Renacimiento flamenco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Renacimiento en los Países Bajos»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Renacimiento flamenco o de los Países Bajos son expresiones historiográficas[1] con las que se designan las producciones artísticas del periodo del Renacimiento en el territorio denominado tradicional pero equívocamente Flandes (no correspondiente a ninguna entidad territorial actual, sino a lo que en la época eran los Países Bajos de los Habsburgo); la denominación no se aplica tanto al siglo XV (para el que se habla más bien de Gótico flamenco o Primitivos flamencos) como al siglo XVI, particularmente en su segunda mitad (un periodo que para el Renacimiento italiano se denomina Manierismo). Como en el resto de la Europa al norte de los Alpes, se le considera un Renacimiento nórdico. A finales del siglo XVI, con la división de los Países Bajos entre la zona católica, vinculada a la Monarquía Hispánica, y la zona protestante e independiente, se establecerá la división cultural y artística entre los núcleos artísticos del Sur ("escuela flamenca") y los del Norte ("escuela holandesa").

Arquitectura[editar]

Escultura[editar]


Bautismo de Cristo, de Joaquín Patinir, 1510-1520.
Visión de Tondal, de un seguidor de El Bosco, comienzos del siglo XVI.[3]
María Magdalena, de Mabuse, ca. 1530.
Bodegón con la Huida a Egipto, de Pieter Aertsen, 1551.
La caída de Ícaro, copia de un original de Pieter Brueghel el Viejo, 1554-1555.
Venus y Cupido, de Frans Floris, mediados del siglo XVI.
Júpiter entra en el cuarto de Danae, de Joachim Wtewael, ca. 1595-1605.

Pintura[editar]

En pintura el Renacimiento flamenco incluye desde los seguidores de El Bosco y el Manierismo de Amberes de comienzos del siglo XVI hasta los manieristas tardíos del Norte, como Hendrik Goltzius y Joachim Wtewael, que llegan hasta comienzos del siglo XVII. Se basan a la vez en las innovaciones de la pintura italiana y en tradiciones locales. Amberes fue el más importante centro artístico de la zona, con gran pujanza hasta el saco de Amberes de 1576. Muchos artistas flamencos desarrollan su obra en otros lugares de Europa, como Jan Mabuse, Maarten van Heemskerck y Frans Floris, que jugaron un papel central en la adopción de modelos italianos para incorporarlos en su propio lenguaje artístico. Los maestros flamencos y holandeses del siglo XVI contribuyeron decisivamente a la aparición de nuevos temas pictóricos, como el paisaje (Joaquín Patinir) o las escenas de género (Pieter Brueghel el Viejo o Pieter Aertsen).

Las influencias del Renacimiento italiano, aunque se comenzaron a hacer sentir en los primitivos flamencos desde muy temprano, dada la fluidez de los contactos comerciales entre Italia y Flandes, no alteraron significativamente la continuidad de la tradición pictórica, esencialmente gótica, de la pintura flamenca hasta bien entrado el siglo XVI. El llamado "Maniersmo de Amberes" es un término con el que se etiqueta a un conjunto de pintores que integran una parte de influencia italiana, pero que permanecen en lo esencial como continuadores del estilo flamenco de los maestros antiguos. En cuanto a El Bosco, un artista muy peculiar, desarrolló un arte muy personal e individualista (a la vez "arcaizante" y "moderno"), con una iconografía aparentemente irracional, de muy compleja interpretación, que más que un nuevo estilo dio paso a un buen número de imitadores (como Jan Mandyn o Frans Verbeeck).[4]

Una segunda fase es la de los denominados "romanistas"; que adoptan mucho más radicalmente las influencias italianas.

Desde la segunda mitad del siglo XVI los pintores flamencos y holandeses comienzan a mostrar interés por la naturaleza y la belleza per se, lo que conduce a un estilo que inocorpora elementos renacentistas, pero permanece alejado de la elegante ligereza de los maestros italianos,[5] y entronca con los temas de los grandes maestros de la pintura barroca flamenca y holandesa: paisajes y escenas de género.[4]

Esta evolución se observa en las obras de Joaquín Patinir (el tema principal, que sigue siendo salvo excepciones religioso, queda dominado por el paisaje) y Pieter Aertsen (lo mismo, por el bodegón), así como en Pieter Brueghel el Viejo, que en su tratamiento de la naturaleza y la vida cotidiana testimonia una preferencia por la condición natural del hombre independientemente de su estatus social. Como ejemplifica La caída de Ícaro (actualmente considerada como copia de un original suyo), atípica en muchos aspectos, combina varios aspectos del Renacimiento nórdico: interés por la Antigüedad, disimulo del tema alejándolo del primer plano, convirtiendo en protagonista a un campesino (que ni mira a la escena que da nombre a la obra), así como a la pintura misma. Muestra al hombre como un antihéroe, cómico y a veces grotesco.[5] .

Es característica la introducción de la pintura mitológica, así como del desnudo, buscando incluso en los temas religiosos excusas convenientes para la representación de escenas de contenido sexual, con buena demanda en el mercado de arte, cada vez más independizado de los comitentes institucionales.

El retrato[editar]

El retrato pictórico había venido siendo una de los géneros más apreciados en la escuela flamenca desde los "primitivos".[6] En el siglo XVI el retrato de corte alcanzó un nuevo nivel con Antonio Moro.

Caricaturas o escenas grotescas, satíricas y moralizantes[editar]

Se desarrollan en muchos casos ideas derivadas de los precedentes en el género de la caricatura y lo grotesco, como Leonardo da Vinci y el propio Hieronymus Bosch. Su lectura es satírica y moralizante. Un notable ejemplo es la obra de Quentin Massys, que mantuvo relación con Erasmo de Rotterdam.[7]

Paisajes y escenas de género[editar]

Dibujantes y grabadores[editar]

[8]

Historiografía del arte[editar]

Karel van Mander ("el Vasari del Norte") escribió Het schilder-boek (1604), un equivalente a Le vite para los maestros flamencos. Entre sus fuentes estuvo Pictorum aliquot celebrium Germaniae inferioris effigies (1572), una colección de 23 grabados de Dominicus Lampsonius que retratan a los más célebres pintores flamencos, y los presentan con versos latinos alusivos (denominando su zona geográfica en términos clásicos, como "Germania inferior"). En cuanto a las fuentes de esta colección, además de la experiencia personal de su autor, con contactos en la academia de Lambert Lombard, estuvo la obra de Ludovico Guicciardini Descrittione di tutti i Paesi Bassi (1567).

Otros pintores flamencos del siglo XVI[editar]

Tapices[editar]

Música[editar]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Uso bibliográfico de la expresión "Renacimiento flamenco" en español inglés y francés.
  2. Los Keldermans eran una importante familia de arquitectos flamencos. "Keldermans". Winkler Prins encyclopedia (8 ed.). 1975. Fuente citada en en:Keldermans family
  3. Amparo López - Blog del Museo Lázaro Galdiano].
  4. a b H.W. Janson, Anthony F. Janson, History of Art, Harry N. Abrams, Inc., New York, 1997, isbn = 0-8109-3442-6.
  5. a b H. Heughebaert, A. Defoort y R. Van Der Donck, Artistieke opvoeding, Den Gulden Engel bvba., Wommelgem, 1998, isbn = 90-5035-222-7
  6. Quentin Massys, el Renacimiento en la Escuela de Amberes, en Trianarts, 15 de febrero de 2015.
  7. Grabadores flamencos - Categoría en la Wikipedia en inglés
  8. en:Sadeler family
  9. en:Wierix family
  10. en:Dominicus Custos
  11. en:Jan Baptist Zangrius
  12. en:Adrianus Petit Coclico
  13. en:Emmanuel Adriaenssen
  14. Stefano Zuffi, Grande atlante del Rinascimento, Electa, Milano 2007. ISBN 978-88-370-4898-3. Fuente citada en it:Pieno Rinascimento fiammingo e olandese
  15. Oxford Reference
  16. The artful image: the Haarlem mannerists 1580-1600, exposición en el Statens Museum for Kunst, Copenhague, 2009. Reseña en codart.nl
  17. Utrechtse School (schilderkunst), fuente citada en fr:Peinture à Utrecht
  18. J.J.M. Timmers, De kunst van het Maasland, deel II, Assen, 1980. Fuente citada en fr:Renaissance mosane.

Bibliografía[editar]

  • A. J. J. Delen, Histoire de la gravure dans les anciens Pays-Bas et dans les provinces belges des origines jusqu'à la fin du XVIII, Librairie Nationale d'Art et d'Histoire, Paris, 1924

Enlaces externos[editar]