Reducción de la jornada de trabajo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La reducción del tiempo de trabajo, reducción de la jornada laboral, reducción de la semana laboral asimilable en ocasiones al reparto de trabajo o redistribución del trabajo,[1][2]​ en relación con el trabajo asalariado, se refiere a la disminución de las horas de trabajo en la jornada laboral y la semana laboral y, por extensión, en el cómputo de horas trabajadas mensual, anualmente así como a lo largo de toda la vida laboral.[3]​ Cuando se reducen los días de trabajo a la semana se habla de reducción de la semana laboral.

La reducción de la jornada de trabajo, entendida como una forma de distribución de la renta, como un elemento de bienestar social y también como reparto de la escasez de trabajo asalariado -como consecuencia del incremento sostenido de la productividad y de altas tasas de desempleo- ha sido uno de los éxitos y demanda tradicional de la izquierda política y el movimiento obrero que se materializó en la jornada de ocho horas y se opone a la flexibilización del mercado de trabajo propuesta tradicional de la derecha política.[4][5][6][7][8]​ El debate sobre la reducción de la jornada laboral afecta a gobiernos, empresas y trabajadores en todo el mundo ante los problemas de empleo, productividad, conciliación, salud y ecología.[9]

Proceso de automatización en la industria de la fundición: robot con brazo soldador.
Caja autoservicio que integra tanto al trabajador -cajeros y cobradores- como a las cajas registradoras. En la fotografía una caja automática en un supermercado Simply de Madrid. 2010. Muchos procesos habitualmente realizados por personas están siendo sustituidos por terminales automáticas que permiten al usuario o comprador realizar operaciones que antes desempeñaban trabajadores. Así ocurre en la banca electrónica, cajeros automáticos, gasolineras autoservicio, máquinas expendedoras -de billetes de viaje, bebidas, cafés, alimentos, preservativos, fotografías, etcétera-. Los trabajos más repetitivos suelen ser más fáciles de sustituir por máquinas.[10]

El 16 de octubre de 2021 el Papa Francisco defendió la reducción de la jornada laboral para mejorar el acceso de todos al trabajo.[11][12][13]

Reducción de la jornada de trabajo coyuntural[editar]

En ocasiones el concepto de reducción de la jornada de trabajo se refiere a una situación coyuntural y por tanto temporal, derivada de los derechos del trabajador, recogidos en la legislación laboral de los distintos países o un convenio colectivo, ante circunstancias sobrevenidas (lactancia, cuidado de hijos, cuidado de personas dependientes y otras) o por acuerdos establecidos en la legislación o los convenios laborales relativos al ajuste temporal de la demanda o a la estacionalidad de la producción entre empresarios y trabajadores con el objeto de integrar la estacionalidad, mantener el empleo y evitar constantes despidos y contrataciones de carácter coyuntural.[14]

Reducción de la jornada de trabajo estructural[editar]

Cosechadora de algodón John Deere. La mecanización en el sector primario produjo una enorme pérdida de empleos durante el siglo XIX y el siglo XX que, en parte, fueron absorbidos por la creciente industria urbana. La denominada revolución verde, entre 1950 y 1984 aumentó la producción agrícola y redujo todavía más el número de puestos de trabajo necesarios en el sector primario.

La reducción de la jornada de trabajo o reducción de la jornada laboral de carácter estructural se deriva de la interrelación de varios factores, entre ellos: el aumento de la productividad, el aumento del desempleo estructural,[15]​ la mejora de las condiciones de trabajo y existencia de una clase media amplia que pueda consumir y que constituye la clave de una sociedad de consumo.[16]

Asociado al aumento de la productividad se produce un menor requerimiento de tiempo de trabajo humano global y por tanto una importante disminución de empleos en todos los sectores económicos clásicos: primero afectó al sector primario o agropecuario -revolución verde-; después al sector sector secundario o industrial y actualmente está afectando al sector servicios por la generalización de la telemática y los procesos de informatización; de momento el desempleo parece no afectar de forma tan clara en el denominado tercer sector o economía social.

David Anisi señala, en su libro Creadores de escasez, que ya Keynes en 1936 asociaba la gestión de la demanda (crisis de demanda - sobreproducción - subconsumo) con el mantenimiento del pleno empleo y como la presión demográfica requería aumento de la demanda y aumento de la produccíón para el mantenimiento del pleno empleo. Sin embargo, indica Anisi, no supo ver que el problema del empleo no solamente estaba asociado a la demanda sino también al aumento de la productividad que requería inevitablemente una disminución real del tiempo de trabajo si se quería mantener el pleno empleo.[17]​ Cuando esta disminución del tiempo de trabajo no se produce se genera un desempleo estructural sin solución que se convierte en desempleo cíclico indicador de una crisis económica.[18]

Pleno empleo. La edad dorada 1945-1973[editar]

Para autores como Paul Krugman, Tony Judt, Angus Maddison, Vicenç Navarro, David Anisi y Josep Fontana, entre otros, la denominada edad dorada del pleno empleo, fundamentalmente en el mundo occidental desarrollado, se localiza en el período aproximado de 1945 a 1973 (hasta la recesión de 1973–1975), prácticamente desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta la crisis del petróleo de 1973, es decir, lo que se conoce como los Treinta años Gloriosos (1945-1975), cuando se produjo una fuerte expansión económica en la postguerra (después de la Segunda Guerra Mundial). La razón fundamental de esa edad dorada de expansión y crecimiento económico -ya iniciada con las propuestas del New Deal y asentada en los años 40 de la postguerra hasta los años 1970, período denonimado la gran compresión (Great Compression)- e igualdad social y económica, fue la prioridad política que se dio al pleno empleo y su aplicación económica mediante el keynesianismo (Acuerdos de Bretton Woods). Los tipos de cambios fijo, aunque no rígidos, facilitaron los créditos a escala internacional, las políticas sindicales se reforzaron y mejoraron las condiciones económicas y la seguridad de los trabajadores; por todo ello se produjo un fuerte aumento en el comercio mundial.

La ruptura de la prioridad política del pleno empleo ha dado lugar a una desigualdad de ingresos, la aparición del desempleo estructural y cíclico que ha sido denominado como la gran divergencia por el economista Paul Krugman. El pleno empleo facilita la reivindicación, frente a lo que Marx denominaba ejército industrial de reserva, de la reducción de la jornada de trabajo. Por otra parte, el desempleo estructural puede también reducirse con un reparto estructural del tiempo de trabajo.[19][20][21]

Reintroducción del pleno desempleo. 1970-1980 hasta la actualidad[editar]

La derecha política promueve, en general subrepticiamente,[22]​ el alto desempleo con el objeto de debilitar a la clase trabajadora y los sindicatos devaluando el trabajo y obteniendo una fuerte disminución de los costes laborales y otros beneficios sociales de los trabajadores. Este objetivo ha sido admitido explícitamente por Alan Budd, Asesor Especial en el Tesoro de la 'Oficina de Responsabilidad Presupuestaria' (Office for Budget Responsibility) durante el periodo de 1979 a 1981 del thatcherismo.[23][24][25]

Ya en un artículo de 1943 atribuido a Joan Robinson se advertía del peligro, para el empresario, del pleno empleo y la necesidad de mantener unas cifras altas de desempleo para conseguir someter y atemorizar al trabajador.[26]​ El argumento político-económico que ha justificado y justifica la existencia de un alto desempleo ha sido la necesidad del mantener la inflación en cifras muy bajas, incluso a costa de provocar recesión, depresión y alto desempleo. La baja inflación se demanda por los acreedores -países y bancos- para que las deudas no pierdan valor. Las consecuencias son claras: el alto desempleo beneficia a las empresas -costes laborales bajos- y una baja inflación beneficia a los países y bancos acreedores manteniendo invariables el valor de los préstamos concedidos.[27][28][29][30]

Ante el desempleo estructural la propuesta político-económica de trabajo garantizado (TG) pretende dar una solución sostenible al problema dual de la inflación y el desempleo y tiene como objetivo conseguir tanto el pleno empleo como la estabilidad de precios.[31][32][33]

Centro y periferia del capitalismo[editar]

Para autores de la izquierda política como Emir Sader, Wallerstein, Arrighi y otros, la evolución de las condiciones de trabajo en el centro del capitalismo (primer mundo o países desarrollados) y en la periferia -tercer mundo y países en desarrollo-, es muy distinto. La sobreexplotación, bajos sueldos, extensión de la jornada y otras condiciones de trabajo han seguido aumentando en los países periféricos del capitalismo. Los trabajadores de estos países han sido y son sobreexplotados en condiciones laborales y sociales penosas. Son, según estos autores, los efectos del neocolonialismo y la aplicación de políticas neoliberales en el nuevo contexto del postcolonialismo.[34]

Factores de la reducción de la jornada de trabajo[editar]

Evolución de las horas trabajadas anualmente en los países de la OCDE 1970-2018. El cómputo anual varía según los países. En 2018 Alemania tenía el mínimo de horas trabajadas anualmente con 1350 y Costa Rica el máximo de 2150 horas entre los países de la OCDE.

Aumento de la productividad y el crecimiento[editar]

La reducción de la jornada de trabajo se plantea en un contexto en el que el aumento de la productividad, asociada al crecimiento económico pero con rendimientos decrecientes afectan a la consideración del uso de la mano de obra.[35]

Las causas del aumento de la productividad son consecuencia del desarrollo de la tecnología, de la mejor educación y formación del denominado capital humano y de la mejora del capital físico: mecanización, industrialización, automatización y robotización,[36]​ implantación de tecnologías de la información y la comunicación; de la mejora en la gestión de recursos humanos; del aumento de la cualificación profesional y la formación de trabajadores así como de la implantación del sistema de gestión de la calidad y la intensificación del capital que reducen la necesidad de mano de obra intensiva.[37][38][39][40]​ En países exportadores de materias primas, habitualmente con baja productividad, se renuncia a la productividad a cambio de más población; en países industrializados se consigue una alta productividad con escasa mano de obra lo que promueve institucional e individualmente un mayor control del aumento de la población.[41]

Joseph Stiglitz indica que un aumento en las horas trabajadas como resultado del crecimiento demográfico que no redunde en un aumento de la productividad impactará en el nivel de vida debido a que la mayor renta no tendrá un valor real de consumo por la menor cantidad de bienes o servicios producidos, según la fórmula: i de crec. de Producción = i de aum. de horas trabajadas + i de aum. de productividad. En ese sentido, en un contexto de productividad superior, para mantener niveles de crecimiento de la producción total en valores de equilibrio, es necesario reducir la jornada, por cuanto resulta económicamente innecesario sobrepasar dichos niveles de crecimiento estable, en concordancia con una tendencia al desarrollo sostenible, y en un contexto de equilibrio demográfico.[42]

Autores como David Anisi, Guy Aznar, Laura Balbo,[43]Alain Caillé, André Gorz, Jean-Lousi Laville, Jacques Robin, Roger Sue, Jeremy Rifkin, Carlos Gabetta,[44]​ consideran que hay una crisis del sistema salarial tradicional como consecuencia del desarrollo de la sociedad tecnológica actual que han disociado el crecimiento económico de la creación de empleo haciendo incluso compatible que una disminución del trabajo asalariado se produzca junto a una alta productividad y crecimiento -al que actualmente contribuye el taylorismo digital-. También deben considerarse en este contexto los límites ecológicos y productivos de la Tierra; en este sentido Donella Meadows ha señalado que los límites del crecimiento del planeta podrían producir colapsos sociales y guerras climáticas.[45][46]

Asimismo, uno de los debates actuales en la Unión Europea se centra en la relación negativa entre el número de horas trabajadas y la productividad. Esto es, cuanto mayor es la jornada laboral del trabajador, menor es su producción por horas. Dentro Unión Europea, Grecia es el país con más horas trabajadas al año por empleado tiene la tasa de productividad más baja del bloque y Alemania cuenta con la menor jornada laboral encabeza los índices de productividad.

Aparición de un alto desempleo estructural[editar]

La productividad, fruto de los procesos de mecanización, automatización e informatízación, genera en todos los sectores un alto grado de desempleo estructural que se mantiene a lo largo del tiempo y que no es absorbido ni por el tradicional sector servicios ni por los empleos creados con la aparición del tercer sector o economía social.[47]​ Jason Resnikoff[48]​ critica el abuso de los términos automatización, mecanización e informatización que no conllevarían una disminución de trabajo humano global sino una ideologización capitalista y un depauperación de las condiciones de trabajo, considerándolas de inferior categoría. Las máquinas son hechas y manejadas por trabajadores.[49]

Las medidas habituales de flexibilización laboral no resuelven el problema ya que no solamente se trata de una inadecuación del mercado laboral a las demandas empresariales de capital humano sino de un menor requerimiento de puestos de trabajo en el sistema productivo en general. Es un desempleo estructural creciente a nivel global y que no responde a medidas económicas de ningún tipo.[50][51]

Los planes de reducción de las horas de trabajo se consideran sumamente eficaces durante periodos de crisis ya que reducen el número de despidos. En Alemania, por ejemplo, durante la crisis económica de 2008-2014 o Gran recesión, la estabilidad del empleo se ha logrado en buena medida gracias a los ajustes en las horas de trabajo gracias al diálogo social y como una de las medidas para proteger tanto el empleo como la productividad y viabilidad de las empresas.[52][53]

Mejora de las condiciones de trabajo y distribución de la renta[editar]

La mejora de las condiciones de trabajo como consecuencia de las luchas sociales del movimiento obrero y el movimiento sindical que, entre otras demandas, siempre han reivindicado una disminución del tiempo de trabajo como modo de redistribuir los beneficios (crecimiento de la renta nacional) del crecimiento económico y la productividad. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala que el estrés laboral produce unas pérdidas de hasta un 3% del Producto Interno Bruto (PIB), es decir, reduce la productividad, de aumentar el absentismo, incrementear las bajas por enfermedad. La reducción de la jornada de trabajo facilita la conciliación de la vida familiar y la mejora de la satisfacción personal.[54]

Ampliación de la clase media consumidora: distribución de la renta[editar]

En Estados Unidos, en la década de 1920, se consolida el consumismo y se generaliza una clase media moderna. La ampliación del número de ciudadanos de esa clase media fue necesaria en una sociedad con altos índices de producción que no encontraba suficiente demanda. Esa deseada sociedad de consumo que pudiera absorber una sobreproducción creciente requería un aumento de la población con recursos, tiempo para ocio y expectativas personales positivas para dinamizar el consumo y crear una fuerte demanda que permitiera el crecimiento económico.[55]

La clase media comienza a aparecer en el siglo XVIII con la revolución industrial y se comienza a consolidar a finales del siglo XIX. La clase media moderna en Estados Unidos aparece unida al fenómeno de sobreproducción y alto desempleo después de la primera guerra mundial que fue resuelto con la promoción del consumismo. La clase media es la clase predominante -a veces mayoritaria- en sociedades desarrolladas.[56][57]

Motivaciones ambientales[editar]

Los modelos económicos productivistas, plantean una reducción de la jornada laboral que no afecta la producción total. El decrecimiento es una corriente de pensamiento político, económico y social favorable a la disminución de la producción económica con el objetivo de establecer una nueva relación de equilibrio entre el ser humano y la naturaleza, pero también entre los propios seres humanos.[1]​ Para Serge Latouche, uno de los teóricos del decrecimiento una reducción fuerte del tiempo de trabajo, que permitiera reducir la producción total y un mayor y mejor reparto del trabajo entre toda la población activa, es fundamental.

Motivaciones antipatriarcales[editar]

Desde su mirada pro-feminista Michael Kaufman aboga por una reducción de la jornada laboral para los varones por considerar que va en el mismo sentido que sus ideas: mayor acceso al trabajo para las personas que sufren discriminaciones en el mercado laboral, cuestionamiento de la identidad masculina tradicional (el rol proveedor), mayor involucramiento de los varones en las tareas de paternidad, con beneficios para la infancia.[58]​ Desde la organización británica NEF (New Economics Foundation) se considera la reducción de la jornada como una medida imprescindible para promover la igualdad ante la ley entre hombres y mujeres.[59]

Dignidad del trabajo y alienación[editar]

La reivindicación social de la reducción de la jornada de trabajo aparece con la revolución industrial. Muchos trabajos artesanales comienzan a ser sustituidos por tareas repetitivas -división del trabajo- y más tarde por la producción en cadena. Desaparece el control del producto por parte del trabajador, su aspecto creativo y de alguna manera la dignidad que llevaba asociada la creación o producción de bienes. Autores como William Morris criticaron la producción industrial, no por su capacidad de fabricar muchos objetos sino por la condición que adquiría el trabajador de 'mera herramienta' ya que desaparecía la parte creativa, artesana y 'humana'. Morris, consideraba que el trabajador se transformaba en una máquína y este aspecto era para él la esencia de la crítica socialista y también romántica del modo de producción capitalista.[60]​ Existirían tres tipos de reivindicaciones en relación con el trabajo: un reparto justo de la plusvalía (tasa de plusvalor) -mejora de los salarios-, más tiempo de ocio y descanso -una reducción del tiempo de trabajo- y un trabajo digno y humano en el que el trabajador pueda sentirse realizado y no alienado. Históricamente hay una constante disyuntiva entre el trabajo como castigo y la dignidad del trabajo como cualidad de lo humano.[60]Richard Sennett incide en estos aspectos en varias de sus obras -La corrosión del caracter, El artesano-. David Graeber consideró que la existencia de un gran número de trabajos inútiles para la sociedad suponen una indignidad y alienación para quienes los desempeñan por lo que deberían ser eliminados.[61][62]​ El economista David Anisi, en su libro Creadores de escasez señala la dignidad del trabajo socialmente útil frente al desempleo así como el reconocimiento histórico del valor del trabajo; indica también las dificultades de reducir la jornada de trabajo pero su necesidad para el equilibrio económico y social mediante la reducción radical del tiempo de trabajo relacionada con la producitividad y el crecimiento.[63]

Escasez de trabajadores y Gran Dimisión[editar]

La generalización del desempleo estructural desde la década de 1970 parecía hacer imposible un escenario de escasez de mano de obra ya sea en un sector o en un territorio. Sin embargo, durante la Pandemia de COVID-19 se ha producido una serie de hechos que podrían indicar, en algunos sectores y países, una escasez de trabajadores junto con una rechazo a las malas condiciones de trabajo como se ha advirtió en Estados Unidos con el fenómeno de la Gran Dimisión o la escasez de trabajadores en Reino Unido como efecto del Brexit. La escasez de trabajadores puede requerir la ampliación de horarios pero también facilita la mejora de las condiciones de trabajo y la reducción de la jornada laboral.[64][65][66][66][67]

Abolición del trabajo y rechazo al trabajo[editar]

La abolición del trabajo asalariado es una reivindicación revolucionaria procedente del marxismo[68]​ y del anarquismo[69]​ que pretende una redistribución de la riqueza que reduzca la desigualdad económica de manera que todos los seres humanos puedan obtener lo suficiente para satisfacer sus necesidades sin la necesidad de desarrollar un trabajo remunerado. El objetivo es eliminar la alienación originada por el trabajo[70]​ y su teórica implantación se produciría en una sociedad poscapitalista.[71][72]​ Por otra parte, y en un sentido parecido, el rechazo del trabajo, como fenómeno económico, sociológico y político, constituye una realidad y es objeto de análisis en la sociedad contemporánea. El rechazo no es otra cosa que el tratar de evitar o superar condiciones de trabajo consideradas asfixiantes o poco satisfactorias para la realización personal. Tiene distintas lecturas y soluciones según de qué ideologías del espectro político provengan.

Trabajo: historia y evolución del tiempo de trabajo[editar]

Trabajo y jornada de trabajo en las sociedades preindustriales[editar]

Existen diversos estudios sobre sociedades cazadoras-recolectoras (Marshall Sahlins, Pierre Clastres) que indican que los aborígenes australianos de la Tierra de Arnhem y los bosquimanos del sur de África apenas dedicaban de 3 a 5 horas diarias a asegurar su subsistencia;[73]​ En sociedades más complejas y sobre todo con la aparición de la agricultura, comienzan los intercambios (ver Economía del don y Ensayo sobre el don), y podrá hablarse de labor y labores, que requerirán más o menos dedicación e intensidad pero de ninguna manera, ni siquiera durante la actividad gremial, puede hablarse de jornada de trabajo con el significado que actualmente tiene.

Evolución de la jornada de trabajo y la productividad desde comienzos de la sociedad industrial[editar]

Tabla 1 - Horas de trabajo por año y persona en el Reino Unido (1785-2000)[74][75]
Año Población Población
ocupada
Horas
trabajador
año
Horas
trabajador
semana[76]
Horas
trabajador
día[77]
Productividad
hora de trabajo
(dólares 1990)
PIB per
cápita
(dólares 1990)
1785 12.681.000 4.915.000 3.000 62 11 1,29 1.505
1820 19.832.000 6.884.000 3.000 62 11 1,69 1.756
1870 29.312.000 12.285.000 2.984 61 10,9 2,64 3.297
1913 42.622.000 18.566.000 2.624 53 10 4,40 5.032
1950 50.363.000 22.400.000 1.958 40 8 7,86 6.847
2000 58.670.000 27.200.000 1.489 30 6 28,71 19.817

El concepto histórico contemporáneo de jornada laboral va de la mano de industrialización de la producción durante la revolución industrial y la conversión del trabajo humano en fuerza de trabajo, como un factor de producción que pasa a formar parte de una economía de mercado con la teoría del valor-trabajo de los economistas clásicos (Adam Smith, David Ricardo, Karl Marx).[75]

Robert Owen comenzó a partir de 1810 a difundir la reivindicación de una jornada de ocho horas. En 1883 el pensador socialista Paul Lafargue publicaba El derecho a la pereza en el que consideraba a las máquinas las salvadoras de la humanidad ya que redimirían al hombre del penoso trabajo otorgándole ocio y libertad.[78][79]​ En España el año 1919, como consecuencia de la huelga general en Barcelona de 44 días el gobierno español presidido por el Conde de Romanones aprobó, el 3 de abril, el decreto sobre la jornada máxima total de trabajo en España de 8 horas al día y de 48 a la semana.[80]

En la Tabla 1 puede apreciarse la evolución de las horas de trabajo por año, semana y día por persona en el Reino Unido desde 1785 al año 2000. En este país se ha pasado en unos 200 años de 3.000 horas anuales a 1.489, prácticamente la mitad; de igual modo ha descendido el horario semanal y diario, si bien con la advertencia de que los días anuales no trabajados han ido aumentado y, a la vez, disminuyendo los días laborales semanales, desde 6 días, en algunos desde 7, hasta 5 los días laborales. Puede apreciarse un constante incremento de la productividad por hora trabajada y PIB per cápita y su explosión desde los años 1950 hasta los 2000 período en el que se ha cuadriplicado y triplicado respectivamente.[75]

Para autores como Herbert J. Gans una nueva reducción significativa y real del tiempo de trabajo solamente será posible si existe una convicción generalizada de los beneficios -tanto individuales como sociales- de dicha reducción.[81]

Reducción del tiempo de trabajo en toda la vida laboral[editar]

Según Manuel Castells[82]​ el tiempo de trabajo ha disminuido a lo largo de los siglos XIX y XX en todos los países desarrollados, así, señala, en 1850 un trabajador acumulaba 150.000 horas de trabajo en toda su vida; en 1900 disminuyó 13%, bajando a las 130.000 horas -promedio de 2.700 horas anuales durante 48 años-; en 1950, la vida laboral era de 110.000 horas -2.345 horas anuales y 47 años- y en 2000 el promedio fue de 75.000 horas anuales -41,5 años trabajando un promedio de 1.800 horas año- si bien muchos países de Europa ya estaban por debajo de las 60.000 horas -un promedio de 1700 horas al año durante 35 años-. Para Ignacio Muro Benayas la reducción del tiempo de trabajo es inevitable ante la situación de envejecimiento de la población, la automatización y robotización y por el imparable aumento de la productividad por lo que se debe reducir el cómputo total de la vida laboral o vida producctiva y establecer una distribución asimétrica a lo largo de la vida -más horas de trabajo en las etapas iniciales y menos en las finales-. Aboga por un nuevo contrato social que haga de la reducción constante del tiempo de trabajo un principio rector.[3][83]​ Por otra parte, la reducción del tiempo de trabajo no debe suponer la reducción de los salarios.[84]

Reducción de la semana laboral y la jornada laboral[editar]

La reducción de la semana laboral y la jornada laboral aumentaría la salud de los trabajadores, reduciendo el estrés, causante de muchas enfermedades, entre otras las enfermedades mentales, y por tanto disminuyendo las bajas laborales, consiguiendo además una productividad similar.[85][2]

Semana laboral de 7 a 5 días[editar]

La semana de labor tradicional y anterior a la revolución industrial era básicamente de 6 días, con 1 de descanso (viernes, sábado o domingo dependiendo de las distintas culturas y religiones). Durante la revolución industrial en Gran Bretaña y otros países la semana laboral alcanzó los 7 días sin descanso alguno. Así ocurre actualmente en numerosos lugares del mundo donde el trabajo a destajo y la falta de derechos hace que no exista pausa diaria de trabajo.

El primer paso para la reducción de la semana de 6 días fue, en los países occidentales, la implantación del fin de semana inglés que unía la tarde del sábado al domingo (1 día y medio de descanso). La extensión de una sociedad de consumo que requiere tiempo para las compras y el gasto en ocio ha generalizado en buena medida y en todo el mundo la semana laboral de 5 días; de lunes a viernes en los países de tradición cristiana y judía (fin de semana el sábado y domingo); de domingo a jueves en la mayoría de países musulmanes (fin de semana el viernes y sábado).

En Venezuela, desde mayo de 2013, como señala el Artículo 173 de la nueva Ley Orgánica del Trabajo de los Trabajadores y Trabajadoras (LOTTT) señala que la semana laboral será de 5 días y 2 días de descanso (40 horas semanales). Anteriormente la semana laboral era de 6 días de trabajo y un día de descanso (44 Horas semanales).[86]

Semana laboral de 34 horas[editar]

Desde 'Banatu Taldea' que asume el punto de vista decrecentista, las propuestas de reducción de la jornada laboral, con el objetivo de repartir el trabajo y disminuir el impacto medioambiental, se consideran imprescindibles ya sea a 34 horas laborales semanales como a 32.[1][87][88]​ El partido político español Podemos incluyó en su programa electoral de 2019 fijar en 34 horas semanales, frente al máximo de 40, la jornada de trabajo semanal.[89]

Semana laboral de 32 horas - 4 días laborales[editar]

Una de las propuestas para la reducción del tiempo de trabajo es la implantación de la semana laboral de 4 días -Four-day workweek, en inglés- (ya sea de lunes a jueves; ampliando el descanso al miércoles o a la carta -para empleador y empleado-) que exigiría tanto cambios en la producción -redistribución semanal de turnos- como en la vida ordinaria -entre otros, ajustes de horarios escolares-. Sus defensores creen que supone un avance real en las mejoras laborales más palpable y claro que las escasas reducciones horarias repartidas durante cada día y que suelen acompañarse de reducción de sueldo y no crean empleo. En su favor también se argumenta la reducción del consumo de combustible al disminuir los desplazamientos al trabajo.[90][91]​ También, desde la gestión de recursos humanos y hablando del trabajo flexible se habla de la semana laboral de 4 días e incluso 3 pero con un mantenimiento del horario laboral semanal (en vez de 8 horas diarias se trabajarían 10).[92]​ El debate sobre la reducción de la jornada laboral, con la propuesta básica de 32 horas o 4 días se está realizando tanto por gobiernos como empresas y trabajadores en todo el mundo ante los problemas de empleo, productividad, conciliación, salud y ecología.[9]​ En todo caso se habla de reducir las jornadas de trabajo o el tiempo de trabajo pero sin reducción de los salarios.[84]

En 2013, en España, ante el aumento del desempleo por encima del 25% y la prolongación de la crisis económica española de 2008-2013 el político socialista Alfonso Guerra defendió la jornada de 32 horas en cuatro días como forma de impulsar el empleo.[93][94]

En 2017 la socióloga alemana Jutta Allmendinger declaró que la instauración de las 32 horas semanales, con el objeto de reducir las jornadas máximas -normalmente realizadas por hombres- permitiría aumentar las jornadas parciales de aquellos que quieren trabajar más -normalmente mujeres-.[95]​ El escritor Owen Jones también defiende la semana laboral de 4 días laborables y considera que tiene repercusiones muy positivas para reducir el desempleo y la precariedad, abordar problemas de salud, aumentar la productividad, ayudar al medioambiente, mejorar la vida familiar, potenciar que los hombres contribuyan más a las tareas domésticas y hacer más feliz a la gente.[96]​ El sindicato más importante de Alemania, IG Metall, reclama la semana laboral de 28 horas (4 días laborables de 7 horas) para los trabajadores por turnos y aquellos al cuidado de terceros.[97]

En 2018 la empresa Perpetual Guardian de Nueva Zelanda probó la semana de 4 días y la adoptó para siempre al comprobar la mejora en la productividad[98]​ Ese mismo año el sindicado español Unión General de Trabajadores (UGT) propuso reducir la semana laboral a cuatro días con el mismo salario para hacer frente a la automatización.[99]

En 2020 la reducción de la semana laboral a 4 días se vio como una buena solución para reducir la presencialidad en el trabajo y también como solución al aumento del desempleo ante la pandemia de COVID-19.[100][101]

En 2020, en España, la propuesta del partido político Más País de 4 días laborables (32 horas) fue rechazada en su totalidad si bien se plantean medidas para probar la propuesta y que se reduzcan las horas totales anuales.[102]​ La Generalidad Valenciana incluyó en los Presupuestos de 2021 una partida destinada a subvencionar a empresas que reduzcan la jornada laboral a cuatro días o 32 horas semanales de trabajo sin que ello comporte una reducción de sueldo para sus trabajadores. La empresa de Jaén Software DelSol mantiene una jornada de 36 horas en invierno y 28 horas en verano.[103][104][1]

En España, en 2021 el partido político Más País pactó con el Gobierno un programa piloto para reducir la jornada laboral, en concreto una partida de 50 millones de euros para ayudas a empresas que quieran aumentar su productividad disminuyendo la jornada a 32 horas.[105]​ Hasta 250 empresas ensayarán la reducción de la jornada laboral o el trabajo cuatro días.[106][107][108]

Durante 2021 la empresa Unilever probará en Nueva Zelanda la semana laboral de cuatro días con el 100% del salario.[109]​ La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, propueso a los empresarios la implantación de la semana laboral de cuatro días para fomentar el turismo interno y potenciar la economía.[110]

En febrero de 2022 el primer ministro de Bélgica, el liberal Alexander de Croo comunicó el acuerdo para la reforma del mercado laboral por el que se puede concentrar la semana laboral en cuatro días así como potenciar un régimen de horario semanal variable con el objeto de aumentar la tasa de empleo al 80% para 2030, en 2022 la tasa se situaba en el 71%. No supone una reducción de jornada sino una acumulación de la jornada de 5 días en 4.[111][112]

Entre las ventajas de la reducción de la semana laboral a cuatro días estaría la reducción del síndrome del quemado o síndrome de desgaste profesional, menos estrés, menos bajas laborales, más conciliación de la vida familiar y laboral e igual productividad.[2]

El 27 y 28 de mayo de 2022 se celebró la Cumbre Internacional de la Semana de Cuatro Días ('Four Day Week International Summit') en Valencia, España.[113][114]​ Asistieron, entre otros, Charlotte Lockhart de la organización 4 Day Week Global, John McDonnell del Partido Laborista del Reino Unido y Sophie Jaenicke, del sindicato alemán IG Metall. [115][116]

En el Reino Unido 60 empresas con 3.000 trabajadores probarán durante 6 meses (de junio a noviembre de 2022) la semana de cuatro días laborales sin reducción de salario. Finalizada la prueba se evaluará la productividad. El Congreso de Argentina aprobó dos propuestas similares para evaluar posteriormente los resultados.[117]

En mayo de 2022 en Portugal se aprobó por el Parlamento, a propuesta del partido de izquierdas 'Livre', el proyecto para ensayar una semana laboral de cuatro días. Supone la promoción y financiación de un proyecto piloto que pueda estudiar formas de aumentar la productividad, modelos diferentes de organización empresarial o estudiar formas mixtas de teletrabajo.[118]

En junio de 2022 se dio a conocer la oferta de Telefónica España a todos sus empleados que voluntariamente se quieran acoger a la semana laboral de cuatro días pero con reducción de sueldo proporcional si bien la empresa compensa un 20% de dicha reducción. Los trabajadores y los sindicatos siguen reivindicando el día no trabajado acabe siendo retribuido cuando se compruebe la eficiencia y productividad de la propuestas.[119][120][121]

Semana laboral de 30 horas[editar]

La organización sindical española Confederación Nacional del Trabajo (CNT) promueve la reducción de tiempo de trabajo a 30 horas semanales sin reducción salarial. Para esta organización el reparto del trabajo reduciría el desempleo y mejoraría el reparto de la riqueza existente.[122]​ También la Confederación General del Trabajo (CGT) promueve la reducción de la jornada laboral.[123][124]​ En Argentina en el año 2017 el Frente de Izquierda defendió en campaña electoral el lema 6 horas de trabajo, 5 días, para que todos tengan trabajo, sin rebaja salarial y que el mínimo cubra la canasta familiar.[125]

Semana laboral de 25 horas[editar]

La organización española Movimiento 15-M propone la jornada semanal de 25 horas[126][127]

Semana laboral de 21 horas[editar]

Una semana laboral de 21 horas podría ayudar a enfrentar varios problemas relacionados y urgentes: sobre trabajo, desempleo, hiper consumo, altas emisiones de carbono, bajo bienestar, desigualdad, y sobre todo la falta de tiempo para vivir de manera sostenible y de cuidar de nuestros seres queridos, o simplemente de disfrutar la vida.[128]​ La New Economics Foundation (NEF) presentó un informe en 2010 en el que considera, a la vista del promedio de horas trabajadas por semana para la población económicamente activa, suficientes y satisfactorias 21 horas de trabajo semanal.[129]​ En el mismo tipo de argumentación que la NEF estáría James Vaupel quien, desde la demografía, considera que el aumento de la longevidad traerá importantes cambios de vida que tendrán una repercusión en la disminución de las horas de trabajo.[130]

Semana laboral de 20 horas - Jornada de 4 horas[editar]

Los argumentos para una jornada laboral de 4 horas -diarias- se remontan a las propuestas de André Gorz;[131]​ y a los planteamientos de Jon Bekken.[132]​ Dichos argumentos son, principalmente, el aumento de la productividad y en el estancamiento de las reducciones de la jornada laboral desde 1886, cuando se logró la jornada de 8 horas.

Semana laboral de 15 horas[editar]

Rutger Bregman, en su libro Utopía para realistas, propone, siguiendo las previsiones que hizo en 1930 John Maynard Keynes, la semana laboral de 15 horas ya sea reduciendo la jornada diaria a 3 horas durante 5 días o reduciendo la semana laboral a 3 días trabajando 5 horas diarias. Según el autor los incrementos de la productividad, la automatización y robotización llevarán tarde o temprano a ese escenario. Además, señala, muchos de los 'considerados trabajos' actualmente son improductivos por lo que el trabajo realmente productivo se ha reducido radicalmente y se sigue reduciendo. El autor defiende además la renta básica universal y un mundo sin fronteras.[133][134]

Taylorismo digital en la sociedad postindustrial[editar]

Para autores como Enric Sanchis en la esencia del capitalismo está la generación de desigualdades sociales que fueron moderadamente mitigadas durante la etapa fordista -pacto keynesiano posterior a la segunda guerra mundial- pero que comenzaron a desbocarse desde la década de 1980 y que no han parado de crecer. Estas desigualdades son cada vez mayores y fragmentan la sociedad dejando una élite muy rica, una parte de la población trabajando cada vez en peores condiciones y otra en la más absoluta pobreza.[135]

En el taylorismo digital se aprecian dos procesos unidos: la disminución de la carga de trabajo -y por tanto de puestos de trabajo- por la informatización y digitalización de procesos junto a la deslocalización y abaratamiento del trabajo cualificado.

Los autores Brown, Lauder y Asthton denominan taylorismo digital a la organización global del denominado trabajo de conocimiento propio de la revolución informática o tercera revolución industrial que es sometido al mismo proceso de gestión de organización científica que en su día sufrieron los denominados trabajos artesanales -taylorismo-.[136][137]

El taylorismo digital somete a las tareas, hasta hace poco consideradas no mecanizables -de carácter creativo, intelectual-, propio de las clases medias y muchos profesionales, al mismo destino que las artesanales. Dichas tareas son codificadas y digitalizadas consiguiendo que la capacidad humana de decisión y juicio pueda ser sustituida por programas informáticos con protocolos de decisión establecidos. Además, por su facilidad de deslocalización y movilidad técnica de los procesos -propia de las conexiones globales informatizadas- los empleos son fáciles de exportar, cambiar y sustituir.[136]

Son los países desarrollados los que más van a sufrir el taylorismo digital ya que las tareas informatizables aumentan día a día y es en los países en desarrollo y subdesarrollados donde se encuentran salarios cada vez más bajos.[136][138][139]

Post-capitalismo, sociedad post-trabajo, decrecimiento, renta básica y trabajo garantizado[editar]

Alex Williams y Nick Srnicek en su libro Inventing the Future. Postcapitalism and a World Without Work, defienden que la sociedad dorada del capitalismo ha pasado y que nos aproximaríamos a una sociedad postcapitalista, en la que el concepto tradicional de trabajo estaría obsoleto y pronostican la necesidad de una renta básica.[140]Paul Mason incide en el punto de vista anterior al afirmar la imparable automatización de los procesos productivos con la consiguiente liberación de la necesidad de trabajar para los seres humanos, al menos como hasta ahora se ha entendido, y por tanto con una reducción drástica de la jornada laboral.[71][141]

James Livingston, autor del libro de 2016 No More Work: Why Full Employment is a Bad Idea, plantea la dificultad de asimilar los cambios profundos que supone la desaparación del trabajo tal como lo hemos conocido desde 1650 hasta ahora -pieza central de la sociedadad y sus valores-.[142]

Para Daniel Raventós el trabajo no dignifica al ser humano, lo que lo hace digno es una existencia material garantizada o mínima. El autor defiende la Renta Básica Universal (RBU) como solución más idónea para una realidad postindustrial, de alto desempleo donde ciertos sectores están fuera del mercado de trabajo.[143]​ Para Miya Tokumitsu, autora del libro "Do What You Love and Other Lies About Success And Happiness" ("Haz lo que amas y otras mentiras sobre el éxito la felicidad"), el mito del amor al trabajo está vinculado con la ética protestante, y con la autoobligación de trabajar mucho sin manifestar cansancio ni esfuerzo de tal forma que ante fenómenos como la precariedad laboral o la explotación el individuo se ve obligado a convertir la frustración de esa realidad social en un problema personal, de fracaso y donde la única respuesta es la autosuperación en lugar de la acción colectiva o política. La obligación de identificar trabajo e identidad sería perniciosa.[144]

Kathi Weeks defiente tanto la reducción de la jornada laboral como la renta básica tanto por su radical enfrentamiento a la ética capitalista del trabajo y la ética patriarcal como por su capacidad utópica de cuestionar la realidad actual y construir la lucha por la libertad, por un tiempo para lo que queramos.[145]

La economista Pavlina Tcherneva, ubicada en la Teoría monetaria moderna, defiende el trabajo garantizado frente a la Renta Básica Universal ya que esta última no solucionaría ni el problema de la pobreza ni el del desempleo; además considera que no empodera a los ciudadanos.[146]

Desde el punto de vista del decrecimiento se defiende el reparto del trabajo frente a la renta básica que se situaría en el contexto tradicional del crecimiento económico capitalista y no resolvería los problemas de la sociedad actual.[147][1]

El antropólogo y economista David Graeber, en su libro Trabajos de mierda apuesta por la renta básica como la mejora solución para resolver el exceso de puestos de trabajo innecesarios e independizar el trabajo del sustento económico.[70][148]

Posicionamientos ante la reducción de la jornada laboral[editar]

El Papa Francisco, en octubre de 2021, defendió la reducción de la jornada laboral para mejorar el acceso de todos al trabajo.[11][12][13]

En Venezuela la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras de República Bolivariana de Venezuela, firmada por el presidente Hugo Chávez, el 30/03/12, establece:

“Pago del bono nocturno. Artículo 117. La jornada nocturna será pagada con un treinta por ciento de recargo, por lo menos, sobre el salario convenido para la jornada diurna. […] Límites de la jornada de trabajo. Artículo 173. La jornada de trabajo no excederá de cinco días a la semana y el trabajador o trabajadora tendrá derecho a dos días de descanso, continuos y remunerados durante cada semana de labor. […] Progresiva disminución de la jornada de trabajo. Artículo 174. Se propenderá a la progresiva disminución de la jornada de trabajo dentro del interés social y del ámbito que se determine y se dispondrá lo conveniente para la mejor utilización del tiempo libre en beneficio del desarrollo físico, espiritual, cultural y deportiva de los trabajadores y trabajadoras, según lo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.[…]”

En Argentina el presidente argentino Macri, líder de la alianza electoral integrada por la Unión Cívica Radical, declaró en contra de la reducción de la jornada laboral:

“En la puerta de la Casa de Tucumán, el presidente Mauricio Macri ofreció su discurso por el Bicentenario argentino […] En referencia a los trabajadores, Macri consideró […] que ‘cada vez que un gremio consiguió reducir la jornada laboral todos los argentinos lo estamos asumiendo como parte de un costo, y no está bien’.”[149]

En la política laboral argentina existen proyectos de Ley de reducción de la jornada laboral general -no solamente por insalubridad- provenientes de parlamentarios del Frente para la Victoria (FPV), es decir, el frente político encabezado por el Partido Justicialista (PJ) (por ejemplo, Senador Osvaldo Ramón López,[150]​ Diputado Héctor Pedro Recalde ,[151]​ Senador Daniel Pérsico ,[152]​ etcétera). En 2017 el Frente de Izquierda defendió el lema 6 horas de trabajo, 5 días, para que todos tengan trabajo, sin rebaja salarial y que el mínimo cubra la canasta familiar.[125]

Situación actual[editar]

En 2019 la Cámara de Diputados del Congreso chileno aprobó el proyecto de reducir la jornada laboral en el país de 45 a 40 horas semanales[153][154][155][156][157]​ a pesar de tener la segunda jornada laboral más extendida de la OCDE Chile aparecía entre las 10 economías con menor expansión productiva un trabajador en el país genera US$ 27 ($19.200 al cambio actual), en 1.941 horas trabajando.[158]

País 1960 1970 1980 1990 1995 2000 2005 2010 2015 2019 Evolución
(2000-2018)
1 Países Bajos 1806 1553 1451 1456 1435 1393 1377 1.419 1433 -58
2 Noruega 1995[159] 1835 1580 1503 1488 1455 1420 1414 1424 1416 -41
3 Alemania 1751 1578 1534 1473 1434 1419 1417 1363 -54
4 Bélgica 1670[160] 1658 1580 1545 1565 1551 1541 1545 +6
5 Francia 2048 1860 1705 1651 1591 1557 1554 1482 1520 -37
6 Dinamarca 1884 1659 1539 1541 1581 1579 1559 1457[161] 1392 -22
7 Austria 1654 1658 1652 1587 1625 -71
8 Luxemburgo 1778[160] 1766 1719 1662 1570 1616 1.507 -46
9 Suecia 1899 1730 1517 1561 1640 1642 1605 1624 1612 -18
10 Suiza 1698 1704 1688 1667 1640[162] 1.590 -48
11 Reino Unido 1937 1767 1765 1731 1700 1673 1647 1674 -53
12 España 1912 1741 1733 1731 1668 1663 1.691 -68
13 Irlanda 1988 1875 1719 1654 1664 1.819 -55
14 Australia 1833 1777 1791 1780 1727 1686 1665 -94
15 Islandia 1843 1832 1885 1794 1697 1880 -188
16 Finlandia 2061 1982 1849 1769 1776 1751 1716 1697 1.646 -54
17 Canadá 2059[163] 1925 1826 1793 1773 1775 1739 1702 1706 -73
18 Portugal 1963 1897 1765 1752 1714 1868 -51
19 Japón 2243 2121 2031 1884 1821 1775 1733 1719 -88
20 Nueva Zelandia 1809 1841 1828 1811 1758 1757 -70
21 Italia 1859 1867 1859 1861 1819 1778 1725 -83
22 Estados Unidos 1948 1902 1813 1831 1844 1836 1799 1778 1790 -58
23 Eslovaquia 1880 1844 1785 1786 1754 -58
24 México 1822 1857 1888 1909 1866 2246 -22
25 Turquía 2086 1957 1866 1876 1937 1936 1877 1875 -60
26 Estonia 1987 2010 1879 1881 -108
27 Israel 1989 1889 1868[161] -100
28 Polonia 1988 1994' 1939 1963 -49
29 República Checa 2064 2092 2002 1947 1779 -145
30 Hungría 2228 1975 2039 2057 1993 1961 1748 -96
31 Rusia 1933[164] 1891 1982 1990 1976 1978 -6
32 Chile 2313[165] 2263 2157 2068 1987 -195
33 Grecia 2194[160] 2116 2123 2121 2086 2109 2042 -12
34 Corea del Sur 2864 2677 2648 2512 2351 2193 2113 -319

¿Cómo reducir la jornada laboral?[editar]

Históricamente la reivindicación de la reducción de la jornada de trabajo, fundamentalmente mediante huelgas, ha conseguido reducir significativamente el horario del trabajador (de 14 a 12, de 12 a 10, de 10 a 8 horas diarias; de 7 días semanales a 6, de 6 a 5 y medio y a 5 días) para lo que es necesario que se vea reflejado en las legislaciones laborales internacionales y nacionales. No obstante, a pesar de la legislación, el incumplimiento en muchos países es amplio. Conseguir nuevas reducciones de la jornada de trabajo sigue teniendo como factor clave la reducción legal que obliga a gobiernos, empresas y trabajadores pero también los procesos que se están llevando a cabo en distintos países y empresas, con acuerdo de los trabajadores y en algunos casos con la financiación de los gobiernos para adecuar la reducción a las características concretas del sector. Así, si se reduce la jornada sin reducción de salario debe aumentarse la productividad lo que implica cambios organizativos y de formación importantes. Si hay que tener en cuenta los objetivos empresariales también deben considerarse los objetivos sociales y ecológicos que aportan beneficios para los trabajadores y para toda la sociedad.[166]

Bibliografía[editar]

Libros
Artículos en revistas

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Plataformas por la jornada semanal de 4 días - 32 horas
Publicaciones de David Anisi
El tiempo de trabajo / Lan-denbora
La economía laboral en el período clásico de la historia del pensamiento económico, Juan Carlos Rodríguez Caballero
Artículos de prensa

Propuesta del 15M

Otras publicaciones

Referencias[editar]

  1. a b c d e Uhalde, Luis; Viana, Jesús (30 de diciembre de 2020). «Defendamos la reducción de la jornada para repartir el empleo». elsaltodiario.com (El Salto). 
  2. a b c Sánchez Sánchez, María (18 de enero de 2022). «Trabajar cuatro días a la semana: menos síndrome del quemado, más conciliación e igual productividad». S Moda Trabajo El País (El País). Consultado el 16 de marzo de 2022. 
  3. a b Muro Benayas, Ignacio (22 de febrero de 2017). «Envejecimiento y robotización empujan a un nuevo Contrato Social». Economistas frente a la crisis. Consultado el 4 de marzo de 2017. 
  4. Las condiciones materiales de la libertad, Daniel Raventós, Editorial El viejo topo, ISBN 978-84-96831-31-5, pág. 151 y ss
  5. Neoliberalism and the End of Shorter Work Hours, Christoph Hermann, Global Research, January 25, 2012
  6. Alternativas para una vida digna: reparto del trabajo, eldiario.es, 30/4/2013
  7. La necesidad de disminuir el tiempo de trabajo, Vicenç Navarro, Público (España), 14/11/2013]
  8. Vicenç Navarro (10 de junio de 2014). «El ataque frontal al mundo del trabajo». Público (España), Pensamiento crítico. Consultado el 10 de junio de 2014. 
  9. a b Reducir la jornada para ensanchar el futuro, El Salto, Yago Álvarez Barba, 23 de octubre de 2021
  10. El neoludismo o por qué a una excajera le parecen muy bien las máquinas de autopago, ctxt, Adrian T., 12 de diciembre de 2021
  11. a b El papa defiende un salario universal y la reducción de la jornada laboral, Público, 16 de octubre de 2021
  12. a b Llama el Papa a procurar una sociedad más justa y solidaria, La Jornada, México, 16/10/2021
  13. a b Pope Francis calls for shortening the work day, commends George Floyd protests in speech to grassroots groups, American Magazine, The Jesuit Review, Gerard O'conell, October 16, 2021
  14. España, Ministerio de sanidad, servicios sociales e igualdad. «Reducción de jornada por cuidado de familiares». Archivado desde el original el 17 de octubre de 2017. Consultado el 10 de octubre de 2017. 
  15. Ruiz Elúa, Vidal (1999). «Reducción del tiempo de trabajo (RTT): una medida concreta para la creación de empleo». Lan Harremanak. Revista de Relaciones Laborales 1 (ISSN: 1575-7048 e-ISSN: 2444-5819). Consultado el 11 de octubre de 2017. 
  16. Joaquín Arriola, De qué va esta crisis, en ResPublica, el Portal Jurídico Vasco, 20/2/2012
  17. David Anisi, Creadores de escasez. Del bienestar al miedo, Alianza Editorial, 1995, ISBN 84-206-9434-7, pág. 49 y ss.
  18. Problemas sociales, económicos y políticos de México, Rolando Tafolla Macklen,Sergio Aguilar Méndez,José Luis Benítez Lugo, UNAM, 2006, ISBN 970-32-1215-8
  19. "Abbreviated version of chapter 4 of A. Maddison, Dynamic Forces in Capitalist Development", Oxford University Press, 1991.
  20. Véase el capítulo La gran divergencia, del libro de Paul Krugman Después de Bush: El fin de los neocons y la hora de los demócratas, Crítica, 2007, pág. 141.
  21. Josep Fontana, Más allá de la crisis 3/2/2012
  22. Navarro, Vicenç (6 de enero de 2014). «La ideología que reproducen las “ciencias económicas”». Público (España). Consultado el 10 de mayo de 2014. 
  23. Former Thatcher adviser Alan Budd spills the beans on the use of unemployment to weaken the working class – sound familiar?, Cheltenham & Gloucester Against Cuts, 9/4/2013
  24. Thatcher adviser - mass unemployment is policy?, Interview Alan Budd by Adam Curtis, June 1991
  25. The reintroduction of mass unemployment in the 1970s & 80s, The Truth About Unemployment
  26. Planning full employment, 23 de enero de 1943.
  27. The 1990s – “Full Employability” replaces Full Employment, The Truth About Unemployment
  28. Ahora, más que nunca, se necesitan políticas de pleno empleo, Vicenç Navarro, 7/9/2012
  29. Political Aspects of Full Employment, Michael Kalecki, Political Quarterly, 1943
  30. Ver en español: Aspectos políticos del pleno empleo, Michael Kalecki, eumed.net
  31. L. Randal Wray (23 de agosto de 2009). «Job Guarantee». New Economics Perspectives (en inglés). Consultado el 16 de agosto de 2014. 
  32. Eduardo Garzón (15 de agosto de 2014). «Siete argumentos contra la Renta Básica Universal y a favor del Trabajo Garantizado». Attac España. Consultado el 16 de agosto de 2014. 
  33. Jesse Myerson (3 de enero de 2014). «Five Economic Reforms Millennials Should Be Fighting For». RollingStone (en inglés). Consultado el 16 de agosto de 2014. 
  34. Sobreexplotación del trabajo, Emir Sader, Página 12, 15 de noviembre de 2017
  35. El fin del trabajo: nuevas tecnologías contra puestos de trabajo, Jeremy Rifkin, La incógnita de la productividad, pag. 20 y ss.
  36. La automatización podría llevarnos a una sociedad poslaboral, pero no debemos tener miedo. Paul Mason, 28/02/2016 Archivado el 20 de febrero de 2017 en Wayback Machine. - Sin permiso
  37. Macroeconomía, Joseph E. Stiglitz, Ariel, 2º ed., cap. Crecimiento y productividad, pág. 312 y ss.
  38. Los contornos del declive: las fracturas económicas de la economía, Robert Pollin, pag. 45
  39. Introducción a la Macroeconomía, Paul Krugman, Edit. Reverté, págs. 191 y ss.
  40. ¿Quién trabajará si todo se robotiza?, Jordi Angusto, Público (España), 21/2/2014
  41. Oded Galor y Andrew Mountford, Trading Population for Productivity: Theory and Evidence, Review of Economic Studies, vol 75, nº 4, (octubre de 2008), págs. 1143-1179
  42. Macroeconomía, Joseph E. Stiglitz, Ariel, 2º ed., cap. Crecimiento y productividad, pág. 301, 304, 305 y 322.
  43. Las nuevas fronteras del trabajo, nuevatribuna.es, 12 de junio de 2013 - original en italiano en Le nuove frontiere del lavoro, Laura Balbo, sbilanciamoci.info Archivado el 12 de diciembre de 2013 en Wayback Machine.
  44. Carlos Gabetta, La ilusión del trabajo Archivado el 2 de julio de 2014 en Wayback Machine., 19/4/2012, en Sin permiso; también puede consultarse Carlos Gabetta, La ilusión del trabajo, 19/4/2012, en Sin permiso, en GoogleDocs
  45. Guy Aznar, Alain Caillé, Jean-Louis Laville, Jacques Robien, Roger Sue. Hacia una economía plural, Un trabajo, una actividad, una renta para todos. Miraguano ediciones, Grupo promocions, 1999, ISBN 84-7813-185-X
  46. Informe Meadows, en La revolución solidaria: más allá del desarrollo sostenible, Carlos de Castro Carranza, pág. 44-46
  47. Andre Gorz. "La salida del capitalismo ya ha empezado". http://ecorev.org/spip.php?article640. Ecorev. 17 de septiembre de 2007.
  48. Jason Resnikoff
  49. "Existe la idea de que todo el tiempo se produce algún tipo de progreso tecnológico. Pero eso es una fantasía", Irene Hernández Velasco, BBC.com, 24 de junio de 2022
  50. Jeremy Rifkin, El fin del trabajo: nuevas tecnologías contra puestos de trabajo, el nacimiento de una nueva era, Paidós, 1994, ISBN 978-84-493-0318-0. pag. 13, prólogo 2004
  51. La crisis aniquila 30 millones de empleos. La recesión global ha llegado a su fin, pero la crisis laboral aún durará años - El FMI y la OIT convocan una conferencia internacional sobre desempleo, El País, 12/9/2010
  52. Cómo lograr una recuperación sostenible: Medidas nacionales innovadoras. Estudios sobre el crecimiento con equidad, 2011, OIT-Instituto Internacional de Estudios Laborales, ISBN 978-92-9014-973-6 -web pdf, pág. 9
  53. OIT: La estrategia de crecimiento con equidad de Brasil, clave para superar la crisis. Un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) dice que la estrategia innovadora de Brasil basada en los ingresos produjo una recuperación de la crisis financiera más rápida de lo prevista y logró que la creación de empleo regresara a valores positivos a partir de febrero de 2009, aún antes de que se reiniciara el crecimiento económico. 21/3/2011, OIT
  54. Trabajar sólo 6 horas al día: ¿es este el secreto de la felicidad y la productividad?, BBC, 2 de noviembre de 2015
  55. ...el crecimiento de ingresos permite un mayor gasto en bienes y servicios dedicados al ocio a medida que la semana laboral se va a acortando. De hecho, en la década de 1920 la jornada laboral de 8 horas ya estaba totalmente instaurada... Eva Illouz, El consumo de la utopía romántica, 2009, Katz editores, ISBN 978-987-1283-95-8, pág. 51
  56. Jeremy Rifkin, -1994- El fin del trabajo, Paidos, 2008, pag. 71 y ss
  57. La izquierda en el umbral del siglo XXI: haciendo posible lo imposible, Marta Harnecker, Siglo XXI, 2001, pág. 182, Google books
  58. Kaufman, Michael, Los hombres, el feminismo y las experiencias contradictorias del poder entre los hombres Versión revisada del artículo Men, Feminism, and Mens's Contradictory Experiences of Power, publicado en Harry Brod & Michael Kaufman, editores, 'Theorizing Masculinities', Thousand Oaks, Sage Publications, 1994, pp. 142-165. La versión en castellano fue publicada en Luz G. Arango, Magdalena León, Mara Viveros (comp.), Género e identidad. Ensayos sobre lo femenino y lo masculino, Bogotá, Tercer Mundo, 1995, pp. 123-146).
  59. The value of childcare Archivado el 5 de marzo de 2014 en Wayback Machine., NEF
  60. a b El sentido del trabajo en una sociedad sostenible, Sin permiso, 4 de enero de 2018
  61. Ver el libro de D. Graeber Trabajos de mierda donde analiza la existencia de dichos trabajos que pueden estar mal o bien pagados.
  62. David Graeber, un antropólogo indignado por los trabajos “de mierda”, Sergio C. Fanjul, El País, 11/09/2020
  63. David Anisi, Creadores de escasez: del bienestar al miedo, Alianza editorial, 1995, Isbn 84-206-9434-7, pp. 123-137
  64. Se busca gente para trabajar, Alternativas económicas, 27 de noviembre de 2021
  65. Las ofertas de empleo se disparan en un Reino Unido incapaz de encontrar trabajadores, Infolibre, Nerea Eguiguren, 8 de noviembre de 2021.
  66. a b Las claves para entender la Gran Dimisión. Más de 9 millones de estadounidenses y 1,1 millones de británicos han renunciado a sus empleos desde el despegue del ciclo de negocios post-covid. La Gran Dimisión establece una nueva regla de juego: la necesidad de conjugar salarios con calidad de vida, Público (España), Diego Herránz, 13 de diciembre de 2021
  67. La Gran Dimisión. Las pandemias han remodelado históricamente las sociedades y esta parece estar cambiando el equilibrio de poder de los empleadores a los empleados, eldiario.es, 21 de noviembre de 2021
  68. Marx y la abolición del trabajo asalariado, Viento Sur, Fernando Hugo Azcurra, 3 de marzo de 2021 -consultado el 30 de enero de 2022-.
  69. CGT-LKN Euskal Herria, Confederación General del Trabajo
  70. a b Trabajos de mierda, renta básica, Kurdistán… Entrevista a David Graeber, 18/05/2018, Sin Permiso
  71. a b Mason, Paul (28702/2016). «La automatización podría llevarnos a una sociedad poslaboral, pero no debemos tener miedo». Sin permiso. Consultado el 1 de marzo de 2016. 
  72. ¿Abolición del trabajo? Una idea clave para la construcción de la sociedad poscapitalista, Público (España), Violeta Garrido,29 de enero de 2022 -consultado 30-1-2022-
  73. Claude Guillon, Economía de la miseria, Alikornio ediciones, 2001, ISBN 84-931625-7-4, pág. 35
  74. Adaptado de A.Maddison, The World Economy. A Millennial Perspective, OCDe, París, 2011; A.Maddison, The World Economy: Historical Statistics, OCDE, París, 2003; Naciones Unidas, World Populations Prospects, The 2004 Revision, Nueva Yordk, 2005; A. Maddison, Phases of Capitalist Development, Oxford University Press, Oxford, 1982.
  75. a b c Roberts, Michael (2 de abril de 2021). «El auge del capitalismo y la productividad del trabajo». Sin Permiso -. Sin Permiso. Consultado el 7 de abril de 2021. 
  76. Se considera una cifra intermedia entre 48 y 50 semanas laborales
  77. Se considera una cifra intermedia entre 5 y 6 días de trabajo semanal
  78. ¿Por qué trabajamos tanto si es el siglo XXI?, Owen Hatherley, 8 de julio de 2012 en Sin permiso
  79. Derecho a la Pereza, Paul Lafarque, - refutación del trabajo humano -, en el granero común
  80. Jesús Martínez Girón,Alberto Arufe Varela,Xosé Manuel Carril Vázquez, Derecho del trabajo, 2006, Gesbiblo, ISBN 978-84-9745-156-7, pág. 70
  81. Work-Time Reduction: Possibilities and Problems, Herbert J. Gans, Challenge, 2013, vol. 56, issue 5, pages 62-73
  82. Véase el libro de Manuel Castells, La era de la Información
  83. González, Antonio (14 de septiembre de 2017). «Repartir la Productividad, repartir el Trabajo». Economistas frente a la crisis. Consultado el 16 de septiembre de 2017. 
  84. a b ¿Trabajar cuatro días a la semana? Sí, pero sin reducir los salarios, Público (España), Adoración Guamán, José Miguel Sánchez, 21 de febrero de 2022
  85. “Una reducción de la jornada laboral mejoraría la salud mental”, Entrevista a James Davies, El País, Pablo Linde, 16 de marzo de 2022
  86. Jornada laboral LOTT en Venezuela, en actualidad-24.com
  87. El Salto - Banatu Taldea
  88. Banatutaldea
  89. Podemos propone reducir la jornada laboral a 34 horas semanales para conciliar, El País, Lucía Abellán, 4 de abril de 2019
  90. Aznar, Guy, Alain Caillé, Jean-Louis Laville, Jacques Robin, Roger Sue, Hacia una economía plural. Un trabajo, una actividad, una renta para todos, Miraguano Ediciones-Grupo Promocions, 1999, ISBN 84-7813-185-X, pag. 65 y ss.
  91. 'El debate europeo sobre el reparto del empleo, en 'Economía crítica: trabajo y medio ambiente'. IV Jornadas de Economía Crítica, Francesc La Roca, Amat Sánchez, El debate europeo sobre el reparto del empleo, 1996, pág. 56
  92. Administración de personal, Gary Dessler, Pearson, 2001
  93. Guerra defiende la creación de una jornada de 32 horas en cuatro días para impulsar el empleo, 18/4/2013, Infolibre, España
  94. Guerra propone una semana laboral de cuatro días para crear empleo, 18/4/2013, Público (España)
  95. mas, Aldo (8 de octubre de 2017). «32 horas: la batalla por trabajar menos en el paraíso alemán del empleo». eldiario.es (eldiario.es). Consultado el 10 de octubre de 2017. 
  96. Jones, Owen (19 de noviembre de 2017). «Por qué todos deberíamos trabajar cuatro días a la semana». eldiaro.es. Consultado el 20 de noviembre de 2017. 
  97. Germany's largest trade union pushes for shorter working hours for 3.9 million workers, Independent, 10 de octubre de 2017
  98. Menos estrés, más productividad: la empresa que probó la semana de cuatro días laborables la adopta para siempre, The Guardian-eliario.es, Eleanor Ainge Roy, 2/10/2018
  99. UGT propone reducir la jornada a los cuatro días con el mismo salario para hacer frente a la automatización, eldiario.es, Laura Olías, 24/201/2018
  100. La izquierda alemana pone en el mapa la semana laboral de cuatro días como receta frente a la pandemia, eldiario.es, 30 de agosto de 2020
  101. La semana de 4 días es el principio: la idea que une a empresarios, políticos y empleados, El Confidencial, 27 de mayo de 2020
  102. La enmienda Errejón: 50 millones de euros para la semana laboral de cuatro días y hacerse un hueco en el debate de Presupuestos, eldiario.es, Fátima Caballero, 7 de diciembre de 2020
  103. El Gobierno abre el debate de la jornada laboral de cuatro días en España, Cinco Días, 4 de diciembre de 2020
  104. Adele, Peters (12 de marzo de 2020). «Spain wants to make it easy for any company to shift to a four-day workweek». Fast Company. Consultado el 8 de diciembre de 2020. 
  105. Más País pacta con el Gobierno un programa piloto para reducir la jornada laboral, El Salto, 20 de enero de 2021
  106. Trabajar para vivir. Unas 250 empresas ensayarán en España la reducción de la jornada laboral o el trabajo cuatro días por semana, dos alternativas que pueden mejorar la productividad y la calidad de vida, CTXT, Mar Calpena, 16/2/2021
  107. Industria lanzará antes de julio las ayudas a empresas que impulsen la jornada semanal de 4 días, eldiario.es, 17/02/2022
  108. Entre los cuatro días y las 32 horas laborables, trabajar menos como horizonte, elsaltodiario.es, Sarah Babiker, 24/2/2021
  109. Unilever prueba en Nueva Zelanda la semana laboral de cuatro días con el 100% del salario, eldiario.es, 1 de diciembre de 2020
  110. Nueva Zelanda propone una semana laboral de cuatro días para fomentar el turismo interno y potenciar la economía, eldiario.es, 20 de mayo de 2020
  111. Bélgica acuerda poder concentrar la semana laboral en cuatro días , eldiario.es, 15 de febrero de 2022
  112. Bélgica propone a los trabajadores concentrar la misma jornada laboral en cuatro días, Público (España), 15 de febrero de 2022
  113. Cumbre Internacional de la Semana de Cuatro Días - Four Day Week International Summit-, Valencia, España, 27 y 28 de mayo de 2022
  114. Díaz y Errejón asistirán a la primera cumbre internacional sobre la jornada laboral de cuatro días en València, Público (España), 13 de mayo de 2022
  115. 4 Day Weeik Global
  116. El gran problema de la semana de cuatro días en España: muchos la quieren, pero nadie se pone de acuerdo en el cómo, Xataka, 30 de mayo de 2022
  117. El Reino Unido ensaya la semana laboral de cuatro días. Los trabajadores de 60 empresas participantes tendrán durante un período de seis meses tres días libres por semana, pero sin sufrir una reducción de sus salarios. Argentina está analizando dos procesos de ley en consonancia con esta medida., Público (España), Página 12 (Argentina), 31 de mayo de 2022
  118. Portugal probará la semana laboral de cuatro días , El Salto, Yago Álvarez Barba, 26 de mayo de 2022
  119. Telefónica España amplía la semana laboral de cuatro días a toda la plantilla, aunque con reducción de sueldo, Público (España), 8 de junio de 2022
  120. Telefónica lleva meses probando la semana de cuatro días. Ha ido tan bien que la extiende a toda la plantilla, Xataka, 8 de junio de 2022
  121. Telefónica aprueba la jornada de cuatro días para la plantilla en España pero con reducción de sueldo, eldiario.es, Diego Larrouy, 8 de junio de 2022
  122. Reducción de jornada a 30 horas semanales sin reducción salarial: Análisis y perspectivas de la propuesta Archivado el 31 de agosto de 2013 en Wayback Machine., CNT, consultado 14/11/2013
  123. Es posible e imprescindible la reducción de la jornada laboral YA!!, 27/02/11, CGT Bizkaia
  124. A.M. Bernal; M.R. Alarcón; J.L. Gutiérrez, La Jornada Laborla de 6 horas, 1936, Memoria Libertaria, 2001
  125. a b «Frente de Izquierda: trabajar seis horas y repartir las horas de trabajo». izquierdadiario.es. 12 de agosto de 2017. Consultado el 14 de agosto de 2017. 
  126. Propuesta de reducción de la jornada laboral a 25 horas semanales, Interbarrios Economía, septiembre de 2013
  127. Propuesta de reducción de la semana laboral a 25 horas
  128. «21 horas. ¿Por qué una semana laboral más corta puede ayudarnos a todos a prosperar en el siglo XXI?, 13 de enero de 2010, NEF». Archivado desde el original el 12 de agosto de 2012. Consultado el 23 de noviembre de 2012. 
  129. «21 hours, NEF, 2011». Archivado desde el original el 29 de abril de 2013. Consultado el 20 de septiembre de 2012. 
  130. La esperanza de vida en el futuro. Claves para aumentar la esperanza de vida, Redes, RTVE, 6/6/2011
  131. Véanse, específicamente, los libros de André Gorz Crítica de la Razón Económica, Crítica de la razón productivista, Miseria del presente, riqueza de lo posible
  132. Fight for the Four-Hour Day, Jon Bekken, 1986, revisado en 2000]
  133. Véase pág. 119 y ss. en Rutger Bregman, Utopía para realistas, Salamandra, 2017, ISBN 978-84-9838-799-5
  134. García Escudero, Eduardo (25 de junio de 2017). «El regreso de la utopía». Amberes. Revista Cultural (eldiario.es). Consultado el 10 de octubre de 2017. 
  135. Enric Sanchis, Trabajo y paro en la sociedad postindustrial, Tirant Lo Blanch, Valencia, 2011, ISBN 978-84-9004-105-5, pag. 318-323
  136. a b c Peter Wilby, Taylorismo digital: la educación no impedirá que Occidente se empobrezca, 13/3/2011, Sin Permiso
  137. Philip Brown,Hugh Lauder,David Ashton, The Global Auction: The Broken Promises of Education, Jobs, and Incomes, Oxfor University Press, 2011, ISBN 978-0-19-973168-8
  138. La evolución del capital humano, Paul Krugman, El País, 28 de junio de 2013
  139. The Once (but No Longer) Golden Age of Human Capital, Nancy Folbre, The New York Times, 21 de junio de 2013
  140. Williams, Alex; Srnicek, Nick (28 de febrero de 2016). «Cinco razones para trabajar menos (o nada)». Sin Permiso. Consultado el 1 de marzo de 2016. 
  141. Mason, Paul (17 de febrero de 2016). «Automation may mean a post-work society but we shouldn't be afraid». The Guardian. Consultado el 1 de marzo de 2016. 
  142. Livingston, James (16 de diciembre de 2016). «A la mierda el trabajo». CTXT. Consultado el 4 de enero de 2016. 
  143. Alabao, Nuria (13 de enero de 2017). «Daniel Raventós “El trabajo no dignifica, dignifica la existencia material garantizada”». CTXT. Consultado el 7 de febrero de 2017. 
  144. Guzmán Bastida, Álvaro (1 de febrero de 2017). «Miya Tokumitsu, “Nos sentimos obligados a encarnar nuestro trabajo, que se convierte en nuestra identidad”». CTXT. Consultado el 7 de febrero de 2017. 
  145. El problema del trabajo, Traficantes de sueños, pág. 311-319
  146. Villena, Andrés (1 de febrero de 2017). «Pavlina Tcherneva: “La RBU acabaría sustituyendo muchos de los otros programas de bienestar”». CTXT. Consultado el 7 de febrero de 2017. 
  147. Reparto del Trabajo frente a la Renta Universal en la crisis del capitalismo, El Salto, Chema Berro, 28 de noviembre de 2018
  148. Que lo automaticen todo. Renta básica universal y un futuro sin trabajo, Retina, Elizabeth Duval.
  149. «Macri: "Vamos por el camino correcto"», Página/12, 9/7/16
  150. "Presentan un proyecto para reducir la jornada laboral a seis horas diarias" iprofesional, 10-09-2012
  151. "Recalde impulsa un proyecto para reducir la jornada laboral y recuperar el empleo" Infobae, 20/8/2013
  152. Número de Expediente 2540/17, Bloque: PJ Frente para La Victoria, Partido por el que ingresó: Alianza Frente para la Victoria, Período 10/12/2011 - 09/12/2017, sitio oficial del Senado de la Nación Argentina
  153. https://gestion.pe/mundo/congreso-chileno-aprueba-reduccion-de-jornada-laboral-a-40-horas-noticia/
  154. https://lpderecho.pe/proponen-jornada-laboral-siete-horas-diarias-cuarenta-dos-semanales-maximo/
  155. https://www.dw.com/es/latinoam%C3%A9rica-y-su-adicci%C3%B3n-al-trabajo/a-50278609
  156. Reducción de la jornada laboral y el camino hacia una mejor calidad de vida de los chilenos, radio.chile.cl, 1 de noviembre de 2021
  157. "Acorten la jornada laboral": la petición viral de una niña chilena a Boric para poder pasar más tiempo con su madre, publico.es, 24 de diciembre de 2021
  158. https://www.diarioconcepcion.cl/pais/2019/08/14/ocde-chile-aparece-entre-los-paises-con-mas-horas-de-trabajo-y-menor-productividad.html
  159. Datos de 1962.
  160. a b c Datos de 1983.
  161. a b Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas a2009
  162. Datos de 2008.
  163. Datos de 1961.
  164. Datos de 1992.
  165. Datos de 1996.
  166. Joan Sanchís (Compromís): “El debate de la reducción de jornada y la renta básica va a avanzar por inercia histórica”, El Salto, Yago Álvarez Barba, 22 de octubre de 2021
  167. After work: The Fight for Free Time, Helen hester y Nick Srnicek, editorial Verso, Londres, 2022.
  168. AFTER WORK: the fight for free, Helen Hester, VERSO, 2018, London, ISBN 978-1-78663-307-1
  169. "Derecho a la Pereza", Refutación del derecho al trabajo de 1848, Paul Lafargue, en abriraqui.net.
  170. El problema del trabajo, Traficantes de sueños