aumento, a penas al retornar se produce el Motín del Norte Grande, Montero sofocaría nuevamente con éxito el motín, pero esta vez con numerosas muertes. Montero seguiría en el poder, afectado por bastantes críticas y por emergentes grupos precursores de la anarquía.

El inicio de la rebelión[editar]

En la tarde del 4 de junio de 1932, un grupo de rebeldes provenientes de la Base Aérea El Bosque, tomaron dirección al Palacio de la Moneda. Al anochecer del mismo día, proceden a "derrocar" al Presidente Juan Esteban Montero, quien deja el poder acompañado por su gabinete y se proclama la "República Socialista de Chile".

Se instala una Junta de Gobierno presidida por el general en retiro Arturo Puga junto con Carlos Dávila y Eugenio Matte. Asumen labores ministeriales el principal gestor de la jornada, el Comodoro del Aire Marmaduque Grove (en Defensa), además de Óscar Schnake Vergara (Secretaría General de Gobierno), Eugenio González (Educación), Luis Barriga Errázuriz (Relaciones Exteriores), Alfredo Lagarrigue (Hacienda), Óscar Cifuentes (Salud) y Carlos Alberto Martínez (Tierras y Colonización).

El 6 de junio la junta decretó la disolución del Congreso Nacional (el denominado Congreso Termal), electo en 1930 en irregulares circunstancias que entorpeció el ejercicio de Montero y de los demás gobernantes y que era bastante cuestionado por la opinión pública.

Objetivos y problemas de la República Socialista[editar]

Alimentar al pueblo, vestir al pueblo, domiciliar al pueblo, entendiéndose por el pueblo al conjunto de los ciudadanos sin distinción de clase ni de partidos.

Alfredo Lagarrigue, en presentación del Programa Económico

El principal objetivo de la República Socialista era el de hacer una re-estructuración social y de garantizar de que no faltara pan en la mesa de cada persona que trabajara y cumpliera su labor con la sociedad, algo que el Partido Comunista de Chile (PCCh) no creyó.

El PCCh llamó a todo el proletariado a formar milicias de Soviet para hacer frente a una junta de gobierno a la cual consideraba que estaba engañando a las masas, así y con tono casi desafiante, llama a la junta de gobierno a reducir los horarios laborales a 36 horas, la disolución de la policía política, un pago de cesantía y el aumento de sueldos, por lo demás comenzaron a surgir con fuerza rumores sobre que oficiales de la Guarnición de Santiago opuestos con la postura política "social" del gobierno estarían preparando una conspiración a lo que el mismo Grove califica como "solo rumores".

En frente a estos problemas durante la presidencia provisional de Carlos Dávila, éste prohibió la difusión del comunismo y se rumoreaba que preparaba el país para instalar en el gobierno a Carlos Ibáñez del Campo en una dictadura de corte Nacionalsocialista, cosa que nunca ocurrió, aparte de una fugaz visita del general a Dávila.

La oposición se puso catastrófica, y Dávila empezó a ser atacado tanto por el pueblo como por medios de comunicación, especialmente los escritos por ex funcionarios de Juan Esteban Montero. Estos problemas, sumados a que no se logró la superación de la crisis derivaron en un prematuro fin.

Los treinta puntos básicos de acción inmediata de la Junta de Gobierno[1] [editar]

  1. Asunción de la suma del Poder Público por el Consejo Ejecutivo y su Ministerio.
  2. Disolución del Congreso Nacional.
  3. Organización del control de subsistencias con requisa y demás medidas conducentes que sean necesarias para asegurar el abastecimiento de la población. Distribución de víveres, empleando, entre otros, los elementos del Ejército.
  4. Fuerte impuesto a todas las grandes fortunas, sin excepción para reunir una suma no inferior a 500 millones de pesos.
  5. Aumento del impuesto complementario sobre las rentas superiores a $36.000 anuales, y del impuesto adicional de chilenos en el extranjero.
  6. Expropiación de los depósitos en moneda extranjera y en oro, pagándolos en moneda corriente nacional de 6 d.
  7. Inmediata destinación de los fundos fiscales, de los pertenecientes a los morosos en falencia ante las instituciones de Crédito, y de los improductivos por falta de explotación, a la colonización con cesantes, implantando la colonización colectiva con cesantes, bajo la dirección técnica del Estado. Empleo de los elementos del Ejército en la movilización e instalación de colonos.
  8. Expropiación de los terrenos tomados por el Estado a justa tasación y hasta la concurrencia del monto de la deuda hipotecaria respectiva.
  9. Suspensión de los lanzamientos de pequeños arrendatarios en mora y ocupación inmediata da las casas desocupadas. Empleo del Ejército en esta labor.
  10. Indulto de los marineros condenados por los sucesos de Coquimbo y Talcahuano, y demás procesados y condenados por delitos políticos, derogándose la Ley de Seguridad Interior del Estado.
  11. Apertura inmediata de las Oficinas Salitreras que elaboran con procedimiento Shanks y otros auxiliares de bajo costo de producción.
  12. Liquidación o reorganización inmediata de la «COSACH».
  13. Estanco del Oro por cuenta del Estado y explotación hasta obtener 30 kilos diarios.
  14. Establecimiento del Estanco del Yodo, luego del petróleo, fósforo, tabacos, alcohol y azúcar.
  15. Organización de la producción hasta obtener el dumping del salitre y yodo.
  16. Monopolio por el Estado del comercio exterior.
  17. Ampliación progresiva e incesante de la socialización del Crédito.
  18. Organización de la «CASA DE COMERCIO DEL ESTADO», anexa a los FF.CC. para la compra y venta de artículos de primera necesidad (frutos del país).
  19. Reorganización de los servicios diplomáticos y consular para adaptarlos a las necesidades del comercio exterior.
  20. Celebración de tratados indo-americanos.
  21. Revisión de los sueldos, pensiones y jubilaciones, reorganizando la planta de los empleos públicos y municipales, suprimiendo las reparticiones y puestos inútiles. Fijación de $36.000 al año como sueldo máximo, para los servicios fiscales, semifiscales y municipales.
  22. Reorganización, selección y reducción de las fuerzas armadas.
  23. Mejoramiento y extensión de la Educación Primaria.
  24. Reconocimiento del Gobierno Soviético y revisión de los contratos con Compañías extranjeras que importen monopolios.
  25. Prohibición de importar productos suntuarios (sedas, autos, perfumes) y demás que puedan ser reemplazados por manufacturas nacionales.
  26. Supresión del impuesto al ganado argentino, trigo y materias primas para las industrias nacionales de productos alimenticios.
  27. Estudio de la organización de una Asamblea Constituyente a base funcional, que dictará la nueva Carta Fundamental del Estado.
  28. Creación del Ministerio de Salud Pública estableciendo la unidad de acción en los servicios sanitarios del país.
  29. Reorganización de la Administración de Justicia.
  30. Tribunal de Sanción Nacional.

Fin de la República Socialista[editar]

En la noche del 16 de junio de 1932, después de que en la tarde del mismo día se originara una gran concentración obrera en apoyo al gobierno, un grupo de Oficiales de la Guarnición de Santiago hacen su gran golpe, detienen a Marmaduque Grove y a Eugenio Matte, ante la mirada atónita de todo un país.

Sin embargo, Carlos Dávila continúa en el gobierno y se autoproclama Presidente Provisional de la República Socialista, con gabinetes de poca duración y con una disminución notable de popularidad, además de las críticas por parte de casi todos los sectores de la población, especialmente los que apoyaron a Montero; Dávila es obligado a renunciar tras una fallida sublevación en el norte.

El 13 de septiembre de 1932, el poder queda en manos del militar Bartolomé Blanche, disolviéndose la República Socialista; éste igualmente renuncia. El período de Anarquía finaliza con las elecciones de octubre de ese año presididas por Abraham Oyanedel, en que es elegido Arturo Alessandri.

Obras de la República Socialista[editar]

Pese a su corta duración (solo 12 días más los 100 días de Dávila), la República Socialista representada en su Junta de Gobierno llevaron a cabo muchas reformas entre las que resaltan devolver las pertenencias empeñadas en la Caja de Crédito Popular (conocida popularmente como la Tía Rica) el 7 de junio, y un decreto ley que indulta a todos los condenados por delitos políticos y sociales, entre ellos los dirigentes de la sublevación de la Escuadra de septiembre de 1931. Reincorporación a sus funciones de 200 profesores exonerados por razones políticas durante la dictadura de Carlos Ibáñez del Campo.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Agüero Aguirre, Francisca. 1993. Los doce días de República Socialista de 1932. Tesis Licenciatura Pontificia Universidad Católica de Chile. Santiago.
  • Bravo, Alfredo Guillermo. 1932. 4 de Junio: el festín de los audaces.' Empresa Letras. Santiago versión PDF
  • Charlín O., Carlos. 1972. Del avión rojo a la república socialista. Editorial Quimantú Santiago de Chile.
  • Dinamarca, Manuel. 1987. La República socialista chilena: orígenes legítimos del Partido Socialista. Ediciones Documentas. Santiago de Chile.
  • Pellegrini Ripamonti, M. Elisa. 1988. La República socialista de 1932. Santiago, 1988.
  • Los Treinta Puntos. Talcahuano: Librería e Imprenta Jordán, 1932.
  • Cruz Salas, Luis. 2002. “La república socialista del 4 de junio de 1932”

Referencias[editar]

  1. “Los Treinta Puntos”. Talcahuano: Librería e Imprenta Jordán, 1932. Citado en Cruz Salas, Luis. 2002. “La república socialista del 4 de junio de 1932”, pp. 41 y 42.

Enlaces externos[editar]