Relaciones China-México

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Relaciones China-México
Bandera de la República Popular China
Bandera de México
China Mexico Locator.png
     China
     México
Misión diplomática
Embajada china en Ciudad de México Embajada mexicana en Pekín
[editar datos en Wikidata]

Las relaciones entre México y La República popular China son relaciones exteriores entre ambos países. Fueron establecidas en medio de las tensiones de 1972; en los últimos años se ha visto una intensa rivalidad de exportación entre ambos actores sobre el mercado de Estados Unidos, con el gobierno mexicano acusando a China de incidir en su territorio de exportación al invadir a Estados Unidos con productos baratos manufacturados en fábricas que ofrecen bajos salarios.[1]

Historia[editar]

La obra por el mexicano Juan González de Mendoza pudo haber sido el primer libro publicado en Europa (1585) que contiene (un intento de reproducción de los) caracteres chinos. Aquí, al parecer, Mendoza intenta dibujar el carácter 城 ("ciudad").[2]

El contacto entre China y México se remonta a los primeros días del Imperio Colonial Español en América y Filipinas. Del siglo XVI al XVII, las personas, bienes y noticias viajaban entre China y España, generalmente por medio de Filipinas (donde había un gran asentamiento chino) y (mediante el comercio del Galeón de Manila) México. (Diferente a las rutas del Imperio Portugués y más tarde, el Imperio Holandés; que navegaron desde Europa a China alrededor de África a través del Océano Índico). Los dos primeros galeones cargados con productos chinos llegaron desde las Filipinas hasta Acapulco en 1573.[3]

Los “dólares españoles” fueron de particular importancia para el comercio entre el Imperio Colonial Español y las Dinastías Ming y Qing de China; estas monedas eran de plata fina, acuñadas en México con plata mexicana.[4]​ Incluso después de la Independencia de México y la pérdida de Filipinas, los pesos mexicanos se mantuvieron en el sistema monetario de China. A finales de la Dinastía Qing, estos se convirtieron en la norma relativa para las monedas de plata que la China provincial empezó a producir.[5]

Esta conexión histórica entre los dos países es atestiguada por dos importantes libros en español (pronto traducidos a otros idiomas principales de Europa) que fueron de la autoría de eclesiásticos españoles establecidos en México: Juan González de Mendoza, "La historia de la gran y poderoso reino de China y la situación de la misma" (1585); y Juan de Palafox y Mendoza "La Historia de la Conquista de China por los Tártaros" (publicado póstumamente en 1670).[6]

En diciembre de 1899, China y México establecieron formalmente relaciones diplomáticas después de firmar un Tratado de Amistad, Comercio y Navegación. En 1904, México abrió su primera misión diplomática en Pekín y mantuvo una misión diplomática en diferentes ciudades, que se vio obligado a desplazar durante diversas guerras e inestabilidad, hasta que la misión fue finalmente cerrada debido a la invasión japonesa en 1941. Para 1942, México reabrió una misión diplomática en la ciudad de Chongqing y en 1943 las misiones diplomáticas entre ambas naciones fueron elevadas a rango de embajadas.[7]

En 1971, México decidió romper las relaciones diplomáticas formales con la República de China (Taiwán) después de la aprobación exitosa de la Resolución de 2758 en las Naciones Unidas, reconociendo a la República Popular China como el único representante legítimo de China ante las Naciones Unidas. En febrero de 1972, la República Popular de China y México establecieron relaciones diplomáticas.[8]

En 2005, el presidente chino, Hu Jintao llegó a México prometiendo una mayor inversión en la industria de autopares y la exportación de minerales. En julio de 2008, el presidente mexicano, Felipe Calderón correspondió con una visita a Pekín en un intento por mejorar el comercio bilateral. Sin embargo, China se ha centrado más en los productores de materias primas de América del Sur como Brasil y Chile para alimentar su economía de exportación. En 2008, México exportó $2'000 mdd de productos a China, mientras que la importación rebasaba los 34 billones de dólares; incluyendo ropa, electrónica y "baratijas turísticas".[1]

El presidente de México, Enrique Peña Nieto; y el presidente de China, Xi Jinping (y sus esposas) en Chichén Itzá, México, durante la visita de Estado del presidente Xi al país en junio de 2013.

2009 - Pandemia de fiebre porcina[editar]

En 2009, a raíz de los temores de una pandemia de gripe porcina en todo el mundo, que se cree que comenzó en México, las relaciones entre los dos países, que mejoraban constantemente hasta entonces, se enfriaron considerablemente con la decisión de China de poner en cuarentena a alrededor de setenta ciudadanos mexicanos; a pesar de que ninguno de ellos mostraba síntomas del virus. El gobierno mexicano respondió con indignación a pesar de que China impuso las mismas medidas a cuatro ciudadanos de EE.UU. y a más de veinte de Canadá; esta acción fue apodada como el “acto discriminatorio”. El Ministro de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa utilizó términos como "inaceptable" y "sin fundamento" para dicho acontecimiento, incluso aconsejó a sus compatriotas no viajar a China.[1]

China repudió las acusaciones, basando su defensa en acciones estrictamente médicas. Sólo un mexicano, en Hong Kong, fue diagnosticado con el virus. El 5 de mayo, el gobierno chino advirtió a sus ciudadanos de no viajar a México; enviaron un avión desde Shanghái a recoger a 100 de sus ciudadanos (principalmente turistas, estudiantes y empresarios) en México, donde ya se habían relacionado 22 muertes con la gripe porcina; los individuos con nacionalidad china se escondieron en hoteles del norte durante algunos días esperando la oportunidad de salir. Los chinos de ninguna manera fueron los únicos en tomar tales medidas, sin embargo Reuters describió el éxodo de este modo:

A pesar de que México dijo que la crisis de la gripe parece estar disipándose y se preparaba para volver a abrir los negocios cerrados, los nacionales chinos usaron máscaras faciales a bordo de un jet chino que hizo escala en la Ciudad de México y la ciudad norteña de Tijuana.[1]

A pesar de esto, el deseo mutuo de incrementar el comercio bilateral y aumentar el envío de materias primas mexicanas a China sugirió que las tensiones diplomáticas serían sólo temporales. "Esto no debería afectar la relación a mediano plazo, ya que estamos hablando de una reacción exagerada de ambos lados", dijo Enrique Dussel, experto en el comercio México-China, en la Universidad Nacional Autónoma de México.[9]

Pero Reuters citó a Dan Erikson, analista del Diálogo Interamericano, con sede en Washington señalando que: "De todos los principales países de América Latina, China tiene la relación más tensa con México. La crisis de la gripe porcina sólo ha puesto de manifiesto una vez más que no han construido la asociación que ambos países dicen que quieren. Hay mucha ignorancia mutua y no hay un marco estratégico. Esto sólo muestra que hay una gran cantidad de trabajo por hacer [...]."[9]

Misiones diplomáticas[editar]

Visitas de Estado[editar]

Ex presidente Lázaro Cárdenas del Río (1959) Presidente Luis Echeverría Álvarez (1973) presidente José López Portillo (1978) Presidente Vicente Fox (2002) Presidente Enrique Peña Nieto (2013/2014)

Véase también[editar]

Referencias[editar]