Rasputín y la zarina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Rasputín y la zarina (en inglés, Rasputin and the Empress) es una película estadounidense de 1932 dirigida por Richard Boleslawski y protagonizada por Lionel Barrymore como Grigori Rasputín, Ethel Barrymore como Alejandra Fiódorovna Románova y John Barrymore como el príncipe Chegodieff.

El personaje del príncipe Chegodieff está inspirado en el príncipe Félix Yusúpov y la princesa Natasha está inspirada en la princesa Irina Alexándrovna. La cinta insinúa que Rasputín violó a Natacha, hecho que no ocurrió y produjo que los príncipes representados por la abogada Fanny Holtzmann demandarán a Metro-Goldwyn-Mayer por difamación e invasión a la privacidad. Los príncipes ganaron el juicio, por el que recibieron 127.373 dólares en un juzgado inglés y 250.000 dólares en un acuerdo extrajudicial con la MGM. Adicionalmente se eliminó la escena de la disputa y se retiró la cinta de circulación. En consecuencia todas las películas producidas después de esto llevan el aviso legal: «Los personajes y hechos retratados en esta película son completamente ficticios. Cualquier parecido con personas verdaderas, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia».

Argumento[editar]

La cinta, narra una historia altamente ficticia que tiene lugar en el Imperio ruso durante los últimos años del reinado del Nicolás II de Rusia (Ralph Morgan) y la Zarina Alejandra (Ethel Barrymore). El príncipe Alexei, heredero del trono, es amado por la gente pero tiene hemofilia, y una leve caída resulta ser potencialmente mortal. El príncipe Paul (John Barrymore), ha estado preocupado durante mucho tiempo por la difícil situación de la gente común y sabe que se está gestando una revolución. Cuando el médico real Dr. Remezov (Edward Arnold) no puede detener el sangrado del niño y la princesa Natasha (Diana Wynyard), la dama de honor de Alexandra y la prometida de Paul, recomienda a un sanador llamado Grigori Rasputín (Lionel Barrymore). Este convence a la emperatriz desesperada de que ha sido enviado por Dios para curar al niño. A solas con Alexei, hipnotiza al niño y alivia su agonía; pero también gradualmente convierte a Alexei en un esclavo de su voluntad.Con la influencia que ahora ejerce sobre los padres del príncipe, Rasputin comienza a reemplazar a los miembros del gobierno por sus propios hombres.

El príncipe Paul teme que las acciones de Rasputin provoquen la caída del imperio. Sin embargo, incluso Natasha cree en Rasputin. Ella le advierte que Paul intentará matarlo. Paul le dispara, pero Rasputín sale ileso: ha tomado la precaución de llevar una coraza de metal oculta. Nicolás obliga a Paul a renunciar a su cargo cuando admite que intentó asesinar al hombre. Cuando Alemania emite un ultimátum exigiendo que Rusia deje de movilizar a su ejército por la crisis entre Austria-Hungría y Serbia, Nicolás y sus asesores están divididos. Rasputin lo convence de rechazar el ultimátum, lo que los conduce a la Primera Guerra Mundial. Finalmente, Rasputin comienza a hacer sutiles avances sobre la Gran Duquesa María (Jean Parker), la hija de Alexandra. Cuando Natasha se entera, se pone furiosa y grita que irá con la Emperatriz. Rasputin la domina y la pone en un trance profundo. La Emperatriz entra fortuitamente a la habitación en ese momento, lo que le permite a Natasha recuperar su ingenio y contar lo que vio. Cuando no es capaz de sacudir la fe de Alexandra en Natasha, Rasputin cuenta de la forma en que ahora es efectivamente zar. Desesperada, la Emperatriz envía a buscar a Pablo. Él le asegura que sabe qué hacer.

En una gran fiesta en la que Rasputín es el invitado de honor, reconoce que el criado que le ha estado trayendo sus pasteles tradicionales favoritos de Tobolsk trabaja para Paul. Inmediatamente sospechoso, Rasputin hace registrar la casa. Rasputín está ansioso por eliminar él mismo a su enemigo más implacable; lleva a Paul al sótano a punta de pistola. Una vez que están solos, Paul se burla de Rasputín y le dice que los pasteles estaban llenos de veneno. Luego salta sobre Rasputín y lo golpea hasta dejarlo inconsciente. Sin embargo, Rasputín se niega a morir. Cubierto de sangre, se levanta y camina hacia Paul, gritando que si muere, Rusia morirá. Paul finalmente lo arrastra a la nieve y lo arroja al río para que se ahogue. Inmediatamente, Alexei se libera de su trance hipnótico y abraza a su madre. Nicholas se ve obligado a exiliar a Paul, ya que los secuaces de Rasputin todavía están en el poder. Sin embargo, la última profecía del viejo charlatán se hace realidad, cuando el Zar es derrocado y fusilado con toda su familia por los bolcheviques.

Reparto[editar]

Producción[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]