Relámpago del Catatumbo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Relámpago del Catatumbo, visto desde Ologá.

El relámpago del Catatumbo es un fenómeno meteorológico que se presenta en la cuenca del lago de Maracaibo en Venezuela, principalmente en la zona sur de dicho lago y en la cuenca inferior del río Catatumbo, de donde procede su nombre. Científicos del Centro de Modelado Científico indican que lo más apropiado sería hablar de los relámpagos del Catatumbo, debido a que tienden a ocurrir en múltiples sitios cada noche, pero desde lejos se aprecian como si fuera un único fenómeno.

Este fenómeno se caracteriza por la aparición de una serie de relámpagos de manera casi continua y prácticamente silente por las grandes distancias que se necesitan para observar el fenómeno, el cual se produce en nubes de gran desarrollo vertical formando descargas eléctricas entre 1 y casi 4 kilómetros de altura, a medida que los vientos asociados al Jet Nocturno de Bajo Nivel de la Cuenca del Lago de Maracaibo penetran en la superficie del lago en horas de la tarde (cuando la evaporación es mayor) y se ven obligados a ascender por el sistema montañoso de Perijá (de 3.750 msnm) y la Cordillera de Mérida, el ramal venezolano de los Andes (de hasta 5.000 msnm, aproximadamente).

El origen de este fenómeno está en el efecto orográfico de estas cordilleras que encierran y frenan los vientos del noreste; así, se producen nubes de gran desarrollo vertical, concentradas principalmente en la cuenca del río Catatumbo. Este fenómeno es muy fácil de ver desde cientos de kilómetros de distancia, como desde Cúcuta, en Colombia, o desde el propio lago (donde no suelen presentarse nubes durante la noche). Por ello, también se conoce como el Faro de Maracaibo, ya que las embarcaciones que surcaban la zona podían navegar durante la noche sin problemas en la época de la navegación a vela. Puede ocurrir hasta 260 veces al año y dura hasta 10 horas por noche; además, este fenómeno puede alcanzar las sesenta descargas por minuto.

Aunque es cierto que las tormentas eléctricas producen una elevada cantidad de ozono, y el Catatumbo registra la mayor densidad de descargas eléctricas del mundo, con más de 200/km²/año,[1] [2] [3] es muy poco probable que este ozono llegue a la estratósfera y regenere la capa de ozono.[4]

Localización[editar]

Imagen satelital del Caribe y norte de América del Sur tomada el 10 de octubre de 2012, mostrando el territorio venezolano. Puede observarse que, aunque casi toda Venezuela se encuentra sin nubes, el suroeste del Lago de Maracaibo, así como la región también suroeste del propio estado Zulia se encuentran cubiertos de nubes. La depresión tropical al este de Venezuela con un 30% de probabilidades de convertirse en tormenta tropical se convirtió muy poco después en el huracán Rafael.

El relámpago del Catatumbo se suele desarrollar entre las coordenadas de 8º 30' y 9º 45' de latitud norte y los 71º y 73º de longitud oeste, lo que supone una zona muy extensa aunque, como es lógico, no toda esta zona tiene siempre la misma actividad tormentosa. Las áreas más remotas de esta extensa zona están ocupadas por grupos indígenas motilones, que siempre resistieron tenazmente la dominación por parte de los españoles primero y de los que intentaban explotar su territorio después. Y fue muy recientemente cuando aceptaron la participación de misioneros capuchinos españoles (ya en la segunda mitad del siglo XX), los cuales fundaron varios pueblos de misión como el de El Tukuko y otras. En El Tukuko se instaló una sencilla estación meteorológica y en varios años de observación el monto pluviométrico anual nunca bajó de los 4.000 mm lo que sirve para dar un ejemplo de la lluviosidad de la zona. A su vez, ello explica también el gran caudal del río Catatumbo que, con unos 500 km de longitud, es navegable en gran parte de su recorrido. La parte final de su curso tiene numerosos meandros y entrega al lago de Maracaibo una enorme cantidad de sedimentos, desembocando en un delta que se ha construido en el propio lago. En realidad, si no fuera porque el lago constituye una zona de hundimiento del terreno (es decir, una cuenca sedimentaria o de subsidencia) hace mucho tiempo que los sedimentos aportados por dicho río hubieran cubierto completamente el lago.

Antecedentes[editar]

Se dice que el primer escrito donde se menciona al relámpago del Catatumbo fue el poema épico "La Dragontea" de Lope de Vega, publicado en 1597, narrativa de la derrota del pirata inglés Francis Drake por el alcalde de Nombre de Dios, Diego Suárez de Amaya, se ha demostrado recientemente que esta afirmación se ha debido a una posible confusión por parte de algunos autores. El naturalista y explorador prusiano Alejandro de Humboldt lo describió como "explosiones eléctricas que son como fulgores fosforescentes...". Fue reseñado luego por el geógrafo italiano Agustín Codazzi como un "relámpago continuado que parece surgir del río Zulia y sus alrededores".

Entre los principales estudios modernos se encuentra el realizado por Melchor Centeno, quien atribuye el origen de las tormentas eléctricas a la circulación cerrada de vientos en la región.

Entre 1966 y 1970, el científico Andrés Zavrostky junto a ayudantes de la Universidad de los Andes, realizó tres expediciones, a Santa Bárbara del Zulia con las cuales concluye que la localización tendría varios epicentros en las ciénagas del Parque nacional Ciénagas de Juan Manuel de Aguas Claras y Aguas Negras al oeste del lago de Maracaibo; sin penetrar en las mismas. Y sugiere en 1991 que el fenómeno ocurre por el encuentro de corrientes de aire frías y calientes sin descartar el uranio como posible agente cocausal, aunque este último hecho no pasa de ser mera especulación. Adicionalmente vale la pena considerar el aporte del hidrometeorólogo Julio Lescarboura Sola quien en su tesis de grado y en estudios ulteriores a lo largo de su vida hizo considerables aportes al estudio y probable origen de este fenómeno.

Entre 1997 y 2000, un equipo encabezado por Nelson Falcón de la Universidad de Carabobo realiza varias expediciones y logran ubicar los epicentros del fenómeno en el interior de las Ciénagas de Juan Manuel, y realizan el primer modelo microfísico del relámpago del Catatumbo, identificando al metano como una de las principales causas del fenómeno, aunque también es un modelo general de la electrificación de nubes; aún falta por confirmarse con medidas exactas en el interior de la nubes del relámpago. El metano parece también asociado a los relámpagos de Titan (satélite de Saturno) y aparece vinculado a otras áreas de gran actividad electroatmosférica, como el sur de Florida y África central. Según este modelo el metano proviene no solo de las ciénagas del sur del lago sino también de fisuras en el manto rocoso, rico en kerogeno III, un producto asociado a grandes depósitos de hidrocarburos ligeros, comunes en la cuenca del lago de Maracaibo. A diferencia de otras hipótesis, este es un modelo cuantitativo y con un enfoque de la física de las descargas observadas; se trata de una teoría y no una mera conjetura sobre «choques» de frentes de aire fríos y calientes que explicarían la pluviosidad pero no la permanente e inusual actividad eléctrica observada. Sin embargo, se ha demostrado en años recientes[5] [6] que el modelo del metano no reproduce las observaciones: predice más rayos en épocas de sequía y menos en épocas de lluvia, lo que contradice los datos de satélite y superficie.

Un equipo del Centro de Modelado Científico de Universidad del Zulia, liderado por Ángel G. Muñoz, inicia luego del año 2000 a investigar las relaciones entre variables atmosféricas que puedan proporcionar una mejor explicación de la actividad tormentosa (y por consiguiente eléctrica) en la Cuenca del Lago de Maracaibo (CLM). Muñoz y Díaz-Lobatón (2011)[7] se muestran las variaciones en la actividad electroatmosférica en la región noroeste de Venezuela y se destacan las implicaciones que tienen tanto el Chorro de Bajo Nivel del Caribe[8] como los desplazamientos de la Zona de Convergencia Intertropical (ZCIT) en la fenomenología observable de los Relámpagos del Catatumbo. Por último, Díaz-Lobatón y Muñoz (2012)[9] muestran la alta correlación existente entre la energía potencial disponible para convección (CAPE), vientos meridionales (Norte-Sur) y la actividad eléctrica en la CLM. Las investigaciones más recientes de ese centro de investigación sugieren un rol importante en la modulación de las descargas eléctricas por parte del Jet Nocturno de Bajo Nivel de la CLM.[10]

El relámpago ha tenido ciertas épocas con menor intensidad, especialmente durante la época de sequía en el norte de Venezuela. Sin embargo, es normal que el fenómeno presente ciertas fluctuaciones que, en gran parte, se compensen entre sí.

Estudios más recientes[editar]

Jet de Bajo Nivel de la Cuenca del Lago de Maracaibo

Desde que se conoce el fenómeno, muchos investigadores en diversas áreas ha intentado hallar la causa raíz que lo produce, por tal razón, existen una variedad de hipótesis como las señaladas arriba.

El Centro de Modelado Científico (CMC) ha venido haciendo expediciones a la región de interés desde el año de 1.998 con el fin de determinar las causas probables del fenómeno, una de las más resaltantes dio lugar la semana del 12 al 15 de abril de 2.015, con la participación de investigadores del Centro virtual de Meteorología (CvM), del Servicio de Meteorología de la Aviación y el International Research Institute for Climate and Society (IRI).

Esta expedición consistió en el lanzamiento de varios globos meteorólogicos inflados con hidrógeno y atados a tierra hasta la altura de la base de las nubes (unos 1000 metros), equipados con registradores autónomos "iCaros" (diseñados y construidos por el CMC), registrando presión atmosférica, temperatura y humedad ambiental a las alturas de 10, 500 y 1000 metros durante períodos de varias horas continuas desde dos localidades distintas durante los cuatro días de la campaña.

Durante de cada período de medición, los globos cautivos fueron recuperados exitosamente y los datos capturados por los registradores "Icaros" fueron descargados por medio de computadores portátiles en campo; estos datos permitirán afinar los sistemas de pronóstico y alerta temprana ante eventos adversos que actualmente mantiene el Sistema Integrado de Vigilancia de la Cuenca del Lago de Maracaibo (SIVIGILA).[11]

Estos investigadores publicaron un estudio[6] en enero de 2016 demostrando que es posible generar pronósticos de rayos para la Cuenca del Lago de Maracaibo con meses de anticipación (pronósticos estacionales). La metodología de predicción se basa en el efecto del llamado Jet Nocturno de Bajo Nivel de la Cuenca del Lago de Maracaibo, una "marea" de vientos que se desplaza de norte a sur y de sur a norte a distintas horas del día.

Impacto social y turístico[editar]

Bandera del estado Zulia.

El relámpago del Catatumbo es admirado por la sociedad venezolana, en especial en el estado noroccidental del Zulia, el cual tiene un rayo en su escudo oficial para simbolizar al fenómeno. También la letra del himno del Estado Zulia, cuyo autor es el zuliano Udón Pérez, incluye una estrofa que hace referencia a este fenómeno:

"La luz con que el relámpago / tenaz del Catatumbo / del nauta fija el rumbo / cual límpido farol"[12]

La etnia wari lo define como “la concentración de millones de cocuyos (luciérnagas) que todas las noches se reúnen en el Catatumbo para rendirle tributo a los padres de la creación”, mientras que los yucpas y los wayúu lo atribuyen a la presencia de los espíritus de los guajiros caídos que resplandecen como una especie de mensaje, además de considerarlo el "eterno resplandor en las alturas".

Una gaita zuliana (además de muchas otras canciones y obras) hace referencia al fenómeno del Catatumbo:

Una gaita por el mundo / es un mensaje de amor / y el rayo del Catatumbo / le da luz con su fulgor[13]

El Super Combo Los Tropicales, en su tema beisbolero "La Pelota Caliente", también menciona "el trueno" del Catatumbo:

El poder del oro negro / y el trueno del Catatumbo / harán tomar nuevos rumbos / a las Águilas zulianas.

Entre las principales curiosidades históricas se encuentra un cuento sobre el intento de Francis Drake en 1595 para saquear Maracaibo, el cual fue frustrado por el aviso temprano a la guarnición de la ciudad, producido gracias a la iluminación del relámpago. Además, durante la guerra de independencia, el rayo sirvió de faro para la fuerza naval del almirante José Prudencio Padilla, quien logró derrotar a los navíos españoles el 24 de julio de 1823.

Se busca catalogar al relámpago del Catatumbo como patrimonio de la humanidad bajo la protección de la Unesco, y en caso de lograrse sería el primer fenómeno meteorológico con esta catalogación.

Fue declarado Patrimonio Natural del Zulia el 27 de septiembre de 2005.[14]

El 28 de enero de 2014 ingresó oficialmente a la lista mundial del Récord Guinness por poseer el mayor promedio mundial de relámpagos por kilómetros cuadrados al año, estimado en 250” (grados), ubicándolo como el de mayor envergadura de su clase.[15] [16]

Referencias[editar]

  1. http://ams.confex.com/ams/pdfpapers/147355.pdf
  2. Muñoz, Á.G., Díaz-Lobatón, J., 2011: “The Catatumbo Lightnings: A review”, Memoirs of the XIV International Conference on Atmospheric Electricity. Brazil.
  3. Muñoz, Á.G., Núñez, A., Chourio, X., Díaz-Lobatón, J., Márquez, R., Moretto, P., Juárez, M., Casanova, V., Quintero, A., Zurita, D., Colmenares, V., Vargas, L., Salcedo, M.L., Padrón, R., Contreras, L., Parra, H., Vaughan, C., Smith, D., 2015: Reporte Final de la Expedición Catatumbo: Abril 2015. Reporte Público CMC-01-2015. Centro de Modelado Científico (CMC). Universidad del Zulia. 20 pp. DOI: 10.13140/RG.2.1.1351.0566
  4. ¿Relámpagos del Catatumbo regeneran la capa de ozono?. Agencia de noticias de la Universidad del Zulia.
  5. Bürgesser, R. E., Nicora, M. G., & Ávila, E. E. (2012). Characterization of the lightning activity of “Relámpago del Catatumbo.” Journal of Atmospheric and Solar-Terrestrial Physics, 77, 241–247. http://doi.org/10.1016/j.jastp.2012.01.013
  6. a b Muñoz, Á.G., Díaz-Lobatón, J., Chourio, X., Stock, J., 2016: Seasonal prediction of lightning activity in North Western Venezuela: Large-scale versus local drivers. Atmospheric Research. Volumes 172–173, 15 May–1 June 2016, Pages 147–162. http://doi.org/10.1016/j.atmosres.2015.12.018
  7. Muñoz, Á.G., Díaz-Lobatón, J., 2011: “The Catatumbo Lightnings: A review”, Memoirs of the XIV International Conference on Atmospheric Electricity. Brazil.
  8. Torrealba, E., Amador, J., 2010: La corriente en chorro de bajo nivel sobre los Llanos Venezolanos de Sur América, Revista de Climatología, 10, pp. 1-20.
  9. Muñoz, Á.G., Díaz-Lobatón, J., 2012: Los Relámpagos del Catatumbo y el Flujo Energético Medio en la Cuenca del Lago de Maracaibo. Reporte público CMC-GEO-DDI-02-2011. Centro de Modelado Científico. Universidad del Zulia. 12 p. En http://cmc.org.ve/portal/archivo.php?archivo=241
  10. Muñoz, Á.G., Núñez, A., Chourio, X., Díaz-Lobatón, J., Márquez, R., Moretto, P., Juárez, M., Casanova, V., Quintero, A., Zurita, D., Colmenares, V., Vargas, L., Salcedo, M.L., Padrón, R., Contreras, L., Parra, H., Vaughan, C., Smith, D., 2015: Reporte Final de la Expedición Catatumbo: Abril 2015. Reporte Público CMC-01-2015. Centro de Modelado Científico (CMC). Universidad del Zulia. 20 p. DOI: 10.13140/RG.2.1.1351.0566
  11. «Sistema Integrado de Vigilancia de la Cuenca del Lago de Maracaibo.». Consultado el 3 de julio de 2016. 
  12. Udón Pérez. Himno del Estado Zulia
  13. Luis Oquendo Delgado. Estrofa de Una gaita
  14. www.revistas.luz.edu.ve/index.php/cien/article/view/5426
  15. Álvarez Bermúdez, Rafael (28 de enero de 2014). «El Relámpago del Catatumbo se convierte este martes en Récord Guinness». Globovisión.com. Archivado desde el original el 25 de noviembre de 2015. Consultado el 28 de enero de 2014. 
  16. «¡Semana de la zulianidad! Reconocen al “Relámpago del Catatumbo” con el récord Guinness». Noticias24.com. 28 de enero de 2014. Consultado el 28 de enero de 2014. 

Enlaces externos[editar]