Realidad del consenso

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La realidad del consenso[1][2]​ es aquella que generalmente se acuerda que es una realidad, basada en un punto de vista de consenso.

La apelación al consenso surge del hecho de que los seres humanos no entienden o no están de acuerdo sobre la naturaleza del conocimiento o de la ontología, lo que a menudo hace que sea incierto lo que es real, dadas las grandes inconsistencias entre las subjetividades individuales.[3][4]​ Sin embargo, podemos intentar obtener algún tipo de consenso, con otros, sobre lo que es real. Podemos utilizar este consenso como una guía pragmática, ya sea asumiendo que parece aproximarse a algún tipo de realidad válida, o simplemente porque es más "práctico" que alternativas percibidas. Por lo tanto, la realidad de consenso se refiere a los conceptos acordados de realidad que la gente en el mundo, o una cultura o grupo, cree que son reales (o tratan como si lo fueran), usualmente basados en sus experiencias comunes como creen que son; cualquiera que no esté de acuerdo con esto a veces se dice que está "en efecto... viviendo en un mundo diferente".[5]

A lo largo de la historia, esto también ha planteado una cuestión social en cuanto a los efectos de una sociedad en la que todos los individuos no están de acuerdo en la misma realidad.

A veces se ha descrito o considerado a los niños como "inexpertos ante la realidad del consenso",[6]​ aunque se les describe como tales con la expectativa de que su perspectiva se irá acercando progresivamente a la realidad del consenso de su sociedad a medida que envejezcan.

Debate general[editar]

Al considerar la naturaleza de la realidad, existen dos enfoques amplios: el enfoque realista, en el que se cree que existe una realidad única, objetiva y global, independientemente de las percepciones de un individuo dado, y el enfoque idealista, en el que se considera que un individuo no puede verificar nada excepto su propia experiencia del mundo, y nunca puede conocer directamente la verdad del mundo independientemente de ello.

La realidad del consenso se puede entender estudiando la realidad construida socialmente, un tema dentro de la sociología del conocimiento. (Lea la página tres de La construcción social de la realidad por Peter L. Berger y Thomas Luckmann.

Considere este ejemplo: la realidad del consenso para las personas que siguen una religión teocéntrica en particular es diferente de la realidad del consenso para aquellos que siguen otra religión teocéntrica, o de aquellos que evitan las religiones teocéntricas en favor de la ciencia solamente, para explicar la vida y el universo.

En sociedades donde las religiones teocéntricas son dominantes, la comprensión religiosa de la existencia sería la realidad consensuada, mientras que la cosmovisión religiosa seguiría siendo la realidad no consensuada (o alternativa) en una sociedad predominantemente secular, donde la realidad consensuada se basa únicamente en la ciencia.

De esta manera, diferentes individuos y comunidades tienen visiones del mundo fundamentalmente diferentes,[7]​ con comprensiones fundamentalmente diferentes del mundo que les rodea, y de las construcciones dentro de las cuales viven. Así, una sociedad que es, por ejemplo, completamente secular y que cree que cada eventualidad está sujeta a la influencia metafísica tendrá realidades de consenso muy diferentes, y muchas de sus creencias sobre temas amplios como la ciencia, la esclavitud y el sacrificio humano pueden diferir en consecuencia directa debido a las diferencias en la naturaleza percibida del mundo en el que viven.

En ciencia y filosofía[editar]

Idealistas[editar]

Algunos idealistas (idealistas subjetivos) sostienen la opinión de que no hay una manera particular de ser las cosas, sino que la realidad personal de cada persona es única. Tales idealistas tienen una visión del mundo que dice que cada uno de nosotros creamos nuestra propia realidad, y aunque la mayoría de la gente puede estar de acuerdo en general (consenso) acerca de cómo es la realidad, pueden vivir en una realidad diferente (o sin consenso).[8]

Materialistas[editar]

Los materialistas pueden no aceptar la idea de que haya diferentes realidades posibles para diferentes personas, en lugar de diferentes creencias sobre una realidad. Así que para ellos sólo el primer uso del término realidad tendría sentido. Para ellos, alguien que cree lo contrario, cuando los hechos han sido debidamente establecidos, podría ser considerado delirante.

Consecuencias sociales[editar]

Puntos de vista sobre el término[editar]

La connotación del término "realidad consensual" suele ser despectiva: suele ser empleada por teóricos idealistas, surrealistas y otros antirrealistas que se oponen u hostiles a esta "realidad", con la implicación de que esta realidad consensual es, en mayor o menor medida, creada por quienes la experimentan. (La frase "realidad consensuada" puede ser usada más libremente para referirse a cualquier conjunto de creencias generalmente aceptadas. Sin embargo, hay quienes usan el término de manera aprobatoria para los beneficios prácticos de que todos estén de acuerdo en un conjunto común de suposiciones o experiencias.[9]

Aspectos sociales[editar]

Cantantes,[10]​ pintores, escritores, teóricos y otros individuos que emplean una serie de medios de acción han intentado oponerse o socavar la realidad del consenso, mientras que otros han declarado que la están "ignorando". Por ejemplo, Salvador Dalí pretendía con su método paranoico-crítico[11]​ "sistematizar la confusión gracias a una paranoia y a un proceso activo de pensamiento y ayudar así a desacreditar completamente el mundo de la realidad".[12]

Referencias[editar]

  1. "Reality by Consensus": An Analysis of the Metapragmatic and Therapeutic Dimensions of Vampiric Live Action Role-playing. Reviews Indiana University, 1998.
  2. Quantum Consciousness. By Lily Splane. Pg 51
  3. Women, Fire, and Dangerous Things: What Categories Reveal About the Mind. University of Chicago Press. 1987. pp. 259. ISBN 0-226-46804-6. «In summary, Putnam has shown that existing formal versions of objectivist epistemology are inconsistent; there can be no objectively correct description of reality from a God's eye point of view. This does not, of course, mean that there is no objective reality—only that we have no privileged access to it from an external viewpoint.» 
  4. Reason, Truth, and History. Cambridge: Cambridge University Press. 1981. 
  5. Hal's Legacy: 2001's Computer as Dream and Reality. MIT Press. 1998. p. 201. ISBN 0-262-69211-2. 
  6. When Toys Come Alive: Narratives of Animation, Metamorphosis, and Development. Yale University Press. 1994. pp. 228, note 14. ISBN 0-300-05645-1. 
  7. According to philosopher Ken Wilber. See Ken Wilber's book A Brief History of Everything.
  8. Kantian Reason and Hegelian Spirit: The Idealistic Logic of Modern Theology (en inglés). John Wiley & Sons. 16 de marzo de 2015. ISBN 9781119016540. 
  9. Zane Crawford. «ideotrope: consensus reality». Archivado desde el original el 28 de septiembre de 2007. Consultado el 19 de junio de 2007.  |autor= y |apellido= redundantes (ayuda)
  10. «Angel in America: Holcombe Waller's seraphic voice provides comfort during Troubled Times» (20). 19 de agosto de 2005. p. 37. Archivado desde el original el 24 de junio de 2007. Consultado el 21 de junio de 2018. 
  11. «DALI.UFFS.NET - Salvador Dali - Odjinud ...». Archivado desde el original el 7 de abril de 2007. Consultado el 7 de junio de 2007. 
  12. Bryan M. Papciak. «"Thank God I'm an atheist: "The surrealistic cinema of Luis Bunuel». Archivado desde el original el 25 de junio de 2007. Consultado el 19 de junio de 2007.  |autor= y |apellido= redundantes (ayuda)