Real Audiencia de Panamá

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Audiencia y Cancillería Real de Panamá en Tierrafirme fue un tribunal de apelaciones de la Corona española creado mediante real cédula del 26 de febrero de 1538 por el emperador Carlos I (Carlos V) y suprimido definitivamente en 1752.

Fue la tercera audiencia de América. En su territorio jurisdiccional inicial se incluían las provincias de Tierra FirmeVeragua Real, el ducado homónimo, Castilla de Oro y Nueva Andalucía con la gobernación de Cartagena y la de Santa Marta— y todos los territorios que comprenden desde el estrecho de Magallanes hasta el golfo de Fonseca (las provincias del Río de la Plata, Chile, Perú, el Reino de Quito y la gobernación de Nicaragua), hasta que en 1542 fue creada la Real Audiencia de Lima, instalada en 1543, que suplantó a la de Panamá en la jurisdicción sobre la mayor parte de América del Sur.

Primera instalación[editar]

La real cédula del 26 de febrero de 1538 expresaba que su territorio jurisdiccional era:[1]

... de la provincia de Tierra Firme llamada Castilla del Oro y provincias del rio de la Plata, y el estrecho de Magallanes a Nueva Toledo y Nueva Castilla llamada Perú, e rrio de San Juan Nicaragua e Cartagena, e Ducado de Carabaro y otras qualesquier yslas e provincias ansi por la mar del sur como por la mar del norte.

Su instalación tuvo lugar a principios de 1539 en la ciudad de Panamá, al llegar los oidores Francisco Pérez de Robles, Lorenzo Pérez de la Serna, Pedro de Villalobos y el licenciado Alonso de Montenegro.

Una real cédula del 23 de mayo de 1539, separó la provincia de Nicaragua de la jurisdicción de la Real Audiencia de Santo Domingo, y la agregó a la jurisdicción de la Real Audiencia de Panamá.[2]

Rodrigo de contreras nuestro governador de la prouincia de nicaragua... en lo que dezis sobre a qual de las abdiencias de la nueva españa o la española obedeçera esa governaçion, porque como avreis sabido hemos mandado proveer de otra nuestra abdiencia en la çibdad de panama y por vna prouisyon mandamos quesa prouincia obedeçiese a la dicha abdiencia de panama proveereis que asy se haga y que en todo se cumpla y execute lo que por la dicha nuestra abdiencia fuere mandado conforme a la dicha nuestra provision.

Su presidente fue Francisco Pérez de Robles, quien reemplazó al gobernador Pedro Vázquez de Acuña en las funciones de gobierno colonial y la administró hasta 1543, ya que el 20 de noviembre de 1542 se creó la Real Audiencia de los Confines de Guatemala y Nicaragua y se ordenó la extinción de la Real Audiencia de Panamá:[3]

...porque de aquí adelante no ha de haber Abdiencia en Panamá. Otrossí mandamos que se ponga una Abdiencia rreal en los confines de Guatimala y Nicaragua.

Durante la existencia de la Real Audiencia de Panamá se realizaron diversas expediciones con fines exploratorios y de descubrimiento de nuevos territorios. Sin embargo, la administración de Pérez de Robles fue caracterizada por su corrupción, lo que ocasionaba situaciones desastrosas que eventualmente condujeron a su juzgamiento y destitución.

El mando fue asumido por Pedro Ramírez de Quiñones, quien fungió como juez residenciario en el proceso contra Pérez de Robles. Recibió el título de Corregidor de Panamá y Nombre de Dios, bajo la autoridad de la Audiencia de los Confines.

Segunda instalación[editar]

El 8 de septiembre de 1563 el rey dictó una real cédula que volvió a ordenar el traslado de la audiencia a Panamá, cerrando la de Guatemala, cuya gobernación fue agregada a la Real Audiencia de México. Las labores de traslado estuvieron a cargo del licenciado Lope García de Castro. Finalmente, se reinstaló la Real Audiencia el 15 de mayo de 1565, para lo cual se nombró como presidente provisional de la misma al Doctor Manuel Barrios de San Millán, hasta la llegada del titular, licenciado Alonso Arias de Maldonado. La jurisdicción de la Real Audiencia de Panamá comprendía desde el puerto de Buenaventura (Colombia) hasta el Golfo de Fonseca (Nicaragua).[4]

Por quanto Nos, entendiendo que ansí cumple a nuestro servicio, havemos acordado de mandar que se mude y pase la Audiencia Real que reside en la ciudad de Santiago, de la provincia de Guatemala, a la ciudad de Panamá, que es en la provincia de Tierra-Firme, y havemos mandado que el nuestro Presidente y oydores de la dicha Audiencia vayan luego a residir y residan en la dicha ciudad de Panamá, y usen y exerzan en la Audiencia Real della los dichos sus oficios, en los límites que por Nos les serán señalados; y los que es nuestra voluntad que la dicha Audiencia tenga, son los siguientes: — El Nombre de Dios y su tierra, y la ciudad de Nata y la suya, y la governacion de Veragua; y por la mar del Sur, la costa arriba hacia el Perú, hasta el puerto de la Buena Ventura, exclusive, y la costa abaxo hacia Nicaragua, hasta la bahía de Fonseca, exclusive; y la tierra adentro, toda la provincia de Nicaragua y de Honduras, hasta el lugar de Xeréz de la Frontera inclusive, y por la mar del Norte hasta el río de la Ula exclusive; por manera que se ha de hechar una raya de la bahia de Fonseca hasta el rio de Ula, y de esta raya hacia Panamá ha de ser distrito de la dicha Audienda de Panamá, ansí por la tierra como por las costas del Sur y del Norte; y dende la dicha raya hacia la Nueva España, incluyendo la villa de Gracias a Dios y Sant Gil de Buena vista, de la provincia de Honduras, ha de ser dístricto del Audiencia Real de la dicha Nueva España, ansí la tierra adentro como las costas del mar del Sur y del Norte; y desde la dicha ciudad del Nombre de Dios, por la costa hacia Cartagena, ha de tener ansí mismo por districto la dicha Audiencia de Panamá, hasta el rio de Daríen, exclusive...

Tras peticiones del regidor Francisco del Valle Marroquín y de Bartolomé de las Casas, O.P., el rey Felipe II emitió la real provisión del 28 de junio de 1568, ordenando el restablecimiento de la Audiencia de Guatemala, que asume la jurisdicción de los territorios ubicados entre las actuales Chiapas y Costa Rica, afectando la jurisdicción de la Audiencia de Panamá.

Sepades que para la buena governacion dessas dichas tierras y administración de nuestra Justicia en ellas, havemos acordado de tornar a probeer de nuestra Audiencia y Chancillería Real que resida en esa provincia de Guatimala en la ciudad de Santiago della...

Por una real cédula del rey Felipe III, del 19 de julio de 1614, se ordenó "Que el Presidente de Panamá obedezca al Virrey del Perú, y tenga con él ordinaria comunicación, y le esté subordinado en gobierno, guerra y hacienda."

La Recopilación de Leyes de Indias del 18 de mayo de 1680, en Ley IV (Audiencia y Chancilleria Real de Panamá en Tierrafirme) del Título XV (De las Audiencias y Chancillerias Reales de las Indias) del Libro II, recoge los límites y los funcionarios de esta Audiencia:[5]

En la Ciudad de Panamá, de el Reyno de Tierrafirme, resida otra nuestra Audiencia y Chancilleria Real, con vn Presidente, Governador y Capitan General: quatro Oidores, que también sean Alcaldes de el Crimen: vn Fiscal: vn Alguazil mayor: vn Teniente de Gran Chanciller: y los demás Ministros y Oficiales necessarios: y tenga por distrito la Provincia de Castilla del Oro, hasta Portobelo y su tierra: la Ciudad de Nata y su tierra: la Governacion de Veragua: y por el Mar del Sur, ázia el Perú, hasta el Puerto de la Buenaventura, exclusivé: y desde Portobelo, ázia Cartagena, hasta el rio de Darien, exclusivé, con el Golfo de Vrabá y Tierrafirme, partiendo terminos por el Levante y Mediodia con las Audiencias de el Nuevo Reyno de Granada, y San Francisco del Quito: por el Poniénte cõ la de Santiago de Guatemala: y por el Septentrion y Mediodia cõ los dos Mares del Norte y Sur. Y mandamos, ‘q el Governador y Capitan General de dichas Provincias y Presidente de la Real Audiencia de ellas, tenga, vse y exerça por si solo el govierno de la dicha Provincia de Tierrafirme, y de todo el distrito de la Real Audiencia, assi como le tienen los Virreyes de las Provincias del Perú, y Nueva España, y provea y despache solo todas las cosas y negocios, que se ofrecieren, tocantes al govierno, y los Oidores no se entrometan en lo que á esto tocare, ni el dicho Presidente en las que fueren de justicia, y firme con los Oidores lo que proveyeren, sentenciaren y despacharen. Otrosi mandamos, que quando nuestros Virreyes del Perú proveyeren, como tales, algunas cosas en materias de govierno, guerra y administración de nuestra Real hazienda, y dieren algunos despachos sobre esto para el Presidente y Oidores de nuestra Real Audiencia de Panamá, los guarden, y hagã guardar y cumplir en todo y por todo, segun y como en ellos se ordenare, sin remission alguna.

Tercera instalación[editar]

Nuevamente fue suprimida por orden del 27 de mayo de 1717 que creó el virreinato de Nueva Granada:

... he resuelto por mi real decreto de 29 de abril de este presente año que se establezca y ponga Virrey en la Audiencia que reside en la ciudad de Santafé, nuevo reino de Granada, y sea gobernador y capitán general y presidente de ella... y he mandado también al expresado don Antonio de la Pedrosa y Guerrero que pase á la ciudad de San Francisco de Quito, y extinga y suprima la Audiencia que reside en ella, y pasando asimismo á la ciudad de Panamá, extinga y suprima también la Audiencia que allí hay, en inteligencia de que el territorio y jurisdicción comprendido en ella, desde luégo agregó al Virrey, Audiencia y tribunal de cuentas de Lima, (...) Fecha en Segovia á 27 de mayo de 1717.- Yo el Rey.[6]

Para entonces el presidente José Hurtado y Amézaga fue separado de su cargo y el istmo quedó bajo la autoridad del virreinato y la Audiencia del Perú (Lima), lo que ocasionó problemas internos y una situación de desgobierno.

A instancias del cabildo eclesiástico de Panamá, mediante cédula de 21 de julio de 1722 mandó la Corona restablecer la Audiencia de Panamá, considerando las dificultades que para el buen gobierno originaba la distancia entre la colonia y las autoridades del Perú, de las cuales dependía. La audiencia quedó restablecida con loa límites anteriores y tal como había existido en la época de su primera erección: con un presidente, cuatro oidores y un fiscal. Con la investidura de presidente de la audiencia y el cargo además de comandante general de Tierra Firme, Jerónimo Badillo ejerció el mando hasta fines de 1723 en que murió.

El 5 de noviembre de 1723 fue suprimido el virreinato de Nueva Granada,[7] pero el 20 de agosto de 1739 fue restablecido incluyendo el distrito de Panamá:

... Provs. que he resuelto agregar a ese Virreinato, que son las... Provincias de Panamá, Portovelo, Veragua y el Darién con todas las ciudades, villas y lugares, y los puertos, bahías, surgideros, caletas, y demás pertenicientes a ellas en uno y otro mar y tierra firme... que subsistan las Audiencias de Quito y Panamá como están; pero con las misma subordinación y dependencia del Virrey, que tenían las demás subordinadas en los Virreinatos del Perú y Nueva España en orden a sus respectivas Virreyes y que los recursos en lo contencioso de todo el referido territorio permanezcan como eran y vayan a sus respectivas Audiencias. Que haya de haber tres comandantes Generales para todos estos distritos, los cuales siendo súbditos del Virrey, como los demás, han de tener superioridad respecto de otros: y éstos han de ser el Gobernador, Presidente de Panamá, comandante del de Portovelo, Darién, Veragua y Guayaquil.

Debido a problemas económicos en Tierra Firme el 20 de junio de 1751 la Corona ordenó la extinción definitiva de la Real Audiencia de Panamá, pasando su jurisdicción a la de Lima. Se creó en Panamá un gobierno militar dependiente del virreinato de Nueva Granada, la Comandancia General de Tierra Firme, con la misma extensión que tenía la Audiencia de Panamá, es decir, las provincias de Panamá, Darién, Veraguas y Portobelo.

... que se gobiernen estas Provincias por medio de un Gobernador militar y un Theniente de Rey, con un asesor Letrado Auditor de la Gente de Guerra.

El 19 de julio de 1751 otra real cédula ordenó pasar la jurisdicción del territorio a la Audiencia de Santafé.

Referencias[editar]

  1. Y las mulas no durmieron: los arrieros en Costa Rica, Siglos XVI al XIX. Pág. 132. Autor: Carlos Molina Montes de Oca. Publicado por: EUNED, 2005. ISBN 9968313858, 9789968313858
  2. Real Cédula contestando carta del 10 de julio de 1538 al Gobernador de Nicaragua, Rodrigo de Contreras. Toledo, 23 de mayo de 1539.
  3. Las presidencias-gobernaciones en Indias (siglo XVI). pág. 15. Autor: Fernando Muro Romero. Publicado por: Editorial CSIC - CSIC Press, 1975. ISBN 8400042336, 9788400042332
  4. Pares
  5. Recopilación de las Leyes de Indias (1680). Titulo Quince. De las Audiencias y Chancillerias Reales de las Indias. [1]. 
  6. Contestación de Venezuela al alegato de Colombia, pág. 423 al 425. Autor Julián Viso. Publicado por Est. Tipográfico de los Sucesores de Rivadeneyra, 1884
  7. «Se suprime el recién creado Virreinato de la Nueva Granada». Biblioteca Luis Ángel Arango. Archivado desde el original el 25 de noviembre de 2015. Consultado el 5 de agosto de 2012. 

Véase también[editar]