Relaciones internacionales de España

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Escudo de España (colores THV).svg

Las relaciones internacionales de España son el conjunto de relaciones diplomáticas y de otra naturaleza que el Reino de España mantiene con otros Estados soberanos. Tienen como objetivo la consecución eficaz de la paz y de la cooperación mundiales, en cumplimiento de la Constitución española de 1978. Actualmente, las relaciones internacionales de España se centran principalmente en tres ámbitos: la Unión Europea, Iberoamérica y los países del Mediterráneo sur.

Actualmente, España tiene relaciones diplomáticas con casi todos los países del mundo que forman parte de las Naciones Unidas y son ampliamente reconocidos internacionalmente.[cita requerida] Los últimos países con los que goza de relaciones son Bután —desde octubre de 2010—, Sudán del Sur —tras la partición de Sudán en julio de 2011— y Kiribati —desde septiembre de 2011—.[1]

Europa[editar]

Durante el franquismo el Gobierno intentó sin éxito la entrada de España en la CEE, llegando a presentar incluso una solicitud formal de adhesión en 1962. Tras la muerte de Francisco Franco, los distintos gobiernos de la Transición retomarían la cuestión del ingreso en la CEE, básandose en el acuerdo preferencial CEE-España de 1970 e introduciendo profundas reformas sociales, económicas y democráticas. El objetivo se logró en 1986. Desde ese mismo año aumentan las inversiones europeas (alemanas principalmente) logrando un fuerte despegue de la economía nacional hasta la crisis de 1993, y después, hasta 2007.

Iberoamérica[editar]

Al finalizar la Guerra Civil muchos republicanos se exiliaron en México, Chile y Argentina. El Gobierno, aislado internacionalmente al finalizar la II Guerra Mundial por sus simpatías hacia la Alemania de Hitler y la Italia de Mussolini, recibió el apoyo de la Argentina de Perón y años más tarde, mantuvo las relaciones con Cuba tras la revolución que llevó al poder en 1959 a Fidel Castro a pesar del fuerte anticomunismo de Franco.

Desde 1978 España ha mantenido relaciones diplomáticas plenas con la mayor parte de Iberoamérica, de manera especial principalmente desde 1991, año de la primera Cumbre Iberoamericana. En los últimos años la región cobra una singular relevancia estratégica al convertirse en el escenario de importantes inversiones realizadas por empresas españolas como Repsol, Telefónica, BBVA, ENDESA, Iberdrola, Acciona, etc. Pese a ello, ha habido fuertes tensiones periódicamente, de las cuales la más grave fue en 1980, cuando Guatemala invadió la Embajada de España en aquel país. Como resultado, España suspendió inmediatamente relaciones diplomáticas con aquel país, que no serían restauradas hasta la caída de la dictadura guatemalteca.

El Mediterráneo[editar]

España mantiene una especial relación con los países de la cuenca mediterránea. En 1995 el gobierno de Felipe González propone desde la UE el Proceso de Barcelona, proyecto relanzado por el presidente de Francia en 2008 con la Unión para el Mediterráneo.

Las relaciones entre España y el Magreb son dispares: frente al entendimiento con Argel y Túnez, las relaciones con Rabat son mucho más complejas debido a asuntos como la pesca, la inmigración, las reclamaciones territoriales marroquíes sobre Ceuta y Melilla, las relaciones hispano-argelinas o el antiguo Sáhara Español. En 2002 se produce el incidente de la isla de Perejil y en 2007 vuelve la crisis entre Rabat y Madrid por la visita a Ceuta y Melilla de los reyes Juan Carlos I y Sofía.

Con respecto a Israel, España fue uno de los últimos países europeos en reconocerlo; mantiene relaciones diplomáticas con él desde 1986. Madrid fue sede en 1991 de la Conferencia de la Paz, con la participación de Líbano, Siria, Israel, Egipto y una delegación palestino-jordana. En esta conferencia se logró acordar la realización de negociaciones. La conferencia sería la antesala de los Acuerdos de Oslo de 1993.

Estados Unidos[editar]

     Estados Unidos     España
Franco y Eisenhower en Madrid.

La relación hispano-estadounidense ha pasado por distintos momentos. Si en el siglo XVIII los ejércitos españoles de Carlos III apoyaron la independencia de las Trece Colonias frente al Reino Unido, durante el XIX el gobierno estadounidense aprovechó la decadencia española primero para conseguir nuevos territorios (Florida) y a finales de siglo para arrebatarle a Madrid en 1898 los restos del Imperio donde nunca se ponía el Sol: Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam.

Con el inicio de la Guerra Fría Washington ve en el régimen anticomunista de Franco un aliado estratégico de gran importancia. Así, el 26 de septiembre de 1953 se firman los acuerdos económicos y militares con los EE. UU. por los que el régimen permite el establecimiento de bases militares estadounidenses en la península a cambio de apoyo económico y diplomático. Solo dos años después España ingresa en la ONU; en 1959 el presidente estadounidense Eisenhower visita a Franco, lo que supone el espaldarazo definitivo al régimen. España no ingresa oficialmente en la OTAN hasta 1982; cuatro años después el gobierno celebra un referéndum para apoyar la permanencia en la organización. A pesar de haberse ido reduciendo progresivamente la presencia militar estadounidense, aún quedan dos bases extranjeras en España, de las cuales una es aeronaval (Rota) y la otra es aérea (Morón).

Misiones militares en el extranjero[editar]

Las Fuerzas Armadas de España mantienen en la actualidad a casi tres mil efectivos en cinco misiones de paz de la UE, la OTAN y la ONU. Estas misiones son: la ISAF en Afganistán; la EUFOR en Bosnia y Herzegovina; la KFOR en Kosovo; la FINUL en el Líbano y la misión de la ONU para Darfur (en Chad).

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Celestino del Arenal, 1976-1992, una nueva etapa en las relaciones de España con Iberoamérica. Madrid, Casa de América, 1994.
  • Celestino del Arenal, España y América Latina 200 años después de la independencia. Valoración y perspectivas, Madrid, Real Instituto Elcano/Marcial Pons, 2009 ISBN 978-84-936991-0-9
  • Celestino del Arenal, Política Exterior de España y Relaciones con América Latina. Iberoamericanidad, europeización y atlantismo en la política exterior española. Madrid, Siglo XXI/Fundación Carolina, 2011, ISBN 978-84-323-1486-5
  • José Mario Armero: La Política Exterior de Franco. Prol. de Fernando Morán. Barcelona, Planeta, 1978.
  • Esther Barbé. La política europea de España. Barcelona: Ariel, 1999.
  • Rafael Bustos. Las relaciones España-Argelia, una mirada desde España. Anuario internacional CIDOB 2006.
  • Manuel Espadas Burgos: Franquismo y Política Exterior, Madrid, Rialp, 1987.
  • Richard Gillespie, Fernando Rodrigo y Jonathan Story: Las relaciones exteriores de la España democrática. Madrid, Alianza, 1995.
  • Antonio Marquina y Carlos Echeverría. La politique de l’Espagne au Maghreb. Monde arabe Maghreb Machrek. No. 137,1992.
  • Fernando Morán. Una política exterior para España: una alternativa socialista. Barcelona: Planeta, 1980.
  • Domingo del Pino. España/Europa: una visión constructiva del Mediterráneo. Política exterior. Vol. XVIII. No. 101 (septiembre-octubre de 2004).
  • Benny Pollack: The Paradox of Spanish Foreign Policy: Spain's International Relations from Franco to Democracy, London, Pinter, 1987.
  • K.J. Ruhl: Franco, Falange y "III Reich". España en la II Guerra Mundial. Madrid, Akal, 1986.
  • José Antonio Sanahuja: “El viraje neocon de la política exterior española y las relaciones con América Latina”, Pensamiento Propio nº 23, enero-junio 2006, ISSN 1016-9628, pp. 9-36
  • José Antonio Sanahuja: “La política de cooperación española a partir de 2008: el reto de culminar las reformas”, Quórum. Revista Iberoamericana de Ciencias Sociales nº 19, enero, 2008, ISSN 9-71575-422702, pp. 37-55

Bibliografía adicional[editar]

Enlaces externos[editar]