Religiones orientales

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Religiones orientales es una expresión habitual para referirse a las religiones surgidas en el Oriente (el este de Asia):

Aunque las religiones monoteístas suelen ser calificadas de religiones occidentales, por haberse desarrollado en la civilización occidental, propiamente son orientales porque también ellas nacieron en Oriente ―incluso si entendemos tal expresión como restringida a Asia (puesto que también puede entenderse como equivalente al Mediterráneo Oriental)―. Sea con una u otra extensión, Oriente es tanto el Próximo Oriente como el Extremo Oriente.

De hecho, es un tópico muy repetido que «la religión viene de Oriente», utilizado en analogía con el hecho de que «ex oriente lux» (‘la luz viene de Oriente’).[1]

En el Imperio romano, la condición de «religión oriental» era compartida por muchas religiones procedentes de Oriente que se popularizaron ante el escándalo de los partidarios de conservar la pureza de las costumbres y la religión romana tradicional. Entre ellas, junto al judaísmo y al cristianismo, estaban los cultos a Cibeles, a Isis y muchos otros cultos mistéricos.

El resto de las religiones, que se podrían denominar «no orientales», son tanto religiones politeístas como religiones animistas, y por lo general son propias de pueblos indígenas o de civilizaciones desaparecidas o sujetas a aculturación en otros continentes ―antiguas religiones europeas,[2] religiones americanas (las de época precolombina), religiones africanas y religiones de Oceanía―. Algunas de ellas ―como el chamanismo siberiano― son también asiáticas, pero no se las suele considerar una religión en el sentido de las religiones organizadas, con clero, dogmas, etc.

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Sven-Tage Teodorsson: «Ex oriente lux, ex occidente dux: griegos, cartagineses y romanos en contacto y conflicto»

    “¡Ex oriente lux!”. Se dice que con esta exclamación saludaban los romanos al Sol cuando se elevaba sobre las montañas samnitas. La expresión se ha hecho una frase célebre universal, usada a lo mejor por casualidad en sentido original, pero casi siempre simbólicamente para sugerir que, en el fondo, nuestra cultura occidental proviene de Oriente.

  2. Algunas de las antiguas religiones de Europa (como el druidismo) están siendo sometidas a un revival por la Nueva Era.