Ramón de la Sota

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Ramón de la Sota y Llano (Castro Urdiales, Cantabria, 20 de enero de 1857-Guecho, el 17 de agosto de 1936) fue un empresario naviero, abogado y político español, miembro del Partido Nacionalista Vasco (PNV) y una de las mayores fortunas de su época. El rey Eduardo VII del Reino Unido le otorgó el título honorífico de caballero y se hizo llamar constantemente «sir Ramón de la Sota». No obstante, para poder usar el título de "Sir" hay que ser ciudadano británico o de la "Commonwealth".

Biografía[editar]

Hijo de Alejandro de la Sota y Alejandra de Llano, naturales de Portugalete, nació en Castro Urdiales (Castilla la Vieja) el 20 de enero de 1857. El episodio de su nacimiento en una villa de la provincia de Santander ha sido utilizado con escarnio por sus detractores para ridiculizar la afinidad de Ramón de la Sota con el nacionalismo vasco. Y, en realidad, no deja de ser un episodio menor y sin el fundamento que han querido darle estos, pues, como veremos, el solar tanto de los Sota como de los Llano se encontraba en el corazón de Las Encartaciones de Vizcaya,[1]​ concretamente en San Julián de Musques.

Vivió sus primeros años en la casa familiar sita en San Julián de Musques (Vizcaya) y en 1868, antes de estallar la Segunda Guerra Carlista, se traslada a Bilbao para estudiar en el Instituto Vizcaíno y posteriormente a Madrid donde finaliza la carrera de Derecho en la Universidad Central de Madrid, regresando a Bilbao para iniciar su actividad profesional y contrae matrimonio con Catalina de Aburto, hija de unos comerciantes de dicha ciudad.

Su abuelo, Félix Joaquín de la Sota y Llano nació en 1755 en San Julián de Musques, y fue en 1804 Diputado General del Señorío de Bizkaia; en 1804 Apoderado de Portugalete en la Juntas Generales, juntas en las que se trató del Puerto de la Paz, con la consiguiente zamacolada; y en 1812 y 1818 fue alcalde de Portugalete [6].

Actividad empresarial[editar]

El inicio de su fortuna comienza en el año 1881 cuando forma una sociedad con su primo carnal Eduardo Aznar y de la Sota, Marqués de Berriz. Esta sociedad inicialmente se dedica a la minería y a la exportación de hierro.

Este comercio afloró con el Concierto económico de 1878 y la supresión foral, que impedía hasta ese momento la exportación de hierro, motivo por el que, según diversos autores, el sector empresarial aprobó esta modificación legislativa. No era el caso de de la Sota que criticó duramente la abolición foral y se enfrentó por ello al empresariado local.

En el año 1886 fue uno de los impulsores de la Cámara de Comercio vizcaína. Entre 1886 y 1900 la sociedad crea las compañías mineras de Setares (Cantabria),[2]Sierra Alhamilla (Almería) y Menera (Teruel)[3]​ convirtiéndose en una referencia de ese sector.

En 1900, también junto a su primo, fundó la Compañía "Astilleros Euskalduna" para la construcción de buques con un capital de ocho millones de pesetas y en 1901 la Compañía de Seguros "La Polar" con sucursales en París, Londres, Nueva York, Róterdam.

En 1902 realizan construcciones ferroviarias en el Puerto de Sagunto (Valencia).[7]

Amplían su negocio al transporte marítimo fundando en 1906 la gran empresa naviera "Sota y Aznar" tras la fusión de las veinticinco compañías (de un sólo barco cada una) con que contaban ambos socios.

Entre los años 1914 y 1918, en plena Primera Guerra Mundial, resurge económicamente, a pesar de sufrir los ataques de los submarinos alemanes[4]​ perdió por efecto de los torpedos de los submarinos alemanes unos veinte cargueros (un total de 50.000 toneladas de registro bruto), por su arriesgada apuesta de colaboración con el Almirantazgo inglés, al que arrendó parte de la flota. Por ello el Gobierno británico le concedió el 9 de marzo de 1921, el título de " Knight Commander of the Order of the British Empire" por ser "buen amigo de Inglaterra y sus nacionales". El cónsul británico en Bilbao, Madden, destacó en la ceremonia en la que le fue impuesta la orden, el 29 de abril de este mismo año, que "los buques del señor Sota, con sus valientes tripulaciones, se hacían a la mar cargados con minerales para Inglaterra, desafiando la campaña submarina".

También participó en los bancos de Bilbao y de Vizcaya (posteriormente fusionados en el BBV) y en los sectores ferroviario y eléctrico.

Entre las claves fundamentales de su fortuna, una de las mayores de Europa, se señalan:

  • La dirección vertical y centralizada de todo el proceso productivo (extracción, construcción naval, transporte, comercialización, aseguramiento, financiación...) tal y como hoy se configuran las principales multinacionales.
  • La dirección personal colegiada de los fundadores en la que pocas veces contaron con socios minoritarios para la realización de sus actividades.
  • La reinversión de sus activos en una expansión constante.
  • La apuesta por situaciones de riesgo aunque en algún caso resultó fallida (como en la "Compañía Siderúrgica del Mediterráneo").
  • La internacionalización que le permitió eludir el proteccionismo impuesto a partir de 1891.

Actividad política[editar]

Opuesto como se ha citado a la abolición foral, forma parte de la sociedad fuerista «Euskalerria», siendo conocidos sus miembros como los "euskalerriakos", y es Diputado Provincial entre 1888 y 1892.

A la muerte de Fidel Sagarminaga y de Epalza, preside la sociedad y, habiendo iniciado ya Sabino Arana su actividad política, éste critica duramente a esta sociedad por no ser suficientemente nacionalista, acusándola de connivencia con los abolicionistas del Fuero y denominándolos "fenicios" por anteponer su patrimonio a la causa nacionalista. Posteriormente ambas posturas acercan sus posiciones y en 1898, las dos tendencias se reúnen, inaugurando conjuntamente, en 1899, el "Centro Vasco".

Uno de los motivos de esta unión fue el desastre colonial español de 1898 que puso en evidencia para la tradicional oligarquía que al aliarse con el régimen de la Restauración, se podía aprovechar del proteccionismo.

Sota aporta solidez económica al PNV y así participa económicamente en "El Correo Vasco" con el 20,4 % del capital, formando su ejecutiva junto con Sabino Arana.

En 1918 fue elegido Diputado a Cortes por el distrito de Balmaseda apartando del cargo al político liberal Gregorio de Balparda, abonando de su cuenta, como era costumbre en la época, los gastos electorales de la campaña.[5]​ En las elecciones celebradas el 24 de febrero obtuvo 6 095 votos de un total de 10 730 emitidos.[6]

Conminó Víctor Pradera al diputado electo por Balmaseda, ausente del Congreso de los Diputados, para que declarara que amaba a España como su Patria y que no tenía más patria que la española. La petición debía quedar sin respuesta. Sota había dicho:

«...Tenemos que elegir mandatarios para un organismo extraño, para las Cortes españolas de Madrid. Los diputados vascos que a ellas llevemos deben saber que son extranjeros en esas Cortes, que no van a ellas a defender los intereses de España, sino los sagrados de su patria: Euzkadi...»[7]

Sota se basa en el catalanismo de Cambó para crear un partido democrático, moderno, moderado, pragmático, laico y autonomista lo que originó no pocas ficciones internas con los sectores que reivindicaban el purismo aranista, dando lugar a una escisión que posteriormente se recondujo. Debido a ese pragmatismo descentralizador, impulsó la creación de un "Estatuto Vasco" que finalmente sería concedido, ya iniciada la Guerra Civil Española.

Fruto de su política fue la consecución de la hegemonía política en Vizcaya tanto en las elecciones municipales de 1917, como en las generales de 1918, hasta la llegada de la dictadura de Primo de Rivera, que impidió la participación política del PNV.

La polémica tras su fallecimiento[editar]

El colapso del frente Norte se ve próximo y es conminado a exiliarse por correr grave peligro él y su familia.[8][9]

Fallece en Guecho el 17 de agosto de 1936 poco después del inicio de la Guerra Civil Española. Tres años después de su muerte, el Tribunal de Responsabilidades Políticas le condenó al pago de una multa de cien millones de pesetas por "conspiración para la rebelión militar", por lo que sus cuantiosos bienes fueron embargados, entre otros los 40 barcos de sus compañías que se utilizaron para evacuar Bilbao.[10]​ Los beneficiarios de esta operación política fueron los herederos de su antiguo socio y primo, que adquirieron dichas propiedades.[11]​ Las buenas relaciones entre los Aznar y los Sota habían desaparecido a raíz de la crisis industrial de los años 30 y las diferencias ideológicas entre ambas familias.

Sus herederos fueron parcialmente indemnizados mucho tiempo después y devueltas algunas de sus propiedades pese a haber tenido que abonar grandes sumas en concepto de "multa derivada de responsabilidades políticas".[12]

Una de esas propiedades, concretamente el Palacio de Ibaigane, es desde 1988 la sede del Athletic Club.

Sus descendientes[editar]

La familia Sota mantuvo una gran importancia en la sociedad vasca.

Su hijo, Ramón de la Sota y Aburto nació en Guecho en 1887 y falleció en 1978 en el exilio. Fue un político y financiero vizcaíno. En 1912 termina la carrera de ingeniería naval e hidráulica en el célebre King's College de Londres. Allí tomó contacto con las corrientes sociales, políticas y culturales del mundo, recibiendo una educación claramente inglesa. Vuelve a Bilbao en 1913, donde toma contactos con el Partido Nacionalista Vasco, al que se afilia. En 1917 es elegido diputado por el distrito de Balmaseda, y más tarde fue el primer presidente del PNV en la Diputación de Vizcaya (1917-1919).[13]​ Fue cofundador de la Junta de Cultura Vasca, bajo cuyos auspicios se creó Euskaltzaindia, la Orquesta Sinfónica de Bilbao. los museos Arqueológico y de Pintura, y se organizó el Primer Congreso de Estudios Vascos de Oñati I Congreso de Estudios Vascos (Oñati, 1 de septiembre de 1918). En el centro, Ramón de la Sota (presidente de la Diputación de Vizcaya), el rey Alfonso XIII y el jefe de los Mikeletes. Dimitió de su cargo de diputado a finales de 1925.[14]

Su sobrino Rafael Aburto fue un arquitecto monumentalista.[15]

Sus nietos:

  • Ramón de la Sota Mac Mahon, responsable de los "Servicios Vascos" del exilio vasco en Argentina.[16]​ Durante la Segunda Guerra Mundial perteneció a Cuerpo de Marines de los Estados Unidos de (sargento del 3.er Batallón de Ingenieros). Tomó parte en la batalla de Guadalcanal recibiendo dos condecoraciones y el "Purple Heart" y la "Silver Cross". Más tarde, al dejar los marines, ingresó en la OSS, organización de espionaje norteamericano, llegando a Argentina para luchar contra los agentes secretos nazis. Al reconocer años después los EE. UU. al régimen franquista, devolvió ambas condecoraciones y su pasaporte Americano al Pentágono.[17]
  • Patrick de la Sota Mac Mahon, presidente de la Cámara de Comercio de Bilbao, Presidente de la Fundación Museo Marítimo Ría de Bilbao.
  • Ramón de la Sota Zorraquin, exmiembro del Bizkai-Buru-Batzar. Senador electo por el PNV en 1979.[18]
  • Manuel Belakorta y Ramón Belakorta, delegados del Gobierno Vasco en Nueva York.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Torres Villanueva, Eugenio (1998). Ramón de la Sota 1857-1936: Un Empresario Vasco. LID. p. 13. 
  2. Vidamarítima.blogspot.com
  3. Todotrenes.com
  4. Wordpress
  5. Iñaki Anasagati blog
  6. Signatura:A.C.D. Serie documentación Electoral:129 nº 47
  7. Carlos Guinea Suárez, Víctor Pradera, Madrid 1953 [1]
  8. Basquechildren.org
  9. Iñaki Anasagati blog
  10. Guiabizkaia.com
  11. Elcultural.es
  12. Euskadi.net
  13. [2]
  14. [3]
  15. Gara.net
  16. Blog.eitb24.com
  17. [4]
  18. [5]

Bibliografía[editar]

  • Eugenio Torres Villanueva.- "Ramón de la Sota: La contribución de un empresario vasco a la modernización económica y política de la España de la Restauración" Espacio, tiempo y forma. Serie V, Las elites en la modernización española, Historia contemporánea, ISSN 1130-0124, Nº 3, 1, 1990, pags. 191-198[1][2]
  • Eugenio Torres Villanueva.- "Ramón De La Sota Y Llano, 1857-1936: Un Empresario Vasco", Lid, 1997, 24 cm x 17, pags 432.
  • Eugenio Torres Villanueva.- "Funciones empresariales, grupos de interés y política económica en la Restauración: el empresario vasco Ramón de la Sota" En: Enciclopedia de Historia de España.
  • Lorente Pérez, Jorge: "Ramón de la Sota y la Primera Guerra Mundial", Braçal. Revista del Centre d'Estudis del Camp de Morvedre, número 53, Sagunto 2016, pp. 97-131, ISSN 1130-3859.

Enlaces externos[editar]


  1. (Resumen en PDF)
  2. Una biografía de Ramón de la Sota reinvidica la obra del empresario, en ElPaís