Real Maestranza de Caballería de La Habana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Venera del emblema de la Maestranza de Caballería de La Habana.

La Maestranza de Caballería de La Habana (MCH), única establecida en una capital ultramarina, fue fundada en el año 1709, por inspiración del sevillano don Laureano de Torres Ayala (1649-1725), caballero de la Orden de Santiago y marqués de Casa Torres.

Las Reales Maestranzas de Caballería surgieron en varias ciudades andaluzas y levantinas durante el reinado de Don Carlos II, como corporaciones caballerescas privadas de carisma deportivo. La Corona las amparó porque a través de ellas se mejoraba la cría caballar, y se formaban futuros oficiales de Caballería de los Reales Ejércitos. La primera fue la de Ronda (creada en 1572), después la de Sevilla (1670), Granada (1686), Valencia (1690) en la península, y La Habana (1709) de ultramar. En una segunda etapa las Reales Maestranzas se establecieron como corporaciones oficiales puestas bajo autoridad regia, y dotadas de fuero y jurisdicción militar, dedicadas al fomento de la cría caballar como reserva de la Caballería. A partir de 1725 la Corona y el Estado otorgaron a las Maestranzas importantes privilegios que les significaron el reconocimiento legal, elevando y haciendo que se convirtieran en representativas corporaciones nobiliarias. La Real Maestranza de Caballería de Zaragoza nace desde la creación de la Cofradía de Caballeros e Infanzones bajo el auspicio de San Jorge, y se eleva a Maestranza por Fernando VII en 1819. Para ser admitido como Caballeros Maestrantes es requisito indispensable poseer pruebas que confieran nobleza.

Historia[editar]

En su constitución participaron nueve regidores habaneros cuya mayor parte eran capitanes de sus Milicias, de linajes muy ilustres allá y en la Península como el capitán don Lorenzo Prado y Carvajal, capitán de Milicias y sargento mayor de la plaza de La Habana; don Lope de Hoces y Córdoba, capitán de Infantería Española; don Esteban de Berroa y Ugarte; don José de Bayona Chacón; don Miguel de Coca y Aguilar; don Mateo de Cárdenas y Guevara; don Francisco González de Carvajal; don Félix Chacón y Castellón; y don Martín Recio de Oquendo. Entre varios autores ha crecido la teoría sobre finalidad de esta Maestranza vinculada a la ayuda de la colonia española en su defensa de los continuos ataques corsarios, en un periodo de turbulencias causado por la guerra de Sucesión peninsular y las amenazas de invasión inglesa. La Maestranza de la Habana adoptó desde el principio las ordenanzas de la de Sevilla, cuyo modelo seguía fielmente, aunque se introdujeron en trece artículos suplementarios algunas peculiaridades, para adaptarlas a la vida y costumbres locales, como consta del Libro de Acuerdos del Cabildo municipal de La Habana. El patronato celestial quedó encomendado a la Inmaculada Concepción y se exigió la más ilustre nobleza para pertenecer a ella, con el requisito añadido de la notoriedad distinguida. Se fijó el número de maestrantes en treinta, aunque permitiendo el ingreso de otros aspirantes. La sede se estableció en el convento de San Francisco, en cuya capilla celebraba sus actos la Cofradía de la Concepción el día de su festividad (tal y como lo hacían los maestrantes de Sevilla el día de la Virgen del Rosario). El cabildo municipal de la Habana la aprobó por unanimidad, un 25 de noviembre de 1709. Posteriormente también S.M. el Rey Don Felipe V, mediante Real Decreto de 26 de agosto de 1713. Después de unos años de inactividad, a principios de 1783, varios prohombres se propusieron solicitar su restablecimiento, proyecto que puso en ejecución en 1789, don Joaquín de Santa Cruz y Cárdenas, Conde de San Juan de Jaruco y gentilhombre de cámara de S.M., solicitando por escrito ante el Rey en Madrid, que permitiese restablecer la Maestranza bajo las reglas de 1713, y también;

que S.M. nombrase por Hermano Mayor de ella a la Persona Real que sea de su soverano agrado

Un primer informe redactado por el Consejo de Guerra en noviembre de 1789 fue favorable a la pretensión condal. Consecuentemente, el secretario de Estado de Guerra ordenó al recién nombrado gobernador de la isla, general don Luis de las Casas, que en cuanto desembarcase en La Habana comunicase al conde de San Juan de Jaruco y demás próceres interesados, que S.M. el Rey había aceptado el restablecimiento de la Maestranza. Sin embargo, desacuerdos posteriores con respecto al mando militar dejan a la Real Maestranza en una situación de “impasse” disminuyendo la documentación relativa a la Corporación de Caballería, por lo que se desconoce el desarrollo de su funcionamiento en los años posteriores. En la actualidad, un grupo de títulos y de próceres españoles, algunos con raíces en la isla caribeña, han restaurado esta Real Maestranza de Caballería de La Habana, como asociación sin ánimo de lucro, proponiéndose principalmente organizar corporativamente a la antigua nobleza española y cubana, especialmente la relacionada con la antigua Real Maestranza, pero abierta a los solariegos territorios hispano-americanos. A su advocación de Nuestra Señora la Purísima e Inmaculada Concepción, se ha añadido la de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre.

Inmaculada Concepción de los Venerables o Inmaculada Soult, hacia 1678, óleo sobre lienzo, 274 x 190 cm, Madrid, Museo del Prado.

Gobierno[editar]

Según se sigue y es especificado en sus Estatutos, se propone, principalmente, organizar corporativamente a la antigua nobleza, especialmente la relacionada con la Maestranza de Caballería de La Habana, pero al ser la única que se fundó en la América española, abierta a todos los antiguos territorios hispano americanos, que estuvieron bajo la tutela de la Corona española, manteniendo así una tradición varias veces centenaria. La Junta de gobierno de esta real corporación está formada actualmente por:

  • Teniente de hermano mayor
  • ViceTeniente de hermano mayor
  • Hermano Secretario General
    • Excmo. Sr. D. Manuel María Rodríguez de Maribona y Dávila
  • Hermano Vicesecretario General
    • Ilmo. Sr. D. Alfredo José Leonard y Lamuño de Cuetos
  • Hermano Fiscal
  • Hermano Hermano archivero
    • Ilmo. Sr. D. Manuel Ruiz de Bucesta y Álvarez
  • Delegado en Miami
    • Ilmo. Sr. D. Luís de la Vega y de Cárdenas
  • Delegado en Bostón
    • Ilmo. Sr. D. Bernardo Pérez de Buerres Ramírez
  • Delegado en Puerto Rico
    • Ilmo. Sr. D. José Octavio Busto e Iñiguez

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • LOHMANN VILLENA, Guillermo “Los americanos en las órdenes nobiliarias (1529-1900)”. Madrid, C.S.I.C., 1947, Tomo I, págs. 30 y ss.
  • ROMERO DE TERREROS, Manuel “La Real Maestranza de Nueva España”, Anales del Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía (cuarta época), Tomo V, n.º 2 (México, 1927), págs. 516-521.
  • SALCINES DE BLANCO LOSADA, Dagmar “La Real Maestranza de Caballería de la Habana”. XXV años de la Escuela de Genealogía, Heráldica y Nobiliaria. Revista Hidalguía. Madrid 1985.
  • XIMENO, José Manuel “Los caballeros maestrantes de La Habana”, Revista de la Biblioteca Nacional. Tomo IV, n.º 4 (La Habana, 1953), págs. 111-127.

Enlaces externos[editar]