Rafael Húmara y Salamanca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Rafael (de) Húmara y Salamanca del Valle (Puerto de Santa María, c. 1800 - 1875) fue un militar, político y escritor español, primero en cultivar el género de la novela histórica en español.

Biografía[editar]

Muy poco se sabía hasta hace poco sobre este importante escritor, aunque era bastante conocido (Ramón Mesonero Romanos le llama "discreto autor de muy lindas novelas").[1]​ Militar de oficio, y liberal moderado, habría criticado a los exaltados ya próximo a caer el régimen liberal en España, en la serie de folletos que empieza con la Epístola-sermón a algunos zurriaguistas (1823), de un tal Segismundo Morlesa, sin duda psedudónimo, que se le ha atribuido,[2]​ pero estos folletos parecen más bien ser obra del periodista Manuel Lozano Pérez Ramajo y la atribución es solo un error de quien leyó mal la nota bibliográfica de Julio Cejador.[3]​ Lo cierto es que su primera obra parece ser, como él mismo declara, el Diálogo entre el Prado y Tívoli (1822).[4]​ A fines de abril de 1823 era subteniente del Tercer Ejército de Operaciones y ayudante de órdenes del Estado Mayor.[5]​ En 1825 estrenó en Toledo una comedia de magia, El genio Azor. Viajó mucho y se interesó profundamente por la historia y la literatura. Hasta 1860 ocupó el cargo de gobernador civil de distintas provincias, Murcia en 1849, la última Lugo.[6]

Su Ramiro, conde de Lucena, obra original en seis libros (1823)[7]​ fue la primera novela histórica publicada en español; él era consciente de ello, y dejó en su "Discurso preliminar" un documentado estudio del género creado por Walter Scott; tuvo una segunda edición en 1825 y una tercera en 1828. La novela trata de un romántico y caballeresco amor imposible durante el sitio y conquista de Sevilla por Fernando III el Santo en 1247; no es muy convencional su final, que no es feliz.[8]​ Para su editor moderno, el hispanista Donald L. Shaw, expresa "un desequilibrio tal en la naturaleza misma de las cosas que, como consecuencia, ni la fe, ni el amor ni el heroísmo ni la magnanimidad pueden siempre vencer la fuerza maligna de la fatalidad",[9]​ pese a las palabras del autor en el Discurso preliminar, en que, quizá previniendo las objeciones a la pintura del influjo funesto de una pasión ciega en la felicidad humana, que es el tema de la obra, escribe que "mi intención ha sido disipar las tinieblas del egoísmo con ejemplos de la magnanimidad, religión y amor patrio de nuestros mayores"[10]​... pero hace decir a su protagonista, el adúltero Ramiro, desquiciado entre el amor de la mora Zaida y el de la cristiana Isabel con la que está casado, que "El amor supremo no calcula ni ambiciona más que el amor; la prudencia y la razón son virtudes de la indiferencia".[11]​ En 1825 le atribuyeron el folleto Guía de lechuguinos que corría por la Corte, "maligno liberlo" cuya autoría rechazó tajantemente. Entre 1827 y 1828 sabemos por Mesonero que frecuentaba la tertulia erudita de José Justo Gómez de la Cortina.

También escribió, cuando ya ostentaba la graduación de capitán, Los amigos enemigos o Guerras civiles (Madrid: Miguel de Burgos, 1834, 2 vols.), editada modernamente por Enrique Miralles García (2018) y ambientada en la Guerra de Sucesión de España (1702-1714), algo relativamente reciente. El autor se documenta con rigor, pero no pierde el pulso narrativo. Según Miralles, en ella

Se homologan dos guerras civiles, una ya superada y otra a punto de estallar, originadas por idéntica causa, la Sucesión de la Corona. La histórica, después del fallecimiento de Carlos II (...); y la del presente, un siglo después, en que se fraguaba una crisis política por la sucesión de Fernando VII, en los años postreros de su reinado, que es cuando Húmara empieza a redactar su novela[12]

Se enfrentan en esta obra, entre intrigas y desencuentros amorosos, dos Españas: la reformista y centralizadora de Felipe V y la foralista y tradicional del Archiduque Carlos. En ambas tendencia, proyectadas al presente en forma de contienda entre liberales y carlistas, busca el autor un equilibrio que sirva de advertencia para el presente; en esto y en subordinar el componente novelesco al relato histórico se anticipa a los Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós. En cuanto a estructura, supera a sus modelos ingleses, franceses y españoles. Pese a la importancia de esta obra, pasó en absoluto silencio crítico, salvo una apresurada reseña sin firma en la Revista Española de 8 de mayo de 1834,[13]​ al lado del artículo "Las palabras" de Mariano José de Larra.

En 1846, cuando ya era teniente coronel del Estado Mayor, le concedieron la Cruz de San Hermenegildo. Falleció en 1875.

Obras[editar]

  • Diálogo entre el Prado y Tivoli, Madrid, 1822.
  • Epístola-sermón a algunos zurriaguistas, Madrid: Imprenta que fue de García, 1823, incorrectamente atribuida.
  • Ramiro, conde de Lucena, obra original en seis libros, Madrid, 1823, 2 vols.; 2.ª ed. Madrid, 1825[14]​ y 3.ª París, Bossange padre / Nueva York: Lanuza & Mendía, 1828. Hay edición reciente, pero modernizada en lenguaje, con "Introducción" del hispanista Donald Leslie Shaw, Málaga: Ágora, [1998].
  • El genio Azor, o El protector caprichoso, comedia oriental.... Comedia de magia estrenada en Madrid y Toledo en 1825, con música de Manuel Quijano, que ha quedado manuscrita.
  • Los amigos enemigos o Guerras civiles, novela histórica original (Madrid: Miguel de Burgos, 1834, 2 vols.). Hay ed. moderna de Enrique Miralles García, Editorial Académica Española, 2018.

Referencias[editar]

  1. Ramón Mesonero Romanos, "Cap. II (1827-1828). La juventud literaria y política" en sus Memorias de un setentón, natural y vecino de Madrid, Madrid: Renacimiento, 1926.
  2. F. S. E., G. «Rafael Húmara y Salamanca». MCN Biografías. Enciclonet. Consultado el 29-XII-2019. 
  3. Cf. Julio Cejador y Frauca, Historia de la lengua y literatura castellana: (comprendidos los autores hispano-americanos)... Madrid: Gredos, 1972, vols. VI y VII, p. 404.
  4. Cf. Diario de Avisos de Madrid núm. 117, (26 de julio de 1825), p. 2
  5. Cf. Diario de Madrid, núm. 117 (29 de abril de 1823), p. 2: "El maligno y grosero libelo conocido con el nombre de Guia de lechuguinos que corre por la corte, me ha sido atribuido por algunos que no conocen mi delicadeza y educación y, por tanto, desmiento esta voz, y recuerdo á mis amigos no equivoquen esta paparrucha con el Diálogo entre el Prado y Tívoli que hice y repartí en julio de 1822, el que como todos mis escritos está exento de personalidades y sentimientos indecorosos. Rafael Humara."
  6. «Gobierno de la provincia de Lugo». BOE. 3 de enero de 1860. 
  7. «Anuncio. Ramiro, conde de Lucena». El Universal, núm. 86. 27 de marzo de 1823. 
  8. "El argumento del libro se puede narrar en pocas palabras. Ramiro milita entre los campeones más esclarecidos del ejército de Fernando III en el sitio de Sevilla en 1247. Aunque felizmente casado con Isabel, se enamora de Zaida, princesa mora de Sevilla, y decide visitarla. Zaida se aprovecha de la ausencia de Ramiro del ejército español para hacerle proclamar traidor. Pero éste ya se ha arrepentido de su acción y se lo declara a su mujer y a su amigo Alfonso quienes se han reunido con él en el palacio de la princesa. Un moro amigo les ayuda a escapar. Tras dejara su esposa en lo que parece un lugar seguro, Ramiro vuelve al sitio y se rehabilita con una serie de hazañas heroicas. Mientras tanto, Zaida, enfurecida por el desaire sufrido, asesina a Isabel y a Alfonso. Ramiro llega demasiado tarde para salvarles pero a tiempo para presenciar el arrepentimiento y el bautismo de la princesa quien luego muere. También muere Ramiro al lado de su mujer". Donald L. Shaw, "A propósito..." p. 121.
  9. Donald L. Shaw, "Introducción" a su ed. de Ramiro Conde de Lucena, 1998.
  10. En el último párrafo del "Discurso preliminar"; el texto completo es este: "No es un poema de invención, es un ensayo juvenil. El sitio de Sevilla, las costumbres de aquel tiempo y el carácter de los señores que entonces figuraron, están exactamente conformes con las noticias que nos trasmiten los anales de Sevilla y la Crónica del rey San Fernando. Mi intención ha sido disipar las tinieblas del egoísmo con ejemplos de la magnanimidad, religión y amor patrio de nuestros mayores; pagar el justo tributo que merecen los héroes que sucumbieron delante de la rica capital de las Andalucías y abrir este nuevo campo para que mis compatriotas, cultivándole con fruto, recojan las tosas de que yo les he mostrado la vid."
  11. Shaw, Donald L. (1988). «A propósito de Ramiro, conde de Lucena, de Rafael Húmara». Romanticismo 3-4 : atti del IV Congresso sul romanticismo spagnolo e ispanoamericano (Bordighera, 9-11 aprile 1987). La narrativa romántica. Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2016. 
  12. Enrique Miralles García, op. cit., p. 26, citado por Begoña Sáez Martínez
  13. Sáez Martínez, Begoña (2019). «Reseña a Rafael Húmara y Salamanca. Edición de Enrique Miralles García. Editorial Académica, 2018». Siglo XIX núm. 25. 
  14. De esta segunda ed. habla Alberto Gil Novales en el artículo "Rafael Húmara y Salamanca" de su Diccionario biográfico de España (1808-1833)... Madrid: Fundación MAPFRE, vol. II, p. 1512.