Reina de los Cielos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La Coronación de la Virgen por la Trinidad. Diego Velázquez, 1645, Museo del Prado, Madrid.

Reina de los Cielos es un título dado a la Virgen María, la madre de Jesucristo, por los cristianos, sobre todo por la Iglesia católica, y también, en cierta medida, en la anglicana, luterana y la Iglesia ortodoxa, a los que el título es una consecuencia (en disputa) del Concilio de Éfeso, del siglo V, donde la Virgen María fue proclamada "Theotokos", es decir, "Madre de Dios".

Este título o nombre dado a la Virgen estimuló la veneración que se expresa en la teología, la literatura y la liturgia, como la Liturgia de las Horas, la música y el arte. Desde el Concilio de Éfeso fue muy común la representación pictórica de María como Reina.

Ciudades en Italia y en otros lugares proclamaron a María Reina de los cielos también como patrona, como Siena, Massa Marittima, San Gimignano, así como Polonia y el Estado de Baviera.[1]

En los tiempos modernos, la Iglesia católica también ha utilizado el título de Reina del Universo para María, reflejo de la comprensión científica moderna del espacio exterior.[2] El papa Benedicto XVI señaló que la aceptación de María de la voluntad divina es la razón última por la cual es Reina de los Cielos. Debido a su aceptación humilde e incondicional de la voluntad de Dios: "Dios la exaltó por sobre todas las criaturas, y Cristo la coronó Reina del cielo y la tierra".[3]

El título de Reina del Cielo también fue utilizado en la Antigüedad por otras religiones. En particular, fue utilizado por el profeta Jeremías, probablemente en referencia a Asera, una diosa adorada como la consorte de Yahvé en el antiguo Israel y de Judá, y en el templo de Yahvé en Elefantina en el Alto Egipto. [4]

En las religiones cristianas[editar]

Fra Angelico: La coronación de María con santos, Florencia, 1437-1446

En las distintas confesiones cristianas, el título recibe varios tipos de acepciones, debido a la diferencias en la teología y la tradición en las distintas Iglesias.

Catolicismo[editar]

La doctrina católica sobre este tema se expresa en la encíclica papal Ad Caeli Reginam,[5] publicada por el papa Pío XII. La misma afirma que María es llamada la Reina del Cielo, porque su Hijo Jesucristo, es el Rey de Israel y el rey celestial del Universo. En la tradición hebrea, la madre del rey es la reina (ver reina madre). El dogma católico (Constitución Apostólica Munificentissimus Deus) afirma que la Virgen María, después de cumplido el curso de su vida terrena, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial.[6]

El título de Reina de los Cielos ha sido durante mucho tiempo una tradición católica, incluido en las oraciones y la literatura devocional, y visto en el arte occidental en el tema de la Coronación de la Virgen desde la Edad Media, mucho antes de que se le diera un estatus formal de definición dogmática por parte de la Iglesia. Durante siglos, los católicos, mientras se recitaban las Letanías lauretanas ya estaban invocando a María como "Reina de los Cielos".

Iglesia Ortodoxa[editar]

La iglesias ortodoxas orientales no comparten el dogma católico, pero sí una rica historia litúrgica en honor de María. Los temas incluyen el anuncio de la traslación de María al cielo por los ángeles, la reunión de los apóstoles en torno a la muerte de la Virgen, el cortejo fúnebre, la tumba vacía y María en el cielo.[7]

Los ortodoxos poseen tradiciones asociadas a este título de la Virgen, muchas de las cuales se originan del Liber Mariae de transitu (Libro del tránsito de María) que data de finales del siglo IV.[8]

Coronación de la Virgen. Fresco de la Basílica de El Escorial, España.

Protestantismo[editar]

Los primeros protestantes y líderes reformadores, como Martin Bucer, Juan Brenz y Bullinger aceptaban la existencia de María en el cielo como una cuestión de fe.[9] Juan Ecolampadio consideraba a María como el cuello del Cuerpo Místico de Cristo y la reina de todos los Poderes Celestiales.[10] Martín Lutero, en un sermón en 1522 en la fiesta de la Asunción de María, afirma que ella está allí, pero se niega a explicar cómo sucedió, a causa de la ausencia de pruebas en las Escrituras.[9] En los siguientes desarrollos teológicos dentro del protestantismo, la veneración mariana fue rechazada en gran medida. La Mariología, "un objeto extraño a la teología protestante, se convirtió en un medio de diferencias de las enseñanza".[11] A la luz de este contexto, la pregunta de María como Reina del Cielo ni siquiera se planteó.

La relación entre el título de los cristianos y cultos similares paganos es una razón por la cual las iglesias protestantes suelen evitar títulos como "Reina de los Cielos".[12] Otra razón es que el único uso bíblico del título de "Reina del Cielo" está en Jeremías (07:18, 44:17 y siguientes), denunciando el culto idólatra de Astarté. No se considera el título de la Virgen "Reina de los Cielos", en el pasaje del Apocalipsis acerca de la "mujer vestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre la cabeza" que dio a luz a un "hijo... que gobernará todas las naciones con vara de hierro". Las iglesias protestantes evitan la construcción de la doctrina a través de la alegoría del Apocalipsis.

Galería de arte[editar]

Pinturas[editar]

Estatuas[editar]

Frescos[editar]

Altares[editar]

Mosaicos[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Marienlexikon 596
  2. [http://discalcedcarmelites.net/docs/Lumen_Gentium_Ch_8_BVM.pdf Lumen Gentium, Chapter 8, Section 59.
  3. «Christ's Kingdom not based on human power, Pope says». Catholic World News (27 de noviembre de 2006)).
  4. (Ver libro de Jeremías, 7:18 y 44:17)
  5. «Encyclical Ad Caeli Reginam». Vatican.
  6. «Apostolic Constitution Munificentissimus Deus, § 44». vatican.va.
  7. Kallinikos, Koimesis, Marienlexikon, 598
  8. Kallinikos, 598
  9. a b Bäumer, Marienlexikon, 200.
  10. Bäumer 673
  11. Bäumer, 200
  12. Ver Marina Warner's Alone of All Her Sex(1976)