Renacuajo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Renacuajo de Rana temporaria.

Un renacuajo es la etapa larvaria en el ciclo de vida de un anfibio. Sufren una metamorfosis antes de alcanzar la edad adulta, en la que pierden algunos órganos, como las branquias, la línea lateral y, en los anuros, la cola, su alimentación se modifica y dejan de respirar el oxígeno del agua.

La mayoría de los renacuajos son completamente acuáticos y respiran por sus branquias, con muy pocas excepciones: algunos anuros tienen renacuajos terrestres, como los de la familia Ranixalidae, que viven en grietas húmedas cerca de los arroyos; los renacuajos de Micrixalus herrei están adaptados a un estilo de vida fosorial.[1]

Características[editar]

Las larvas de los anuros carecen de patas, y poseen una larga cola con la que nadan como la mayoría de los peces, por ondulación lateral. Nacen con branquias externas, pero estas quedan pronto internalizadas por el desarrollo del opérculo, hasta quedar encerradas en un saco branquial que comunica con el exterior solo por el espiráculo. Cuando un renacuajo alcanza la madurez necesaria, sufre una metamorfosis en la que gradualmente crecen sus patas y su cola se absorbe por apoptosis (muerte celular controlada). Los renacuajos de los anuros son fundamentalmente herbívoros, con una especial adaptación para raer superficies, para lo que están dotados de filas de dientecillos en torno a la boca (los dientes labiales). En la práctica se comportan como omnívoros, siempre capaces de adaptarse aceptablemente a una vida carnívora, llegando unas pocas especies a practicar el canibalismo si las condiciones son muy duras.

Se distinguen cuatro tipos, según la clasificación de Orton:[cita requerida]

  • Tipo I: Los labios no poseen dentículos ni picos queratinizados. Los espiráculos son dos. Aparecen en la familia Pipidae, por ejemplo.
  • Tipo II: Las bocas son complejas, aunque no poseen picos queratinizados. Un solo espiráculo central. Se encuentran en la familia Microhylidae.
  • Tipo III: Bocas queratinizadas, dentículos y picos. Un espiráculo central. Aparecen en Archaeobatrachia.
  • Tipo IV: Bocas con dentículos y picos queratinizados. Espiráculo en el lado izquierdo. Típicos de familias como Hylidae, Ranidae o Bufonidae.

Los renacuajos de los caudados no son propiamente renacuajos. Nacen sin patas, pero las desarrollan prontamente y enseguida se parecen a los adultos, salvo por ser más pequeñas, menos pigmentadas y por las branquias ramificadas que ostentan a los lados de la cabeza. Suelen ser carnívoras, como los adultos. Algunas especies de caudados presentan adultos con dos fenotipos distintos, como es el caso del ajolote, en función de las condiciones ecológicas en las que viven. Un fenotipo particular es el individuo neoténico de aspecto larval.

Tiempo de desarrollo[editar]

El tiempo que lleva pasar de un renacuajo a una rana metamorfoseada depende de la especie y las condiciones ambientales, especialmente la temperatura ambiente. Para los renacuajos de rana común y muchas otras especies en Europa Central, suele ser de diez a doce semanas. Los renacuajos hechos de huevos que se pusieron a principios de abril y luego abandonan el estanque a mediados o finales de junio.

Algunas especies de desove tardío también hibernan como larvas en el agua y no completan su metamorfosis hasta el año siguiente (esto generalmente resulta en el crecimiento gigantesco mencionado anteriormente, que también puede estar relacionado con las hormonas).

Los "poseedores de récords" con la fase larvaria más corta son algunas especies de sapos de potrero americano con, en casos extremos, sólo doce días. Pero incluso en el sapo natterjack nativo de Europa Central, se ha observado un tiempo de desarrollo de solo 17 días para el sapo joven.

Por otro lado, hay especies en las que la fase de renacuajo acuático dura varios años, por ejemplo en la rana toro norteamericana de dos a tres años. Las larvas de algunas otras especies también permanecen a veces en este estado durante años; se habla de neotenia temporal (que es más común en los anfibios de la cola y también puede ser permanente).

Comportamiento de los renacuajos[editar]

Después de la eclosión, los renacuajos suelen vivir en grupos, no lejos del lugar de puesta y, a menudo, cerca de bancos o masas de vegetación. La ocupación principal del renacuajo hasta su metamorfosis final parece ser comer. En algunas especies, cualquiera de los padres puede cuidar a las crías o incluso transportarlas. Por ejemplo, en el sapo búfalo, los renacuajos viven en un cardumen en un pantano o charco, y el macho, que vigila a sus crías, se encarga de encontrar nuevas fuentes de alimento, posiblemente cavando un canal para que los renacuajos lo sigan.

En unas pocas especies raras, los renacuajos pueden practicar el canibalismo cuando la comida es escasa.

En algunas especies, parte de los renacuajos pueden pasar un invierno completo en el barro y solo metamorfosearse al final de la primavera siguiente. Estos renacuajos son mucho más grandes que los demás (a veces más grandes que el adulto). Dejan de alimentarse durante la metamorfosis, durante la cual se reduce su tamaño.

Registro fósil[editar]

A pesar de su cuerpo blando y la falta de partes duras mineralizadas, se han recuperado renacuajos fósiles (alrededor de 10 cm de longitud) de los estratos del Cretácico temprano al Mioceno superior.[2]​ Se conservan en virtud de biopelículas, con estructuras más robustas (la mandíbula y los huesos) conservadas como una capa de carbono.[3]​ En los fósiles del Mioceno de Libros (España), el envolvente del cerebro se conserva en carbonato de calcio y el cordón nervioso en fosfato de calcio. Otras partes de los cuerpos de los renacuajos existen como restos orgánicos y biopelículas bacterianas, con detritos sedimentarios presentes en el intestino.[2]​ Los renacuajos fósiles se pueden asignar al menos a dieciséis especies que pertenecen a trece géneros y cinco —posiblemente hasta siete— familias. El registro de renacuajos está dominado por el clado Pipoidea (Pipidae, Palaeobatrachidae y Rhinophrynidae), pero también incluye representantes de Pelobatidae y Ranidae.[4]

Uso humano[editar]

Los renacuajos se utilizan en variedad de gastronomías. Los renacuajos de la rana megofríidica Oreolalax rhodostigmatus son particularmente grandes, con más de 10 cm de largo,[5]​ y se recolectan para el consumo humano en China.[6]​ En la India, los renacuajos de Clinotarsus curtipes se recolectan como alimento,[7]​ y en Perú las crías de Telmatobius mayoloi se utilizan tanto para la cocina como para crear medicamentos.[8]

Referencias[editar]

  1. Senevirathne, Gayani; Garg, Sonali; Kerney, Ryan; Meegaskumbura, Madhava; Biju, S. D. (30 de marzo de 2016). «Unearthing the Fossorial Tadpoles of the Indian Dancing Frog Family Micrixalidae». PLoS ONE 11 (3): e0151781. ISSN 1932-6203. PMC 4814069. PMID 27027870. doi:10.1371/journal.pone.0151781. Consultado el 29 de octubre de 2021. 
  2. a b McNamara, M. E.; Orr, P. J.; Kearns, S. L.; Alcalá, L.; Anadón, P.; Peñalver-Mollá, E. (2009). «Exceptionally preserved tadpoles from the Miocene of Libros, Spain: ecomorphological reconstruction and the impact of ontogeny upon taphonomy». Lethaia (en inglés) 43 (3). pp. 290-306. doi:10.1111/j.1502-3931.2009.00192.x. 
  3. McNamara, M. E.; Orr, P. J.; Kearns, S. L.; Alcalá, L.; Anadón, P.; Peñalver-Mollá, E. (2006). Taphonomy of exceptionally preserved tadpoles from the Miocene Libros fauna, Spain: Ontogeny, ecology and mass mortality. The Palaeontological Association 50th Annual Meeting (en inglés). The Palaeontological Association. Archivado desde el original el 27 de julio de 2011. 
  4. Gardner, James (Agosto de 2016). «The fossil record of tadpoles». Fossil Imprint 72. doi:10.14446/FI.2016.17. Consultado el 30 de diciembre de 2021. 
  5. Li, Cheng; Guo, Xian-Guang; Wang, Yue-Zhao (2011). «Tadpole types of Chinese megophryid frogs (Anura: Megophryidae) and implications for larval evolution». Current Zoology (en inglés) 57 (1). pp. 93-100. doi:10.1093/czoolo/57.1.93. 
  6. IUCN SSC Amphibian Specialist Group (2020). Oreolalax rhodostigmatus (en inglés) 2020. p. e.T57600A63861170. doi:10.2305/IUCN.UK.2020-2.RLTS.T57600A63861170.en. 
  7. S.D. Biju; Sushil Dutta; Robert Inger (2004). Clinotarsus curtipes (en inglés) 2004. p. e.T58583A11789937. doi:10.2305/IUCN.UK.2004.RLTS.T58583A11789937.en. 
  8. IUCN SSC Amphibian Specialist Group (2017). Telmatobius mayoloi (en inglés) 2017. p. e.T57350A3059558. doi:10.2305/IUCN.UK.2017-3.RLTS.T57350A3059558.en. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]