Randy Gardner

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Randy Gardner
Información personal
Nombre en inglés Randy Gardner Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 19 de octubre de 1946 (72 años y 63 días)
Nacionalidad Estadounidense Ver y modificar los datos en Wikidata
Características físicas
Altura 5 ft 11 in (1,82 m)

El estadounidense Randy Gardner (1946) tiene el récord documentado científicamente de ser el ser humano que ha durado más tiempo despierto sin ningún tipo de estimulantes. En 1964, con 17 años de edad y estudiante del instituto Alta en San Diego, California, Gardner se quedó despierto durante 264 horas (once días), rompiendo el récord anterior de 260 horas en poder de Tom Rounds de Honolulu.

Detalles[editar]

Por ese entonces el récord de permanecer despierto lo tenía un hombre de Honolulu, Tom Rounds, quien había estado sin dormir durante 260 horas. Superarlo parecía una tarea difícil para cualquiera; pero no para Randy, que decidió sobrepasar esa cifra, simplemente por diversión.

Naturalmente, su reto llamó la atención de muchos neurocientíficos, que vieron en él la posibilidad de estudiar la evolución de la salud de una persona que pasa varios días de privación de sueño.

Hasta el momento no se había podido hacer ningún estudio similar. Se conoce que las ratas fallecen después de 3 o 4 semanas de privación de sueño y que las personas con el trastorno conocido como insomnio familiar fatal lo hacen en un periodo similar, pero en ese momento no había bibliografía sobre los efectos sobre la salud de este tipo de prácticas.

Por eso, en el momento en que el cronómetro comenzó a medir la hazaña de Randy, un equipo de neurocientíficos, encabezado por el doctor William Dement, comenzó a monitorear sus signos vitales y a escribir un informe detallado sobre su evolución

En éste se narra que apenas durante las primeras horas de privación el joven comenzó a mostrarse malhumorado y de movimientos torpes, pero eso no era lo peor, ya que poco después comenzaron los delirios, durante los cuales creía ser un conocido jugador de fútbol americano.

Además se reportaron también alucinaciones visuales y problemas de concentración; aunque, curiosamente, Dement aseguró que el décimo día el joven fue capaz de ganarle una partida de Pinball. Sin embargo, después de quince horas de sueño se sometió a Randy a un chequeo médico que demostró que no le habían quedado secuelas, ni físicas ni psíquicas.

Véase también[editar]

Referencias[editar]