Refrigerador

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Conjunto de neveras.

El refrigerador[1] (también llamado refrigeradora,[2] frigorífico,[3] nevera[4] o heladera[5] ) es uno de los electrodomésticos más comunes en el mundo.

Un refrigerador es un dispositivo empleado principalmente en cocina y en laboratorio. Consiste en un armario aislado térmicamente, con un compartimento principal en el que se mantiene una temperatura de entre 2 y 6 °C y también, frecuentemente, un compartimento extra utilizado para congelación a −18 °C y llamado, apropiadamente, congelador. El frío se produce mediante un sistema de refrigeración por compresión, alimentado por corriente eléctrica y, a veces, por un sistema de absorción usando como combustible queroseno o gas butano.

Se conoce como refrigeración, generalmente, el enfriamiento de un cuerpo por transferencia de calor. Algunas aplicaciones típicas son la conservación, en particular de alimentos, y también el enfriamiento de bebidas para hacer su consumo más agradable.

Nomenclatura[editar]

El término más antiguo de los citados arriba, es el de nevera que, en tiempos pasados, era un armario, a menudo de madera, aislado con corcho, en el que se ponía nieve procedente de pozos de nieve, antes de la invención de los sistemas de refrigeración mecánica; cuando se inventaron estos, y todavía no había llegado el refrigerador eléctrico a las casas, se ponía hielo procedente de fábricas de hielo. Aunque actualmente no se usa la nieve, como la función de los antiguos y de los modernos es la misma, se sigue empleando el término.

Heladera, que viene de cuando se utilizaba hielo (análogamente a cuando se llamaba nevera), es un término que puede resultar ambiguo, pues con ese nombre también se conoce la heladora o máquina de fabricar helados, y lo mismo ocurre con refrigeradora (y en menor medida refrigerador), que también se emplea para las máquinas grandes de producción de frío para refrigeración ambiental (climatización).

El término frigorífico (‘que hace, que fabrica, frío’) parece el más apropiado, pero también puede resultar ambiguo en ciertas regiones hispanoparlantes, ya que en estas zonas, con la dicha palabra se denomina solo a los establecimientos dedicados al procesado de determinados alimentos (frigoríficos de carnes o de frutas, por ejemplo; en realidad, una simplificación de establecimientos o almacenes frigoríficos de...).

En cualquier caso, todos los términos arriba mencionados son correctos y solamente difieren en la preferencia de uso de cada región.

Funcionamiento[editar]

Ejemplo de etiquetado energético de la UE para un refrigerador.

La función de una máquina de refrigeración es tomar el calor de un ambiente a baja temperatura (en este caso un armario cerrado y aislado térmicamente) y cederlo en el ambiente exterior (para el refrigerador doméstico sería la cocina), empleando una fuente de energía externa para mantener el proceso. Un refrigerador es una bomba de calor (como las de agua, bombea calor de un lugar a bajo nivel térmico a otro de mayor nivel), impulsada generalmente por un motor eléctrico. Es asimismo posible emplear sales eutécticas o absorción.

Para que la eficiencia sea mayor, la diferencia de temperatura entre el condensador, (que contiene el calor absorbido por el refrigerante en el evaporador) y el aire ambiente debe ser máxima, ya que es en este lugar donde el calor sale del aparato. Por este motivo son más eficientes en invierno que en verano y en cualquier época, su consumo es menor si se sitúa en un lugar fresco. Asimismo debe procurarse que el intercambiador de calor externo (o condensador), que suele estar en la parte trasera del aparato, tenga una buena ventilación.

También son más eficientes y, por lo tanto consumen menos, los aparatos que disponen de dos compresores, uno para cada compartimento (refrigeración y congelación). Efectivamente, si se está abriendo constantemente la puerta del refrigerador (mientras se prepara la comida), se pondrá en marcha solamente uno de los dos compresores, sin añadir frío, que no hace falta, al compartimento congelador.

Uno de los pioneros del refrigerador fue Charles Tellier, que en 1867 inventó un dispositivo destinado a fabricar hielo. Entre 1868 y 1869 se centró en el análisis del frío industrial y sus aplicaciones. Pronto se dedicó a la fabricación de aparatos frigoríficos para la conservación de los alimentos. Introdujo el éter dimetílico y la trimetilamina en la industria, y en 1876 consiguió construir el primer frigorífico plenamente funcional.[6]

Ese mismo año acondicionó un buque para transportar carne refrigerada. De esta manera se llevó a cabo el primer transporte a larga distancia entre Argentina y Europa (concretamente entre Buenos Aires y la ciudad francesa de Ruan —en francés, Rouen—), permitiendo que se pudiera consumir carne suramericana en Europa, cosa que antes hubiera sido impensable. Con esto dio comienzo un intenso tráfico de carne entre Europa y América.[6]

A pesar de la importancia de su invento, Tellier se mostró carente del espíritu empresarial necesario para explotarlo comercialmente. Recibió honores, sobre todo en Uruguay y Argentina (grandes beneficiarios del invento, que les permitía exportar carne a Europa), donde se abrieron colectas para intentar ayudar a Tellier. Con todo, falleció en París casi en la miseria. Además de su invento legó una importante obra, titulada Historia de una invención moderna: el frigorífico (París, 1910).[6]

Características[editar]

Frigorífico abierto.

Los refrigeradores domésticos pueden tener un solo compartimento, que puede ser de congelación, o bien dos. Los frigoríficos con dos compartimentos fueron comercializados por primera vez por General Electric en 1939.

En Europa los refrigeradores se clasifican en cuatro tipos, que se indican con estrellas:

  • **** −30 °C o −22 °F (congelador; congelación)
  • *** −20 °C o −4 °F (congelador; conservación)
  • ** 0 °C o 32 °F (frigorífico; carnes)
  • * 4 °C o 40 °F (frigorífico)

La capacidad del refrigerador se acostumbra a medir en litros.

Las posibilidades de los refrigeradores más recientes se han ampliado notablemente; pueden tener:

  • Una pantalla de cristal líquido que sugiere qué tipos de comida deberían almacenarse a qué temperaturas y la fecha de caducidad de los productos almacenados.
  • Indicador de las condiciones del filtro que avisa cuando llega el momento de cambiarlo.
  • Una advertencia de apagón, alertando al usuario sobre la ocurrencia del mismo, usualmente al parpadear la pantalla que muestra la temperatura. Puede mostrar la temperatura máxima alcanzada durante el apagón (al no haber refrigeración por falta de energía eléctrica), junto con información sobre si la comida congelada se descongeló o si hay posibilidad de que como resultado de la interrupción de la refrigeración pueda albergar bacterias dañinas.

Fabricahielo[editar]

El «fabricahielo» es un dispositivo encontrado a menudo dentro de los congeladores y es empleado para producir hielo automáticamente.

Los fabricantes comerciales de cubitos de hielo mejoran la calidad del mismo mediante el uso de agua en movimiento. Básicamente la idea es que el agua se mueve muy rápidamente y a cambio se consigue un hielo de mejor calidad.

Los residuos gaseosos y sólidos como el aire y los sólidos no disueltos son eliminados por la limpieza automática del electrodoméstico, hasta tal punto que en las máquinas evaporadoras horizontales el agua contiene un 98% de los sólidos eliminados, lo cual no podría hacerse con el hielo puro, y eso sin tener en cuenta que además el hielo está más frío.

En las máquinas evaporadoras verticales el hielo es más suave, sobre todo si hay partículas en las celdas de los cubitos de hielo; no obstante, este tipo de hielo está menos frío que el hielo que se forma en las máquinas evaporadoras horizontales.

Reciclado de refrigeradores[editar]

El reciclaje de los refrigeradores viejos es un tema de preocupación desde el punto de vista ecológico: originalmente la atención se centró en el hecho de que el fluido refrigerante freón (empleado para la congelación) dañaba la capa de ozono de la atmósfera en caso de fuga, ya que está compuesto por clorofluorocarbonos o CFC, que dañan la capa de ozono cuando llegan a la alta atmósfera. La historia del uso industrial de los freones se extiende desde 1874 hasta enero de 1987, cuando el Protocolo de Montreal prohibió el uso de los CFC en refrigeradores.

Los refrigeradores modernos, en lugar de freón emplean un refrigerante llamado HFC-134a 1,2,2,2-tetrafluoroetano, que no descompone el ozono pero que es un Gas de Efecto Invernadero regulado por el Protocolo de Kyoto.

En cuanto al resto de los componentes, metales o plásticos, es natural reutizarlos para fabricar otros aparatos.

En México el Gobierno Federal ha creado el programa “Cambia tu viejo por uno nuevo”. Este programa consiste en ofrecerle a las familias cambiar un refrigerador viejo por uno nuevo. Los refrigeradores viejos son reciclados para recuperar sus componentes como el gas refrigerante, cobre, vidrio, acero, entre otros, además de ahorrar energía, esto logrado a los sistemas presentes en todos los refrigeradores ofertados en el programa.[7]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]